La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


LA CIUDAD DE LOS DESEOS

por Aula Eileen Gray — Miércoles, 17 de octubre de 2012

El origen de la planificación urbanística, tal como hoy la entendemos, tiene su origen en la década de los años 30 con la celebración del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna, y la posterior redacción en 1941 de la Carta de Atenas, documento en el que se sientan las bases del urbanismo contemporáneo, basado principalmente en el modelo de ciudad zonificada desarrollado por el arquitecto y urbanista Le Corbusier.

Maqueta para una ciudad americana / Plan Voisin de París (Le Corbusier)

En este documento se plantea una contraposición entre la denominada ciudad tradicional, caracterizada por la mezcla de usos urbanos; y la ciudad moderna donde, para resolver los problemas de salubridad e higiene originados en las ciudades industrializadas, se implantan los principios de la zonificación, que localiza en zonas diferenciadas de la ciudad las cuatro funciones urbanas básicas (habitar, trabajar, esparcimiento y ocio, y movilidad).

Ejemplo de este nuevo modelo son numerosos planes urbanísticos en los que se plasman pulcramente sobre el papel estas nuevas teorías, sin tener en cuenta los efectos sobre las personas que han de habitar las ciudades. No hay que olvidar, que éstas constituyen el soporte físico de las actividades y relaciones entre las personas, por lo tanto, su estructura condiciona nuestra forma de vida.

Ciudad para 3 millones de habitantes (Le Corbusier) / Chandigarh (Le Corbusier)

No obstante, a pesar del tiempo transcurrido, casi un siglo, este modelo sigue siendo la base de la planificación urbana actual, que encuentra en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) su principal herramienta de trabajo.

La planificación urbanística de nuestros municipios ha atendido durante las últimas décadas a intereses productivos y especulativos, que han dado como consecuencia la construcción masiva de viviendas que no se ha visto correspondida con el crecimiento poblacional real, sino más bien, con la imparable ambición de los promotores y especuladores, que han encontrado en el urbanismo un negocio altamente lucrativo.

Este urbanismo expansivo, fundamentado en un modelo económico de crecimiento, se ha visto truncado por la actual crisis económica, hasta quedar obsoleto. Prueba de ello es la paralización en el desarrollo y tramitación de instrumentos de planeamiento, tanto de ámbito general, como de planeamiento de desarrollo. La construcción de vivienda no es ya el gran negocio para los inversores, sino el activo tóxico de las entidades bancarias.

Promoción de viviendas en Atarfe (Granada)

Ante esta nueva situación, consideramos necesario replantear la planificación urbanística desde una apuesta clara y contundente por la calidad de vida de los ciudadanos y de las ciudades, así como por un desarrollo sostenible, objetivos todos ellos contemplados en la exposición de motivos de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA). Es el momento de resolver los problemas reales de la sociedad actual, que reclama una mayor calidad  de vida en sus ciudades, con mejores viviendas, servicios y equipamientos.

Es un hecho que la planificación urbanística ya no tiene entre sus principales objetivos dar cabida a nuevos crecimientos, siendo la oferta de vivienda a día de hoy superior a la demanda prevista para los próximos años, es por ello que debemos aprovechar este momento para incorporar al planeamiento aquellos otros objetivos que, aunque puestos de manifiesto por el marco legislativo que nos afecta, no se han tenido en cuenta en la práctica urbanística:

“El urbanismo del siglo XXI tiene, pues, como principal reto atender a la conservación, rehabilitación y recualificación de la ciudad existente, frente a la imperiosa demanda de más suelo para urbanizar que ha sido su rasgo más característico a lo largo del siglo XX” (LOUA. Exposición de motivos. Objetivos de la Ley)

Ahora bien, en el marco de la ciudad existente, la LOUA, hace una distinción entre la ciudad histórica, en la que se priman los criterios de conservación, rehabilitación y recuperación como espacio social; y los ensanches surgidos como consecuencia de los primeros crecimientos de las ciudades a principios del siglo XX, en los que considera necesario contar con instrumentos urbanísticos para la reurbanización y reequipamiento de estas zonas, poniendo de manifiesto la función pública y social del urbanismo.

En este nuevo contexto, la figura de PGOU está en entredicho, siendo necesaria su adaptación hacia nuevas fórmulas en consonancia con los nuevos objetivos de la planificación, que viabilicen la intervención sobre la ciudad consolidada, así como la puesta en marcha de mecanismos que permitan trabajar a una escala urbana más cercana en la detección y resolución de problemas.

Entre los nuevos objetivos y valores a los que el planeamiento debería dar respuesta, mencionamos a continuación, aquellos que por su importancia directa en la calidad de vida de los ciudadanos, consideramos más relevantes a la hora de intervenir en el diseño y construcción de la ciudad:

Ciudad en clave de Igualdad:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ciudad en clave de igualdad, es aquella que mejor satisface las necesidades de la vida cotidiana y garantiza una mejor calidad de vida para todas las personas.

En este sentido, el fin último de esta ciudad, es la intervención sobre entornos, productos o servicios, con la finalidad de que todas las personas,  independientemente de su edad, género o capacidad, puedan participar en igualdad de oportunidades en todas las actividades, pudiendo acceder, utilizar y comprender, cualquier parte del entorno con independencia.

A su vez, esta ciudad en clave de igualdad coincide en sus objetivos fundamentales con la ciudad más sostenible, accesible, próxima, segura, participativa y con perspectiva de género.

Ciudad SOSTENIBLE:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ciudad sostenible es aquella que da respuesta a los problemas de la colectividad presente, pero teniendo en cuenta los intereses de las colectividades futuras, que vivirán y actuarán en el espacio de la ciudad, sin hipotecar ni consumir en exceso los recursos naturales del territorio.

Para ello, las estructuras urbanas han de ser compactas y lograr un uso eficiente de los recursos, limitando la dispersión y el uso indiscriminado del suelo, analizando, en definitiva, la capacidad de carga del territorio. Así mismo, se debe controlar la densidad de ocupación del territorio y minimizar la necesidad de desplazamientos, potenciando la mezcla de usos mediante la distribución equitativa de equipamientos, zonas verdes y servicios.

Es necesario priorizar la regeneración y la recuperación de la ciudad urbanizada antes que transformar nuevos espacios naturales, mejorando las condiciones de habitabilidad y de dotaciones de los barrios actuales. En este sentido, la rehabilitación y revitalización de los Conjuntos Históricos es una excelente oportunidad de urbanismo sostenible.

Ciudad ACCESIBLE:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ciudad accesible es aquella cuyo objetivo prioritario e irrenunciable en su diseño, es que sea habitable para todos, pudiendo sus habitantes desplazarse con independencia de que tengan distintas capacidades físicas y/o sensoriales, de forma temporal o permanente.

Es importante no olvidar, que la persona usuaria puede no ser discapacitada y presentar una discapacidad temporal, que cambie sus características habituales y le obligue a demandar una serie de servicios y productos que nunca imaginó necesitar; y en ese caso, tenga que adaptarse a un mundo totalmente hostil que parece no haber pensando en ella.

El objetivo fundamental de la accesibilidad es alcanzar la autonomía personal y, a nivel urbano, lograr una configuración de la red viaria sin obstáculos ni barreras, es decir, un urbanismo accesible.

 

Ciudad PRÓXIMA:

La ciudad próxima es aquella  donde la función de habitar coexiste en proximidad con otras funciones necesarias para el desarrollo de la vida cotidiana, tales como el acceso a los servicios, equipamientos, trabajo, ocio, etc.

En definitiva, un tejido urbano de calidad y bien cualificado, donde los equipamientos y servicios estén distribuidos equilibradamente, de forma que se mejore la accesibilidad a los mismos y se disminuyan los tiempos de acceso, sustituyendo el uso de los sistemas de movilidad actuales, basados principalmente en el vehículo privado, por el fomento de otros modelos menos contaminantes, priorizando el transporte público.

Ciudad SEGURA:

La ciudad segura es aquella que permite ser usada en cualquier momento y lugar, de forma que no comprometa la integridad de las personas que la usan.

Para ello, es fundamental la recuperación de la calle como espacio social y de relación, siendo necesario hacer una reflexión de cuáles han sido las causas del progresivo abandono del espacio público de nuestras ciudades. En este sentido habría que analizar factores tales como la iluminación, la visibilidad, la accesibilidad, la existencia de sombras, la multifuncionalidad, etc., en definitiva, factores que influyen en la calidad de estos espacios, condicionando su uso.

Ciudad PARTICIPATIVA:

La ciudad participativa es aquella que mejor satisface las necesidades y demandas de todos sus ciudadanos, siendo conocedora de éstas a través de los procesos participativos.

El conocimiento desde la experiencia de las personas que usan, disfrutan y sufren la ciudad, es fundamental para lograr resultados acordes a sus necesidades.

La efectividad en los procesos participativos es mayor cuanto menor es la escala en la que se actúa, donde las aportaciones de los vecinos es clave en la intervención.

Ejemplo de ello, son distintas experiencias llevadas a cabo como “esto no es un solar” en Zaragoza (www.estonoesunsolar.com) o “ésta es una plaza” en el barrio de Lavapiés de Madrid (www.estaesunaplaza.blogspot.com).

Ciudad CON PERSPECTIVA de GÉNERO:

La ciudad con perspectiva de género es aquella que incorpora la experiencia y el conocimiento de las mujeres para planificar y proyectar ciudades para tod@s, ya que éstas, a su vez, son las voces de otros grupos sociales a veces poco considerados (niños, ancianos, dependientes,…).

La planificación y el diseño de las ciudades han respondido durante siglos a una estructura social donde el hombre era el protagonista principal y la mujer se diluía en el seno de la familia. La mujer es, sin embargo, la fuerza transformadora de la sociedad del último siglo.

El urbanismo actual es el responsable de recuperar el lugar y el espacio que la mujer ocupa en la sociedad, re-definiendo, si es necesario, la estructura de las ciudades actuales, incorporando como uno de los fines específicos “La promoción de la igualdad de género, teniendo en cuenta las diferencias entre mujeres y hombres en cuanto al acceso y uso de los espacios, infraestructuras y equipamientos urbanos, garantizando una adecuada gestión para atender a las necesidades de mujeres y hombres.”, tal y como  reconoce la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, en su artículo 3, apartado 2i).

En definitiva, la planificación urbanística, debería tener entre sus objetivos conseguir una ciudad compleja, diversa, accesible e igualitaria, que facilite la multiplicidad de oportunidades para toda la ciudadanía, con el menor consumo de recursos y emisiones posibles.

Pero para ello, es necesario abordar un cambio estructural en las herramientas de planificación, tanto en su proceso de redacción como en su tramitación, ya que los cambios sociales y funcionales que tienen lugar en la ciudad, se producen de forma más rápida que los procesos de planeamiento, los cuales son largos y tediosos, no siendo operativos.

Consideramos pues, necesario investigar y fomentar formas innovadoras de planificación, más flexibles y operativas, capaces de anticiparse en el tiempo a las necesidades y demandas de sus ciudadanos.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 4,86 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

3 comentarios a “LA CIUDAD DE LOS DESEOS”

  1. admin dice:

    Carlos Calvimontes Rojas nos envia desde Bolivia el siguente comentario al post desde . Gracias Carlos!
    “Es muy grato leer planteamientos correctos y expuestos con claridad, como el que ahora me permite hacer algunos comentarios.
    Con varias décadas dedicadas al ejercicio profesional del Urbanismo, originalmente inspirado por los fundamentos enunciados en la Carta de Atenas, en cuanto a su proposición de la zonificación según las funciones urbanas he llegado a un criterio que toma en cuenta lo que acontecía en la ciudad tradicional: una mezcla espontánea de algunas actividades urbanas, sistematizando el resultado en la matriz de la Compatibilidad Ecológica Urbana (Funcional y Ambiental), que ha sido ampliamente difundida y utilizada. Lo principal es que dicho trabajo (que forma parte de mi libro Normativa del Uso del Suelo Urbano) concilia los objetivos que debe permitir la ciudad contemporánea y que tan bien describe el artículo comentado, ser: sustentable, accesible, próxima, participativa e igualitaria, en los nuevos desarrollos y, mejor, en la recuperación y recalificación de las áreas existentes, con mejor calidad de vida.
    Por otra parte, hay que recordar que fue Patrck Geddes, a principios del siglo XX, el que sentó las bases de la Ecología Humana (en su libro Ciudades en Evolución), con su trilogía lugar-actividad-gente; además, compartía con John Ruskin que la forma espacial puede cambiar la estructura social. Igualmente, que en la Carta de los Andes (1958, CINVA, Centro Interamericano de Vivienda y Planeamiento) se hizo el primer planteamiento sobre el Urbanismo Sustentable.
    Para ver lo señalado, sugiero ver en Internet:
    compatibilidad funcional y ambiental
    normativa del uso del suelo urbano
    3+4+3, la fórmula del urbanismo sustentable

  2. JAIRO LOZA TANTA dice:

    Es muy grato leer planteamientos correctos y expuestos con claridad.
    La ciudad tradicional: una mezcla espontánea de algunas actividades urbanas, sistematizando el resultado en la matriz de la Compatibilidad Ecológica Urbana (Funcional y Ambiental), que ha sido ampliamente difundida y utilizada. Lo principal es que dicho trabajoconcilia los objetivos que debe permitir la ciudad contemporánea

  3. LA CIUDAD DE LOS DESEOS : Redes de Conocimiento dice:

    [...] Para ver el articulo completo, PINCHA AQUÍ. [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía