La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Los 3 jinetes de la revolución. Ramiro Aznar

por Abierto_ Ciudad Viva — Martes, 10 de mayo de 2011

Desde que el despertar árabe comenzó meses atrás en Túnez, se han escrito muchos artículos explicando las causas de los levantamientos, y también otros tantos sobre los condicionantes para que estas revoluciones se hayan podido llevar a cabo. En esta entrada me gustaría hablar de los segundos, es decir, de aquellos condicionantes -llamémosles ambientales- que gracias a ellos, tunecinos, egipcios, libios y demás han sido capaces de “echarse a la calle”. Respecto a las causas, como tan bien explica esta editorial de Le Monde Diplomatique, existen una serie de factores históricos, políticos, económicos, climáticos y sociales que han podido conducir hacia este vendaval de libertad en el mundo árabe. Los autores también citan la necesidad de catalizadores como la inmolación del joven tunecinoel cable de Wikileaks sobre el sistema mafioso de de Ben-Alí.

Un graffiti urbano de Facebook en una verja en alguna calle de El Cairo (vía Social Tech Pop)

Un graffiti urbano de Facebook en una verja en alguna calle de El Cairo (vía Social Tech Pop)

El condicionante que más repercusión ha tenido en los medios han sido las redes sociales, debido a ello no me explayaré mucho. Twitter ha facilitado el boca a boca a través de hashtagsretweets. Mientras que Facebook ha permitido tanto la agrupación a través de grupospáginas, como la sincronización gracias a la creación de eventos. Aquí hay que resaltar que la verdadera revolución ha sido la manera de utilizar las redes sociales, y no la red en sí. Twitter, Facebook y el resto de redes sociales sólo son plataformas digitales, son las interacciones entre individuos la que le dan significado.

A continuación encontramos dos componentes urbanos aún más importantes que las redes sociales: la densidad poblacional y el espacio público. Ambos son constituyentes inherentes de las ciudades, especialmente de sus centros urbanos. Como apunta Edward L. Glaeserhistóricamente las revoluciones han nacido en las ciudades: desde Flandes hasta El Cairo, pasando por Boston, París o San Petesburgo. Como decía Jane Jacobs [1], a mayores densidades, mayores probabilidades de interacción interpersonal. La concentración de individuos y el aumento del contacto entre ellos permiten dar lugar a procesos de innovación y creación [2], incluso en temas políticos. Como consecuencia, no es de extrañar que a medida que los estados africanos se hacen cada vez más urbanos, vayan deshaciéndose de sus regimenes totalitarios.

 

La Plaza de Tahrir (El Cairo) en plena revolución (vía The Utopianist)

La Plaza de Tahrir (El Cairo) en plena revolución (vía The Utopianist)

El último condicionante que me queda por explicar es la toma física y también simbólica del espacio público urbano, es decir, las plazas y calles más importantes de las ciudades. Para la mayoría de los autores que he leído, aunque dan importancia al papel desempeñado por los espacios “virtuales” como hervideros revolucionarios, al final se necesita un espacio físico donde estas revoluciones puedan materializarse. En El Cairo, por ejemplo, el espacio público donde se fraguo la revuelta fue la céntrica Plaza de Tahrir. Esta plaza, como cualquier otro espacio abierto en El Cairo y por ende en el resto de grandes ciudades del Magreb, se había convertido en foco de políticas públicas y planeamiento urbano reflejo de los regimenes totalitarios que las realizaban. Mientras que en las urbes occidentales se privatizan espacios, en la plaza de Tahrir se limitaba su superficie a través de vallas con el falso propósito de obras públicas.

En resumen, existen varias causas (históricas, políticas, económicas, climáticas y sociales) que han dado lugar a la revolución árabe que estamos viviendo en este principio de siglo. Sin embargo han sido sucesos aislados y únicos los que las han desencadenado, tales como la inmolación de un muchacho desesperado o la filtración de documentos importantes. Una vez comenzadas las revoluciones se han organizado a través de las redes sociales. Por último, y más importante, las revueltas han necesitado una concentración de participantes y un espacio donde se puedan desarrollar, y estas condiciones únicamente se pueden dar en los espacios públicos urbanos de las grandes ciudades, nuestras plazas y calles.*

Bibliografía:

[1] Jacobs, J. 1993. Death and Life of the Great American Cities. The Modern Library Edition.

[2] Sassen, S. 2001. The Global City. New York, London, Tokyo. 2nd Edition. Princeton.

 

*Entrada original de La Brújula de Ulises por Ramiro Aznar, miembro de Paisaje Transversal.

 

 

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (puntúalo)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios a “Los 3 jinetes de la revolución. Ramiro Aznar”

  1. COMPROMETIDOS POR LA RED: “LOS TRES JINETES DE LA REVOLUCIÓN” « La Ciudad Comprometida dice:

    [...] acceder al articulo completo, PINCHA AQUI Comparte este [...]

  2. COMPROMETIDOS POR LA RED: “LOS TRES JINETES DE LA REVOLUCIÓN” : Redes de Conocimiento dice:

    [...] Para acceder al articulo completo, PINCHA AQUI [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía