La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Less is Less.

por Brijuni — Jueves, 26 de diciembre de 2013
Hannes Meyer. Co-op Zimmer. Gante, 1924. Imagen: http://antonas.blogspot.com.es/2013/05/on-monday-27-may-bank-holiday-athens.html

Hannes Meyer. Co-op Zimmer. Gante, 1924. Imagen: http://antonas.blogspot.com.es/2013/05/on-monday-27-may-bank-holiday-athens.html

Less is enough on architecture and asceticism es el título del último libro de Pier Vittorio Aureli -arquitecto romano y profesor de la AA londinense-, que se suma a la colección de Strelka Press, el instituto de posgrado de AMO/Koolhaas. Con semejante título, era inevitable su lectura, dado que Aureli, -o P. V. como se le conoce en su círculo más privado-, tiene entre sus mayores admiradores a profesores y críticos a ambos lados del Atlántico (es profesor invitado en Yale, por ejemplo) y ha sido presentado de manera privada o pública por profesores de su entorno en la capital británica como una figura relevante de la crítica de arquitectura del futuro.

El opúsculo, dada su reducida extensión, está disponible en formato electrónico y se divide en una introducción y siete partes en las que el autor analiza la vida monástica en relación a la estructura formal de los edificios que la albergaron, para ahondar en los conceptos de austeridad y ascetismo, defendiendo desde el comienzo el interés del segundo término en detrimento del primero, que asocia a los dictados de nuestra sociedad capitalista.

Más allá de la inmediatez con la que el “Less is Enough” pueda asociarse a otras famosas sentencias como “Less is more” o “Less is a bore”, etc… sorprende que, frente a la precisión con la que P. V. atribuye a una entrevista a Mies en 1959 la frase con la que éste ha pasado a la historia, sólo recuerda el aburrido y oportuno “más por menos” a partir de un artículo de Stefano Boeri en 2012, cuando por ejemplo el congreso celebrado en Pamplona con nombre casi homónimo data de 2010 y ya un año antes el director de una de nuestras revistas más famosas se hartó de proclamar a los cuatro vientos en Valencia el mismo mantra frente a un auditorio de estudiantes estupefactos. Dicho despiste es sólo atribuible a la escasa o nula influencia de la crítica de nuestro país en un mundo que, como personifica Aureli, pertenece al eterno debate anglo-italiano con larguísimos ecos americanos, en el que nuestros autores no tienen ninguna cabida actualmente.

En cambio, resulta agradable fijarse en la crítica que Aureli hace sobre el manifiesto de Renier De Graaf, socio de OMA, que con el título “Simplicity” pretendía subrayar el cambio de intenciones derivado de la crisis recién estrenada hace pocos años cuando el estudio se enfrentó a -y aquí está lo divertido- el diseño de un hotel de siete estrellas en altura en Dubai con forma de monolito.

El libro repasa algunos momentos interesantes de la historia de la arquitectura incidiendo en la relación de los individuos (monjes o no) con una colectividad o sociedad de la que sólo pueden formar parte como “individuos sociales”  cuando no renuncian a esa sociedad, es decir, “individuos que sólo lo son al estar entre otros” (Marx), y para ello aparecen desde el séptimo libro de Serlio, que por primera vez se enfrenta al diseño de las viviendas de personas pobres o profesiones artesanales, hasta un raro proyecto de Hannes Meyer donde este diseña el mobiliario mínimo necesario de una habitación, apareciendo también un gramófono.

El proyecto, Co-op Zimmer, es en cierto modo contrario al empeño de arquitectos coetáneos de Meyer que trabajaban en torno a la idea de existenzminimum y por tanto de la vivienda mínima como unidad habitacional de rango superior a la habitación. Aureli, sin embargo, defenderá a partir de este ejemplo la idea de que es posible vivir con menos, con lo suficiente, como reacción al impositivo menos es más que él cree construido desde el capitalismo y los sistemas de producción y explotación del trabajador, siempre y cuando seamos capaces -y estas son sus pocas recetas finales- de renunciar a cuantas más posesiones podamos, a nivel individual, de forma que podamos compartir el mayor número de cosas, entre ellas, la propia vivienda o el espacio doméstico.

El texto, además, se detiene en autores y personajes tan variados como Steve Jobs, Walter Benjamin, Charles Baudelaire, Peter Zumthor o John Pawson, apoyándose en unos para desmontar o simplemente señalar las contradicciones de muchos de ellos.

A pesar de lo severo que su título pudiera sonar, parte de lo más interesante del texto es el interés constante de Aureli en señalar el ascetismo como una opción personal donde las privaciones son a la vez medios y fin, y donde la búsqueda de la calma y de un cierto hedonismo se confunden como camino y meta a la vez. Por ello, parece exagerada y algo cruel la crítica de Austin Williams en The Architectural Review, donde se tacha de “cínica y futil” la aspiración de una vida monástica secular, es decir, fuera del monasterio, del autor, amén de un retroceso en el tiempo y una “chorrada romántica”.

En todo caso, sirvan estas líneas para que los autores de este texto suscriban absolutamente parte del texto de Pier Vittorio Aureli, sobre todo en lo referente a que “Menos es Menos”, a la vez que desean a sus lectores felices fiestas y feliz 2014, con la esperanza de que este año nos traiga la desaparición de las “liebres por gatos” y los “más por menos” y todo vuelva por fin a la normalidad.

———-

Texto: bRijUNi architects. Beatriz Villanueva y Paco Casas. Arquitectos (ETSAM). Master en Proyectos Arquitectónicos Avanzados (Bea) y Master en Análisis, Teoría e Historia de la Arquitectura (Paco).

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votos, media: 4,80 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , ,

23 comentarios a “Less is Less.”

  1. Miguel dice:

    http://www.amazon.es/Less-Enough-On-Architecture-Asceticism-ebook/dp/B00ET6254U/ref=sr_1_6?ie=UTF8&qid=1388084834&sr=8-6&keywords=pier+vittorio+aureli

  2. Brijuni dice:

    Gracias, Miguel.

  3. (Juan Antonio Ros vía facebook) dice:

    En general me ha agradado el flow de artículo y procuraré leerme el libro estos días para tener una visión más completa del tema porque desde luego tiene recorrido. Interesante y acertada la reflexión y cuasi contradicción de que el ascetismo y la privación también precisan de una serie de requerimientos…

  4. (Paula V. Álvarez vía facebook) dice:

    Gracias por este review Brijuni! Con ganas de leer el libro. Aun asi, la expresión “Less is enough” me resulta descafeinada y confusa frente al “FEW IS ENOUGH” que aparecio unos meses antes en las páginas de Log27, si bien escondido. Bajo el título “The Theology of Tabula Rasa…” Aureli también arremetía contra Boeri, y desmontaba, en general, la idealización de la precareidad como alternativa a la crisis, y otras tendencias en boga. Pero lo mejor del texto para mi es el análisis y la recuperación de Hannes Meyer.

  5. Paco Casas dice:

    Hola, Paula, thanks a lot for commenting! No tengo acceso al artículo del q hablas, sí al preview, donde veo la referencia d aureli a boeri, igual q en el libro, y alguna idea más q se repite, pero no encuentro el “few is enough” que supongo que estará desarrollado según dices en el artículo. en todo caso, sí te digo que en el libro -si no recuerdo mal- no hay nada de ello, es decir, nada de “few is enough” frente a “less is enough”, que aparece todo el rato y d hecho se introduce con el proyecto de meyer del q dice p.v.: For Meyer, unlike Mies, less is not more, less is just enough. Pero de few is enough, no hay nada… a ver si puedo leer el artículo! besos y felices fiestas, paula!

  6. (Paula V. Álvarez vía facebook) dice:

    Aquí un fragmentito del texto, rescatado para U n f a c e donde Aureli plantea la cuestión del Few is Enough: http://goo.gl/4bc6Jk. Todo el desarrollo lo hace contraopniendo Coop-Zimmer al sistema dominó de Le Corbu. Quizás el texto de Log pudo ser el germen del libro para Strelka Press. Hay otros investigadores de su grupo en Delft que también están trabajando sobre Meyery sus coop-works. De aqui a poco tenemos un revival del constructivismo.

  7. (Paula V. Álvarez vía facebook) dice:

    FEW IS ENOUGH | Paula V. Álvarez

    «While Le Corbusier failed to put the Dom-ino model into practice, its implicit logic is today ubiquitous in housing construction systems that combine the formal procedures of steel-reinforced concrete and the “informality” of do-it-yourself building practices. For this reason, despite the tabula-rasa effect that destroyed the 19th-century domestic interior so hated by Benjamin, the Dom-ino model established a new idea of private property that is no longer represented by the “traces” left by the inhabitants’ abundance of furniture and interior decoration so typical of the 19th-century bourgeois house. In the Dom-ino model private property is represented by the possibility of self-construction, which automatically makes the inhabitant the owner of her/his house. As history has shown, this model has often been applied to tame and control subjects by allowing them to build their own houses in the cheapest way possible, thus turning them into small entrepreneurs of their respective households. Here again the Dom-ino model was, as the time of its conception, both a promise and a threat. Its promise of a new beginning for an emancipated form of life was threatened by the possibility of turning the construction of the basic frame itself into a vehicle for what Benjamin feared the most: the enduring logic of private property, which was embedded in the very constructive logic of the Dom-ino model.

    (…) Like the Dom-ino model, the Co-op Zimmer was also proposed as an idea of the city developed from its most basic component: the room. Co-op Zimmer is made by two blank walls and a nondescript floor. This architectural framework emphasizes the emptiness of the room and gives importance to the very few interiors objects. Whereas the emptiness of the Dom-ino suggested further development, Co-op Zimmer, with its spartan furnishings, suggests a limit to development precisely because the presence of the few interior objects is enough. Unlike Maison Dom-ino, in the Co-op Zimmer the tabula rasa is not meant to be occupied by further architecture, furniture, or objects. Rather than instigate a strategy of property, the Co-op Zimmer suggest a way of life beyond property»

    TEXT: Pier Vitorio Aureli. Excerpt from ‘The Theology Of Tabula Rasa: Walter Benjamin And Architecture in The Age of Precarity’. In Log 27. March 2013. Pp 111-127.

  8. Brijuni dice:

    Paula, genial, gracias por la anotación y el texto! En el libro utiliza el sistema Dom-ino para ejemplificar (junto a otros proyectos) la contradicción entre ascetismo y capitalismo. Aquí explica bien esa situación de posesión a la que, de alguna manera, aspirarían los usuarios de una vivienda que puede personalizarse y decorarse al gusto, frente al Coop-Zimmer donde esa es una imagen final que no busca ni mucho menos customización ni posesión por parte de un individuo. En todo caso, y perdona la pesadez, sigo sin ver por ningún lado, o al menos de manera explícita, lo de few is enough.

  9. Miguel dice:

    Creo que estamos usando los eslóganes simultáneamente en múltiples capas que, si bien están interconectadas, no son lo mismo.
    Tenemos resultados y medios de producción, tenemos enfoques económicos y enfoques vitales, tenemos ornamentación o falta de ella, tenemos ética y estética. ¿No?
    Tratando de desplazar el debate hacia la contemporaneidad, me alegra enormemente encontrar este término, ascetismo, que nunca había usado, pero si pensado.
    Cuando mencionáis fin y medio creo que estáis evidenciando dos sentidos claramente diferenciados de una vía que si no es similar, si es paralela.
    ¿No estamos en una situación analógica si comparamos el minimalismo suizo-calvinista con el japonés-sintoista? La reducción suiza se produce casi como un acto de contrición, eliminando lo que sobra, reduciendo hasta el mínimo, reduciendo, recortando.
    Sin embargo, la japonesa se produce por suficiencia, y aquí aparece el enough, en el sentido de que el vaso se va llenando, hasta que basta. No hay necesidad de eliminar porque nunca ha sobrado. Y aquí de nuevo me encanta la referencia al hedonismo, porque en la contrición el placer no tiene cabida, el placer es gozo y en la culpa y la eliminación, sentimientos que maneja la doctrina neocon para hacernos sentir culpables de nuestros propios males, el gozo es incompatible.
    Creo que la cultura de nuestro sur, malentendida y vilipendiada ad infinitum como perezosa y vaga, tiene muchísimo de este ascetismo capaz.

  10. Miguel Ángel Díaz Camacho dice:

    Muy interesante Paco y Bea, enhorabuena. En realidad lo de la liebre por gato Sota lo copió a su vez de Victor D’Ors, profesor suyo y director de la ETSAM, y entiendo que hace referencia a la idea de superación de las premisas culturales en las que esta frase se contextualiza (España años 50-60). En esa época los encargos debían responder a exigencias poco interesantes para ellos a nivel cultural, y por eso entendían como un deber ofrecer algo que no se les solicitaba (entre otras cosas un ascetismo del que Sota siempre ha sido abanderado). Ahora bien, la renuncia sotiana procede de la alta cultura, el ascetismo como refinamiento, nunca como una conquista social apoyada en elementos compartidos. Una buena prueba de ello es el fracaso total de su máxima “la casa como experimento” (que cuento en mi tesis) y que trata de cómo las supuestas “investigaciones minúsculas” para empresas mayores acabaron en realidad en villas burguesas para sus amigos adinerados en las que son replicadas gran parte de sus experiencias anteriores procedentes de la gran escala.

  11. Paco Casas dice:

    Gracias por tu comentario que viene genial, Miguel Ángel. Hemos oído tantas veces esta expresión que, en mi opinión, ha caído en desgracia desde el momento en que se ha asociado a dar más por menos o dar algo mejor a un cliente porque los arquitectos somos más listos, que al fin y al cabo es un poco lo que decía Sota, aunque efectivamente quizá el contexto lo hacía más amable que actualmente.
    Aún así, no me parece mal que el ascetismo -como consecuencia final y parcial- pueda o deba apoyarse en elementos compartidos, utilizando tu misma expresión en relación a lo que apunta Aureli al final de su libro. Más aún, me parece que el ascetismo como refinamiento, en el momento en que la alta cultura se alinee -que no ha de hacerlo necesariamente- con solvencia económica -wealth-, se convierte simplemente en una opción casi estética más que ética y desde luego en arquitectura está clarísimo que así lo ha sido y así queda explicado a través de varios ejemplos en el libro, por ejemplo el ridículo manifiesto “Simplicity” en relación a una forma volumétrica simple ligada a un hotel de siete estrellas en Dubai.

  12. Jose Maria Echarte dice:

    Interesantisimo review, Paco y Bea. Y muy oportuno lo que señala Miguel Angel Camacho. Algo parecido al final de las investigaciones de Sota se describe -sobre el mito de la arquitecturainternacional en su desembarco en USA- en “Quien Teme al Bauhaus Feroz” que -aun con muchos pasajes cuestionables- ya ponia en su momento en solfa esta tendencia al refran sintetico, magnifico e incontestable, revelando gran parte de las contradicciones (Politicas y sociales en su mayoria dado que Wolfe no es arquitecto y entra poco en el tema) inherentes a que un personaje como Mies hablara de “Menos es Mas” en edificios como el Lake Shore Drive en el que nunca menos fue tan mas, si de elitismo, materiales u otras cuestiones hablamos, lo que lo aproxima a esa cuestion puramente “estetica” del manifiesto “Simplicity”.
    Coincido por otra parte en la interpretacion de que la frase “liebresca” (Como en general casi todas estas frases descontextualizadas y usadas como mantra) ha sido muy mal transmitida y empleada para justificar muchos cliches absurdos de nuestra profesion, entre ellos -y no siendo menores- la incapacidad ridicula de saber cobrar con justicia por lo que se hace, la minusvaloracion (economica) del propio trabajo y sus dificultades por una suerte de martirologio tontaina al que no es ajeno cierto malditismo impostado, y la no menos peligrosa justificacion de cierta tendencia a la explotacion como parte de ese proceso por un ridiculo afan diferenciador que nunca llegare a explicarme del todo y que nace de la definicion por oposicion: Nosostros Vs el resto de profesiones que NO dan liebre por gato. O que cobran la liebre, porque es la cosa mas logica del mundo.

  13. Brijuni dice:

    Gracias, José María. Sí, leímos el libro de Tom Wolfe de estudiantes, qué mala la traducción, empezando por el título, te acuerdas? (From Bauhaus to our house). Desde luego Mies es uno de esos arquitectos, maestros, héroes, que quedan totalmente desnitrificados en muchas lecturas de posgrado. Es culpa un poco de Charles Jencks, quizá entre otros, el que su desmontaje no haya sido mucho mayor ya que el que él hace, al enfrentarlo con arquitectural posmodernas aún peores, hace que vuelva a cobrar el valor que tiene, más allá de sus enormes contradicciones, reducciones históricas simplistas y medias verdades.
    El ejemplo del Seagram en concreto se puede poner, por su paralelismo formal no intencionado -buscaban cosas diferentes- con el edificio de OMA para Dubai del que ya hemos hablado a través del manifiesto de su socio, Reiner de Graaf, en “Simplicity”.
    Nuestra denuncia sobre las liebres y los gatos coincide exactamente con lo que expones.
    Un abrazo y feliz año!

  14. Brijuni dice:

    Miguel, gracias por tu comentario. Estamos de acuerdo en que probablemente el eslogan de Mies está hablando, como tú pareces decir, de otro asunto y no de un enfoque vital que es hacia donde desde luego se orienta Aureli, siempre político en sus textos.
    No obstante, y aunque medio andaluces como bien sabes, no me parece que al final se mezclan las ideas de pereza y gozo de una forma rara con la de ascetismo y, la verdad, estaría bien si te animas a aclara esa parte un poco más tal como lo has hecho con Suiza o Japón, de forma muy clara, al menos para nosotros! Y perdona nuestra torpeza! A Paula le ha costado varios comentarios que pillemos el sentido de Less is Enough pero lo ha conseguido. Gracias, Paula!
    Ahí queda, Miguel, quizá para el año nuevo… un abrazo y feliz año también!

  15. Miguel dice:

    Hace años un amigo que sabe mucho más que yo de filosofía y pensamiento, cuando hablábamos de Andalucía, sus bondades y maldades, dijo: “¡Cuánto daño han hecho Séneca y los epicúreos!”.
    Creo que iba en esta línea. En el sur no “dejamos de hacer”, sino que “ya hemos acabado”. El nivel de la suficiencia viene mucho relacionado con el placer, el disfrute del acto terminado por encima del acto en desarrollo. La contemplación del resultado, la posesión del tiempo “para otra cosa”. La diferencia entre el “ya basta” y el “quita lo que sobra” es crucial y mi enlace con el gozo para destronar la lectura hacia la pereza es en el sentido de la suficiencia.
    Hemos hablado con compañeros sobre el tema de los presupuestos de ejecución material que se manejan en el Sur en oposición a los del norte. Nuestros presupuestos no son bajos, no son austeros, son frugales, son “suficientes”. Y lo mejor es que, lo que sabemos hacer con ellos, nos gusta.

  16. Andrés dice:

    Primero enhorabuena a P&B por el artículo, especialmente por su tono acertadísimo (conseguir ser ameno y desenfadado cuando se habla de algo muy serio, ¡Nada fácil!)

    También me ha gustado el.concepto de “ascetismo capaz” que reivindica Miguel; no sé dónde empieza ese Sur a que él alude, desde luego yo me siento parte de esa cultura, y habría que hacerlo entender más en serio fuera, aunque sin por ello caer en la mitificafión y la pérdida del sentido del humor, que es su base.

    Buena entrada de año a todos, y ¡A seguir en la brecha!

  17. Brijuni dice:

    Andrés, muchísimas gracias por el comentario. Me parece bien, como andaluz (Paco) evitar esos mitos y, en mi opinión, las valoraciones muy subjetivas en relación por ejemplo a si los presupuestos aquí son más bajos porque con eso nos basta. No sé si tiene más que ver, yo creo que sí, con que algunas ciudades costeras, por ejemplo, no necesitan sistemas de calefacción y/o refrigeración por lo benigno de su clima, y eso repercute en unos cerramientos más económicos también. Creo que va más por ahí y Miguel, la verdad, no me gustaría enarbolar ninguna bandera andaluza, aunque esta web lo sea, ni lo contrario. Creo que los conceptos que estamos discutiendo son mucho más universales que lo que pueda representar Andalucía o incluso España, y por ello hablar de una forma tan local, creo que es perder un poco de intensidad en el debate. Me pasa igual, Andrés, cuando hablas del sentido del humor, que creo que no es, en absoluto, patrimonio andaluz. Un abrazo a los dos y feliz año!

  18. Miguel dice:

    Creo que reducir el tema de los costes a un problema de instalaciones térmicas es una reducción muy fuerte y que evita un tema mucho más profundo de índole más geofísica que cultural. El ecuador del mundo es mucho más ascético que los polos.
    Y no sigo descafeinando el debate.

  19. Paco Casas dice:

    Miguel, por favor, muy al contrario y perdona si me he expresado mal, lo que dices es muy pertinente y desde luego aporta mucho al debate, lo mismo que has hablado de Andalucía, lo has hecho de Suiza o Japón, perdona si he dado a entender lo contrario.
    Sólo digo que para mí, como andaluz, no me parece del todo aplicable como concepto general a nuestra particularidad, si quieres geofísica como tú dices, el ascetismo, pero si a ti sí, tal como lo estás defendiendo, fenomenal.
    En todo caso, sí que lo de los presupuestos, y aquí hablo ya como técnico, no como andaluz, se debe en parte a eso. Creo que es un hecho, no una opinión, igual que ocurre por ejemplo en las Islas Canarias. Un abrazo y te debo un café!

  20. Miguel dice:

    Ahí cada uno tenemos nuestras experiencias en ambos extremos, creo que vosotros, como nosotros, habéis construido “arriba y abajo”, y sin revisar los números, me atrevo a asegurar que la diferencia de €/m2 no era sólo por los cerramientos o la caldera.

    Mi argumento viene de un sentido más cercano al Mies que se ha mencionado también. En una visita a Vitoria con amigos comunes, discutía con uno de ellos sobre la oportunidad o no de que el cerramiento del edificio hubiera sido de otro material más económico en lugar de los prefabricados de fundición de bronce (que no puedo suponer económicos). Este amigo común, muy del norte, defendía que no podían haber sido de otro material porque el resultado no hubiera sido ese. Yo defendía una postura de mayor suficiencia, sin negar el resultado, brillante en mi humilde opinión, el museo hubiera podido ser simplemente bueno de haber manejado presupuestos inferiores y eso, para mi, hubiera sido suficiente. Ese es el ascetismo del que hablo, y en Andalucía, creo que abunda.

  21. Paco Casas dice:

    Miguel, gracias, creo que te has explicado muy bien, la verdad. Aún así, los datos que manejo son un hecho, no una impresión, pero no quiero abundar más en ello y sí en lo que has dicho sobre un resultado diferente gracias a un prefabricado de fundición de bronce probablemente poco económico. Sin duda, me alineo con lo que dices y comparto tu opinión. Quizá en eso estamos muy cerca y tu argumento cobra más valor y vigencia. Muchísimas gracias.

  22. Mi Pagina dice:

    Mi felicitacioón un gran redacción. Hasta luego.

  23. Tarde y mal dice:

    La review de Galiano. Hecha después para arquitectura viva.
    http://www.arquitecturaviva.com/es/Info/News/Details/5446

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía