La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Proxicuidades o ciudades simultáneas

por Mauro Gil-Fournier — Viernes, 16 de noviembre de 2012

Imagen 1. Drive-in cinema.

En los años 50 el zoólogo alemán Heini Hediger nos habló sobre las distancias de interacción entre diferentes individuos del mundo animal. Sus conclusiones categorizaron cuatro tipos de espacios en los que se conforman estas distancias. Hediger diferencia dos tipos de distancias en función de la proximidad entre dos individuos. La distancia de trayectoria en la frontera de la observación-vigilancia y la distancia crítica en la frontera de ataque; ambas entre individuos de diferentes especies. También aumentó las categorías que se distinguen entre miembros de la misma especie: la distancia personal y la distancia social. Con estos primeros argumentos se sentaban las bases de la proxémica.

En 1960 Eduard T. Hall definía en su libro “La dimensión escondida” las bases de una proxémica del ser humano, definiendo de nuevo cuatro categorías de interrelación en las distancias. El ánimo era el de proponer un sistema que superara lo dual para transparentar las esferas espaciales que constituyen el territorio de cada persona en la sociedad moderna. El uso de las diferentes esferas afecta de esta manera  a las relaciones personales y profesionales, las interacciones interculturales, la arquitectura y las renovaciones urbanas. T. Hall define los patrones sabiendo que no son universales. Así en el ensayo se establece una comparativa interesante en la interacción que se da entre las 4 distancias entre individuos del  mundo árabe, Japón y Estados Unidos y sus diferentes formas de entender las diferentes esferas.

La proxémica establece cuatro categorías de interrelación en la distancia. La distancia, la íntima, la personal, la social y la pública, cada una de ellas diferenciadas en dos estados más cercano y lejano llegando incluso a establecer la métrica  de esas distancias. La íntima hasta los 45cm de la piel, la personal alcanza los 1,2m. Hasta los 3,6 m se conforma la distancia social y a partir de esta la pública. Los  límites cercanos como es la piel a partir del cual se construye  y el  límite contrario que es lo público, no dejan de ser límites ambiguos y difusos. La proxémica se construye en base  a las relaciones que configuran los espacios que ocupamos y las actividades que realizamos en ellos. Todo lo que hacemos está asociado a nuestra experiencia del espacio que ocupamos. La hipótesis se desarrollo en trabajos de campo sobre generalizaciones de hombres y mujeres medios de América del norte, buscando siempre los patrones comunes, una objetivización de los cuerpos.

Imagen 2. American graffiti. George Lucas 1973

Pero es el cuerpo un órgano sensible que se relaciona con otros cuerpos y no siempre las relaciones de la distancia íntima definidas por T. Hall suceden en espacios de intimidad. Pensemos por ejemplo en los automóviles americanos en los drive-in cinema como mediadores entre la distancia íntima y el espacio público de los cines abiertos, o las playas como  espacios públicos ampliados donde se producen interacciones entre individuos que superan las distancias habituales definidas para esos espacios. Pensemos en los años 50 y como la intrusión de una distancia a otra se veía como una provocación o promiscuidad de las distancias social y culturalmente impuestas.

Pero ¿dónde queda la relación del cuerpo con los objetos? ¿qué distancias suceden entre ambos y que significan? ¿qué aproximaciones podemos hacer hoy la proxémica? ¿existe una proxémica de la ciudad?

Cada vez es más difícil poder defender estas categorías que se convierten en esferas de probabilidades de conexión. Así las muchachas nómadas de Tokio[1], representan los cuerpos que modifican sus relaciones de proximidad o alejamiento en función de los objetos con los que interrelacionan. Los Pao de la chica nómada definidos por Toyo Ito, son infraestructuras de intimidad que median entre un espacio urbano fragmentado y un cuerpo androide. Los Pao forman el espacio de lo doméstico, como una película que se extiende de forma similar. Ya no podemos hablar una distancia íntima o personal, pues esa distancia se comparte con un collage del exterior. “Desde un punto de vista tanto su cuerpo como los muebles como la habitación como la casa e incluso las fachadas  y las calles no presentan grandes diferencias entre sí , todo ellos son películas que se extienden de forma similar. Para definir su espacio íntimo bastaría con tener un televisor y una papelera grande al lado de una  cama.”[2]

Imagen 3. Pao 1 Premobiliario para la moda / para el aperitivo / para la inteligencia

Por otro lado el límite cercano como es la piel que definía T. Hall ya no es tal piel. “nuestra piel, sin darnos cuenta, empieza a percibir las materias inorgánicas y artificiales como el metal o el plástico” de una forma más natural y convierte el límite en algo difuso, complejo y sensible. Por lo tanto la definición de las distancias en función de límites que ya se han disuelto y no son precisos requiere de otros procedimientos.

Proxicuidad

Una posible aproximación a la proxémica hoy en día pasaría por proponer el concepto de proxicuidad. La definición del glosario abierto de José Ramón Insa Alba lo define como dos lógicas complementarias, la proximidad y la ubicuidad. Dos realidades, que obligan a mantener un equilibrio entre el contacto de cercanía y la demanda de dispersión. La proxémica pasa a operar como estados de simultaneidad alterados. Lo íntimo con lo público, lo social con lo personal según las categorías de T. Hall, pero más allá de estas definen nuevos espacios en los que moverse y por los que transitar. Los espacios de la proxicuidad, están por definir. La tecnología aplicada a las distancias de T. Hall de lo íntimo a lo público es lo que empresas como Apple han desarrollado con sumo cuidado y siguen infiriendos en distancias intermedias.  Pero no es el objeto y su relación con el cuerpo lo que en este caso interesa a la proxicuidad sino las interrelaciones mediadas por los dispositivos que nos permite movernos libremente con capacidades para seguir intercambiando información en cualquier lugar. Las múltiples conexiones que construimos con la comunicación ubicua que nos permite.

Imagen 4. Las proxemicas de Apple. Por Retrofuturs

Pero lo interesante de este diagrama no es esta relación directa sino No es acaso la proxémica sino un estudio de una forma de comunicación en los espacios que habitamos? Y ¿ qué es la proxicuidad sino las diferentes formas de relación que tenemos cuando ocupamos simultáneamente fronteras lejanas y lugares cercanos? Esta condición  altera por completo las categorías tradicionales para proponernos nuevas distancias de interrelación en el espacio operacional donde “ comenzamos a percibir la interrelación el espacio ficticio e imaginario como algo más confortable que el espacio real.” Son las ciudades de hoy las que nos ofrecen la posibilidad de una arquitectura mediadora entre las distancias simultáneas, donde lo próximo y lo ubicuo construyen una nueva lógica de lo urbano.

Imagen 5. Tokio: la ciudad simultánea de la mujer nómada.

PD “Hoy la lejanía no está lejos. Está cerca. Es transitable, doméstica. De hecho está en las casas, en el monitor del ordenador, en la pantalla de los teléfonos móviles. Porque la técnica de nuestro tiempo es la técnica de lo lejano: el antiguo adverbio griego téle –lejano– forma parte de los elementos y de los instrumentos de la técnica contemporánea. Todo lo que está lejos –islas, desiertos acontecimientos, costumbres– viene hacia nosotros, se convierte en superficie, pantalla, sonido.” Antonio Prete. Tratado de la lejanía

Mauro Gil-Fournier E. | @mgilfourestudio SICVivero de Iniciativas Ciudadanas


[1] Toyo Ito, Una arquitectura que pide un cuerpo androide. Escritos. Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos de Murcia, 2000

[2] Ibidem

 

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , ,

3 comentarios a “Proxicuidades o ciudades simultáneas”

  1. Proxicuidades o ciudades simultáneas « La Ciudad Viva por @mgilfour para @laciudadviva #fannumerouno | KRIEGSMASCHINE_WAR MACHINE | Scoop.it dice:

    [...]   [...]

  2. Proxicuidades o ciudades simultáneas « La Ciudad Viva | mpaamaster | Scoop.it dice:

    [...]   [...]

  3. MAURO GIL-FOURNIER- EQUIciuDAD2012 dice:

    [...] Gil-Forunier trabaja en el estudio SIC, y colabora en la publicación digital de laciudadviva. También tiene por supuesto twitter, y de seguro buenas reflexiones que contarnos. En EQUIciuDAD [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía