La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


El sueño de una vivienda digna: Complejo Habitacional ACOVIVAMSE. Fundasal.

por Abierto_ Ciudad Viva — Viernes, 21 de septiembre de 2012

Después de 8 años de lucha la concreción del sueño de las 40 familias de la Cooperativa de Vivienda por Ayuda Mutua ACOVIVAMSE está muy cerca.

El modelo cooperativista de vivienda por ayuda mutua (CVAM) construye sueños en El Salvador, al brindar una alternativa a la población empobrecida para obtener una vivienda segura, servicios básicos y un entorno saludable bajo los principios de autogestión, propiedad colectiva y ayuda mutua.

Como resultado del modelo, en El Salvador existen 20 cooperativas conformadas en 6 departamentos del país y 656 familias asociadas, consolidadas e integradas a la Federación Salvadoreña de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FESCOVAM) constituida legalmente como federación en el año 2010 y cuyo fin es el de promover la organización por el acceso al hábitat y vivienda digna desde el modelo de cooperativismo de vivienda por ayuda mutua.

Los conceptos en los que se basan las CVAM son:

La autogestión: para el financiamiento de sus viviendas y toma de decisiones en la formulación de los proyectos desde el diseño participativo; asumen responsabilidades en el proceso constructivo no solo con el aporte de la mano de obra no-calificada, sino también en la administración del crédito, manejo administrativo-contable y el desarrollo organizativo.

 

La ayuda mutua: la cooperativa se capacita y organiza para la construcción de sus proyectos de vivienda, proceso en el que se fortalece la integración de las familias y su convivencia. Además, los participantes quedan capacitados y conocen el sistema constructivo para su operación y mantenimiento.

 

La propiedad colectiva: a través de la cual se garantiza la tenencia de la vivienda, donde las familias tienen derecho al uso y goce que será trasmitido por herencia a sus hijos e hijas.

 
 

Durante el camino los cooperativistas conocen que el proceso orienta las prioridades: primero, a conocer los principios y valores del cooperativismo; segundo, a realizar el proceso de autogestión para la adquisición de terrenos y el financiamiento para la construcción de las viviendas; tercero, a la ejecución y administración de su proyecto habitacional y finalmente a la etapa de convivencia y autosostenibilidad. De otra manera no hay posibilidades de éxito ya que se debe contar con la voluntad y compromiso de cada uno de los asociados durante todo el proceso.

A la fecha se ha concretado la ejecución de proyectos habitacionales para 4 cooperativas autogestionarias; estos proyectos han permitido que familias que antes vivían en mesones o viviendas precarias tengan acceso a una vivienda adecuada, bajo relaciones de convivencia, organización social y autosostenibilidad. Son muchos los testimonios de pobladores que cuentan cómo han vivido en la precariedad y sin servicios básicos durante toda su vida y ahora ven los proyectos de vivienda como un sueño realizado.

El Cooperativismo de Vivienda en el Centro Histórico de San Salvador (CHSS)

Desde el surgimiento y desarrollo de la ciudad capital a finales del siglo XIX, los mesones han sido uno de los principales lugares de habitación de los sectores populares. Fue tan importante este tipo de asentamiento, que el censo de 1929 dio cuenta de la existencia de 526 mesones, donde se agrupaba más de la mitad de la población de la capital del país.

El mesón surgió como resultado del abandono de residencias de familias urbanas de altos ingresos, que se desplazaron del centro de la ciudad hacia nuevas zonas de habitación de mayor prestigio, alquilando sus antiguas viviendas a varios grupos familiares de bajos ingresos económicos. Poco a poco el alquiler de cuartos se fue convirtiendo en un negocio rentable, a tal grado que inversionistas particulares comenzaron a construir unidades habitacionales multifamiliares, diseñadas como mesón.

Hoy en día, el negocio del alquiler de cuartos de mesón está en manos del sector informal privado que actúa “al margen de la ley”, porque no cumple con las normas de construcción, ni las disposiciones sanitarias del país, ni con las de inquilinato. Hoy en día a la mayoría de mesones en el Centro Histórico solo les queda la fachada y hacia adentro lo que se encuentra son viviendas precarias de lámina, en condiciones lamentables de higiene y hacinamiento.

Así como las familias adineradas abandonaron paulatinamente el centro de la ciudad, también lo fueron haciendo las instituciones gubernamentales y los grandes negocios propiciando su decadencia. Sin embargo el Centro Histórico se mantiene, aunque de forma sumamente desordenada e incluso anárquica, como el lugar en donde gira todo lo relacionado al negocio informal.

No obstante, en las últimas décadas han surgido intenciones claras por parte de diferentes actores locales de rescatar el Centro Histórico de San Salvador y FUNDASAL ha insistido en estos espacios sobre la importancia de rescatar el uso habitacional del Centro Histórico pues para que una porción de ciudad sea funcional debe mantener activos sus diferentes usos.

La condición de que la mayoría de familias que continúan viviendo en el Centro Histórico habitan en mesones dio pie a que FUNDASAL implementara un Modelo de Cooperativismo por Ayuda Mutua en este espacio de la ciudad. Para la Institución es viable la implementación de este modelo entre la población residente en mesones debido a las siguientes razones:

  • En los mesones existe una tradición de convivencia colectiva, ya que esta población ha compartido servicios básicos, patios comunes que se han convertido en áreas de juego para los niños o de actividades sociales para los adultos.
  • Estas familias tienen una tradición de pago de renta mensual y diaria, ya que el mesonero o propietario del mesón sistemáticamente reclama el pago de alquiler, llegando hasta el desalojo inmediato ante el mínimo retraso.
  • En el CHSS habita una población relativamente educada, que se ubica sobre el promedio nacional de alfabetismo. Por otro lado, el tipo de actividad económica que realizan les ha dado una habilidad para manejarse independientemente con sus negocios, debiendo realizar cuentas de ingresos y egresos para sacar adelante sus pequeñas empresas.
  • El arraigo de las familias al CHSS, ya que además de habitar, es este el lugar donde han crecido y donde trabajan.

ACOVIVAMSE y su sueño hecho realidad

La Asociación Cooperativa de Vivienda por Ayuda Mutua del Barrio San Esteban (ACOVIVAMSE, de R. L.), está localizada en la 4ª. Calle oriente No. 117 en el Barrio San Esteban, en pleno Centro Histórico de San Salvador. Está compuesta por 40 familias. Muchos de los fundadores habitan en el mesón La Décima y otros forman parte de la sociedad de artistas que trabajan o viven en el centro. El grupo actual es más ampliado y encontramos cooperativistas que habitan en el barrio San Esteban, San Jacinto, La Vega, Ciudad Delgado, entre otros.

Este grupo, formado en un 75% por mujeres emprendedoras, inició su caminar hace ocho años con el objetivo de trabajar unidos para cambiar todo un indignante peregrinaje de parias, errantes de mesón en mesón y llegar a obtener una vivienda digna. Se constituyó como cooperativa en el mes de julio de 2007.

Con el apoyo de FUNDASAL la cooperativa adquirió el terreno conocido como la bodega Safie el cual se negoció con el propietario que, sensibilizado por el objetivo para el que se quería el terreno, lo vendió a un precio accesible, por debajo de los precios que se manejan en el centro.

El proceso de diseño

El diseño de las viviendas se definió a través de varios procesos de diseño participativo que iniciaron con el desarrollo de talleres en el que participaron los cooperativistas y estudiantes de varias universidades, entre ellas la Universidad Francisco Gavidia y la Universidad Centroamericana UCA. De estos talleres surgieron varias propuestas que posteriormente se fueron afinando hasta contar con un diseño aprobado en asamblea por la cooperativa.

El complejo consta de 40 viviendas unifamiliares organizadas en una trama de pasajes peatonales y una plaza central. Además cuenta con 3 bodegas, una para los medidores eléctricos y 2 para uso comunal.

La vivienda posee dos niveles. Las medidas promedio de los apartamentos, son las siguientes: Lote tipo 4m de frente x 8.42m de fondo, totalizando 33.68 m². Área promedio de patio 8m².El área de construcción del primer nivel equivale a 25.60 m² y el segundo a 24.71 m², totalizando un área de 50.31m². En el primer nivel se ubican sala, comedor, cocina, baño, lavadero y área de patio donde está ubicado el escalerón; en el segundo nivel se encuentra un solo espacio que puede ser delimitado posteriormente hasta en 3 dormitorios.

La concreción del sueño

 

La movilización de recursos ha sido un proceso que ha integrado recursos humanos, técnicos y financieros de diferentes actores: dos agencias de cooperación internacional: la agencia holandesa de cooperación CORDAID y el Centro Cooperativo Sueco SCC apoyaron financieramente acciones de sensibilización, divulgación, capacitación, organización social, interrelación e intercambio entre cooperativas, así como también asistencia técnica nacional e internacional. El proyecto de 40 viviendas se ejecuta con fondos recuperados de financiamiento de la cooperación alemana a través del KfW (Kreditanstalt für Wiederaufbau) para proyectos habitacionales.

Al contar con el terreno, el diseño y el financiamiento, ACOVIVAMSE dio el paso definitivo como es el inicio de la fase constructiva de su complejo habitacional. Y comenzó el desarrollo de la primera etapa: el tratamiento del terreno y la terracería, luego llegarían las obras de urbanización y se iniciaría la construcción de las viviendas unifamiliares distribuidas en dos plantas. Hombres y mujeres dieron rienda suelta a sus ansias de un trabajo por alcanzar lo impensable: su complejo habitacional. Las familias ven lo que están construyendo como un punto de partida para superar las adversidades del pasado y ahora se visualizan a sí mismos como protagonistas, que cuentan con capacidades suficientes para ser auto-sostenibles dentro del colectivo social.

La obra se ejecuta con la combinación de tres modalidades: administración directa, ayuda mutua y subcontrataciones. La administración directa se refiere a aquellas obras realizadas con mano de obra auxiliar y calificada, contratada por la cooperativa. La ayuda mutua es el aporte en horas de trabajo que la cooperativa realiza durante la ejecución del proyecto, a partir de un convenio de horas mediante el cual cada asociado/a se comprometió a trabajar 3 días a la semana. Las subcontrataciones se refieren a servicios profesionales especializados como terracería, laboratorio de suelos y materiales, instalaciones eléctricas e hidráulicas, colocación de techo y piso.

El avance actual es de 80%. La proyección es la de terminar con la ejecución de la obra en el mes de septiembre con la construcción de la plaza central. Y será en este espacio cuando el día que se inaugure la obra cada familia sabrá por medio de un sorteo cuál va a ser su vivienda.

La administración de la obra por la cooperativa

La cooperativa, además de los órganos de dirección tradicionales como el Consejo de Administración, la Junta de Vigilancia y el Comité de Educación, conformó cinco comisiones operativas: obras, compras, trabajo, bodega y vigilancia. Cada una de ellas cuenta con la capacitación, asistencia técnica y seguimiento de los cuatro representantes del Equipo de Asistencia Técnica (EAT) de FUNDASAL en las siguientes áreas: legal, socio-organizativa, técnico-constructiva y administrativo contable. Este equipo apoya a cada una de las comisiones ofreciendo capacitaciones, asistencia técnica, seguimiento, métodos e instrumentos de trabajo en el área correspondiente y en la realización de reuniones semanales de planificación y seguimiento en cada comisión.

Durante el proceso de construcción del complejo habitacional, se observa una organización fuerte y consolidada, respondiendo, en la medida de sus posibilidades, a las exigencias de la obra. Se mantiene la disciplina de trabajo en comisiones operativas de planificación de las obras, compras, requerimientos de personal y subcontratos, así como la conducción y coordinación del Consejo de Administración. Los asociados y asociadas a la cooperativa han experimentado cambios altamente significativos en su autoestima: opinan, discuten, hacen propuestas. Y aprenden procesos constructivos con los cuales podrían salir capacitados para ofrecer su fuerza de trabajo como obreros/as de la construcción a terceros.

Es importante tomar en cuenta que el proceso de ayuda mutua fortaleció la integración, ahora los 40 representantes se conocen más de cerca y el sentimiento de hermandad es más fuerte. Además la cooperativa organiza convivios en los que participan todos los miembros de la familia. Los frutos de este trabajo colectivo se gozarán cuando las familias se muden a vivir al nuevo complejo habitacional, pues conformarán una gran familia apoyada en los valores de la unión y la solidaridad.

Este es un sueño hecho realidad. Estas familias por fin dejarán de vivir en mesones y disfrutarán de una vivienda individual pero con convivencia colectiva.

FUNDASAL/2012

www.fundsal.org.sv

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votos, media: 3,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

3 comentarios a “El sueño de una vivienda digna: Complejo Habitacional ACOVIVAMSE. Fundasal.”

  1. Carapas Vall dice:

    Siempre da gusto saber de este tipo de noticias, el modelo cooperativista de vivienda es un concepto interesante en casos como este.

  2. M. Barillas dice:

    El modelo de la propiedad colectiva tiene muchas bondades que deberían ser exploradas más seriamente por las instituciones en nuestros países.

  3. Al Díaz dice:

    Pareciera no importar que El Salvador es país súmamente sísmico. Desde el punto de vista estructural, no se ve que cumpla con normas. Increible.
    Ing. Civil Alfredo Díaz, M.Sc.

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía