La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Al borde de la crítica (3/3): Silencio y crítica.

por Brijuni — Viernes, 14 de junio de 2013

Pincha en el siguiente enlace para ver un video resumen de cinco minutos sobre las Tres jornadas al borde de la crítica:

“Al borde de la crítica”, jornadas de Teoría y Crítica de la Arquitectura en la Universidad Europea de Madrid from STUDIO LIN DAVIS on Vimeo.

La tercera y última de las jornadas “Al borde de la crítica”, organizadas por la Universidad Europea de Madrid, cambió de escenario y tuvo lugar el lunes 13 de mayo con unos participantes y un público muy animados desde el principio a disfrutar de una intensa velada sobre un tema apasionante como es el de la crítica y su silencio.

 

Francisco Javier Casas presentaría a los invitados después de la habitual introducción histórica de cada jornada en la que, tras realizar un pequeño resumen sobre los dos eventos anteriores, expuso la necesidad de articular la forma en la que se van a registrar y catalogar las nuevas fuentes de información que han aparecido desde que existe internet para que puedan formar parte de un futuro cuerpo de conocimiento y estudio.  Casas sugería la necesidad de alcanzar acuerdos sobre las estrategias que median entre la forma (formato) y el fondo (contenido); todo ello siempre y cuando seamos capaces de superar los esquemas actuales de lobbies en la crítica que, a pesar de operar en un campo no neutral sino ideológico (Colquhoun), deberían aspirar a no utilizar la crítica de una forma descaradamente instrumental (Tafuri).

La primera en tomar la palabra para posicionarse sobre Silencio y crítica fue Anatxu Zabalbeascoa, historiadora y periodista (El País), que fue muy crítica con la profesión de arquitecto en general -disculpándose de antemano por las generalizaciones injustas que  incluía su presentación- y sobre todo con el discurso de muchos arquitectos que habían diferenciado dentro de su producción las obras que podían o debían publicarse, y aquellas que no, lo cual era un ejercicio de irresponsabilidad manifiesta. No todo fueron críticas y Zabalbeascoa puso mucho interés en explicar a la audiencia que su trabajo -dirigido a un público muy amplio como no puede ser de otra manera al escribir para un medio tan generalista como El País- consiste sobre todo en explicar los contextos en los que el trabajo de los arquitectos se produce, y para ello utilizó ejemplos muy conocidos como los de Aravena o Sol89, y otros menos habituales relacionados con la ciudad informal y la vida en torno a ella se genera, algo que los arquitectos debemos poner en valor.

Anatxu Zabalbeascoa (El País).

Néstor Montenegro (profesor de la Universidad Europea de Madrid) se valió de múltiples referencias y sobre todo de fragmentos de textos de Georges Perec en los que se apoyó para leer su aproximación a la idea de la crítica, en ausencia de imágenes: “Toda biblioteca responde a una doble necesidad, que a menudo es también una doble manía: la de conservar ciertas cosas y la de ordenarlas según ciertos modos.” Montenegro defendió liberar a la arquitectura de clasificaciones encajonadas ejercidas desde voluntades moralistas y abusivas -o a veces simplemente partidistas- y apoyó la idea de una crítica que acepte una arquitectura de diferencias, numerosa, libre y abierta donde el crítico se vea en la necesidad de arriesgar en cada manifestación en favor de un conocimiento colectivo diverso.

Néstor Montenegro (Profesor de Proyectos Arquitectónicos de la Universidad Europea de Madrid).

Néstor Montenegro (Profesor de Proyectos Arquitectónicos de la Universidad Europea de Madrid).

El tercer invitado, Francisco González de Canales (Architectural Association y ETSA Sevilla), comenzó destacando el carácter superfluo de la primera crítica generada a la arquitectura del movimiento moderno desde el mismo, en una lectura endógena de la que habría que distanciarse para comprender el hecho arquitectónico desde prácticas, instrumentos y conocimientos exteriores al mismo. Avanzó su discurso inicial hasta valorar el historicismo radical de Raymond Williams y su crítica a las tendencias estructuralistas y posestructuralistas de los años setenta y ochenta, como un modo de volver a hacer una crítica positiva que iría “desde las costumbres y prácticas menores de nuestra cotidianidad y sus modos de expresión a las cuestiones centrales de la sociedad en relación a la cultura”, tal como Williams expone en La Política del Modernismo.

Francisco González de Canales (Architectural Association Unit Master).

Por último tomó la palabra Fredy Massad, crítico de arquitectura de ABC y profesor (ESARQ), que expuso algunos ejemplos muy claros de lo que él considera errores que se generan desde la crítica y el periodismo sobre arquitectura en general, empezando con el artículo La extraña muerte de la crítica de arquitectura de Josep María Montaner y otro en la misma dirección de David Basulto en Fulcrum (AA) en el que se ponderaba El fin de la Crítica: Hacia una nueva Arquitectura en la que los arquitectos serían sensibles a los comentarios que los lectores de blogs sobre arquitectura pudieran hacer sobre sus obras llegando incluso a modificar estas, pasando por publicaciones que, en opinión de Massad, están errando de alguna forma al ofrecer contenidos a veces vacíos como Quaderns o Scalae, para finalmente acabar con una breve mención a lo que la prensa escribió sobre las obras de algunos arquitectos utilizando las definiciones que ellos hacen de sí mismos, sin aportar ninguna otra reflexión propia o pensamiento crítico sobre lo dado.

Fredy Massad (ABC).

La mesa redonda fue moderada por Miguel Lasso de la Vega (Director del Departamento de Urbanismo, Historia y Representación de la Arquitectura UEM), que planteó preguntas fundamentales para centrar el debate sobre los objetivos de la crítica, a quién debe dirigirse, quién puede o debe ejercerla, y cuál es la forma en la que debe hacerse. Lasso de la Vega recordó que la crítica no es algo nuevo sino que ha existido siempre en el arte y quizá ahora el debate se centraba demasiado sobre los nuevos formatos, como en las dos primeras jornadas, dejando a un lado la importancia de los contenidos y sus protagonistas al haber pasado a ser la crítica un acto casi inmediato, democrático y accesible a cualquiera.

Miguel Lasso de la Vega (Director del Departamento de Urbanismo, Historia y Representación de la Arquitectura de la Universidad Europea de Madrid).

La ronda de preguntas desde el público fue animada y vibrante,si bien con algunas intervenciones absolutamente prescindibles como fiel reflejo de una realidad, la de la crítica, oscilante y cuyo interés varía radicalmente en función de quien la ejerce. Así, se confirmó la necesidad de apostar por formatos donde la libertad sea una condición necesaria y no un privilegio, en detrimento de repeticiones de lugares comunes y de manifestaciones partidistas.

Sí tuvieron interés, en cambio,  las intervenciones de José Luís Esteban Penelas, (Catedrático de Proyectos Arquitectónicos UEM) que reclamó un metalenguaje arquitectónico, defendiendo una posición contracorriente hoy día, y un alejamiento de la arquitectura y la sociedad; o las de Gonzalo Pardo (profesor ETSAM) y Miguel Ángel López Mir, muy críticos con la intervención de Anatxu Zabalbeascoa en relación con la idea de la profesión percibida por gran parte de la sociedad con la que ellos, como arquitectos totalmente alejados del star system, no se sentían en absoluto identificados.

Texto: Beatriz Villanueva, Ramiro Losada Amor y Francisco J. Casas, comisarios de “Al borde de la crítica”.

 

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 4,52 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía