La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


De las TAZs a la autogestión urbana

por Mauro Gil-Fournier — Miércoles, 14 de diciembre de 2011

Cascadia Temporary Autonomous Zone (CasTAZ). Portland

En la búsqueda continua de los espacios de lo común, del desarrollo ciudadano, de los lugares creados desde la iniciativa y la acción, surgen las zonas temporalmente autónomas como redes de propuestas y alternativas para la creación urbana y ciudadana.[1]

La zona temporalmente autónoma, a partir de ahora TAZ ( Temporary Autonomous Zone) , deriva de las antiguas redes de información pirata del siglo XVIII a los experimentos de formas de vida autónomas como los enclaves independientes en la piratería de datos, enclaves verdes-socialdemócratas, enclaves de trabajo cero, zonas anarquistas liberadas y la okupación. Estos lugares se sostienen en la economía de información que antes se llamaba la red. De tal forma que toda la diversidad existía como Islas en Red[2].

Renunciando deliberadamente a definir la TAZs, más bien planeando alrededor del concepto, entendemos sin dificultad en el contexto del mundo contemporáneo que podría ser entendida en la acción. Un TAZ, libera un área –de tierra, de tiempo, de imaginación- durante un tiempo determinado. Se autodisuelve para reconstruirse en otro lugar como dice su autor.

Las TAZs son pura táctica[3], y como táctica poseen  unas deliberaciones positivas del mismo concepto:

> Se origina en la abundancia y es pródiga, abierta a la afinidad.

> Son una fiesta, y como tal, siempre está abierta, porque no está regulada, sometida a orden. Puede estar planeada, pero a menos que <<suceda>> por sí misma es un fracaso.

> Se crea por el  nomadismo urbano[4] o por viajeros psíquicos que van en busca de la diversidad y la aventura como táctica que  transforma la paradoja de pasiva en activa.

> Se apoyan en la  psicotopología[5] (y psicotopografía) como ciencia alternativa a la vigilancia y cartografía del estado. La psicotopología es el arte de la prospección de zonas potencialmente autónomas.

> Puede alterar o dar una alternativa a las relaciones cambiantes y en evolución entre sujetos (usuarios) y objetos (datos) en el espacio común.

Burning man 2007.

Debemos poner  en crisis los atributos espaciales y temporales de las TAZs. Pues la condición de temporalidad no tenemos porque asumirla por principio. ¿Es posible pensar en las TAZs como la emergencia de los lugares prevalentes para desarrollar una producción espacial de lo público?

Hakim Bey [6], en la adenda de su  última revisión del  texto[7] escribe el apéndice 6, sobre las zonas permanentemente autónomas. Confirma que muchas de esas utopías, ya existen en la realidad, los procesos emergentes ya se están llevando a cabo y son múltiples las zonas de desarrollo de las mismas en el espacio y en el tiempo. Grupos auto organizados y autónomos están brotando entre todas las clases y las subculturas, y ya vemos que no todas las TAZs son temporales[8]. Si procuramos que el significado de permanente[9] no sea el inalterado, inerte, sin movimiento, y podemos significarlo como renovado, refrescado, flexible alcanzaremos una nueva forma de construir sobre lo establecido.

Las TAZs permanentes pueden procurar pensamientos lefebvrianos como estrategia:

> Restituir al individuo su poder de decisión sobre su entorno cotidiano y la transformación de la vida cotidiana que incluye la autogestión urbana.

> Poseer el  derecho a la ciudad, a no ser periferia.

> Rechazar la idea de la autonomía del espacio urbano y aceptan el concepto de espacio socialmente producido

> Instituir la intervención de los interesados. En palabras de H. Lefebvre:

” Hay un mito en la participación. Mientras en las cuestiones de urbanismo, no haya participación directa de los interesados, mientras no  haya la posibilidad de la autogestión a escala de las comunidades urbanas locales, mientras no tomen la palabra para decir no solamente lo que necesitan, sino como lo quieren, lo que desean, mientras no den un informe permanente de la experiencia del habitar a los que estiman expertos, nos faltará una base esencial para la resolución del problema urbano. Y, desgraciadamente se tiende siempre a evitar la intervención de los interesados. “[10]

Esto  podría crear un entorno donde un nuevo espacio público pudiera emerger y como escribe Lefebvre, “una transformación donde en base a la auto organización  se logre la gestión colectiva del espacio a través de la intervención permanente de los “interesados” con sus intereses múltiples e incluso contradictorios. Por tanto, la confrontación.”

Todo este magma teórico permite dar  cuerpo a las extensiones de lo urbano que se practican socialmente por los ciudadanos. También es la ocasión de encontrar propuestas más atractivas, capaces de converger en los lugares más indeterminados de la ciudad y dotarlos de identidad, espontaneidad, carácter y capacidad generativa.

Uno de los trabajos del arquitecto, en este mundo de expertos ciudadanos, es el de fijar esos instantes autónomos en entornos de carácter permanente. Dar paso de los TAZs a  las Zonas permanentemente autónomas. Es en este punto donde los lugares de la auto organización y la autogestión urbana mencionados por Lefebvre, cobran sentido.

El proyecto Je&Nous como TAZs o posibilidad alterada de la realidad.

No quiero dejar el artículo sin presentar un claro ejemplo de una TAZs compleja y ambigua que nos aporta una significación singular en este entorno: Campement urbain, un proyecto que ataca en la retaguardia al discurso dominante, el cual explica la crisis de los suburbios franceses por la pérdida del vínculo social causada por el individualismo de masa. Bajo el título Yo y nosotros, se ha creado una zona paradójica y  totalmente inútil, frágil e improductiva, un lugar colectivo que no pueda ser ocupado por más de una persona. La paradoja es fácil de resolver, la posibilidad de ser/estar solo/sola aparece como la forma de relación social que las condiciones de vida en esos suburbios, precisamente ha hecho imposible. Este lugar vacío designa, al contrario, una comunidad de personas que tienen la posibilidad de ser/estar solas.[11] Entre esas personas, una mujer con velo define con sus palabras lo que esta zona temporalmente autónoma se propone formar: << Quiero una palabra vacía que yo pueda llenar>>

Mauro Gil-Fournier E. | Vivero de Iniciativas Ciudadanas @desdevic


[1] Ambas clases de creación son ya lo mismo. No podemos distinguirlas.

[2] ¿Por qué me acuerdo de ColaBoraBora?

[3] Me acuerdo ahora del artículo de urbanismo táctico de DPR.

[4] También nomadismo psíquico o cosmopolitanismo del desarraigo.

[5] Me acuerdo de wikimap, meipi o las cartografías de ushahidi.

[6] Hakim Bey es el seudónimo de Peter Lamborn Wilson.  ( Nueva York 1945)

[7] Zonas Temporalmente Autónomas. Hakim bey. Ccapitalia.net Traducción de Guadalupe Sordo.  Anti-copyright. 1991

[8] Teorías como la permacultura se han desarrollado como alternativa a lo existente y se auto organiza para su propia expansión.

[9] Permanente: en permanente transformación. Sirva transformación como sinónimo también de apropiación

[10] Lefebvre, Henri. 1967 “L`urbanisme aujourd`hui. Mythes et rèalites”

[11] Jacques Rancière. Las paradojas del arte político. 2008

Agradezco a Elias Cueto el  introducirme en el mundo de los TAZs

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,40 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , ,

5 comentarios a “De las TAZs a la autogestión urbana”

  1. De las TAZs a la autogestión urbana | Autodependencia y moneda social | Scoop.it dice:

    [...] De las TAZs a la autogestión urbana [...]

  2. Ricardo_AMASTE dice:

    He empezado a leer agarrándome a la TAZ como posibilidad a explorar por su carácter transitorio (y liberador en ese sentido) y vas y a mitad del post me sales con la posibilidad de una temporalidad permanente renovada, refrescada y flexible y el derecho a no ser periferia… Vas y me jodes esa pequeña promesa de confort ¿escapista? (y hablo sólo pensando en mi) propuesta en la primera parte…
    Últimamente pienso que me hago mayor porque no tengo energía para aguantar en la permanente temporalidad en la que antes tanto disfrutaba. También dudo de si me quedan fuerzas suficientes, no ya para el conflicto (que aun si), sino para la lucha diaria que supone reclamar ese derecho a la ciudad o a la vida misma…
    En resumen, un pensamiento contradictorio más que sumar a la mochila para irlo rumiando.
    Gracias Mauro.

  3. De las TAZs a la autogestión urbana « La Ciudad Viva | Cultura Libre | Scoop.it dice:

    [...] jQuery("#errors*").hide(); window.location= data.themeInternalUrl; } }); } http://www.laciudadviva.org – Today, 3:05 [...]

  4. Mauro Gil-Fournier dice:

    Adoro los pensamientos contradictorios, porque de ellos surgen las nuevas posibilidades. Es cierto que asumir las condicones de temporalidad en proyectos con caracter permanente es dificil y quizás imposible. Pero ¿Qué es hoy lo permanente sino una condición en contínua transformación? Renovado, refrescado, flexible y con capacidad de adaptación son hoy condiciones de lo permanente. Es el sistema el que debe permanecer en una condición participada, conflictiva y con ello constructiva. Gracias ricardo y los scoop.it que tanto compartís con nosotros.

  5. mauro gil-fournier dice:

    Para completar las referencias a Hakin Bey, os dejo este texto de Simon Sellars “Hakim bey repopulating the temporary autonomous-zone”
    http://www.simonsellars.com/hakim-bey-repopulating-the-temporary-autonomous-zone

    También otra versión de descarga en Bookcamping,
    http://bookcamping.cc/referencia/113-taz-la-zona

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía