La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


La arquitectura sólo interesa a las escuelas de arquitectura.

por Brijuni — Martes, 6 de diciembre de 2011

Imagen del magnífico proyecto de Bernardo Angelini y David Casino (zigzag architectur), ganador absoluto de la BEAU XI.

Esta es una de las respuestas posibles que encontramos a la pregunta lanzada meses atrás por Santiago de Molina en su debut en LCV, que enlaza con otro tema ya tratado aquí: el de la visibilidad de los arquitectos o, en este caso, el de la visibilidad de las escuelas, último reducto o nicho de trabajo en tiempos de crisis que provoca, según algunos historiadores, interesantes etapas de creatividad en las escuelas al regresar a estas como profesores, arquitectos antes ocupados en construir. Así pasó por ejemplo en los años setenta con la crisis del petróleo y la enorme eclosión de talento desde la Architectural Association londinense, de la que hablaremos más adelante, de la mano de Alvin Boyarski y la pléyade de estrellas que dominan el panorama arquitectónico actual (Hadid, Koolhaas, Tschumi,…)

Empezando por la capital, como todo el mundo sabe, contamos con más de una decena de escuelas. En España son más de treinta. Sobre ello ya escribió Edgar González hace más de un año ponderando las habilidades de los catalanes y sus virtuosas propuestas docentes, sobre todo de postgrado, en relación a la homogeneidad y el hastío madrileño, si bien no son pocos los que, como Jaume Prat (arquitecto y blogger: arquitectura, entre otras soluciones) proclaman que la ETSAB está muerta desde hace años por no haber dado paso a nuevas generaciones de arquitectos-profesores o que la mayoría de propuestas pintonas de otras escuelas e instituciones no sirven nada más que para engordar el atractivo low cost de una ciudad empeñada en resultar atractiva para los turistas (incluso disfrazados de alumnos en busca de educación superior) pero que en realidad el contenido de estos programas es muy flojo y, aún siendo en inglés, carente de interés como atestigua el escaso número de alumnos que algunos programas reciben.

El objetivo parece ser ahora el alumno extranjero que busca sol, (o sol y playa) y el prestigio internacional de la arquitectura española. Empiezan a proliferar los programas de master de vocación internacional, algunos realmente ambiciosos, si bien por desgracia la enseñanza en inglés  no siempre es posible, al contrario de lo que se oferta engañosamente en algunos programas muy conocidos.

Algunas escuelas de tamaño reducido dirigen sus esfuerzos a este grupo de alumnos y quizá encuentran inspiración en el modelo de la Architectural Association (AA en adelante). Una de las muchas virtudes de la AA es su estructura organizativa que incluye una maquinaria que funciona para atraer estudiantes del mundo entero. Su visibilidad es un asunto mayor y la promoción internacional que a través de la Visiting School se realiza wordwide es uno de los mecanismos más potentes para ello.

El pequeño vestíbulo sin control de acceso, permanentemente abierto a la calle en el número 36 de Bedford Square, justo antes del Lecture Hall con una de las programaciones más ambiciosas de las escuelas londinenses (en dura pugna con la Bartlett) ofrece varias pantallas donde se proyectan distintos aspectos de la escuela, junto a una curiosa estantería con decenas de folletos y panfletos que tratan distintos asuntos sobre la oferta de programas y eventos o las exposiciones de alumnos y profesores. Justo enfrente, otro espacio continúa ofreciendo la posibilidad de exhibir o escuchar conferencias como las del ciclo Beyond Entropy que antes pasó por la Bienal de Venecia y que se anunciaba en el exterior con carteles colgados de la bonita fachada victoriana. Subiendo las escaleras, en la entreplanta, por fin, la zona de información, algo más arriba, el bar, la coqueta biblioteca y otra sala para exposiciones donde ahora se puede ver la exposición Net Works: An Atlas of Connective and Distributive Intelligence in Architecture, comisariada por Bret Steele (director de la AA) y Francisco González de Canales (profesor de la AA).

El bar se extiende a otra habitación que hace de transición entre la barra y la escalera. Desde el bar se accede a una terraza con mesas, muy concurrida en los días de sol y que disfrutan sobre todo los alumnos del primer año cuyo taller permanente está justo enfrente, ya en otro edificio comunicado así con el principal. La AA presume de ser una escuela en contacto con la ciudad y abierta a esta, tal como nos contaba con gran detalle Nuria Álvarez Lombardero día atrás en su primer post.

Nuestra experiencia como participantes en el Visiting Teachers’ Programme de la Architectural Association School of Architecture nos permitió conocer parte de este amplísimo programa de eventos que alcanza a cualquier actividad susceptible de congregar a un pequeño grupo de personas interesadas. Cualquier exposición es objeto de una visita guiada, incluso los fines de semana, con la participación del propio comisario o curator como guía e incluso -pudimos ver- incluyendo en la oferta un brunch, este sí, de pago, como lo son para el personal ajeno a la AA las conferencias vespertinas (6 pm) en su normalmente abarrotado lecture hall: cinco libras por escuchar a Beatriz Colomina, Mark Wigley o Peter Cook entre otras muchas posibilidades.

Todo ello vino a nuestra mente el pasado miércoles treinta de noviembre, día en el que el habitual espacio bajo las arquerías de Nuevos Ministerios congregaba a una treintena de interesados en una de las sesiones de cierre de la XI BEAU. Víctor López Cotelo, Carlos Quintáns, Juan Domingo Santos, Jordi Badía, ZigZag (David Casino y Bernardo Angellini), compartieron brevemente sus premiados proyectos con la audiencia, en una mesa moderada por Félix Arranz en la que Jaume Prat aportó su visión crítica. La sesión, a la que no vamos a hacer mención aquí ya que quedó registrada y será pública gracias a Scalae, todo hay que decirlo, no pudo ser más interesante tanto por las ajustadas y preciosistas presentaciones de la mayoría de los ponentes, como por el debate posterior.

Si el que se supone es el evento (bianual además) más importante de la arquitectura española sólo puede reunir a un escaso grupo de personas –se entiende que arquitectos y estudiantes en todo caso-, en estos tiempos donde el trabajo no abunda y el tiempo debería escasear menos que habitualmente, mal vamos.

Por suerte, al parecer los eventos matutinos programados en la UAH están teniendo más éxito y los estudiantes de la universidad acudieron en masa a la charla de los ganadores absolutos (ZigZag) semanas atrás. En cualquier caso, la conclusión es que la arquitectura no interesa en absoluto, no ya a la sociedad, cosa que ya sabíamos, sino a los propios arquitectos, y que quizá nuestra peculiar fama y la desintegración de la profesión sea consecuencia, entre otras muchas razones, de la falta de cohesión y la extensa red de castas y grupúsculos de poder que se adulan o se hacen el vacío según convenga y premian actitudes provincianas indignas de la capital, la ciudad condal, o el pueblo más pequeño y recóndito, perpetuando una triste realidad de amiguitos y camaradas que replica turbios asuntos políticos nacionales.

Mientras tanto, las audiencias y el éxito de las convocatorias se confían a la existencia de un público conformado por estudiantes cada vez menos motivados por una visibilidad de la profesión incapaz de generar ilusión desde arriba, enfrascados como estamos en disputas colegiales y académicas cada vez más personales donde lo colectivo desaparece sin dejar rastro al grito de sálvese quien pueda en una lamentable y triste despedida donde los discursos del optimismo olvidan la agobiante realidad de una profesión que no parece ser ya capaz ni siquiera de aparcar viejas rencillas y disfrutar de la arquitectura al menos una tarde.

bRijUNi arquitectos. Estudio de crisis arquitectónica y especulación literaria formado por Beatriz Villanueva Cajide (Arquitecto -ETSAM-, Máster en Gestión de Espacios Virtuales -Fundación Camuñas- y Máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados -ETSAM-) y Francisco Javier Casas Cobo (Arquitecto -ETSAM-y Máster en Análisis, Teoría e Historia de la Arquitectura -ETSAM-).


comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (16 votos, media: 4,31 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , ,

20 comentarios a “La arquitectura sólo interesa a las escuelas de arquitectura.”

  1. S. DE MOLINA dice:

    Habéis lanzado muchos anzuelos como para no entrar a discutirlo. ¿Por dónde empezar?.

    Un informe de las escuelas de Arquitectura de todo el mundo donde se contrasten los resultados que sus alumnos obtienen, tal vez daría una buena medida su utilidad social en sus respectivos ámbitos. Sin embargo hay que reconocer que los rankings de universidades de Arquitectura en todo el mundo son, hoy por hoy, fruto de mercadotecnia sajona y sus radios de influencia.

    Para muchas de las universidades de nuestro territorio es aun pronto para esas valoraciones, pero otras, gracias al esfuerzo conjunto de instituciones, docentes y alumnos, empiezan a cosechar ya éxitos que las hacen destacar frente a otras ancladas en viejas e internas luchas intestinas. Hay trenes que circulan sin locomotora. Sólo por inercia. En esos lugares la regeneración parece destinada a toparse con modelos rígidos tanto de pedagogía como de unas estructuras académicas tendentes a un sistema de castas endogámico y reaccionario.

    El panorama que describes de la AA se ha mostrado en realidad siempre relativamente “estable”, con un marcado carácter especulativo muy lejano a lo que se ha dado tradicionalmente en España.

    Por otro lado, el interés que muestran los arquitectos por los actos “culturales” no solo depende, como sabes como organizador de muchos, del interés de la convocatoria. La adecuada publicidad, el horario o el calendario son factores determinantes.

    Soy optimista acerca de ese interés de las escuelas y de la mayor parte de sus estudiantes y profesores por la arquitectura. La falta de eco de una interesantísima convocatoria como ha sido la de la reciente Bienal que citas, me parece, no puede leerse como fruto de rencillas orquestadas de ningún tipo. Como se puede corroborar cada día. como colectivo no parecemos capaces de orquestar grandes ausencias de común acuerdo.

    Hablaremos en unos días, dentro de estas mismas página de LCV de una lectura distinta a la que has hecho de este encuentro de la Bienal en el que coincidimos.

    Enhorabuena!! Un temazo, Brijunis. Desde luego que sí.

  2. Brijuni dice:

    Santiago, gracias por tus madrugadores comentarios, siempre bienvenidos y muy queridos.
    Sí, el artículo ha quedado algo pesimista y estamos hartos de ello, para el 2012 haremos promesa de optimismo, a ver si nos contagias!
    En realidad el artículo iba sólo sobre la visibilidad de las escuelas, y en concreto el caso de la AA que conocimos este año, y que nos parece que mucha gente conoce y mira, sobre todo ahora que en España se están abriendo mercados de estudiantes extranjeros. No hemos entrado a valorar rankings, por qué lo dices?
    En cuanto a los actos culturales, nosotros creemos que Madrid está sobreprogramado probablemente para el verdadero interés que luego hay. Como bien dices, son muchos factores los que influyen pero la verdad es que una audiencia tan reducida para un evento tan interesante a priori que resultó aún mejor de lo que parecía a posteriori, no deja de ser una decepción porque no puede hacerse otra lectura de esa falta de interés.
    Por desgracia sí que creemos que algo hay (igual hemos sido algo exagerados en el texto) en la forma de acudir a según qué eventos que tiene más que ver con los participantes que con el contenido y el interés de la convocatoria y siendo este un acto casi festivo de celebración de la mejor arquitectura española de los últimos años, me resisto a pensar que no es así, pero intentaré pensar como tú en el 2012 y verlo absolutamente normal.
    Un abrazo y gracias, Santiago.

  3. fidelvza dice:

    Amigos, me interesa la arquitectura y desconfío de las escuelas de arquitectura. Como estudiante de la ETSAB descubrí a la vez mi interés por la arquitectura (entendido interés como vocación) y también la conducta poco solidaria o colaborativa en nuestro gremio, como estudiantes, profesores y resto de profesionales.
    En su post Brijuni dice que la arquitectura no interesa a los arquitectos y yo creo que lo que sucede ahora es que el interés sólo no da de comer. En las escuelas debería quedar más claro que la vocación y el comer no son la misma cosa. Que cuando lo son es fantástico, ¡pero que lo sea siempre es difícil!
    Mi desconfianza en las escuelas ha estado con crisis y también antes. En lugar de ver las escuelas como un lugar abierto, como se habla de la AA en Londres, me parece que a algunos (o muchos) de los que allí habitan les interesa más verlas como nicho de trabajo según dice Brijuni, y no sólo en tiempos de crisis. Me gustaría volver a la escuela y compartir mi experiencia y reaprender de nuevo con los que allí se encuentren. Los colegios profesionales tampoco han brindado esa alternativa. Entendería que hubiese más rotación en los que se supone enseñan lo que han aprendido con la práctica. El profesorado debería motivar y traspasar conocimiento, y en ocasiones puede parecer que se justifique o sencillamente que su interés no está en la arquitectura sino en encontrar oportunidad de ejercer aprovechando su condición de profe. De ahí mi desconfianza en las escuelas y en otras manifestaciones en las que luces y brillos ayudan más a una arquitectura falsa que da de comer a cada vez menos (premios, publicaciones, exposiciones,..). No me opongo, simplemente desconfío.
    Sin embargo, en tiempos del “sálvese quien pueda” tenemos la oportunidad de colaborar en redes sociales, con grupos de “interesados” como los participantes en La Ciudad Viva, siendo protagonistas de un nuevo aprendizaje en abierto. Las escuelas de arquitectura deben revisar sus estrategias de motivación y servicio a la sociedad. Como para el resto de vocaciones, la red es una nueva posibilidad para los que nos interesa la arquitectura y no sólo en las escuelas que Santiago compara con los “trenes sin locomotora”. Me apunto.
    Salud y gracias por vuestras provocaciones,
    Fidel

  4. Stepienybarno dice:

    El tema que planteáis no puede ser de más actualidad e interés. Es cierto que muchas escuelas dejan bastante que desear y parece que vivan ancladas en otra época. Como apunta Santiago, ya hay unas cuantas Escuelas que están subiéndose en otro tren; un tren que no tendrá de momento premios en rankings de “reconocido prestigio”, pero que serán instituciones vivas que sabrán dar al alumno la oportunidad de ser el protagonista absoluto de su propio futuro (lo cual no implica que se le deje a su aire).
    La crisis, los cambios profundos en la sociedad y la irrupción de la nueva era digital no debieran seguir pasando desapercibidas en las aulas. Solo desde la expansión de éstas al mundo pixelizado (educación expandida ya!!) y la hibridación entre lo digital y lo analógico se puede seguir avanzando.

    Por otro lado está el tema de la XI BEAU. Nos alegra, como bien comentáis en el artículo, que el evento fuera tan interesante; en este caso, la distancia nos impidió acercarnos para verlo en directo.

    Felicidades, como siempre, para Brijuni por habernos puesto al día y seguir provocando el debate.

  5. La arquitectura sólo interesa a las escuelas de arquitectura | laciudadviva | veredes dice:

    [...] + artículo publicado en la ciudad viva etiquetas:arquitectos, arquitectura, artículo, beau, bienal, colectivo, disfrutar, oficio, participar, profesion [...]

  6. ados dice:

    a fidelvza: que razón llevas, yo,… ya hace años que desconfío de las escuelas, de la endogamia existente, de los masters,… son cinco lo años que me marché de España, puede que vuelva en otros cinco, por cierto, también pienso que sobran escuelas,…quizás la mitad?…..debo matizar, si consideramos solamente los buenos profesores, y con experiencia “real”,… no se llenarán más de 10 escuelas…

  7. Brijuni dice:

    Fidelvza, gracias por tu comentario. Nos alegra que no se haya entendido el artículo como un ataque a las escuelas catalanas. Nada más lejos de nuestra intención que la de constatar algo que nos han contado muchos alumnos y residentes en Cataluña. Obviamente cualquier generalización acarrea injusticias y nos consta que se hacen esfuerzos para que los programas mejoren y sean atractivos y útiles. Todas las escuelas, de aquí y de allí, están en ello, igual que todos, intentando adaptarse a una realidad difícil, cambiante, nueva, que implica sobrevivir como punto de partida para plantearse nuevos modelos. A veces ambas cosas son incompatibles (sobrevivir sin cambiar quizá también lo sea). Desde luego la red debe ser un arma que tanto escuelas como profesionales utilicemos a nuestro favor, para proponer, pero no por ello sin decir las cosas tal como son. No podemos estar de vuelta de todo sin que salgan a la luz nuestros pecados. Aún no ha pasado nada y las estructuras de poder y conocimiento son lentas y difíciles de mover, pero es necesario hacerlo.
    Ados, entiendo tu desencanto, lo comparto. Hacen falta profesores mucho más motivados. Un buen profesional no tiene que ser por desgracia un buen profesor, hace falta vocación. Si no la tiene, basta con invitarle de vez en cuando a que cuente su obra en una conferencia pero no debería dirigir un taller de proyectos, o sí?
    Stepienybarno, gracias también y voy a releer el texto porque volvéis a hablar de rankings como lo ha hecho Santiago, y nosotros no los hemos mencionado, la verdad. Sobre la BEAU, a nosotros nos pareció casi una falta de respeto y cariño a los compañeros premiados y la organización, pero quizá es que somos demasiado emotivos.
    Nos gustaría añadir que Guzmán de Yarza Blache realizó la única y muy bien traida pregunta que Félix Arranz utilizó sabiamente para dar juego a los participantes y que así cerraran el debate, contando cada uno cuáles eran los proyectos que estaban ahora realizando en cada uno de sus respectivos estudios que, según Guzmán de Yarza, podían ser algunos de los futuros premiados en próximas bienales. Arranz quiso situar la cuestión en el terreno de la metodología y los procesos reformulándola en relación a los cambios que en esos proyectos pudieran estar produciéndose de acuerdo a la nueva situación de una arquitectura más próxima y más necesaria.
    Gracias a todos por vuestros comentarios y aportaciones.

  8. S. DE MOLINA dice:

    Hola de nuevo,

    Efectivamente no habéis hablado literalmente de rankings, pero al traer a colación los motivos por los que un alumno se matricula en una escuela, es decir, su visibilidad, estos escalafones se muestran como parte de estas herramientas de presencia.

    En ese sentido, creo que la AA, u otras tantas universidades sajonas, siempre se han logrado “mostrar” con habilidad, muy por encima de los resultados de su docencia.

    La visibilidad de las escuelas me parece menos interesante que la calidad de los trabajos de los alumnos que salen de ellas. Incluso, se entiende vuestro punto de vista cuando decís que puede haber estupendos arquitectos pero unos dramáticos pedagogos…

    Abrazos

    Abrazos

  9. Guido Cimadomo dice:

    Cuando hablamos de ranking, de escuelas, de motivación de un alumno para entrar en una u otra escuela, creo que hay dos aspectos muy importantes, ligados estrechamente entre ellos:

    El primero: España no es EEUU ni muchos menos Inglaterra: la movilidad todavía nos cuesta mucho, no solamente en el ámbito estudiantil: ¿cuantos se han planteados cambiar de ciudad (ya no hablo de país) para aceptar un trabajo (hasta hace unos años, obviamente)? ¿No se eligen las escuelas por su cercanía al lugar de residencia(Exceptuando Madrid y Barcelona, por su múltiple oferta)?

    El segundo aspecto es la endogamía en las escuelas, obviamente derivado del primero: quíen se plantea mudarse si puede obtener con mayor facilidad una plaza en el lugar donde ha estudiado y vive? Esto no puede que afectar de manera directa al nivel y compromiso con la educación.

    Por suerte (disculpen la ironia, pero no hay mal que por bien no venga) la situación actual está cambiando las cosas, con lo cual creo que la situación no puede que mejorar…

  10. Brijuni dice:

    Hola, Guido, gracias por tu comentario, haces una lectura a la inversa de la que proponemos nosotros. En realidad, estamos hablando de la posibilidad de que España y sus escuelas de arquitectura tomen algunas ideas del modelo anglosajón de la AA y se conviertan en epicentro de peregrinación para estudiantes extranjeros, no que los estudiantes españoles se vayan a ir a estudiar a la AA, ya que como bien dices, con treinta escuelas en España, es una opción sólo para una pequeña élite que se lo pueda pagar. La AA ni ninguna escuela foránea hace show of para captar estudiantes españoles, vamos, quizá de rebote, pero no es su mercado, en nuestra modesta opinión, y sí lo es el asiático sobre todo y el latinoamericano ahora que algunos países son muy pujantes económicamente. Ahí es donde las escuelas españolas, por el prestigio (sí, aún parece que lo tiene) de la arquitectura española puede tener una oportunidad si programan bien esos master y otros programas en inglés, pero de verdad…
    Santiago, hemos hablado de la conexión de la AA con la ciudad porque nos parece muy importante y como decíamos en otro post de visibilidad, con el que también discrepabas, es la única manera, dar un paso adelante, mostrar el trabajo propio, salir de las cuevas y los paraguas protectores y de las periferias de campus alejados del mundo y la ciudad, ver el mundo y enseñar lo que cada escuela hace, al menos las que estén interesadas en que el mundo conozca lo que se hace en ellas y tengan verdadero interés en captar alumnos extranjeros. Esa visibilidad o falta de rubor es muy importante ahora, hay que ser valientes y ambiciosos para llegar a mercados extranjeros, no sé si vosotros en vuestro master tenéis docencia en inglés pero estando Rafael Moneo entre los docentes, seguro que sí, a nosotros nos parece un muy buen camino. Sólo con estudiantes españoles las muchas escuelas no sobrevivirán, si nos abrimos al mercado internacional puede que sí, aparte de lo que los propios estudiantes locales ganan en la experiencia de tener clases con alumnos de otros países, en su propio país, impagable! Por ahí van los tiros…

  11. Nikos Salíngaros dice:

    Pido disculpa pero me parece una discusión fea y lamentable.

    La escuela AA en Londres ha producido unos ejemplos de arquitectos que, segundo mi modesta opinión, son creadores de obras anti-humanas. Estos no ofrecen buenos ejemplos de arquitectura para los estudiantes. Una lástima para el sistema educativo mundial que se impresiona de esta actitud orientada hacía imágenes y no a las necesidades humanas.

    Hay un otro mundo fuera de la académia, el mundo real de construcción adaptada para la gente y la vida, y no para los periódicos de arquitectura. Es casi impossible hoy en día aprender (en una escuela dominada por la ideología) los métodos de diseño y construcción para resolver los problemas fundamentales urbanos de la humanidad.

    Saludos,
    Nikos

  12. Brijuni dice:

    Hola, Nikos.
    Creo que nosotros no hemos entrado a valorar el resultado de la educación en la AA, que conocemos bien, como todo el mundo, tal como describimos en el artículo. Hablamos de visibilidad, de marketing, de supervivencia, de mostrar lo que haces, mejor o peor, al mundo.
    La AA está muy orgullosa de ello, no cabe duda, y lo muestra así. Otra cosa es que en España haya mucho crítico con el marcadísimo carácter especulativo de algunas unidades de la AA y, porqué no decirlo, con la producción de arquitectos-estrella como los que citamos en el primer párrafo del artículo, que han sido alumnos y/o profesores de la escuela, o ambas cosas.
    No estamos defendiendo (ni atacando, no entramos a valorar) lo que produce la AA, aunque sí lo estuvimos debatiendo ampliamente con los demás profesores visitantes y los locales en el Visiting Teachers’ Programme, al que le recomiendo vivamente, si tiene oportunidad, que vaya para conocer de primera mano la escuela.
    Lo que estamos debatiendo es su modelo de difusión de producción que es, espero que esté de acuerdo con nosotros en ello, muy interesante y efectivo.
    Muchísimas gracias, Nikos, por compartir su interesante punto de vista.

  13. David Díez dice:

    Os felicito Brijuni!

    Por varios motivos y por orden inverso.

    En primer lugar por vuestra firma-descripción de cinco lineas que fideliza vuestra descripción del problema de castas grupúsculos, añadiéndole el buen humor de las frase inicial: “… crisis arquitectónica y especulación literaria”.
    Me ha sacado la primera sonrisa de la mañana.

    En segundo lugar porque, quizá precisamente por el contrasentido, esta reflexión sobre la falta de interés ha resultado ser interesante. Muy interesante. Tanto que, yo que me encuentro entre aquellos que en gran medidas quedaron hace tiempo desencantados con las informaciones arquitectónicas resumidas en un conjunto de “dimes y diretes” endogámicos, y que (no por vuestra capacidad sino por mi falta de interés) no suelo terminar de leer vuestras reflexiones, he digerido hasta el último punto y comentario. E incluso he repetido.

    Y por último, por vuestro tesón en intentar que la situación de fondo que denunciais se modifique, empeñados como estáis en que iletrados como yo volvamos a interesarnos por lo que hace tiempo nos interesaba.

    Un abrazo.

  14. laura dice:

    Vaya! yo pensaba que sólo yo consideraba que la enseñanza de la arquitectura debe ser más abierta, incluyendo su apertura hacia la realidad, cosa que al menos yo eché en falta cuando cursé en la ETSAM.

    Pero resulta que este año he acudido a una par de seminarios en la vieja escuela y a parte de mi decepción por la falta de estilo de las máquinas de café-snacks que sustituyen al bar, en lo demás me ha parecido muchísimo más participativa con gente discutiendo y reuniéndose por todas partes con todo el edificio al servicio de los ocupantes, éso sí, ningún foráneo (incluso si eres arquitecto y no vas a hacer algo concreto te sientes intruso)

    así que mi conclusión es que brijuni tiene una visión muy acertada al proponer el intercambio, con lo que sea, incluídos los feriantes… :)) para reavivar el interés por la arquitectura en general. Incluido el nuestro

    Gracias por añadir siempre otros puntos de vista

  15. Miguel dice:

    Compartiendo muchísimo del enfoque del problema de las escuelas de arquitectura en España, sigo en mis trece. Cambiemos mercados por entornos, márketing por comunicación y tendremos otro panorama delante.

    Y sobre las escuelas, que decir. Acabo de terminar mi trabajo fin de máster y el panorama es poco alentador. Me guardo la opinión para un texto más largo. Solo decir que si las escuelas se ocuparan más de enseñar lo que hace falta, como bien dice Nikos, y no lo que ellos creen que hace falta, el tema cambiaría.

  16. Brijuni dice:

    Laura, sí, nos sorprendemos de algunos cambios, por suerte para mejor, en las nuevas generaciones, pero he de decir que no estoy seguro de que la participación y el debate esté entre las virtudes de todos los alumnos de ahora, de hecho creo que en la ETSAM sigue estando difícil excepto quizá en el MPAA donde los alumnos son de hecho arquitectos y hay una madurez suficiente para hablar en público. GRacias por tus comentarios!
    Miguel, si seguimos con buenismos y eufemismo, nada cambiará, seguirá el engaño y la ilusión de que nuestra profesión es tan extremadamente especial que no importa no ganar dinero porque hay otras recompensas. Por favor, abandonemos esos discursos de una vez por todas. Hay que hacer compatible, o al menos intentarlo a toda costa, hacer buena arquitectura con vivir dignamente. El resto seguirá siendo distracción y humo, que es lo que algunas escuelas se empeñan en enseñar para mantener a su alumnado en una especie de hipnosis o atontamiento bastante vil por cierto.
    Hablo como siempre de algunas asignaturas, especialmente proyectos, y de algunos profesores, generalizar es cruel e injusto, pero para muestra un botón reciente por si alguien aún no se ha enterado: http://nmas1.wordpress.com/2011/12/15/penitenciagite/#comments …aunque este profesor en concreto ya no está en la ETSAM, dejó su plaza de asociado voluntariamente y quizá sea injusto cogerlo como chivo expiatorio, pero ejemplifica un poco el nivel creativo-especulativo o absurdo de algunos enunciados y, en general, de la decadencia de nuestra profesión, cada vez menos profesional y más anestesiada con fuertes dosis de irrealidad…

  17. María (n+1) dice:

    Hola Paco,

    efectivamente si toda una BEAU es capaz de sentar apenas a un puñado de personas por algo será. Será por algo parecido a lo que provoca que una entrada como “Poner la cama” tenga más de 15.000 visitas en un sólo día. Es representativo de qué es lo que importa, de cómo está el patio, y de lo mal enfocados que están los temas que parecen ya no interesar, sino preocupar (y mucho) a los que ejercemos esta profesión.

    Desde mi personalísimo punto de vista, también ayuda poco que se convoque una charlita para ver si entre unos cuantos vislumbran hacia donde va el devenir de la profesión. Una charlita financiada por ROCA -se ponen tan en bandeja las metáforas…- Unos cuantos que al final van a “hablar de su libro”, de lo guay que era “hacer de arquitecto en el medievo” y chorradas varias, y otros cuantos, DE LOS QUE ESPERAMOS LLEVANDO OIR ALGO QUE MEREZCA SER ESCUCHADO DURANTE MESES, permanezcan allí calladicos pasando el dedico por el ipad.

    Pues nada. Siga todo su camino. AMEN.

    Y gracias por describir la realidad TAL CUAL ES.

    Un abrazo.

  18. (Alejandro García Ramos) vía FB dice:

    Alejandro García Ramos Interesante post, según he ido leyendo me venía a la cabeza el reportaje de Redes ‘No me molestes, mamá. Estoy aprendiendo’, donde se cita “La educación necesita una revolución. Las innovaciones que vivirá el mundo educativo acabarán desmontando todo el sistema que hoy en día forma a los ciudadanos en las escuelas e institutos.” Si sustituimos “ciudadanos en las escuelas e institutos” por “estudiantes de arquitectura en las escuelas”, creo que puede ser la respuesta al por qué de la falta de interés; creo que el ambiente que se va respirando va en otra dirección http://www.rtve.es/television/20101205/no-molestes-mama-estoy-aprendiendo/381903.shtml

  19. Blog Estudio D3 » Blog Archive » Escuelas, cambiar para adaptarse dice:

    [...] formación universitaria de nuestra disciplina, como el que abrió eg.com o el reciente debate en La Ciudad Viva. El tema ha sido tocado desde diferentes puntos de vista y vemos necesario poner de manifiesto las [...]

  20. Sobre la calidad y la enseñanza de la Arquitectura « La Ciudad Viva dice:

    [...] unos días en éste mismo espacio, Brijuni apuntaban una interesante reflexión sobre la docencia en las escuelas de Arquitectura(2). Creo que el interés del tema hace que no debiera darse el tema por zanjado. Aun queda mucho [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía