La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


En nombre de quienes lavan ropa ajena*

por Dpr-barcelona — Jueves, 13 de marzo de 2014

“…deben de predominar errores profundos en la legislación cuando los actos que realizan a diario millones de habitantes para sobrevivir son considerados ilegales”
—Jorge Enrique Hardoy

La cita con la que empezamos esta entrada es una adaptación de la original citada por Julian Salas en “Contra el Hambre de Vivienda” [1] y sirve como punto de reflexión sobre la situación a la que se enfrentan a diario millones de personas para acceder a uno de los derechos fundamentales recogidos en “Declaraciones” y “Constituciones” pero que al chocar con la realidad impuesta por la mercantilización de la vivienda se queda en papel mojado.

El problema del acceso a la vivienda tiene diferentes niveles de complejidad según el lugar al que nos refiramos. Sin embargo, existen una serie de factores comunes como el peso que tiene el precio de la vivienda que fija el mercado y el acceso de las personas a un sistema financiero que potencia la inequidad. Las cifras y estadísticas muestran la magnitud del problema, pero son inútiles mientras se siga careciendo de respuestas efectivas para los habitantes afectados.

En este blog se han publicado ya varias entradas que a su vez han generando interesantes discusiones sobre este tema, sobretodo en España. En ellas hay que resaltar el papel fundamental que juega la fuerza de las plataformas de vecinos y el trabajo de técnicos sensibles a la problemática o que incluso se ven afectados por ella. Estas iniciativas “desde abajo” son un detonante necesario y una llamada poderosa de toma de conciencia; sin embargo no deberían ser la excusa para que otros agentes importantes se laven las manos con el argumento de que los ciudadanos encuentran soluciones por ellos mismos. Soluciones que no olvidemos vienen muchas veces acompañadas de incertidumbre y precariedad.

Rescate PAH. Foto Joan Alvado en Periódico Diagonal
Rescate PAH. Foto Joan Alvado en Periódico Diagonal

Existen experiencias que pueden sumar a las que se están explorando y que hurgan en los resquicios que deja el mercado como los Fideicomisos Inmobiliarios o la Cesión de Uso. Estas tienen como punto en común el hecho de hacer propuestas que van más allá de la solución habitacional de emergencia y proponen marcos políticos, legales y financieros propicios para que la experiencia de habitar se desarrolle como lo que es: una realidad dinámica y no una respuesta estática y puntual.

Aportamos a este foro de discusión una experiencia que se está explorando en Guatemala, en un marco urbano y social distinto, pero que tiene en común la implicación de técnicos con el ingenio suficiente para vincular instituciones y agentes económicos sin olvidar el hecho de que el acceso a la vivienda es un derecho y no una mercancía.

La vivienda productiva del Laboratorio Posconflicto

El Laboratorio Posconflicto es una iniciativa que se centra en estudiar alternativas de acceso a la vivienda para los millones de personas que emigraron a la Ciudad de Guatemala como resultado del abandono histórico de áreas rurales y a las que se sumó parte de la población desplazada a raíz del conflicto armado de 1960 a 1996. Empujada a asentarse en áreas marginales [como barrancos y otras periferias de la ciudad]; esta población, en su mayoría indígena, tuvo que enfrentarse a comenzar una nueva vida frente a la indiferencia y criminalización por parte de las instituciones y una parte de la sociedad. La dificultad de acceso a el mercado de trabajo y al sistema de economía formal junto con la facilidad de acceso a las armas y a los flujos de comercio de drogas no hicieron sino complicar la ecuación.


Asentamiento alrededores del Basurero de la zona 3. Guatemala. Fuente C.P.R. Urbana

Sin olvidar el conflicto armado [160,000 muertes y 40,000 desaparecidos] y las prácticas genocidas que contribuyeron a agudizar el problema habitacional actual; el Laboratorio Posconflicto ha logrado sumar a varios agentes institucionales y grupos de trabajo profesionales para el diseño de un marco legal y financiero que facilite a los habitantes construir un proyecto inclusivo que sobrepasa la idea estática de vivienda. Al poner frente a frente las contradicciones de clase que generan la segregación espacial en la ciudad de Guatemala, el Laboratorio Posconflicto toma en cuenta la complejidad social generada por decenios de racismo oculto.

Conscientes de que, después del conflicto, el concepto de trabajo ha mudado del espacio colonial representado por el latifundio y la maquila al concepto de producción instalado en en el corazón del espacio neoliberal de las ciudades centroamericanas; este laboratorio desarrolla su propuesta alrededor del concepto de Producción [esa forma genérica e irreductible del trabajo] que partiendo de pequeñas unidades o tipos en combinaciones complejas generan un organismo urbano colectivo. La ciudad generada es un ciclo, un sistema dinámico resultado de la combinación de diferentes tipos. [2]

Partiendo de esta unidad o tipo, su Programa de Vivienda Productiva combina hábitat y nuevos espacios de producción generados por las formas de economía emergentes [y a menudo informales] de la ciudad. Como una propuesta que pretende incidir a escala urbana se propone el desarrollo de unidades productivas compuestas por células de vivienda adaptables a diferentes tramas urbanas y densidades dispuestas en patios pórtico que facilite el desarrollo de pequeños negocios y servicios, activadas con un centro de desarrollo comunitario. Como una forma de revertir la segmentación característica de las ciudades latinoamericanas, el proyecto contempla soluciones para personas en condiciones de extrema marginalidad, excluidas del sistema laboral y financiero formal [Sujeto A] y para personas que aún estando reconocidas dentro del sistema viven en una situación marginal suburbana, con opciones muy limitadas de adquirir una vivienda en áreas urbanas centrales [Sujeto B]. De esta forma se atraen al centro de la ciudad a aquella población que desde su llegada fue empujada a la marginalidad en la periferia de la ciudad.


Mapa Fuerza Laboral + Proyectos Estratégicos. Fuente: Laboratorio Posconflicto.

Como marco financiero para desarrollar los proyectos propone aplicar un sistema de subsidios cruzados apoyado por un pacto político. Una primera operación permite a familias con ingresos medios [Sujeto B] acceder a vivienda de calidad en áreas urbanas centrales beneficiadas por proyectos impulsados por el sector público para recuperar areas urbanas céntricas. Las ganancias generadas de esta operación proporcionan los recursos para subsidiar proyectos dirigidos a familias en exclusión [Sujeto A].

Estos recursos se canalizan a través de una nueva agencia de vivienda que coordina una serie de cooperativas autogestionarias basadas en la ayuda mutua y en la propiedad colectiva, que promueve el diseño y construcción del lugar para habitar y trabajar. De esta forma se promueve la inclusión de los marginados y se fortalecen las redes de relaciones que suelen generarse en los asentamientos marginales pero con un nuevo objetivo y dentro de un marco legal y financiero que las promueve y no las criminaliza.


Grupos de Trabajo Cooperativas Autogestionarias. Fuente Laboratorio Posconflicto

Como todo experimento, estamos frente a un proceso del que no sabemos los resultados. Sus hipótesis de partida son socialmente arriesgadas y formalmente interesantes. Pero además tienen el valor humano de anteponer a las personas y el respeto por su identidad y la intención de restituir una memoria colectiva con heridas pendientes de cerrar.

………………………………….

Las experiencias que hemos citado muestran caminos que nos hacen a reflexionar sobre la naturaleza misma de nuestro trabajo dentro de la sociedad. ¿Debemos limitamos a dar respuestas técnicas y formales o podemos adentrarnos a explorar e influir en las dinámicas que determinan el acceso a los bienes elementales para vivir en sociedad? Para ello es evidente que necesitamos provocar la acción política, legal y de los agentes financieros más allá del consenso interesado e inefectivo.

César Reyes Nájera + Ethel Baraona Pohl | dpr-barcelona

………………………………….

*Tomado del Acta de Roque Dalton
[1] Jorge Enrique. “Repensar la Ciudad Latinoamericana”. Citado por Julián Salas en “Contra el Hambre de Vivienda” Escala 1998. Pp.67
[2] Tomando como referentes teóricos desde Ludwig Hilberseimer, Manfredo Tafuri hasta discusiones y síntesis de intelectuales guatemaltecos como Severo Martínez Peláez y Rodrigo Asturias entre otros, el Laboratorio Posconflicto hace una propuesta urbana desde el estudio de la compleja realidad social y la estructura del trabajo en Guatemala.
[3] De próxima publicación, el libro Laboratorio Posconflicto. Más info en dpr-barcelona

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , ,

Un comentario a “En nombre de quienes lavan ropa ajena*”

  1. En nombre de quienes lavan ropa ajena dice:

    [...] En nombre de quienes lavan ropa ajena por Soapy_Henderson a laciudadviva.org enviado: ____ “…deben de predominar errores profundos en la legislación cuando los actos que realizan a diario millones de habitantes para sobrevivir son considerados ilegales”.Jorge Enrique Hardoy.La cita con la que empezamos esta entrada es una adaptación de la original citada por Julian Salas en “Contra el Hambre de Vivienda” [1] y sirve como punto de reflexión sobre la situación a la que se enfrentan a diario millones de personas para acceder a uno de los derechos fundamentales recogidos en “Declaraciones” y “Constituciones”… etiquetas: vivienda, social, guatemala, arquitectura, convivencia usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios actualidad karma: 14 (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía