La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Construire autrement #3 Cité Frugès, Pessac. El tiempo construye.

por Eva Chacón — Viernes, 13 de enero de 2012

La Ciudad Viva. Los 'rascacielos' de la calle Le Corbusier. Fotografía: Eva Chacón, 2010.

En esta tercera entrega de la serie Construire Autrement, nos acercamos a Pessac, localidad vecina a Bègles, donde se encuentra el barrio obrero Quartiers Modernes Frugès (QMF) proyectado por Le Corbusier y Pierre Jeanneret entre 1923 y 1926 por encargo del industrial bordolés Henri Frugès. Este caso, seguramente bien conocido por muchos de los lectores de este blog, nos servirá para debatir cuestiones como: cuál es la respuesta de los usuarios ante la estandarización del hábitat, si existe una tendencia latente en ellos a modificarlo y por qué, cuál es el equilibrio adecuado entre la preservación y la transformación del patrimonio habitado, y cuál es el rol de la participación ciudadana en este proceso.

La Ciudad Viva. Inauguración de los sectores C y D, junio de 1926. www.fondationlecorbusier.fr

La investigación de Philippe Boudon

La dilatación y el posterior abandono de la obra tras el crack del 29, unidos a que sus novedosas soluciones constructivas no fueron ejecutadas por operarios suficientemente cualificados, y a los daños sufridos durante la segunda guerra mundial, hicieron que, cuando finalmente fueron ocupadas en la postguerra dentro del programa gubernamental de vivienda social de emergencia, estuvieran muy deterioradas.

Años más tarde, en 1962, Philippe Boudon realizaba su investigación sobre la ‘arquitectura habitada’ de los QMF, fascinado con la transformación llevada a cabo en las viviendas, que habían servido de estándar para variadas improvisaciones: cubriendo el espacio entre pilotis en planta baja, sustituyendo las ventanas paisaje por carpinterías convencionales, añadiendo murales, motivos decorativos, y un largo etc. El tiempo había hecho aflorar una curiosa paradoja: por un lado, el proyecto de Le Corbusier había demostrado tener la cualidad de ser ‘transformable’, o incluso ‘auto-transformable’, pero las modificaciones habían alejado al conjunto del Purismo, teoría estética en la que estaba basado su juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes (y el color) bajo la luz.

Los habitantes de Pessac habían demostrado no querer vivir bajo esta imagen, por lo que la redibujaron a su manera, adaptando las viviendas a sus necesidades tanto funcionales como estéticas. Más tarde, Pierre Bordieu, en su obra “La Distinción” (1979), demostraría que ‘el gusto’ está en buena medida determinado según la pertenencia a un determinado ‘espacio social’, asociado a un estilo de vida por mediación del ‘habitus’. Evidentemente, el maestro Le Corbusier no había pretendido proyectar una arquitectura que complaciera el gusto de las clases obrera o burguesa de los años 20, sino abrirles los ojos a una nueva manera de entender la vivienda y el hábitat de baja densidad.

La Ciudad Viva. Personalización de una 'escalonada'. Fotografía: Eva Chacón, 2010.

El trabajo que Boudon llevó a cabo fue rompedor en su momento porque se atrevió a tomarse tan en serio las modificaciones llevadas a cabo por los habitantes como el proyecto de arquitectura que las soportaba. Curiosamente, a través de las entrevistas se encontró con la sorpresa de que la mayoría de habitantes desconocían o no daban importancia alguna al valor arquitectónico de su barrio. Es a partir del fallecimiento de Le Corbusier en 1965, que comienza a surgir consciencia entre la vecindad sobre la importancia patrimonial y arquitectónica de la ciudad jardín que habitan, tal y como narra el propio Boudon: “Una vez que se dieron cuenta de que Le Corbusier era una figura conocida y respetada, algunos de los ocupantes estuvieron obviamente inclinados a modificar sus opiniones“. Los QMF celebrarían el primer homenaje al maestro en junio de 1966, con motivo del 40 aniversario de su inauguración, evento que se benefició de cobertura en prensa nacional.

La Ciudad Viva. Campaña vecinal pro-patrimonialización del barrio. Fotografía: Eva Chacón, 2010

En la actualidad, el caso de los QMF plantea nuevamente una situación de gran interés desde el punto de vista sociológico y de la antropología espacial[1]. Este caso es singular en el sentido de que el proceso actual de apropiación y generación de identidad colectiva se está desarrollando a través de la renuncia parcial de sus vecinos a modificaciones y añadidos en las viviendas (por sus familias, o por los anteriores ocupantes), con la finalidad de recuperar las cualidades del proyecto original de 1926. Este compromiso es condición indispensable para que el conjunto forme parte de la candidatura conjunta como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO[2], junto al resto de la extensa obra de Le Corbusier en 17 países.

El caso de calle Frugès 44

Frente a la amplia mayoría de la comunidad de vecinos que apoya esta iniciativa, una minoría se muestra reacia a devolver a sus viviendas la configuración original. Uno de los vecinos pertenecientes a esta minoría es el señor Konya, residente en el nº44 de la calle Frugés. Entrenador en el estadio de Burdeos en los años 60 y 70, y reconocido artesano de jabalinas para la selección nacional de atletismo, antes de la llegada de la fabricación industrializada. En su opinión, Frugès, como industrial de la época, participaba de una concepción malthusiana del hábitat y por eso quiso promocionar viviendas cuyo programa se adapta a familias obreras compuestas por un máximo de tres personas. En su caso llegaron a ser siete. Sin embargo, cuando visitó por primera vez su vivienda, a principios de los 60, supo que se trataba de la casa de sus sueños: “De inmediato pude ver su potencial”.

Fundamentalmente, Konya buscaba una vivienda que le permitiera instalar su oficina de venta y taller de construcción de jabalinas, incrementar el espacio en la medida de las necesidades de su familia, y disponer de un jardín privado de juegos para sus hijos. Experimentado patrón de barcos vela, el espacioso jardín le permitió incluso construir una pequeña embarcación monoplaza con la que llegó a realizar una travesía hasta el puerto de Marsella, cuya fotografía expone orgulloso en el vestíbulo de entrada. Es por eso que Philippe Boudon le denomina ‘el navegante’, señalando que la conexión del proyecto de Le Corbusier con la estética naval pudo ser una razón más que le atrayera a los QMF.

La Ciudad Viva. Desde la terraza de un 'rascacielos', años 80. lamachineahabiter.com

Cuando ocupó su vivienda, esta se encontraba plagada de patologías constructivas de todo tipo, pero eso para él no fue obstáculo. Realizó con ayuda de un albañil y un carpintero locales las reparaciones que consideró necesarias, entre las que se encontraba la impermeabilización de la cubierta, sustitución de carpinterías, reparación de grietas y estabilización de la fachada noroeste, cuya envolvente presentaba signos de riesgo de desprendimiento por asentamiento diferencial de su cimentación. Sin duda la estabilidad estructural de la vivienda debiera haber sido estudiada por un técnico en la materia, pero no siendo así, afortunadamente, el volumen añadido en esa fachada debió hacer de contrafuerte generando la estabilidad necesaria y frenando el desarrollo de más grietas.

Asismismo, la familia Konya realizó las ampliaciones y compartimentaciones que necesitó para adaptarla a sus necesidades. El total de superficie útil incrementada a la vivienda duplica la del proyecto original, habiendo supuesto la renuncia de unos 85 m2 de jardín. Relación de modificaciones realizadas progresivamente desde los años 60:

- En planta baja: cierre de porche cubierto entre el acceso a la vivienda y medianería con el vecino del nº46 av. Frugès para instalación de cocina comedor; cambio de uso de garaje a dormitorio; cierre de almacén hacia el porche e instalación de cuarto de baño con acceso desde interior; instalación de trampilla en hueco de escalera para ahorro de energía en invierno; ampliación de fachada noroeste hacia el jardín para instalación de oficina; saturación de banda de jardín fachada y muro medianero con vecino del 24 calle Le Corbusier para instalación de taller de construcción de jabalinas y garaje con acceso desde la av. Des Arcades; construcción lineal de varios espacios de almacén apoyándose en el mismo muro medianero.

- En planta primera: ampliación de sala de estar y comedor hacia el jardín, cuyo cierre a modo de piel invernadero funciona como captador de energía solar; eliminación de partición entre el ámbito de estudio y sala de estar que había instalado el anterior propietario, volviendo (sin saberlo) a configuración original del proyecto en planta libre..

- En planta segunda: subdivisión del dormitorio principal en dos dormitorios.

- En terraza: cierre del ámbito ya cubierto para instalación de un dormitorio, transformando la pérgola de hormigón armado original en cubierta plana.

La Ciudad Viva. Modificaciones en el nº44 c/H. Frugès. Imágenes: Eva Chacón, 2012

El caso del señor Konya nos muestra que  el usuario que aspira a permanecer en un determinado hábitat tiende a realizar la modificaciones necesarias para que su vivienda se ajuste lo posible a sus gustos y aspiraciones. Deszo Konya es un perfecto ejemplo de bricoleur o ‘bricolador’, concepto definido por Los Del Desierto para el Glosario de Reciclaje Urbano y que, como ellos advierten, va más allá del concepto ‘bricolaje’. El objetivo del bricolaje es repetir una experiencia pre-diseñada que conduce hacia el ensamblaje de un kit, un proceso cerrado. Lo que diferencia al bricolador es su actitud vital, que le lleva a acumular y reciclar ideas, herramientas y objetos, con la finalidad de resolver situaciones futuras no predecibles. La arquitectura generada así nace con la capacidad de adaptarse en el tiempo, es un proceso abierto. Desde este punto de vista, podemos considerar una virtud del proyecto de arquitectura si por su concepción permite que con unos ajustes mínimos el traje estándar pueda pasar a ser un traje a medida.

De vuelta al origen

La consecuencia de la apropiación del hábitat es el ‘auto-reciclaje’. Como en ‘auto-construcción’, ocurre que los usuarios intervienen en la transformación de su propia vivienda. Esto puede suceder de una forma más o menos individual y espontánea, como en la ciudad informal. O bien de forma colectiva y programada. “El Tiempo Construye” analiza el auto-reciclaje espontáneo llevado a cabo por los habitantes del PREVI en Lima. Y proyectos como el del estudio Elemental en Iquique, o iniciativas como las cooperativas de ayuda mutua en la Ciudad Vieja de Montevideo, ejemplifican el auto-reciclaje programado. Sin embargo, lo que se está produciendo en el caso de los QMF es la reversión del ‘auto-reciclaje’ desarrollado durante décadas.

La Ciudad Viva. Restaurando la maqueta expuesta en el museo. lamachineahabiter.com

Si los QMF se están transmutando en aquel proyecto que Le Corbusier soñó, es porque la mayoría de los habitantes en la actualidad asumen el origen del barrio y el manifiesto estético corbuseriano como parte de su identidad: o bien han aprendido a apreciarlo después de haber experimentado esta forma de entender la arquitectura de la casa como usuarios, o bien han decidido vivir allí porque previamente ya eran devotos del maestro. Bajo la decisión de recuperar la imagen original del barrio, bajo este curioso ‘proceso inverso’ de apropiación espacial, subyace el sentido de distinción social teorizado por Pierre Bourdieu. Es esta identidad compartida la que ha unido a la mayoría de la actual comunidad de propietarios, de manera que es posible afirmar que ha sido el proyecto de patrimonialización del conjunto el que ha re-generado y potenciado el espíritu de vecindad.

La Ciudad Viva. Celebración de lanzamiento de la candidatura, 2011. www.sudouest.fr

Notas:

[1] Tal y como fue definida por Françoise Paul-Lévy y Marion Segaud en su estudio “Antropología del espacio” (1983).

[2] La candidatura a la Unesco Word Heritage es liderada por Gilles Ragot, docente e investigador de la ENSAPBx desde laAssotiation des Sites Le Corbusier. Seguimiento desde el diario local Sud Ouest tanto de la candidatura en sí como del impacto que está teniendo en el barrio y la ciudad de Pessac: 27/08/201125/08/201129/06/201129/06/201110/05/201109/05/201109/03/2011, 03/07/2010, 01/04/2010.

Referencias:

_Documental “Pessac, paroles d’habitants”, realizado por Claudia Trinker y Julia Zöller en 2004.

_Reportaje realizado por Jean Baptiste Renaudin, desde la Asociación Zoptik, utilizando una cámara fotográfica estenopeica Zero 2000 en madera, formato 6×6.

_Blog en construcción del proyecto “La Machine à Habiter”, donde encontraréis información variada, incluyendo algunas imágenes y videos de archivo.

Bibliografía:

BENTON, Tim: “Pessac and Lège revisited: standards, dimensions and failures”, pp. 64-99, en “Massilia, Annuaire d’études corbuseennes”, Ed. Associació d’idees, Centre d’Investigacions Estètiques, Barcelona, 2004.

BLUNDELL JONES, Peter: “Sixty-eight and after”, pp.127-139 de “Architecture and participation”, editado por Peter Blundell Jones, Doina Petrescu, Jeremy Till, Ed. Taylor & Francis, London, New York, 2005.

BOUDON, Philippe: “Pessac de Le Corbusier”, Ed. Dunod, Paris, 1969.

BOURDIEU, Pierre: “La distinction. Critique sociale du jugement”, serie Le sens commun, Ed. de Minuit, Paris, 1979.

FERRAND, Marylène; FEUGAS, Jean -Pierre; LE ROY, Bernard; VEYRETA, Jean-Luc: “Le Corbusier: Les Quartiers Modernes Frugès”, Ed. Fondation Le Corbusier, Paris, y Ed. Birkhauser, Basilea, 1998.

GARCÍA-HUIDOBRO, Fernando; TORRRES RORRITI, Diego; TUGAS, Nicolas: “¡El tiempo construye! El Proyecto Experimental de Vivienda (PREVI) de Lima: génesis y desenlace”, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 2008.

KELLER, Suzane: “The urban neighborhood. A sociological perspective”, Ed. Random House, New York, 1968

PAUL-LÉVY, Françoise; SEGAUD, Marion: “Anthropologie de l’espace”, Ed. Centre Georges Pompidou, Paris, 1983.

TURNER, John F.C.: “Housing by peolple. Towards Autonomy in Building Environments”, Ed, Marion Boyars, London, 1976.

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

* La información aquí recogida es resultado del trabajo de campo realizado entre 2010 y 2012 para el desarrollo de la Tesis Doctoral “El reciclaje del hábitat social colectivo. Estrategias y tecnologías”, dirigida desde la Universidad de Granada por Elisa Valero Ramos e Ignacio Valverde Espinosa.

* Este artículo ha sido desarrollado gracias a la ayuda de: Bernard Blanc, director de Aquitanis, empresa gestora de vivienda social propietaria de dos de las viviendas de los QMF; Cyril Zozor, responsable del centro de interpretación de los QMF  (si os vais a acercar es muy recomendable solicitar una visita guiada con él al Museo Frugès en: lecorbusier.fruges@mairie-pessac.fr); Deszo Konya, a quien estoy especialmente agradecida por haberme abierto la puerta de su casa y haberse prestado de buena gana a ser entrevistado a sus 92 de edad; así como a la Fundación Le Corbusier y su fabulosa biblioteca. Agradezco también al Laboratorio ARPÈGE de la ENSAP Bordeaux por su cálida acogida entre septiembre y diciembre de 2010, y al arquitecto Luis Llopis por la revisión del artículo y su apoyo incondicional.

* Eva Chacón es arquitecta, docente e investigadora en el Laboratorio de Materiales del Departamento de Construcciones Arquitectónicas, Universidad de Granada, y miembro del Grupo de Investigación “Vivienda eficiente y reciclaje urbano” (RNM-909).

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 4,67 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , ,

7 comentarios a “Construire autrement #3 Cité Frugès, Pessac. El tiempo construye.”

  1. STEPIEN Y BARNO » CONSTRUIRE AUTREMENT #3 CITÉ FRUGÈS, PESSAC. EL TIEMPO CONSTRUYE dice:

    [...] Acceder a la información. [...]

  2. El tiempo construye « GAMS dice:

    [...] tiempo construye 13 gen http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=12513 Share this:TwitterFacebookLike this:LikeBe the first to like this [...]

  3. Construire autrement #3 Cité Frugès, Pessac. El tiempo construye. « La Ciudad Viva | Cité Frugès | Scoop.it dice:

    [...] jQuery("#errors*").hide(); window.location= data.themeInternalUrl; } }); } http://www.laciudadviva.org (via @Ecourbano_es) – Today, 9:51 [...]

  4. Le Corbusier: Construire autrement #3 Cité Frugès, Pessac. El tiempo construye. « La Ciudad Viva | The Architecture of the City | Scoop.it dice:

    [...] jQuery("#errors*").hide(); window.location= data.themeInternalUrl; } }); } http://www.laciudadviva.org – Today, 11:08 [...]

  5. Le Chat dice:

    Los edificios “aprenden” de sus habitantes. Recomiendo la serie de 6 capitulos de la BBC basados en el libro “How Buildings Learn” de Stewart Brand, contadas por el mismo. Aquí va el link del cap. 1: http://video.google.com/videoplay?docid=8639555925486210852

  6. veronica dice:

    where is it possible to contact the autor to ask more about?
    i’m doing a thesis project about social housing in oporto with particular attention and interest on the relationship between “spontaneous architecture” made by the inhabitants themselves through their modifications and the role of the architect, able to view and to reinterpret the “spontaneous act” from below and rearrange the project (as happens with Alvaro Siza in his Conjunto da Bouça after 30 years)from above.

    thanks
    the experience in Pessac is really interesting

  7. builders london dice:

    Hello There. I found your blog using msn. This is an extremely well written article.
    I’ll be sure to bookmark it and return to read more of your useful info. Thanks for the post. I will certainly return.

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía