La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Construire autrement #2 Terres Neuves, Bègles. Historia de una mutación.

por Eva Chacón — Jueves, 8 de diciembre de 2011

La Ciudad Viva. Demolición de la torre D. © Bertrand Renaudin

La Ciudad Viva. Demolición de la torre D. © Bertrand Renaudin

Una mutación, según Wikipedia, es una alteración o cambio en la información genética (genotipo) de un ser vivo, que, por lo tanto, va a producir un cambio de características, que se presenta súbita y espontáneamente, y que se puede transmitir o heredar a la descendencia. En los seres multicelulares, las mutaciones sólo pueden ser heredadas cuando afectan a las células reproductivas. Una consecuencia de las mutaciones puede ser una enfermedad genética, sin embargo, aunque en el corto plazo puedan parecer perjudiciales, a largo plazo son esenciales para nuestra existencia. Sin mutación no habría cambio y sin cambio la vida no podría evolucionar.

Nos acercamos al segundo de los casos comentados en el anterior post, el Plan de Renovación Urbana PRU Terres Neuves[1] en Bègles, Comunidad Urbana de Burdeos (CUB), cuya materialización está prevista que se desarrolle entre 2003 y 2013. En este post ampliamos la escala del edificio a la del barrio, que es la que nos permitirá comprender el por qué y el cómo del proceso de renovación.

La Ciudad Viva. Situación de Bègles, Burdeos y el Garona. Fuente: Saemcib

La ciudad de Bègles se desarrolló gracias a la actividad industrial del s.XIX. Primeramente fueron los secaderos de bacalao a orillas del Garona, y más tarde llegó la expansión del ferrocarril, creándose una importante comunidad de trabajadores. En 1931, Bègles pasa a ser la ciudad de la periferia de Burdeos más poblada, y en los años 50 es clasificada como “ciudad dormitorio”. A partir de 1959, es gobernada durante 30 años por una coalición de partidos de izquierda comunista, y en 1989 pasa a ser la primera comunidad de más de 20.000 habitantes gobernada por el partido ecologista.

El objeto de este PRU es la mejora de la calidad de vida de los habitantes de la antigua cité Yves Farge, situada al norte de Bègles, y la reactivación del área urbana en la que ésta se encuentra inserta, el Quartier Nord-Est, clasificado como Zona de Redinamización Urbana (ZRU) y Zona Urbana Sensible (ZUS). El antiguo conjunto de 448 viviendas y 1.444 habitantes, representa un 14% del parque residencial de la ciudad, y un 33% de la Saemcib, sociedad de economía mixta -propietaria, administradora y gestora del conjunto- creada en 1960 para el desarrollo del hábitat social de Bègles.

La Ciudad Viva. ORU Yves Farge-Terres Neuves © François Robin. Fuente: Saemcib

Antes de la ejecución del PRU, la composición de la cité Yves Farge era la característica de finales de los 60: situación periférica, limitada conexión con centro urbano, alta densidad, nivel económico modesto, bajo nivel de formación, escasa proliferación de actividad no residencial, baja eficiencia energética del conjunto. También un índice de paro en ascenso al mismo ritmo que el descenso del nivel de ocupación de las viviendas sociales, en régimen de alquiler HLM (Habitation à Loyer Modéré). Una bolsa residencial ensimismada en su propia realidad, rodeada a su vez de otras bolsas de escasa permeabilidad (residencial baja densidad, industrial militar y equipamientos sanitarios y deportivos), cuya única conexión con el exterior era el bulevar Jean-Jacques Bosc, que arranca en el borde del Garona para dirigirse linealmente hacia Burdeos, rozando apenas a Bègles por su perímetro. El contorno estaba definido por tres bloques lineales de 4 plantas en U, su espacio central articulado por cuatro torres de 14 plantas, quedando el interior zonificado a base de capas de urbanización y résidentialisation de difícil mantenimiento, superpuestas en el tiempo (circulación, aparcamiento, juego, esparcimiento).

Se trata por tanto de un proceso de mutación urbana de la antigua cité, en el cual este ser multicelular está sufriendo múltiples alteraciones o cambios simultáneos. Pero en este caso no se trata de una mutación súbita y espontánea, sino intencionada y dirigida hacia el propósito de frenar su inminente obsolescencia, a través de las siguientes acciones:

La Ciudad Viva. Obras del tram. © Bertrand Renaudin

1_Creación de una nueva arteria urbana que atraviesa el antiguo conjunto por su eje longitudinal, incluyendo una parada de la línea de tranvía C, que permite llegar al centro de Burdeos en 10 min. Esta parada es a su vez intercambiador de transporte, que permite conectar con el centro de Bègles mediante el servicio de autobús urbano. La plaza donde se inserta pasa a ser pues un centro neurálgico de la vida de la ciudad, formando parte de un programa general[2] de “atmósferas y usos” que busca favorecer la apropiación de los nuevos espacios urbanos.

2_Diversificación tipológica y renovación del parque residencial, que incluye la construcción de viviendas sociales de nueva planta, la demolición total de las cuatro torres de vivienda (C,D,E Y F) y parcial del bloques A, B y G (situados en el paso y zona de protección del tranvía), el realojo de sus habitantes entre las nuevas viviendas sociales y las unidades desocupadas de los tres bloques lineales en U no demolidos, el reciclaje de éstos (rehabilitación energética, ampliación y transformación interior).  Ésto genera muchas molestias a los habitantes[3] del barrio, que conviven pacientemente con problemas de contaminación acústica, accesibilidad y reducción de los espacios de esparcimiento en el entorno de las viviendas en las interfases de las obras.

La Ciudad Viva. Coexistencia de obra y habitantes. © Bertrand Renaudin

3_Asimilación de una de las bolsas de ciudad colindantes, integrada por un complejo militar desafectado -dieciséis naves que un día sirvieron de sede logística para el almacenamiento y distribución de las medicinas y productos farmacéuticos empleados por todo el ejército francés. El conjunto se ha abierto a la ciudad y las naves están siendo recicladas y reconvertidas[4] en un parque de economía creativa puntero en la región -Terres Neuves La Tribu-, compuesto por más de setenta estructuras entre sedes de empresas (sobre todo del sector audiovisual y de la comunicación), sede de la escuela ADAMS, sala de conciertos (BT 59), restaurantes, instalación circense, centro de formación de la Cruz Roja, sala de exposiciones y servicio sanitario municipal. Las obras llevan en marcha desde 2003 y, en estos momentos, estando a medio camino de su finalización, ya hay 400 empleados fijos, 1.200 intermitentes, contratos temporales y de formación, además de 700 estudiantes que hacen uso del barrio a diario.

4_Revisión de la identidad del barrio simbolizada en la modificación de su denominación de Yves Farge (político francés activo en la Résistance) a Terres Neuves (denominación del área de la ciudad a orillas del Garona, donde se encontraban los secaderos de bacalao). Este procedimiento de márketing urbano busca disolver la carga negativa que el nombre “cité Yves Farge” ha acumulado durante medio siglo (debido fundamentalmente a que ha funcionado como el supermercado de la droga de la zona), proyectando una nueva imagen hacia potenciales nuevos vecinos y usuarios (mixité sociale) basada en nuevos elementos identitarios. Por ahora, da la impresión de que es más fácilmente asimilable por los begleses y bordoleses que acuden desde fuera a un barrio antes en cierto modo “proscrito” para ellos, que para sus propios habitantes. Tal y como cuenta Mahfoud Belkadi, de la asociación local Jeunesse Universelle, el barrio sigue autodenominándose por el nombre de siempre. Sin embargo, con frecuencia ocurre que los mismos habitantes que utilizan “Yves Farge” dentro del barrio, cuando salen se refieren a él como “Terres Neuves”. Es posible que esta evocación a la historia local cale con más fuerza en el futuro, cuando se ejecute el proyecto del puente continuación del bulevar Jean-Jacques Bosc y el acondicionamiento de la orilla del Garona, con el que se busca que Bègles deje de dar la espalda al río, siguiendo la estrategia puesta en práctica en Burdeos.

La Ciudad Viva. Manzana G y nave 20 esperando su mutación. Fotografía: Eva Chacón

5_Programa de incentivos a empresas, sociedades y asociaciones que decidan instalarse en los locales tanto de los nuevos edificios de viviendas como de los bloques que están siendo transformados. El programa parte de una estrategia general[5] para las plantas bajas de los edificios que busca la densificación de la actividad en el espacio público con desarrollo de la oferta social, comercial y de oficinas. Algunos de los servicios de proximidad ya implantados: un centro intergeneracional, un centro social para jóvenes del barrio (con actividades orientadas a la franja entre 12 y 25 años) y las oficinas centrales de la Saemcib (recién trasladadas desde el centro de Bègles), además de los ya citados, instalados en el parque de economía creativa. Otros cuya implantación está prevista para 2012: supermercado, farmacia, oficina postal, autoescuela, lavandería, comedor municipal y varios restaurantes de nueva apertura propiedad de habitantes del barrio.

6_Programa de inserción laboral durante las obras de renovación que incluye autoconstrucción (participación activa de usuarios en la transformación de su entorno). La Saemcib es la primera sociedad inscrita en la Agencia Nacional de Renovación Urbana que ha incluido en su estrategia un programa de inserción laboral. Una de las condiciones impuestas a las empresas subcontratadas para el desarrollo de las distintas fases del plan renovación ha sido que un 7% de las horas de obra sean llevadas a cabo por habitantes del propio barrio inscritos en el programa de inserción laboral. La puesta en práctica de este acuerdo es supervisada por A.DE.LE., asociación que soporta el Plan Local para la Insercion y el Empleo en Bègles.

La Ciudad Viva. Nave 25. Fotografía: Eva Chacón

Pero estos cambios no son ninguno un objetivo en sí mismo, sino que están dirigidos a provocar una respuesta. Es una estrategia que recuerda, en pequeña escala, a las acupunturas urbanas puestas en práctica por Jaime Lerner en Curitiba. El barrio en formación no sólo continúa funcionando durante los trabajos de renovación urbana, sino que la programación de éstos en fases individualizadas permite que los nuevos usos vayan entrando en carga y siendo asimilados por el entorno de forma gradual.

Volviendo a la metáfora con la que comenzábamos, se podría decir que son los ciudadanos, como células reproductivas de la ciudad, los que deberán verse beneficiados del proceso para que esta mutación urbana cale y acabe siendo efectiva y positiva. Ya hoy, cuando todavía queda mucho por hacer, y siendo muchos los inconvenientes de vivir en y convivir con un paisaje urbano en mutación, hay signos patentes que alimentan la buena esperanza, los cambios ya producidos están modificando el estilo de vida y la manera de percibir el barrio y sus potencialidades, tanto desde dentro como desde fuera. Antes de este proceso jamás se hubiera podido imaginar que este lugar se podría convertir en un polo de atracción para toda la CUB, con actividades como Les RDV de Terres Neuves. Y es que sin mutación no habría cambio y sin cambio la vida no podría evolucionar.

La Ciudad Viva. Visión nostálgica de la mutación del barrio © Bertrand Renaudin

Ahí queda sobre la mesa un caso de renovación urbana que, como adelantaba, reúne muchos de los elementos más representativos de la gestión actual del hábitat social en Francia derivada de la ANRU. Dejo temas en el tintero, sobre todo los relativos a la metodología, gestión y puesta en práctica del PRU, que serían necesarios para exponer, entre otras cuestiones, las vías de participación ciudadana que ofrece este modelo y analizar las ventajas (evidentes) respecto a los modelos aplicados en los 90 basados en la tabula rasa. La extensión aconsejable para este medio no me permite profundizar más, pero sí que podemos desarrollar los aspectos que os despierten mayor interés en los comentarios. ¿Por dónde queréis que empecemos?

Notas:

[1] En la página web del proyecto Terres Neuves podéis encontrar imágenes del estado previo del barrio y de las  instalaciones militares desafectadas. También encontraréis entrevistas a: Noel Mamère, Alcalde de Bègles; André Lassansaa, Director de la Saemcib y Rosa María Ramos, responsable del proyecto de reconversión del parque de economía creativa en la Saemcib.

[2] El plan director que articula las distintas intervenciones en el espacio público ha sido desarrollado por Tania Conko y está basado en el reconocimiento de los flujos generados en las plantas bajas de los edificios como vectores a los que debe responder el espacio público (plazas, calles, recorrido del tranvía e intersticios).

[3] El proyecto de reconversión de los nueve edificios que componen el parque ha sido desarrollado por diversos estudios de arquitectura a partir de una estrategia trazada por Patrick Bouchain. El concepto de “tribu” aplicado al parque de economía creativa parte de una voluntad de provocar “sinergia, ayuda y solidaridad” entre las empresas allí instaladas, y ha sido desarrollado por el equipo de la Saemcib, siendo Rosa María Ramos la encargada de esta misión.

[4] El blog de unos estudiantes del IJBA (Institut de Journalisme de Bordeaux Aquitaine) expone múltiples entrevistas a los habitantes del barrio realizadas entre octubre y diciembre de 2010, tanto a vecinos de distintas manzanas como trabajadores de las distintas instalaciones (mantenimiento de los edificios de vivienda, la antigua fábrica de vidrio, el centro de reciclaje, el supermercado y las empresas y escuelas de Terres Neuves la Tribu).

[5] La gestión y programación del uso de los locales en los edificios de vivienda es desarrollada desde el equipo de la Saemcib, siendo Jean Baptiste Renaudin el encargado de esta misión.

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

* La información aquí recogida es resultado del trabajo de campo realizado entre 2010 y 2012 para el desarrollo de la Tesis Doctoral “El reciclaje del hábitat social colectivo. Estrategias y tecnologías”, dirigida desde la Universidad de Granada por Elisa Valero Ramos e Ignacio Valverde Espinosa.

* Este artículo ha sido desarrollado gracias a la ayuda del equipo de la Saemcib durante mi visita a Bègles, especialmente de su director André Lassansaa (entrevista acompañada de magníficas explicaciones visuales rotulador en mano), Rosa María Ramos (visita a las instalaciones de Terres Neuves La Tribu), Bouzid Khalaf (entrevista sobre su experiencia como intermediador social durante las obras) y Jean-Baptiste Renaudin (visita al conjunto de Terres Neuves). Agradezco también al Laboratorio ARPÈGE de la ENSAP Bordeaux por su cálida acogida entre septiembre y diciembre de 2010, y al arquitecto Luis Llopis la revisión del artículo y su apoyo incondicional.

* Eva Chacón es arquitecta, docente e investigadora en el Laboratorio de Materiales del Departamento de Construcciones Arquitectónicas, Universidad de Granada, y coordinadora del Proyecto I+D+i Reciclajes Urbanos.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios a “Construire autrement #2 Terres Neuves, Bègles. Historia de una mutación.”

  1. José dice:

    Enhorabuena por la detallada disección de un interesante caso de mutación inducida con reinversión de plusvalías económicas y sociales en el propio entorno. Un excelente ejemplo que debería extenderse. Saludos

  2. Gaëlle dice:

    gracias por el artículo! sabes como se gestionó (si es que se hizo de veras) el debate público, si se hizo partícipe a la población, si se tuvo en cuenta la diversidad del tejido social?
    Es un proyecto que lleva de manera inherente la participación ciudadana aunque como en todas partes, todo depende de la voluntad política, imagino…
    saludos!

  3. Br1 dice:

    Excelente artículo Eva!!! me quedo con ganas de más…..XD

    Saludos
    Bruno

  4. Jean-Baptiste dice:

    Bravo de nouveau Eva pour cet article!

    Je souhaite apporter un commentaire sur la nouvelle dénomination “Terres Neuves” du quartier. Comme tu l’écris, “Terres Neuves” est un acte de marketing urbain permettant de véhiculer une nouvelle image positive du quartier dans un but de commercialisation, à la fois des nouveaux logements et des locaux d’entreprises.
    Mais le choix de cette dénomination repose aussi sur d’autres bases, spatiales, temporelles ou encore politiques. Je ne traiterai pas du volet politique ici, ce n’est peut-être pas le lieu.
    D’un point de vue spatial, pourquoi “Terres Neuves”?
    Parce que c’est un territoire que la ville redécouvre. Avant, la cité Yves Farge, aucune raison d’y aller, il n’y rien là-bas. La friche militaire, impossible d’y aller car il y a des grands murs et des fils de fer barbelés. Les emprises industrielles, là encore de grands murs. Tous ces territoires était donc inconnus de la quasi-totalité des béglais et des bordelais. Cette notion de re-découverte de territoire à travers la re-urbanisation donne beaucoup de sens à cette dénomination…
    D’un point de vue temporel, pourquoi “Terres Neuves”?
    Cette dénomination est un lien temporel et dynamique entre le passé, le présent et le futur. “Terres Neuves”, dans le passé, en référence à la grande tradition de la morue et de son industrie, florissante à Bègles au XIXème siècle. “Terres Neuves”, dans le présent, en référence à cette découverte d’un territoire nouveau, dynamique, plein de potentiel et de promesses : un territoire pour pionniers! “Terres Neuves”, dans le futur, en référence à toutes ces activités créatives, cet urbanisme qui invite à de nouveaux comportements, l’imagination et l’innovation engendrées par ce projet. Nous sommes projetés dans le futur avec Terres Neuves.
    Ainsi, le changement de dénomination du quartier, symbole puissant du renouvellement urbain, s’inscrit dans des espaces et dans des temps multiples et dynamiques, tout en s’accrochant de manière forte à l’histoire de la ville qui dépasse l’histoire de la cité.


    Felicitaciónes de nuevo Eva por este artículo!

    Querría compartir un comentario sobre la nueva dénominación “Terres Neuves” del barrio. Como lo escribes, “Terres Neuves” es un actidud de marketing urbano, permitiendo difundir una nueva y positiva imagen del barrio, en un ojetivo de commercialisación tan para nuevas viviendas que para locales de empresas.
    Pero la elección de esta denominación se apoya tambien sobre otras bases, espaciales, temporales o politicales. No trataré del lado político aqui, no será el lugar.
    De un punto de vista espacial, porqué “Terres Neuves”?
    Porqué es un territorio que la ciudad redescubre. Antes, la “cité Yves Farge”, ninguna razón de ir, no hay nada allà. El complejo militar, impossible entrar por lo de los grandes paredes et de las alambradas de espino. Las terrenos industriales, allà tambien grandes paredes. Entonces todos estos espacios estaban desconocidos de la gran mayoría de los Bègles y Bordeleses. Esa nocion de re-descubrimiento de territorio a traves la re-urbanización le da mucho sentido a esta denominación…
    De un punto de vista temporal, porqué “Terres Neuves”?
    Esta denominación es un enlace temporal y dynámico entre el pasado, el presente y el futuro. “Terres Neuves”, en el pasado, en referencia a la gran tradicion del bacalao y de su industria floreciente en Bègles en el siglo XIX. “Terres Neuves”, en el présente, en referencia al descubrimiento de un territorio nuevo, dynamico, llena de potencial y de promesas : un territorio para pioneros! “Terres Neuves”, en el futuro, en referencia a les actividades creativas, al urbanismo que nos invita a nuevos comportamientos, la imaginación e innovación engendrado por este proyecto.
    Asi, el cambio de denominación del barrio, poderoso símbolo de la renovación urbana, se graba en objetivos, espacios y tiempos multiples y dynámicos, guardando un lazo fuerte a la historia de la ciudad, y no solamente del barrio.

    Hasta pronto Eva !

  5. Eva Chacón dice:

    ¡Muchísimas gracias, José, Gaëlle y Jean-Baptiste, por vuestra participación y comentarios!

    José, me ha interesado la observación que haces sobre la “reinversión de plusvalías económicas y sociales en el propio entorno” de la operación. Efectivamente lo deseable será que la actividad generada permita, para empezar, reducir el elevado índice de paro de este área de Bègles, haciéndolo además gracias al empleo e iniciativas empresariales en el propio barrio. De esta manera, se podría re-conducir la anterior tendencia de ciudad dormitorio periférica, en parte culpable de su obsolescencia.

    Gaëlle, efectivamente el proyecto Terres Neuves desde su concepción ha contemplado numerosas vías para la participación ciudadana, gestionadas tanto por parte del Ayuntamiento de Bègles como por parte de la empresa gestora de vivienda social Saemcib. Esto quiere decir que tanto los habitantes como los propietarios de pequeños comercios y asociaciones ya existentes en el barrio como los que han llegado a instalarse han podido acceder a la información sobre el proyecto en desarrollo y han estado representados en las diferentes comisiones. Luego cada familia arrendataria de alguno de los edificios demolidos ha podido elegir su nueva vivienda tanto entre las rehabilitadas como entre las de nueva construcción, estando la operación programada para que este cambio fuera directo sin intermediación de viviendas de realojo provisionales. Estos factores, unidos al programa de inserción laboral a través de la auto-construcción que comentaba en el punto 6, hacen que se pueda afirmar que existen suficientes elementos de participación, lo cual no quiere decir que se haya logrado alcanzar un nivel alto de implicación de los ciudadanos en los cambios necesarios de hábitat a través de un diseño participativo. Este punto es aún difícil al no existir una cultura de base que lo apoye, tal y como pasa en España. Pero creo que es cuestión de tiempo que este nivel de participación llegue a nuestra cultura, y será entonces, cuando la gente lo exija, que la voluntad política no tendrá más remedio que ser más ambiciosa en este sentido.

    Jean-Baptiste, te agradezco la valiosa aclaración que nos haces sobre las diferentes dimensiones de Terres Neuves, no hay duda que desde el punto de vista exterior el barrio renovado aparece como un lugar de oportunidades. Las diferentes acciones como la re-conexión viaria, estación de tranvía, diversificación de vivienda, soporte para iniciativas empresariales y pequeños comercios, unidas a acciones de tipo cultural como los RDV o los Apéros d’Origine Contrôlees han hecho que un barrio antes en preocupante estado de obsolescencia y abandono pase a ser uno de los más atractivos de la CUB. Seguramente es aún muy incipiente y no hay datos estadísticos, pero sería muy interesante conocer con más precisión de qué manera está beneficiando a los antiguos habitantes: ¿se ha logrado reducir el índice de paro?, ¿hay negocios o comercios abiertos por antiguos habitantes?, ¿hay signos de vínculo de éstos con alguna de las actividades de La Tribu?

    Aprovecho para invitaros a leer el nuevo post sobre los Quartiers Modernes Frugès en Pessac, donde actualmente se está produciendo un curioso fenómeno de participación ciudadana.

    ¡Hasta pronto!

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía