La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


¿Ciudades o ciudadanos?

por Mauro Gil-Fournier — Miércoles, 15 de febrero de 2012

¿Qué sentido tiene seguir diciendo que un lugar determinado asegura la ciudadanía de uno cuando ya hoy, es “aquí” en todo el mundo?[1]

 

La modernidad nos ha sugerido una traza por la que seguir trabajando y desarrollando nuestras ciudades, pero esta traza se ha borrado y se ha hecho difusa. Como con una tormenta de arena, la ciudad moderna se ha ido erosionando en el curso de su triunfo. Y la erosión nos ha marcado una vuelta al principio.

Ya no podemos entender la modernidad simple como una segunda naturaleza heredada con la que trabajar. Estamos inmersos en una transición hacia la modernidad reflexiva según dice Ulrich Beck. Y la arquitectura también está dando paso a una nueva etapa: la arquitectura reflexiva. Otra forma de entender la arquitectura y la ciudad. No es un paso más, sino otra etapa completamente diferente de aquella que se inauguró en 1940 con la segunda generación y que ha terminado con el siglo XX.

Una etapa donde los ciudadanos se politizan, la sociedad misma se hace política o, lo que es lo mismo, se construyen entornos políticos en todos los ámbitos sociales. Tenemos que decidir las nuevas normas y las nuevas bases de la convivencia; todas ellas se tienen que re-elaborar. Se nos han quedado anticuados todos los diccionarios de lo social y lo político. Todo, hasta lo más cercano, hay que volver a conformarlo.[2]

El siglo XX ha pasado por la emancipación de la vida privada y la identidad individualizada que ha construido la arquitectura que hoy tenemos. Como dice Beck, es una lucha por el «espacio propio» así que se trata de algo más que la organización espacial de la vida cotidiana. Se trata de la privacidad de la retirada, del control de uno mismo, y de la subversión. Y así comienza la incalculabilidad de lo social.[3] De esta manera la vida propia tiene rostro arquitectónico en las ciudades.

La conquista de la vivienda propia, de la individualización del tráfico, del trabajo, de la expansión personal, y la producción cultural, espiritual y política del individuo nos ha llevado, como sociedad, tras la plenitud del espacio propio, a un estado devaluado de lo social, y en cierta manera a un nuevo comienzo. Hay que volver a re-pensar.

Ciudades O…

Aún hoy, ya no somos lo mismo. Cualquier ciudadano supera ya las fronteras nacionales que han segregado (y siguen haciendo) el concepto de ciudadanía. Uno es ciudadano aquí, y ya no lo es allí. Una ciudadanía sin sentido. De nuevo, los límites de las naciones y las barreras. Lo tuyo o lo mío. Y así nacen las ciudades del O…. Ciudades que jerarquizan fronteras y separan sin integrar los fenómenos gemelos; creando espacios homogéneos. Según Richard Sennett, las ciudades de la tradición judeo-cristiana  han marcado falsas dualidades como el  dentro o fuera, intimidad religiosa o mundanidad, separación, demarcación, limitación, exigencia, claridad y univocidad. La ciudad moderna, arrastrada por esta historia urbana de  diferenciación artificial de conceptos gemelos, ha  articulado de manera funcional la ciudad, queriendo construirla  por la funcionalidad de lo indeterminado. La ciudad «Tayloriana» sistemática en sus funciones, ha hecho particiones imprecisas como el trabajo, la residencia, las infraestructuras técnica y  social,  que tienen poco que ver con la ciudad real. La ciudad de la modernidad simple solo ha considerado los  problemas presupuestarios, policiales y económicos. Las  ciudades O…  han sido homogeneizadas por los grandes patrones, de unidad familiar pequeña, del  trabajo… etc.[4] y han acentuado los procesos de individualización en todos los ámbitos de la vida privada y pública.

Ciudad EPCOT. Diseñada por Ray Bradbury y Walt Disney.  Ese nombre es el acrónimo de Experimental Prototype Community of Tomorrow (Prototipo experimental de la comunidad del mañana).[5]

Ciudades Ni…

Pero las ciudades del O también se han extremado y según Beck, se  han convertido en  ciudades del Ni… los extremos fundamentalistas de la modernidad simple se han basados en las sumas de los «espacios del yo». Estos lugares se construyen en base al miedo y a la anulación de lo común. Ciudades creadas por un solo patrón estrictamente homogéneo y en base a multiplicaciones simples de los espacios propios. Estas ciudades Ni…, se convierten en ciudades privadas, es decir, faltas de algo, y exclusivas como son las ciudades frontera, en México o en Marruecos, los condominios americanos, o los ejemplos que Antoni Muntadas nos cuenta en On traslation dentro de su exposición sobre la construcción del miedo y la pérdida de lo público.[6] En palabras de Ulrich Beck, «ni la migración, ni la oposición, ni siquiera los conflictos aún cuando resulten violentos, destruyen el caos productivo de la ciudad. El verdadero enemigo de la ciudad, es la histeria a la seguridad, la intervención militante en pro del orden y la organización que arranque de raíz toda ambivalencia».

La construcción del miedo y la pérdida de lo público. Antoni Muntadas.

Ciudades Y…

Frente a la Ciudad O, durante la modernidad simple, se planteó una alternativa: la ciudad Y…. La segunda generación de arquitectos de la modernidad planteó una ciudad creada en el espacio intermedio. Ya Aldo Van Eyck, al hablar de los fenómenos gemelos y el in-between, mencionaba a Martin Buber como exponente de la construcción conceptual del in-between urbano. También Virilio, Sloterdijk o antes Simmel o Benjamin, hablaron de la construcción de lo urbano como espacio de intermedios. Arquitecturas y lugares basados en la multiplicidad, la diferencia, el acuerdo y la unión, la ambivalencia y la ironía. Estas ciudades Y… que Richard Sennett hallaba en el origen de las polis griegas. Como dice Paula Álvarez, tenían una trampa, la modernidad simple operaba con un consenso global inalcanzable, que dejaba fuera a las minorías. Los griegos también excluyeron de la ciudad a las mujeres, los esclavos y los extranjeros.[7]

Ciudades CC…

La modernidad reflexiva nos brinda una arquitectura reflexiva. Y ambas nos ayudan a imaginar una Ciudad C…. La Ciudad Común , es una etapa nueva de la ciudad. Una ciudad practicada y no solo diseñada en los términos de Saskia Sassen. Tras la práctica ciudadana en la modernidad reflexiva, los ciudadanos forman ya una ciudadanía transnacional en palabras de Beck, o postnacional en palabras de Sassen. En cualquiera caso, una ciudadanía que se construye superando las fronteras nacionales. El intercambio de conocimiento ciudadano se replica una y otra vez bajo distintos formatos de auto-organización: guerrilla, urban gardens y una serie de «topologías informales» en la construcción autoorganizada de la ciudad. También las nuevas tecnologías han emancipado los ensayos efectuados hace años, a pequeña escala, que ahora son capaces de efectuar grandes transformaciones urbanas.

Es esta Ciudad Común, la que se desarrolla simultáneamente en muchas ciudades, la que opera en red, y agrupa  ámbitos y lugares muy diferentes. La Ciudad Común, surge de una ciudadanía conectada, que coopera y colabora en diferentes ámbitos y opera desde lo sensible y las subjetividades.

Signos de la Ciudad Común. CC.

La Ciudad Común es una ciudad global, es el lugar estratégico donde ensayar las nuevas formas de acción política y práctica social.[8] Es el laboratorio perfecto que hemos tenido y seguimos teniendo para trabajar con él y en él. La Ciudad Común es una ciudad de «presencias», en los términos de Saskia Sassen, que ofrece la posibilidad de que los agentes minoritarios puedan operar como sujetos políticos a pesar de su condición de desposesión. Es una ciudad donde la comunidad es la experta, donde el dinero no es solo lo importante, en la que los agentes son diversos y todos importantes, donde se pueden elaborar protocolos de acciones sencillas y rápidas y otras más complejas y a largo plazo. Una ciudad donde los procesos no terminan porque siempre es una continua transformación. Una ciudad donde sus puertas están abiertas y bajo licencia CC.

Y así se genera la ciudad real. Una ciudad que como  Madrid, no deja de ser una ciudad O, más una ciudad Y, más  pequeñas o grandes ciudades Ni que debe permitir la creación de Ciudades C… en esta nueva modernidad reflexiva. Pero son las ciudades o son los ciudadanos O…, los ciudadanos Y… o los ciudadanos Ni…. Son las smartcities o son los smartcitizens ¿Ciudades o ciudadanos?

Mauro Gil-Fournier E. @mgilfour |Vivero de Iniciativas Ciudadanas @desdevic


Agradezco a Joan Subirats las sugerencias, ejemplos y bibliografía para escribir este artículo.  Podéis consultar su texto ¿ Es el territorio urbano una variable significativa en los procesos de exclusión e inlusión social?  Aquí.


[1] http://www.reuters.com/article/2012/02/12/us-passport-idUSTRE81B05A20120212

[2] Beck, Ulrich. El conflicto de las dos modernidades. Textos escogidos, 2000.

[3] Beck, Ulrich. Crisis y reinvención de la ciudad contemporánea. Rev. Archipiélago num. 62

[4] Beck, Ulrich. La democracia y sus enemigos. Ed. Paidós. Barcelona, 1995

[5] Walt Disney. http://disneylandmk.blogspot.com/2010/02/florida-project-el-documental.html

[6] Catálogo en abierto de la exposición de Muntadas en el Centro José Guerrero.

[7] Entrevista de Domenico di Siena a Paula Álvarez.

[8] Saskia Sassen. Contrageografías de la Globalización. Ed Traficantes de Sueños. Madrid. 2003

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,80 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , ,

11 comentarios a “¿Ciudades o ciudadanos?”

  1. ¿Ciudades o ciudadanos? « La Ciudad Viva | Le BONHEUR comme indice d'épanouissement social et économique. | Scoop.it dice:

    [...] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } http://www.laciudadviva.org – Today, 7:50 [...]

  2. ciutat i espai public | Pearltrees dice:

    [...] ¿Ciudades o ciudadanos? « La Ciudad Viva Ciudades Y… [...]

  3. Francisco dice:

    La reflexión me parece una apuesta desglosada de una realidad tangible y emocionante que comparto,pero a la vez me surge una pregunta.

    Con esta postula de rebeldía/reflexión/acción desde abajo y en paralelo a la política (de políticos), ¿no estamos asumiendo un abuso del poder de la política (de políticos) como algo que no debiera ser política (todos)?. ¿No nos estaremos negando a hacer política desde los partidos políticos?

  4. ¿Ciudad o ciudadanos? « Patricia Leguina dice:

    [...] un lugar determinado asegura la ciudadanía de uno cuando ya hoy, es “aquí” en todo el mundo?[1] [...]

  5. ¿Ciudades o ciudadanos? « La Ciudad Viva | The Nomad | Scoop.it dice:

    [...] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } http://www.laciudadviva.org – Today, 2:46 [...]

  6. ¿Ciudades o ciudadanos? « La Ciudad Viva | Art and activism | Scoop.it dice:

    [...] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } http://www.laciudadviva.org (via @____thenomad) – Today, 3:45 [...]

  7. Antonio Lucio dice:

    Una vez más, Mauro, nos nutres de reflexiones necesarias y candentes, de fuentes, de hilo argumentall.
    Destaco la idea de “comunidad experta”……muy expresiva.
    En ese sentido, recomiendo una reciente aportación desde México de Jean Robert, continuando la linea de pensamiento de su amigo Iván Illich. Lleva por titulo “La innegable contribución de la ciencia de los transportes a la descomposición del tejido social”. En ella advierte de como esa ciencia llegó a dominar la planificación urbana. Fue su aportación a la reciente “X Carfree Cities Conference” celebrada en Guadalajara ( septiembre 2011)

  8. ¿Ciudades o ciudadanos? « La Ciudad Viva | TIC, Innovación y Educación | Scoop.it dice:

    [...] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } http://www.laciudadviva.org (via @desdevic) – Today, 6:00 [...]

  9. Lo urbano en la ciudad inteligente « La Ciudad Viva dice:

    [...] Al contrario, es el recordatorio de que esta sofisticación necesita tener en cuenta la vivencia cotidiana en la ciudad para no caer en la trampa del determinismo tecnológico ni pensar que la tecnología solucionará [...]

  10. Apropiaciones inapropiadas « La Ciudad Viva dice:

    [...] efímera, y muchas otras acciones no opuestas. Un aparcamiento como significado para una ciudad Y. Una ciudad más inclusiva que no quiere tener coches, sino usarlos, que es diferente. Pues [...]

  11. Iniciativas Ciudadanas para una cultura ampliada. dice:

    [...] La cuestión no es la creación de ciudades O, ciudades NI, Ciudades Y, como deciamos en nuestro artículo sobre  Ulrich Beck, sino la posibilidad de que Madrid sea una ciudad CC entrelazada y mezclada [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía