La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Diez años de rehabilitación urbana en Holanda

por suju — Jueves, 31 de mayo de 2012

El rehabilitado Staalmanpark, Amsterdam

Hace ya unos diez años que en Amsterdam se comenzaba una de las rehabilitaciones urbanas más grandes de Europa. El ambicioso proyecto preveía atacar los empobrecidos y descuidados barrios de (la segunda) posguerra con el objetivo de realizar una enorme transformación física y social en lo que se conocía con el nombre de “Las Ciudades Jardín del Oeste” (Westelijke Tuinsteden). Y decimos que “se conocía” porque la enorme transformación programada comenzaba cambiándoles el nombre por el más corto y pragmático de “Nuevo Oeste” (Nieuw West)

Las Ciudades Jardín del Oeste, Amsterdam

El desafío era doble. Por un lado estaba el problema de la dimensión, en todos sus sentidos (cantidad de hectáreas urbanas, cantidad de viviendas, de habitantes, de problemáticas sociales, etc.) y por el otro la desgastada pero omnipresente idea de que el paciente en cuestión, no era cualquiera, sino que se trataba de uno de los proyectos urbanos más ambiciosos realizados alguna vez por el Movimiento Moderno en Holanda, y quizás en el mundo.

Plan General de Ampliación de Amsterdam (AUP), 1939

En breve. Las Ciudades Jardín del Oeste surgen como plan de ampliación para la ciudad de Amsterdam de la mano y bajo la dirección de Cornelis Van Eesteren, figura indiscutible del Movimiento Moderno, ya que presidiría entre otras cosas los CIAM (Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna) por 17 años (1930 – 1947). Su nombre sin embargo se asocia mas facilmente por su participación en la agrupación De Stijl, que junto a figuras de la talla de Piet Mondrian o Theo van Doesburg, tanta influencia tendrían sobre la arquitectura moderna.

Cor van Eesteren, junto a T. van Doesburg, De Stijl, 1923

En 1929 Van Eesteren comenzaría a ser Jefe de la recién estrenada sección de “Desarrollo Urbano” de la capital holandesa, posición que ocuparía hasta 1959. Esos treinta años de trabajo los dedicaría casi exclusivamente al proyecto de las Ciudades Jardín del Oeste, que en principio llevaría el nombre de AUP, o Plan General de Ampliación, que sería presentado en 1934 y puesto en marcha desde ese momento.

Localización de las Ciudades Jardín respecto al casco antiguo de Amsterdam

Van Eesteren proyectaría en realidad una nueva ciudad al oeste de la vieja Amsterdam bajo el ideal moderno. “Luz, Aire, Espacio!” sería la consigna que regiría el plan. El proyecto estaba basado por primera vez en la historia del urbanismo en datos estadísticos con base científica, y no en cuestiones estéticas como las que habían guiado, por ejemplo, el Plan Sur (Plan Zuid) de H.P. Berlage para el sur de la misma ciudad.

El AUP, que se proyectaba casi al mismo momento en que se terminaba de construir el Plan Sur, se estructuraría en torno a un enorme lago artificial verde y se centraría en definir la estructura básica de la ampliación de la ciudad, zonificandola en “vivienda, trabajo, recreación y tráfico” poniéndo en práctica las ideas mas vanguardistas del momento.

Sloterplas, el corazón verde de las Ciudades Jardín del Oeste

De allí en adelante Van Eesteren y su equipo comenzarían a darle forma a los diferentes barrios que se irían construyendo a través de los años y que prácticamente serían completados para la década de los ’70, con modificaciones importantes, pero sin romper las ideas primarias con las que el AUP había nacido.

Plano actual de las Ciudades Jardín de Amsterdam

Aunque no se trata realmente de ciudades como su nombre lo indica, sino de barrios de Amsterdam, su dimensión y estructura sí que sugieren que se trata de una verdadera ciudad intermedia: rodeando un enorme lago artificial, corazón verde del proyecto (Aire, Luz, Espacio!) hoy habitan el área unas 150 mil personas. Las cuatro “ciudades jardín” que la componen tiene sus propios edificios públicos (iglesias, escuelas, etc.) y zonas comerciales a escala de barrio y todo el conjunto cuenta además con un centro de mayor tamaño a escala de la nueva (parte de la) ciudad.

Slotermeer, la primera de las Ciudades Jardín en construirse durante la década del '50

Si uno ve las fotos de la época se puede imaginar todo el optimismo que guiaba a los arquitectos modernos en su búsqueda para poder realizar no solo una ciudad mejor, sino también una mejor sociedad. Un buen ejemplo de esto es el edificio de Bakema & Van der Broek sobre la calle Sam van Houtenstraat, en Geuzenveld, una de las cuatro ciudades jardín. Cada una de las 80 viviendas de este bloque contaba con un cuarto trastero, pero lo particular era que estos no estaban todos en el mismo edificio, sino que se encontraban distribuidos en todo el barrio proyectado por Bakema, con el objetivo de que los vecinos se encontrasen y conociesen. Con el mismo sentido, los arquitectos habían colocado espacios de secado para la ropa y de juegos para niños dentro del edificio justo frente a los núcleos de escalera. Jaap Bakema hablaba del “umbral”, ese espacio que separa lo público de lo privado, y de como estirarlo al máximo para conseguir que se produjeran las relaciones sociales.

Edificio sobre la calle Sam van Houtenstraat, arquitecto J. Bakema, 1954

Algo sucedió que no estaba planeado. De un momento a otro la sociedad a la que estaba dirigido todo el proyecto se modificó de forma abrupta. La crisis del petróleo de los años ’70, inmigraciones, nuevas ideas en torno a la ciudad, al habitar y a la arquitectura harían que los holandeses prefirieran irse a vivir a casas unifamilaires con jardín en las ciudades periféricas. Las Ciudades Jardín fueron perdiendo su brillo y poco a poco se transformarían un rincón semi olvidado en donde se acumularían la pobreza y los problemas sociales. Progresivamente todos los implicados en el enorme proyecto lo irían abandonando a su suerte. Arquitectos, urbanistas, dirigentes políticos y la sociedad en su conjunto ya no verían en estos barrios una ciudad del siglo XX, sino una zona lejana y extraña que era mejor olvidar.

Viviendas con graves problemas de habitabilidad

Los barrios del Oeste de Amsterdam se fueron así degradando. Las cooperativas propietarias de casi el 100% de las más de 50 mil viviendas, invertían ya lo indispensable para que éstas siguieran siendo mínimamente habitables, mientras se dedicaban a construir y a renovar en el centro de la ciudad. Los inversores privados, nuevos actores en el campo de la vivienda desde la década de los ’80 preferían construir en nuevas zonas de ampliación urbana para no tener que enfrentar los conflictos sociales. Las viviendas, de por sí ya de muy baja calidad constructiva por la celeridad en que fueron realizadas en su momento, decayeron. Los enormes espacios públicos fueron semiabandonados por un ayuntamiento que no podía (ni quería) invertir ya en ellos.

grandes espacios verdes descuidados

Lo más llamativo de la situación a comienzos del nuevo siglo, era ver una pobreza extraña, una pobreza reluciente de espacios mas o menos ordenados y de edificios sobrios y grises. Era además una ciudad de pobreza homogénea, una cosa muy rara de ver si la comparásemos con cualquier otro lugar del mundo en similares condiciones, en dónde en general la humanidad reboza por sobre lo construido, en colores, formas, reformas y transformaciones del paisaje que miles de individuos producen día a día en su entorno.

el estado de los barrios a principios del 2000

Aquí se trataba de una pobreza enjaulada, sin posibilidad de actuar sobre lo construido o sobre los enormes espacios “públicos” sin vida. Y esto fue, creo, en gran medida lo que terminó de matar, como sucedión también en otros muchos sitios, la ilusión moderna.

nuevas obras a comienzos del 2000, la elite redescubre la ciudad

Hace diez años la elite volvió a mirar hacia la ciudad, después de un par de decadas de suburbanización. Ah, la ciudad! Que otra cosa mejor que la ciudad! La ciudad es cultura, es intercambio, y además es la forma mas sostenible que conocemos de habitar… y la elite apuntó a esos barrios olvidados, que al fin y al cabo están dentro de la ciudad…son ciudad!

Demoliciones en Slotermeer para la rehabilitación urbana

La transformación comenzó en la década de los ’90 cuando se realizaron algunos proyectos piloto, pero fué desde el año 2000 que la maquinaria se puso en marcha a toda velocidad. El plan: demoler 24.000 viviendas, y construir otras tantas. Vender la mayoría de las viviendas sociales de alquiler, para pasar de un 100% y/o 80% existente a un 55% y/o 30% según la zona. Atraer a familias jóvenes de clase media, que hasta el momento preferían abandonar la ciudad a trasladarse a estos barrios abandonados a la buena de Dios.

Nuevas construcciones reemplazan en muchos casos a los edificios originales demolidos

Pronto la elite se vió engañada otra vez por la sociedad, que una vez mas no elegía lo que ellos querían sino que seguían abandonando la ciudad. Esto surgió de una evaluación de los primeros 5 años de rehabilitación en el 2006. En ese momento se decidiría que había que cambiar el objetivo y construir para la gente del barrio, que eran los que estaban pidiendo diferenetes tipos de viviendas para poder quedarse en el barrio en el que habían constrido sus vidas y en el que muchos tenían su trabajo. El Estado destinó entonces una enorme cantidad de dinero en subsidios para programas sociales, para reforzar lo poco y poco efectivo que se había venido haciendo en ese campo hasta ese momento. Es fabuloso ver el cambio de actores en los folletos de las corporaciones de vivienda: en los primeros años aparecen las familias holandesas con niños rubitos jugando en el verde. Desde el 2006 las caras cambian y se ven velos musulmanes y pieles oscuras. Eso sí, todos sonríen felices de la vida.

Imagen de venta de viviendas en el "Nuevo Oeste"

Hoy, ya pasaron unos diez años del comienzo de esta enorme transformación urbana, y según lo planificado en aquél momento en 5 años más la rehabilitación debería estar culminada. Sin embargo hace no mucho tiempo atrás la crisis le dió otro revés al sistema, frenando de forma abrupta muchos de los proyectos, algunos ya iniciados, dado el importante descenso de actividad en el mercado de la vivienda.

Algunas de las medidas de urgencia tomadas por las cooperativas fueron las de poner en alquiler viviendas que estaban proyectadas para la venta, o comenzar a rehabilitar bloques que estaban destinados a la demolición. Al momento el plan de rehabilitación ya recibió una nueva fecha de culminación, cinco años mas tarde de lo previsto, el 2020.

Imagen 3D de presentación de una de las actuaciones realizadas

Lo realizado no es poco. A finales del 2010 se habían demolido unas 5.500 viviendas y se habían realizado unas 10.500 nuevas de las cuales un 34% de vivienda social. A la vez como apoyo a la rehabilitación de los barrios se construyeron unos 68 mil m2 de edificios de carácter social, como escuelas, centros sociales, centros culturales, deportivos, etc.), como así también unos 4 mil m2 en espacios para pequeños comercios. Todos estos números, aunque importantes, son en muchos casos bastante mas bajos que lo que se ambicionaba al comienzo.

fotografía del estado actual del Staalmanbuurt rehabilitado en los últimos años

En semejante operación hay mucho para ver y de lo que aprender. Desde lo urbanístico, lo arquitectónico, lo tecnológico y lo constructivo. Hay proyectos que son hoy modelo de rehabilitación a nivel internacional, como el edificios de Bakema & van der Broek que nombrábamos un poco más arriba.Hay también una enorme experiencia acumulada en lo que se refiere a participación social, ya que en todo momento, en menor o mayor grado, los habitantes han participado, y lo siguen haciendo, en el proceso de la rehabilitación.

Rehabilitación de edificios diseñados por el arquitecto Dudok en los años '50

La experiencia adquirida, la crisis, los giros políticos y económicos de los últimos tiempos también están dandole a la elite una lección, y hoy ya se piensa que esta será quizás, la última rehabilitación a gran escala que se haga de esta forma en Holanda. Ya hay voces que apuntan en otras direcciones, buscándo alternativas. Se habla de que hará falta mayor participación del lado de los habitantes, no solo para decir sí o no en una votación ya medio decidida, sino para que se acerquen al gobierno con propuestas. Se habla que la suma de la pequeña escala deberá reemplazar a los grandes planes de rehabilitación. Esto entre muchas otras cosas que iremos descubriendo con el tiempo.

En los próximos artículos iremos desarrollando algunos de los proyectos más interesantes surgidos dentro de la rehabilitación de estos barrios, desde lo urbano a lo arquitectónico, algunos ya realizados y otros que todavía no han surgido, ya que tenemos por delante otros diez años mas de rehabilitación de las Ciudades Jardín del Oeste de Amsterdam.

 

Susana Aparicio Lardiés & Juan Alonso (SUJU Architectuur)

 

 

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , ,

17 comentarios a “Diez años de rehabilitación urbana en Holanda”

  1. Diez años de rehabilitación urbana en Holanda « La Ciudad Viva | AteBur | Scoop.it dice:

    [...] background-position: 50% 0px ; background-color:#050505; background-repeat : no-repeat; } http://www.laciudadviva.org – Today, 1:33 [...]

  2. Bernarda dice:

    Llevo diez años viviendo en Holanda y soy arquitecto, y tra leer este artículo, hasta me se han levantado las uñas de los pies y todo.

    Los urbanistas de la arquitectura moderna han hecho muuucha mierda en Holanda. En aquella época era debido a la segunda guerra mundial, pero hoy en día no se que excusa tienen. Los holandeses son, teóricamente expertos mundiales en el uso de datos para organizar actuaciones urbanas, pero claro, tienen una espontaneidad tan nula y una capacidad para ver lo que realmente pasa, que todo lo que no se puede recoger mediante datos, es decir, casi todo, pues se les escapa y siguen haciendo, hace casi 100 años, y ahora también, estos bloques de viviendas anodinos con viviendas en planta baja. Todavía no se han enterado que los bajos son para poner espacios o tiendas, y generar algo de interacción más allá de los niños pequeños jugando.

    CUALQUIER BARRIO HOLANDÉS DE INMIGRANTES TURCOS O AFRICANOS, EN LOS QUE NO A PARTICIPADO NINGÚN PUÑETERO URBANISTA DE PRESTIGIO, NI DEL DE STIJL, NI DE CIAM, TIENE INFINITAMENTE MÁS VIDA QUE TODA LA BASURA MODERNISTA QUE SE HICO EN AMSTERDAMO EN ROTTERDAM.

    Estos barrios descritos en este artículo no funcionaron nunca, no por la crisis de los 70 ni porque la elite se fue a las afueras ni porque el ayuntamiento no se preocupo de mantener. Son un fracaso porque no podían ser otra cosa. Para vivir en semejantes cajas horribles todas iguales, cualquier holandes con dos dedos de frente prefería y prefiere vivir:

    a) en una casa con jardin por delante o por detrás, ya sea de clase baja trabajadora o millonario a reventar. eso que llamais “elite”

    b) en la verdadera ciudad, no en esto que está en amsterdam y es tan extremadamente anodino, por culpa de los que la diseñaron, que ni tiene bares, ni tiendas, ni es cosmopolita, ni nada de nada de nada. Ni tiene espacios públicos dignos, ni sitios donde tomar un cafe o tomarse 4 ó 5 cervezas y cogerse un buen peo y charlar con los amigos, como si ocurre en cualquier ciudad o modelo denso pre-moderno o post-moderno incluso. Mucho mejor el post-post moderno que el sólo post moderno.

    Otras actuaciones contemporaneas en Amsterdam, super famosas y super chachis y super guays desde el punto de vista paisajistimo y de composición como Ijburg, si bien eso, se ven muy bien, tienen también viviendas en planta baja, y es un suuuuuuuper aburrimiento de vivir ahí. un autentico truño. por lo menos es bonito, si, pero macho…

    resumiendo, que si, que mucha figuras y grandes urbanistas pero al final, nada de nada. El espacio público de calidad, el de Barcelona 80′s 2000′s, como bien saben todos los Holandeses, que si bien son poco espontaneos, tontos no.

    Saludos

  3. Dam dice:

    Un 10 para el comentario de Bernarda. No se puede explicar mejor ni con vocabulario más sencillo, directo y entendible por cualquiera (no es necesario haber estudiado en una chiripitifláutica escuela de arquitectura ni vestir gafas de pasta). Gracias!

  4. Gerardo Molpeceres dice:

    “ES LA FUNCION, ESTUPIDO”
    Los arquitectos tendemos a enfocar la rehabilitación desde la forma. Sin embargo, la clave de la rehabilitación urbana es la función. ¿Cómo volver a hacer servir los barrios de nuestras ciudades? ¿como regenerarlos y revitalizarlos? La clave es el uso, la complejidad, la diversidad.

  5. Gerardo Molpeceres dice:

    Me ha interesado mucho el artículo, especialmente la estrategia de introducir pequeño comercio y equipamientos sociales como complemento de la vivienda.
    Echo en falta referencias a la estrategia en materia de tte urbano y al tratamiento del espacio público, que tampoco se menciona.
    NO COMPARTO la conclusión final de que “la suma de la pequeña escala deberá reemplazar a los grandes planes de rehabilitación” Creo que es imprescindible una visión de conjunto, a escala general y ESO es un plan. Lo demás serán fases, maneras de gestionarlo, y eso sí podrá fasearse.
    Creo que hay que invertir la proporción entre edificios sustituidos que serán cada vez menos y edificios rehabilitados que debería ser el modo de intervenir preferente, y me sorprende que no haya referencias a la intervención privada y la vinculación creciente entre la gestión energética y la rehabilitación.

  6. SUJU dice:

    Hola a todos,

    En primer lugar daros las gracias por los comentarios y los diferentes enfoques con que los habéis dado.

    Comprendemos la visión de Bernarda y compartimos con ella la idea de lo que debería ser la vida en la ciudad, con su mezcla de funciones, las tiendas en los bajos y el café de barrio, pero esa es una visión desde la ciudad latina. Por lo que también comprendemos que para Dam haya sido muy asequible, ya que la describe desde lo que conocemos. Se puede decir que la cultura holandesa es una mezcla entre la germana, la anglosajona y la escandinava, pero de latina tiene poco, y desde esa perspectiva se debe mirar la ciudad también.
    Un ejemplo, como bien nombra Bernarda, para los holandeses es impotantísimo que los niños puedan jugar en la calle, eso es calidad ubana para ellos. Nuestra idea del café en la esquina, el kiosko para ir a comprar el periódico o la panadería de barrio lo encuentran muy bonito de vacaciones pero no es una de sus primeras prioridades a la hora de buscar vivienda. Si lo es, sin embargo, el encontrar una casa con jardín (delantero y trasero) a poder ser en lo que forma uno de esos barrios tan aburridos que nombra ella, y seguimos estando de acuerdo, a nuestro modo de ver (latino) son aburridísimos.

    Por otro lado nos parece un tanto desproporcionado el decir que el modernismo y el urbanismo holandés ha estado desde siempre equivocado. Es más, sabemos de primera mano que proyectos modernistas funcionaron muy bien hasta los años ´80. Mucha gente que antes vivía en el decaido centro de Ámsterdam, experimentó la ciudad “moderna” de la que hablamos en el artículo como un verdader alivio con respecto a las condiciones en las que estaban viviendo: grandes viviendas con mucha luz, mucho espacio para circular, grandes calles.

    Hay que explicar, para quien no conozca Holanda, que los barrios de las ciudades (a excepción de los centros) son zonas suburbanizadas (ya sean de altas densidades o no) donde los servicios se encuentran agrupados en zonas específicas. Este es también el caso de Ijburg que nombra Bernarda. Para cualquier latino un truño, como dice ella, para los holandeses “demasiado urbano”. Ya veis que diferencia de perspectivas.

    Continuamos en otro comentario para no hacerlo tan largo.

  7. suju dice:

    Gerardo, la rehabilitación urbana es un tema recurrente en Holanda. Y esto es importante ya que el urbanismo en sí siempre ha sido un tema primordial en las políticas de gobierno, especialmente desde la segunda guerra mundial.
    De otra forma es imposible imaginarnos que se pueda hacer realidad un plan como el que describimos en el artículo.
    Así, las preguntas que se hace Gerardo en su primer comentario son las que se han venido haciendo los holandeses desde los años ´70 hasta la actualidad, cosa que iremos desarrollando con mas detalle en próximos artículos.

    Disentimos con Gerardo en que la clave de la rehabilitación esté sólo en la función (o en la forma), y esto lo saben bien los holandeses. La rehabilitación urbana es un proceso muy complejo en donde intervienen muchos factores que no pueden quedar en manos de un solo arquitecto(y aquí estubo quizás el gran error, entre comillas, que cometería el modernismo). Ni el funcionalismo, ni el formalismo solucionan todos los problemas y conflictos urbanos. Por esto se intenta buscar respuestas de forma integral, donde también los factores socio económicos son tenidos en cuenta, y en muchos casos estos toman mayor peso que los anteriores.

    En cuanto a la participación privada y la situación del espacio público son temas que trataremos mas profundamente y podremos explicar mejor en proximos artículos. De todas formas es interesante que remarques estos temas, ya que con esto notamos nuestra propia inclinación a escribir desde la perspectiva holandesa en la que “la vivienda” es la que estructura la ciudad, y por consiguiente su rehabilitación.

    Otro aspecto fundamental que hay que entender, muy diferente a como se hace en España, es el papel que juegan las corporaciones de viviendas, que son (mayoritariamente) propietarias del total de los edificios en los barrios a rehabilitar. Para entender qué son las corporaciones y en qué consiste la vivienda social en Holanda te pasamos el enlace a este otro artículo que escribimos: http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=3630 Échale un vistazo al párrafo “Punto de partida”.

    Bueno, les dejamos un saludo a todos y gracias otra vez por abrir el debate.

    Juan & Susana

  8. Rig dice:

    Juan y Susana,

    Leo vuestros comentarios-respuesta a Bernarda y no me entero de nada entre tanta cancamusa.

  9. suju dice:

    Rigoberto, si pudieras plantear que es de “lo que no te enteras” podríamos intentar una respuesta. Mucho de la complejidad del tema radica en las enormes diferencias que existen entre Holanda y, en nuestro caso, España. Cada aspecto tiene sus particularidades y sin dudas se nos hace difícil poder aclararlo en un solo artículo o en un par de comentarios.
    Podríamos ser mas concisos si nos plantearas una pregunta concreta.

    un saludo

  10. Alfonso L.D. dice:

    No se menciona si la propiedad inicial es pública, privada? la rehabilación fué realizada con recursos público, privado o ambos, desconozco la legislación de país holandes pero en Puebla, México es complicado la rehabiitación por situaciones legalistas, complican demasiado el uso del suelo y por lo tanto el convertir uso habitacional a uso comercial. Agradecería comentarios al respecto. No mencionan tampoco el cómo y donde se reubicó a familias que habitaban esas zonas? fué con apoyo del gobierno? se regresó alguna de esas familias? Modelo que podría aplicarse aquí, resolviendo problema legal. Un saludo.

  11. Bernarda dice:

    La verdad es que esto que planteais de diferencias de tipo cultural latino/holandesa, es sin duda original. Yo estoy más acostumbrado a oir la excusa de “es que es por la metoorología adversa que tenemos aquí…”. Ambas excusas no obstantes me parecen extremadamente cutres a mi modo de ver: la ciudad holandesa tradicional está basada en la diversidad, y estaba llena de bares y de tiendas y de lugares de interacción. es mas, cualquier ciudad tradicional se basa en eso, como han escrito ya richard sennet y tantos otros. de hecho, eso que comentais de separar las viviendas de lo demás, la extrema zonificacion, no tiene absolutmanete nada que ver con la cultura holandesa, son imposiciones del modernismo, de esos del reconocido prestigio, del ciam, de De stijl y toda esa panda de deiseñadores de calles, llamados urbanistas, que parece que nunca pisaron una, y no se dieron cuanta de lo que realmente pasa en la ciudad. Cualquier homeless, cualkier ocupa, o cualquier no arquitecto con los ojos bien abiertos sabe lo que ocurre por las aceras y podría diseñar algo interesante si tuviera el conociemiento para ello.

  12. suju dice:

    Hola Alfonso,
    Gracias por el comentario. Realmente son temas importantes los que planteas y que, a nuestros ojos, tocan puntos sensibles en este tipo de rehabilitaciones.
    En los próximos artículos vamos a ir ampliando información como la que preguntas, ya que es muy dificil concentrarla toda en un artículo. De momento estamos tomando nota de los temas sobre los que más dudas surjen y en el siguiente intentaremos profundicar en ellos.
    Un saludo.

  13. suju dice:

    Hola Bernarda. Me parece que estamos hablando de dos cosas diferentes. Tu hablas de la ciudad como usuario, en su día a día, sobre como la experimentas personalmente. Nosotros estamos intentado explicar cúal ha sido el proceso que ha hecho que la ciudad holandesa sea como es actualmente, y este va más allá de buenos o malos urbanistas o de bares y tiendas. En el proceso urbano han intervenido, y siguen interviniendo, muhos otros factores: politicas (como la del VINEX), gestiones (como el cytivorming), urbanistas (buenos o malos), aspectos sociales (como el “wooncarriere” o “carrera de la vivienda”) y económicos (periodo de postguerra, las crisis de los ’70) entre otros. Vamos, como en cualquier ciudad del mundo. Solo que estos se desarrollan a su vez dentro de una cultura y unas épocas determinadas que dan forma a la ciudad, por lo que las ciudades “se hacen” y se viven de forma diferente. Afortunadamente, porque sino serían todas las ciudades iguales.

    Sobre que hay zonas urbanas en las ciudades holandesas que a nuestros ojos no tienen mucha calidad urbana… pues si, claro, sobre eso opinamos como tu (como buenos latinos). También hay muchos desarrollos urbanos con los que no estamos de acuerdo, o sobre los que tenemos nuestras dudas. Y en muchos otros “de prestigio” que se leen en todas las revistas, blogs, etc, vemos una campaña de marketing fabulosa pero con poco contenido crítico, o que a lo mejor funciona muy bien en Holanda pero que en paises como España serían un desastre.
    Pero bueno, como te decíamos al principio, el desarrollo urbano es más complejo que el hablar de tiendas y bares. Y eso es lo que intentamos mostrar en la serie de artículos que escribimos para La Ciudad Viva.

    Lo bueno que tienen tus comentarios es que también dejan ver la ciudad (holandesa) desde otra perspectiva, lo que muestra a su vez que las ciudades tienen muchas facetas.
    Un saludo.

  14. Gerardo Molpeceres dice:

    Una observación a Bernarda: comparto tus críticas a la ciudad moderna desagregada que se construyó hace 50 años, pero el asunto ahora es: ¿cómo emprender la rehabilitación urbana?

    Tu propuesta…¿consiste en la sustitución completa de la trama? ¿en la densificación? ¿en la introducción de nuevos usos?

    Yo creo que poco de lo primero, bastante de lo segundo, y sobre todo lo tercero vinculado con el sistema de tte público…

    Reconozco que el planteamiento que haces tiene el valor de de-sacralizar la ciudad moderna, pero creo hay que ir un paso más allá y concretar intervenir sobre el problema de la segregación de usos.

    Es un problema que nos vamos a encontrar en España pronto. Ahora estamos rehabilitando los barrios de los 70 y no hay ese problema (lo mejor de una obra de rehabilitación que llevo en Tudela es la frutería que hay en el bajo, sus espárragos y la clientela), pero en 10-15 años vamos a tener que rehabilitar Valdebernardos, Sarriguren, y la mitad del levante español… así que será interesante ir aprendiendo cómo abordar la excesiva segregación residencial.

    Saludos, espero comentarios, que el debate

  15. Gerardo Molpeceres dice:

    me interesa. Es interesante el comentario de Alfonso sobre Méjico. Tampoco en España son fáciles los cambios de uso, ni los usos mixtos…

  16. Las Mujeres del Rey « La Ciudad Viva dice:

    [...] realizando dentro de la rehabilitación urbana de Amsterdam sobre la que escribimos el mes pasado en este mismo blog. Se trata de dos de los primeros bloques urbanos en configuración abierta que se construyeron en [...]

  17. Diez años de rehabilitación urbana en Holanda | Smart Live | Scoop.it dice:

    [...] Hace ya unos diez años que en Amsterdam se comenzaba una de las rehabilitaciones urbanas más grandes de Europa. El ambicioso proyecto preveía atacar los empobrecidos y descuidados barrios de (la segunda) posguerra con el objetivo de realizar una enorme transformación física y social en lo que se conocía con el nombre de “Las Ciudades Jardín del Oeste” (Westelijke Tuinsteden). Y decimos que “se conocía” porque la enorme transformación programada comenzaba cambiándoles el nombre por el más corto y pragmático de “Nuevo Oeste” (Nieuw West).  [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía