La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Prosocialidad. Cohesionar la ciudad con algo más que infraestructuras

por Dpr-barcelona — Lunes, 18 de julio de 2011


Park(ing) Day. Fuente

¿Por qué en todas las ciudades hay unos barrios más amigables que otros? De todos los elementos que conforman una ciudad, es el carácter que le imprimen las relaciones entre sus habitantes posiblemente uno de los mas relevantes. Y sin embargo, es curioso observar que dentro de los discursos políticos o los programas de desarrollo urbano, pocas veces se menciona y potencia esta capa de infraestructura relacional. Es una pregunta difícil de responder, cuando constatas que en toda ciudad existen barrios o distritos que son mostrados como ejemplo, mientras otros se prefiere simplemente dejar de mencionar o incluso esconder.

Al menos hasta ahora, resultaba políticamente rentable alardear de la mejora de las infraestructuras, los planes integrales de reforma o las ampliaciones del ancho de banda. Cosmética pura si el tejido humano tiende a la individualización. Podemos también mencionar con curiosidad el deterioro social que acompaña los alrededores de la implantación de nuevas infraestructuras físicas. Es un hecho que a pocas personas les agrada vivir a pie de autopista o bajo una antena de telefonía móvil.


Recycling Sunday. Fuente: Luzinterruptus

Quizá para un político sea un “suicidio profesional” ante la situación económica actual, enfocarse en fortalecer las relaciones de los habitantes. Pero hay cosas muy importantes como para dejarlas solo en manos de los políticos y día a día vemos indicios que muestran cómo muchos ciudadanos se han dado cuenta ya de ello… y están actuando en consecuencia.

El concepto de prosocialidad describe comportamientos que sin ninguna motivación de recompensa material busca favorecer metas sociales objetivamente positivas, el fortalecimiento de una identidad creativa y la iniciativa de los individuos que conviven en un barrio. Pero detengámosnos a pensar, ¿Cómo se generan estos patrones de cooperación? Si hablamos de cooperación, hablamos de que los individuos se impliquen en acciones de beneficio colectivo, generalmente basadas en un costo o esfuerzo personal.

Michel de Certeau comenta en La Invención de lo Cotidiano, como las diferentes “maneras de hacer” constituyen las mil prácticas a través de las cuales los usuarios se reapropian del espacio organizado por los técnicos de la producción sociocultural. [1] Y añade:

“Ya no se trata de precisar como la violencia del orden se transforma en tecnología disciplinaria, sino de exhumar las formas subrepticias que adquiere la creatividad dispersa, táctica y artesanal…”

A continuación podemos ver unos casos de estudio, en los que conceptos como prosocialidad o sostenibilidad social, son el leitmotiv de su creación y el los cuales podemos intuir claramente esta “creatividad dispersa” a la que se refiere Certeau.

Ejemplos de proyectos que potencian la prosocialidad:

[1] Circula México


Container City en Puebla, México. Fuente: Circula Mexico

Una ciudad tan densa como es México parece, a simple vista, inabarcable. En este contexto nace Circula México, que se describe como un espacio para hablar y proponer sobre el desarrollo urbano. La web se encuentra dividida en cuatro columnas de interés principales: espacio público, movilidad, comunidad y reciclando notas. Desde estos puntos de inicio, el recopilatorio de noticias y buenas prácticas ciudadanas es un gran banco de datos que sirve para la reflexión y creación de proyectos a lo largo de todo el territorio mexicano.

Todo nace de la pregunta ¿Es importante conocer la ciudad que cada quién habita? La plataforma es un esfuerzo por acercar la ciudad a la gente y comunicar un urbanismo para no urbanistas, simplemente para los ciudadanos.

[2] Desde la Mina


Maqueta de las barracas. Fuente: desdelamina [Flickr]

desdelamina.net es un proyecto de dinamización comunitaria del barrio de La Mina y surge con la finalidad de crear una red que implique a todos. Más allá de profesiones o afinidades profesionales, el vínculo común a todas las personas que participan, es el barrio. Desde la visión del profesional amateur, se han unido un grupo de entidades y personas individuales para trabajar en proyectos de mejoras para el barrio.

Uno de los principales objetivos de la red es ser un canal de comunicación, en donde los vecinos puedan informarse pero también intercambiar ideas, comentarios y debatir cada uno de los problemas y las propuestas resultantes. Para ello, se trabaja conjuntamente en actividades barriales tomando los espacios públicos del barrio, reforzado con un uso de las herramientas digitales y las redes sociales, como soporte para el diálogo y difusión del proyecto. Es un claro ejemplo de lo que podemos llamar urbanismo emergente.

[3] Declaración de Derechos Urbanos


Web-site del proyecto Declaración de Derechos Urbanos

Cuando hablamos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todo el mundo sabe de que hablamos, pero como habitantes de las ciudades, pocos tenemos claro cuales son o deberían ser nuestros derechos como ciudadanos. Recientemente ha surgido esta iniciativa, La Declaración de Derechos Urbanos, un proyecto hermano de Urban_Leaks y desarrollado por el colectivo Zuloark, que la definen define como “un proyecto pedagógico abierto para reflexionar sobre nuestras ciudades, desarrollando el espíritu crítico, aprendiendo a priorizar y gestionar lo colectivo y valorando lo que tenemos.”

La iniciativa propone una plataforma para recopilar ideas, en su mayoría, en formato vídeo y en los cuales se habla de los siguientes temas principales:

> Un Derecho Urbano que habría que proteger
> Un Derecho a conquistar
> Qué se debería erradicar

Las conversaciones se pueden seguir en twitter con el hashtag #derechosurbanos


Spielplatz. Signalétique urbaine récréative. Fuente: Démocratie Créative

Después de haber visto estos ejemplos de proyectos prosociales, el primer paso consistiría en aceptar que esta capa intangible de la ciudad, también es infraestructura, y como tal debería ser potenciada. El siguiente paso seria establecer las herramientas para registrarla y de esta forma, poder diseñar acciones que la fortalezcan… o simplemente dejar que ocurran mientras aprendemos de la experiencia.

Nos gustaría terminar esta reflexión citando a Saskia Sassen:

“Powerful actors can remake cities in their image. But cities talk back. They do not take it sitting. Sometimes it may take decades, and sometimes it is immediate.” [2]

—–
Ethel Baraona Pohl + César Reyes Nájera | dpr-barcelona

———–
[1] La invención de lo cotidiano. Michel de Certeau. Gallimard 1990
[2] Open Source Urbanism. Saskia Sassen un Op-Ed en Domus. Consultado el 11 de julio de 2011

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 4,25 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , ,

21 comentarios a “Prosocialidad. Cohesionar la ciudad con algo más que infraestructuras”

  1. SUJU dice:

    Muy buen post, deja ver claramente la fricción que hay todavía hoy en día entre la política y la ciudadanía y las posibilidades que ofrece la participación.
    Aquí en Holanda se comenzó allá por los ’70 con ello y a lo largo del tiempo se ha ido modificando el concepto de participación.
    Actualmente ésta es una palabra clave para cualquier político que esté haciendo campaña electoral y la verdad es que se hace uso de ella (de la participación ciudadana) de forma activa a diferentes niveles.
    Uno de los niveles en los que se hace uso regularmente es en el barrio, para ello no hay una forma estandar de hacerlo, cada ciudad tiene la suya pero es interesante ver como se organiza.
    En Uithoorn, una pequeña ciudad al sur de Amsterdam, dispone cada barrio del llamado “buurbeheer” (algo así como control y mantenimiento del barrio) que consiste en una comisión de habitantes que se reune varias veces al año junto con representantes del ayuntamiento, la policía y los representantes de las corporaciones activas en cada barrio con el fin de hablar sobre los problemas o propuestas que van surgiendo. Estas propuestas y/o problemas planteados se traducen en proyectos a realizar entre unos y dos años, el ayuntamiento pone un presupuesto anual a disposición de cada barrio para poder realizar los proyectos que vayan apareciendo. Durante las reuniones se revisa el estado de los proyectos, su desarrollo y, si han finalizado, una evaluación de los mismos. Por supuesto al definir los proyectos se indica quienes son los responables para su desarrollo y mantenimiento (habitantes, ayuntamiento, corporaciones, etc).
    Y la verdad es que funciona muy bien.

    Un saludo!

  2. Loliví dice:

    Al igual que Suju, yo puedo hablar en positivo del funcionamiento de los ayuntamientos de barrio de Londres.Estas entidades se basan sobre todo en la transparencia y la cercanía al ciudadano.Como dato sencillo, tenemos acceso al mail de nuestros representantes políticos para consultas o peticiones directas sin necesidad de pasar por múltiples instancias previas ante distintos funcionarios.
    La figura de entidades semi públicas ( charities)que tienen fondos tanto públicos como financiación de entidades privadas, son claves y funcionan muy bien. Hay una gran red de estas entidades que ayudan desde a mujeres tras la maternidad a encontrar trabajo parcial en el propio barrio, a cohexionar a los ciudadanos a traves de festivales y encuentros donde los distintos colectivos muestran sus intereses o negocios.Actividades lúdico deportivas para niños,formativas etc todo canalizado desde un ayuntamiento transparente y “cordial”.

    Otro “hot point” para hacer y hablar de urbanismo para los ciudadanos son los Colegios Públicos, actuan como dinamizadores de actividades y fomentan la conexión entre padres. Hay reuniones periódicas informativas sobre las actividades del barrio, las oportunidades laborales, de ocio etc y sobre todo más allá de esa función hacen que las personas se sientan parte de una comunidad.
    Cuando uno percibe el cuidado de los políticos porque “lo público” funcione, se siente más cómodo para interactuar, proponer, debatir etc hay una proximidad sociedad-clase gobernante y eso creo que es el camino a seguir.En España,tenemos que abrir las puertas de los ayuntmientos y que sean más las casa de todos.
    Un abrazo

  3. César Reyes Nájera dice:

    Gracias Suju y Loliví por vuestros aportes, es motivante comprobar que es viable una comunicación ciudadano-gestores publicos-políticos que trascienda el ir a votar, como quien marca tarjeta, cada dos o cuatro años.

    Al hilo de la creatividad dispersa que desemboca en prosocialidad, recomendamos la lectura de este texto posteado hoy por Juan Freire, en el que apunta algunas ideas para la recuperación del espacio público:

    http://nomada.blogs.com/jfreire/2011/07/algunas-ideas-para-la-recuperacin-del-espacio-pblico.html

    El concepto de “Laboratorios Ciudadanos” a manera de Wikiplazas, equivaldrían a los “Hot points” en los que los ciudadanos podrían participar de forma continua y reunir a su “buurbeheer” local.

    Un saludo

  4. SUJU dice:

    Hola Cesar, gracias por el enlace al post de Juan Freire.

    Personalmente (Susana) lo encuentro un poco confuso porque creo que está mezclando dos conceptos diferentes al hablar de cómo recuperar el espacio público: el espacio público físico y el espacio público como plataforma de comunicación (que no siempre es la participación ciudadana).
    Hace un tiempo que voy siguiendo las discusiones y propuestas para el espacio público (fisico) y la participación ciudadana en España y si bien estoy de acuerdo en que el primero tendría que fluir en parte del segundo (a nivel local), creo que se tienen que ver como dos procesos diferentes.
    Igualmente tengo la sensación de que todavía se piensa en el espacio público de forma clásica, es decir, como en el siglo pasado, mientras que el uso que se le da hoy en día y gran parte de sus usuarios se han ido modificando. Es más, creo que estamos en una época de transición entre el uso clásico y nuevos usos (o desusos) que tienen que ver más con las nuevas generaciones.
    En mi opinión habría que intentar descifrar en primer lugar qué es el espacio público (físico) hoy en día. Existe todavía la idea (clásica) de espacio público? Para quién? Y cómo es usado o deseado por las nuevas generaciones?
    Por eso al leer el punto 3 de Juan Freire “Rediseñar los espacios públicos (entendidos aquí en sentido arquitectónico) para el encuentro y la convivencia” me pregunto: para quién? Y cómo? según quién vaya a hacer uso de él. Para poder llegar a esto es cuando se podrían usar los puntos del 4 al 7 también propuestos en su post. Aunque me parece que con estos se está olvidando de las generaciones que no hacen uso de las tecnologías y para las que el espacio público es igualmente importante.

    En todo caso me parece fundamental hacer una diferenciación clara entre estos dos procesos: 1) Espacio público físico, 2) Plataformas de comunicación.
    Un saludo!

  5. Cira Szklowin dice:

    Muy bueno!!!!! y toca temas muy importantes.

  6. Prosocialidad. Cohesionar la ciudad con algo más que infraestructuras | laciudadviva | veredes dice:

    [...] + artículo publicado en laciudadviva.org etiquetas:artículo, ciudad, participacion [...]

  7. StepienyBarno dice:

    Es muy interesante el enfoque que le dais en este artículo al tema de la participación. “La prosocialidad” es, hoy en día, más que necesaria y nos alegra mucho que los casos mencionados por Susana y Loliví dan fe de que se está aplicando a nivel barrial en más de un lugar.
    Estimular la identidad creativa de una vecindad o barrio no es una tarea fácil ya que es necesario empezar por los propios vecinos ayundándoles a despertar esta necesidad.

    Respecto al debate sobre el espacio público, nosotros vemos necesaria la unión de los espacios públicos físicos y digitales dándoles el uso que fuese más adecuado a cada uno. Por supuesto, allí entran ya los factores propios de cada entorno y sus peculiaridades. Por ello, nos parecen muy acertados los ejemplos que presentáis donde se fusiona lo digital y lo físico.
    Al final, son las personas las que crean los lugares, sus vínculos con ellos y con otros “usuarios”, no importa si estos son un espacio público físico o, como en este caso, digital.
    Seguramente, el futuro pasa por la hibridación constante de ambos entornos: el digital y el “analógico”.

  8. fidel dice:

    Amigos, gracias por la provocación,
    ¡Qué bien suena lo de la infraestructura relacional basada en la relación entre los habitantes de un barrio! Como punto de partida es cierto que en cualquier barrio sus habitantes se relacionan por motivos distintos según sea el tipo de barrio: en uno pobre por las necesidades vitales, en uno obrero por las reivindicaciones sociales básicas, en uno histórico por la reivindicación de la convivencia,…, y hasta en uno rico por la preservación del status. Unen aquellos intereses que construyen la conciencia colectiva y, últimamente, une más la dificultad que otras herencias culturales de difícil supervivencia en las ciudades masificadas.
    Así las nuevas infraestructuras físicas es cierto que generan deterioro social, pero justamente éste puede ser un detonante clave para despertar esa infraestructura relacional reivindicativa que de otro modo era difícil que en tiempos de velocidad y aislamiento urbano hubiesen aparecido. Ahora las redes sociales además contribuyen a hacer crecer esa “creatividad dispersa” a la que se refiere Michel de Certeau hasta eficacias que esperemos cada vez sean más reales que esperanzadoras.
    También comparto esa idea de que el urbanismo es para los ciudadanos, por supuesto. Sin embargo creo que no debemos olvidar que el urbanismo se instiga desde la política y se instrumentaliza por los urbanistas y demás técnicos que estos últimos deben coordinar. Tanto políticos como técnicos debemos conocer al detalle la ciudad sobre la que opera el urbanismo. Al decir ciudad quiero decir la vida de los ciudadanos, y es en ese sentido en el doy gran valor al resultado que se pueda derivar de experiencias como las de la Declaración de los Derechos Urbanos promovida por Zuloark. Conocer la vida de los ciudadanos al máximo detalle implicará formular preguntas urbanísticas adecuadas que resuelvan los urbanistas a requerimiento de los políticos. Esas preguntas son las que la política debe recoger de sus votantes y para resolverlas de la forma más sencilla sin hacer promesas imposibles de cumplir que en la mayor parte de ocasiones nunca fueron reclamadas por la ciudad. O eso es a lo que estamos acostumbrados últimamente.
    De los comentarios al post comparto lo planteado por Loliví respecto a las fórmulas reales de Londres en las que la cercanía al ciudadano se consigue en las “charities” o, y me hace más ilusión, en los colegios. Es en las escuelas de nuestros hijos, y si puede ser con ellos y sus profes, el lugar ideal para crear comunidad y no siempre basada en la reivindicación para solucionar aquello que no va bien. En los colegios tenemos la opción a canalizar esa creatividad dispersa en su versión más positiva y enriquecedora con valores originales y poco contaminados.
    Por último, y perdón si me he extendido mucho, también estoy de acuerdo con Suju en lo que entiendo una advertencia a la identificación del espacio público en nuestros días de redes sociales y nuevas tecnologías. Creo que el espacio público, como “espacio”, debe ser definible e identificable en sus límites, y como “público” debe ser para todos en esa acepción derivada del procomún. Así las redes sociales son un instrumento para definirlo pero cuidado con que todos lo podamos sentir como propio, de la forma que sea.
    Un saludo a todos,
    Fidel

  9. César Reyes Nájera dice:

    Interesante feedback Susana! Personalmente vemos mas una hibridización del espacio publico como apuntan StepienyBarno que una clara diferenciación como dices tu. Si se trata de actuaciones físicas interpretamos el “Rediseño del espacio publico” como intervenciones mínimas que instiguen ese acercamiento ciudadano.

    En ese sentido la propuesta de registro de lo colectivo que hacen Zuloark es ilustrativa…pero también consideramos importante la cuestión de contar con las generaciones que no hacen uso de la tecnología. Sobre esta cuestión creemos que NO es obligatorio que la utilicen…

    …al menos no de la misma forma que lo hacen otras generaciones.

    Como una posible via, se nos viene a la cabeza la experiencia Recordar TV de Camon+Transit+Zemos98: http://blogs.zemos98.org/recordartv/

    Y para continuar con la necesidad que menciona Fidel sobre conocer al detalle la ciudad. ¿Cómo se te ocurre que podrían ser las herramientas para registrar y comunicar esa empatia urbana?. ¿Es posible registrar la prosocialidad como se registran los equipamientos de una ciudad?.

    Exploraremos la cuestión y ahondaremos en ella en los posts sucesivos.

    Gracias por continuar el debate!

    Ethel+César

  10. SUJU dice:

    Hola a todos de nuevo, se etá poniendo interesante este foro!

    Por mi parte me parece que no me he explicado bien, no estoy hablando de una diferenciación en el espacio público y la participación ciudadanaen sí sino en su proceso, que son dos cosas diferentes y que veo que se entremezclan cuando se habla de ellas.

    Quizás sea más facil entenderlo si me explicáis a que os referís con la hibridación de ambos.

    Para aclarar mi punto de vista diré la participación ciudadana no siempre termina en el diseño de un espacio, es lo que veo desde la práctica. Creo que es ahí donde surge la confusión: lo que suelo leer va dirigido generalmente a una modificación espacial, y reitero, esto no siempre es así.

    Daré un ejemplo para aclararlo: un caso que hemos tenido en Uithoorn era la queja sobre la inseguridad que se generaba en el entorno a los apartamentos de alquiler social. Esto se traducía en entradas a los bloques llenas de basura (tanto en el interior como en el exterior), ascensores llenos de graffity y olor a orina. La solución fué simple: después de una reunión del buurtbeheer se instalaron cámaras en los ascensores y entrada del edificio conectada a la policía (corporación y policía), se hizo una limpieza intensiva de forma regular en el exterior(ayuntamiento) y los vecinos se ocupan de la limpieza de los mismos si se ensucia excesivamente entre los momentos de limpieza regulares (ciudadanos + control social). En este caso no ha habido ningún tipo de diseño o cambio en el espacio público, sin embargo llegó una señal muy clara a través de la participación ciudadana, se tomó como proyecto y se llegó a una solución conjunta.

    Es por esto que digo que son procesos diferentes, que uno puede llevar a otro pero no necesariamente. Sinembargo, lo que leo regularmente asocia la participación ciudadana con cambios del espacio y, repito de nuevo al punto de hacerme pesada, la participación pública no siempre significa un cambio en el espacio público.

  11. fidel dice:

    Me preguntáis ¿cómo podrían ser las herramientas para registrar y comunicar esa empatía urbana para conocer al detalle la ciudad? Y ¿es posible registrar la prosociabilidad como se registran los equipamientos de una ciudad?
    En el último párrafo de vuestro post decís: El siguiente paso seria establecer las herramientas para registrarla (la capa de la infraestructura relacional) y de esta forma, poder diseñar acciones que la fortalezcan… o simplemente dejar que ocurran mientras aprendemos de la experiencia.
    De acuerdo, hablemos de herramientas pero acordemos de quién las empleará. Yo creo que ciudadano y administración deben ser los operarios de esas herramientas, posiblemente cada uno con distintos utensilios pero usados a la vez y complementariamente para que sirvan a la misma causa. Hechos como los del 15M demuestran que el mensaje claro de la llamada infraestructura relacional no prospera si la administración (que debería administrar) no reacciona y no usa ningún instrumento que aproveche esa oportunidad, tenga o no herramientas.
    Para responder a vuestra pregunta me referiré a alguna reflexión planteada por Ecosistema Urbano en su post “Ciudades de código abierto. Hacia nuevos modelos de gobernanza local” en el blog de La Ciudad Viva. Habla de la “comunicación con los ciudadanos, compartiendo con ellos el poder de decisión”. Casi nada. Pero estoy de acuerdo cuando habla de la educación como vehículo de concienciación y en concreto que la “autoorganización inconsciente se vuelve control consciente e intencionado cuando se permite a los individuos entender los efectos de sus acciones”. Trabajando para la administración os garantizo que pocos son los ciudadanos conocedores de sus posibilidades en la acción real de su gobierno local, por poner un ejemplo. Ni sólo autoorganización, ni sólo decisiones centralizadas, una mezcla de los dos procesos será lo ideal. Y para ello nos hemos de educar todos, como ciudadanos administrados y como administradores.
    Para conseguir registrar la infraestuctura relacional el uso de las TIC y la red lo veo claro y aquí estamos, pero yo creo que antes hay que echar la vista al lugar común de las generaciones mayores y las más jóvenes: las escuelas. Me refiero al espacio físico real de las escuelas a las que llevamos a nuestros hijos y todos aprendemos; unos de los profesores, éstos de los niños, y los padres de todos, o así debería ser. Ahí tenemos la oportunidad de saber de nuestros vecinos, de nuestro barrio, de los que nos administran en la ciudad, de tantas cosas regladas y no tan regladas, con tecnologías nuevas o no, según el caso.
    Llevemos la conciencia de lo colectivo a las escuelas, y de ahí saldrá a sus patios, plazas y resto de espacios públicos que ahora nos parece los únicos lugares en los que lo presencial colectivo es posible.
    La educación básica como primera aproximación para el conocimiento de la ciudad en que vivimos.
    salud, amigos

  12. @desdevic dice:

    Si os parece, añadiremos prosocialidad al Glosario Abierto-OPen glossary http://bit.ly/pu3vBX . Un saludo. Mauro

  13. César Reyes Nájera dice:

    Que motivante ver que la reflexión continua mas allá del post! En lo personal nos aporta mas este diálogo que el posteo original!

    En cuanto al caso que mencionas Susana coincide con las intervenciones mínimas que mencionamos en nuestro segundo comentario. Aunque las circunstancias del caso en Uithoorn nos recuerdan un poco lo de la “Broken Windows Theory” que funcionó tan bien en el Nueva York de los 90′s

    http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_las_Ventanas_Rotas

    Quizás la diferencia que nos gustaría remarcar con respecto al caso de Nueva York o Uithoorn es que al explorar el potencial de prosocialidad de un barrio se busca identificar y potenciar los elementos de empatía urbana mas que disuadir comportamientos hostiles.

    Coincidimos plenamente con Fidel en que es necesaria una sintonía y respuesta de la adinistración al lenguaje con que se expresa esta infraestructura relacional. Y que además la ciudadania adquiera conciencia plena de que ese lenguaje puede ayudar a modular las políticas municipales: “Casi nada!”

    Lo que encontramos de sugerente en tu comentario Fidel, es la visión de la escuela como nodo para captar y difundir “la conciencia de lo colectivo”. Una institución existente dentro del imaginario ciudadano pero con una sutil gran diferencia: su principal objetivo deja de ser formarte para cumplir tu papel dentro del engranaje productivo, y pasa a ser vehículo para potenciar la convivencialidad.

    Seguimos dándole vueltas al tema!

    Un saludo

  14. La Declaración en La Ciudad Viva: Prosocialidad. Cohesionar la ciudad con algo más que infraestructuras | Declaración Universal de los Derechos Urbanos dice:

    [...] Artículo de Ethel Barahona en La Ciudad Viva [...]

  15. Empatía Urbana | Midiendo la Infraestructura Relacional de la Ciudad « La Ciudad Viva dice:

    [...] compartida por Jane Jacobs en su libro Dark Age Ahead, encaja con el post anterior publicado aquí en La Ciudad Viva y con la serie de comentarios que se generaron, que sumaron interesantes ideas, y [...]

  16. Prosocialidad en el Glosario Abierto | VIC. Vivero de Iniciativas Ciudadanas dice:

    [...] Prosocialidad: concepto que describe comportamientos que sin motivación de recompensa material, busca favorecer metas sociales objetivamente positivas, partiendo desde el individuo hasta la sociedad en conjunto. La prosocialidad refuerza el fortalecimiento de una identidad creativa y la iniciativa de los individuos que  conviven en un mismo lugar. Desde @dpr_barcelona y gracias a @ethel_barahona incorporamos al Glosario Abierto-Open Glossary, un nuevo concepto para el desarrollo de ls transferencias de la innovación social al espacio público. Más información en este artículo de La Ciudad Viva. [...]

  17. VIC. Vivero de Iniciativas Ciudadanas dice:

    [...] Prosocialidad: concepto que describe comportamientos que sin motivación de recompensa material, busca favorecer metas sociales objetivamente positivas, partiendo desde el individuo hasta la sociedad en conjunto. La prosocialidad refuerza el fortalecimiento de una identidad creativa y la iniciativa de los individuos que conviven en un mismo lugar. Desde @dpr_barcelona y gracias a @ethel_barahona incorporamos al Glosario Abierto – Open glossary un nuevo concepto para el desarrollo de las transferencias de la innovación social al espacio público. Más en el articulo de La Ciudad Viva [...]

  18. URBANISMO, BUEN URBANISMO O URBANISMO SOSTENIBLE. « La Ciudad Viva dice:

    [...] más humana, nos parecen asuntos fundamentales a día de hoy. Si lo conseguimos, se dará esa “empatía urbana” de la que hablaban Ethel y César, en esta misma publicación días atrás, y  ya no habrá [...]

  19. Festina Lente | Urbaniza despacio… que tenemos prisa! « La Ciudad Viva dice:

    [...] tuvimos la oportunidad de charlar con Oliveti para conocer su opinión respecto a temas que hemos tratado previamente y que a varios de los autores que nos cruzamos en La Ciudad Viva nos interesan. [...]

  20. Prosocialidad en el Glosario Abierto dice:

    [...] Prosocialidad: concepto que describe comportamientos que sin motivación de recompensa material, busca favorecer metas sociales objetivamente positivas, partiendo desde el individuo hasta la sociedad en conjunto. La prosocialidad refuerza el fortalecimiento de una identidad creativa y la iniciativa de los individuos que conviven en un mismo lugar. Desde @dpr_barcelona y gracias a @ethel_baraona incorporamos al Glosario Abierto – Open glossary un nuevo concepto para el desarrollo de las transferencias de la innovación social al espacio público. Más en el articulo de La Ciudad Viva [...]

  21. Sobre dpr-barcelona i César Reyes, facilitador del nou CiutatBeta 2013 | CiutatBeta dice:

    [...] Prosocialidad. Cohesionar la ciudad con algo más que infraestructuras. [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía