La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


¿Deben protegerse los Mercados?

por Ecosistema Urbano — Martes, 1 de septiembre de 2009

Situación del mercado en las inmediaciones de la Plaza Mayor de Madrid

A principios de Junio se puso de nuevo en funcionamiento el mercado de San Miguel de Madrid, un edificio que destaca no sólo por su arquitectura singular sino por la escala compacta, adecuada a las condiciones de su enclave en el casco histórico de Madrid…

Como nuevo vecino del barrio nunca llegué a verlo funcionar antes de su paralización, pero buscando fotos del aspecto anterior, se evidencia su funcionamiento como tal mercado, tanto por la forma típica de los puestos [de chapa metálica, con persianas independientes] como por el aprovechamiento del edificio [no sé exactamente la cifra, pero ahora hay un número muy inferior de puestos ya que se ha despejado un espacio central como zona “multiusos”]

Vista interior del estado actual

Es significativo el que 2 de los únicos 3 puestos “de mercado” es decir, que venden productos frescos de primera necesidad, sean de los únicos dos tenderos que se negaron a renunciar a los derechos de arrendamiento sobre su puesto antes de comenzar las obras de reforma del mercado, siendo el resto de puestos dedicados a la hostelería y a venta de productos “gourmet”. Curiosamente fueron los dos puestos que no pudieron abrir el día de la inauguración junto con el resto por problemas administrativos.

Vistas interiores del aspecto anterior a la transformación.

Supongo que por estrategia de imagen, los puestos “de mercado” están situados en el ángulo más visible y representativo del mercado, el que se ve según se sale de la Plaza Mayor por la C/ Ciudad Rodrigo. De esta manera el aspecto a primera vista es el de un auténtico mercado de abastos.

Detalles de la fachada antes y después de la rehabilitación.

Mi visión al respecto es positiva en términos arquitectónicos porque el edificio ha ganado en cuanto a que la rehabilitación ha mirado por evidenciar la estructura metálica y ha conseguido una mayor transparencia y ligereza del edificio al eliminar el peto perimetral de fábrica de ladrillo y continuar el paño de vidrio hasta el contacto con el suelo, también se han rediseñado los puestos y se ha suprimido la persiana para dar mayor continuidad al espacio, decisión que no se puede llevar a cabo a la ligera en una estructura de mercado a la usanza tradicional, ya que cada puesto tiene que guardar su género [ni que decir tiene que esta sensación también viene dada al eliminar tantos puestos, se consigue poner en relevancia la estructura de pilares metálicos.
Lo reprobable de este caso, es que para rehabilitar un BIC, [catalogación que posee este edificio] haya que sacrificarlo como mercado, porque es un hecho que ya no va a funcionar como tal.

Vistas interiores del aspecto actual

Es evidente que el del Mercado de San Miguel es un caso mas de gentrificación en el centro urbano de Madrid, en tanto que los realmente perjudicados por esta operación de “replanteo” del uso del mercado son los residentes de toda la vida del barrio, que son los que sufren de verdad la presión que se ejerce sobre ellos al eliminar un servicio de primera necesidad. Por lo tanto, hablando en términos urbanísticos, es razonable considerar los mercados de barrio como servicios que alientan la vida urbana y no como una actividad comercial más.

El ambiente de la plaza antes y después de su construcción en 1910 y 1950 respectivamente.

Dos ejemplos de mercados madrileños que pueden contribuir a ilustrar la escasez y pequeña escala de los existentes actualmente, son los desaparecidos Mercados de Olavide y San Ildefonso. Ambos se demolieron en los años 74 y 70 respectivamente bajo la misma operación urbana. “La demolición del Mercado de San Ildefonso, se inscribe en la operación de rescate de las plazas públicas ocupadas, -a partir del siglo XIX, por edificaciones de mercados. Y es en los años sesenta cuando aquella operación se promueve en el Ayuntamiento de Madrid”.

Mercado de San Ildefonso en el corazón del Barrio de Malasaña y La Plaza resultante de su demolición (1970)

El caso de Olavide representa uno de los escasos ejemplos de Mercado exento en Madrid. Construído en 1931-34, es obra de Javier Ferrero,  célebre arquitecto madrileño que realizó singulares proyectos durante la 2ª República, como el Viaducto de la calle Bailén y el Mercado Central de Pescados de la Puerta de Toledo.

El Mercado de Olavide y su demolición (1974)

La última vez que fui a Barcelona quedé entusiasmado, y lo digo con envidia sana, porque da gusto ver un mercado funcionando a pleno rendimiento y conservando el pulso de la vida del barrio, estuve visitando los mercados de San Antoni, La Boquería, y Santa Caterina.

Mercado de la Boquería

Mercado de San Antoni

Mercado de Santa Caterina

San Antoni me dio la impresión de tener un carácter más de barrio pese a su gran escala, mientras que el de La Boquería es mas turístico pero sin perder su carácter. El de Santa Caterina es muy reciente y sustituye al anterior mercado. Su perímetro está lleno de restaurantes y no tiene la entidad de los otros dos, al estar cerrado cuando fui, no tengo una impresión sobre su ambiente, pero por las imágenes interiores no se percibe un gran aprovechamiento aunque si parece que predominen los puestos de productos frescos.

Hay que destacar que estos mercados tienen una escala que nada tiene que ver con el de San Miguel y en general con los de Madrid que son más pequeños y no suponen una infraestructura urbana tan potente como estos tres casos de Barcelona. Lo de “infraestructura urbana potente” creo que trabaja en favor de la calidad del servicio, tanto por la accesibilidad [mejor preparada para el abastecimiento] como por la cantidad de puestos, que vela por la sana competencia, el control de precios y la diversidad.
Fuera de España acabo de visitar recientemente otros ejemplos que abarcan diversos tipos:
El mercado central de Budapest [Központi Vásárcsarnok] de finales del XIX y restaurado en 1994 es un claro paradigma de una rehabilitación que vela por mantener fielmente su uso. Esta gran edificación industrial permite tener auténticas avenidas cubiertas como calles. Rompiendo el tópico del mercado bullicioso, de calles repletas de gente, por las que es difícil transitar.

Mercado Central de Budapest

En Sarajevo, el mercado central [Markale] es simplemente una cubierta que permite desarrollar toda la actividad al aire libre. Fue objeto de los morteros serbios en 1994 durante el asedio a la ciudad, provocando una masacre civil.  Pero hoy en día, la abundante vida que contiene no refleja en absoluto la huella aquel terrible suceso.

Mercado Central de Sarajevo

Al igual que el de Sarajevo, el mercado preexistente antes de la construcción del de San Miguel en 1915 era tan sólo una cubierta. Esto demuestra que el tipo edificatorio de mercado no está cerrado, y que con una mínima intervención se puede desarrollar una actividad tan intensa como la de un mercado.
¿Deben protegerse los mercados? ¿Son una actividad comercial más o urbanísticamente tienen carácter dotacional?

Javier de Paz García – [ecosistema urbano]

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 4,75 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

11 comentarios a “¿Deben protegerse los Mercados?”

  1. [ciudades de código abierto] La arquitectura del espectáculo ha muerto, ¡viva la arquitectura sensata! | [ecosistema urbano] blog dice:

    [...] de la Junta de Andalucía. Para este mismo blog hemos escritos otros interesantes artículos: ¿Deben protegerse los Mercados?, Tu ciudad, detrás de una tapia, Ciudades de código abierto. Estrategias urbanas participativas [...]

  2. Federico dice:

    Ademas de felicitaros por el post, creo fundamental proteger estas infaestructuras urbanas como equipamientos de barrio y de identidad. Más pensando en los vecinos como usuarios y como espacio de convivencia. Es prioritario mantener el uso de mercado y por tanto de venta de lo “fresco”: verdura, pescado y carne frente al supermercado, con otro caracter.

    Aunque también es cierto que los mercados sin perder su carácter deben adaptarse a las circunstancias actuales. Ejemplo: el mercado de algunas ciudades (Granada) sólo abre por la mañana, esto hace que mucha gente que trabaja le imposibilite ir a comprar a este sitio, por lo que la compra se realiza en los supermercados y por tanto se pierde el contacto con clientes potenciales. Por otro lado se debe cuidar al máximo la calidad y la presentación del producto, para competir adecuadamente con los supermercados, es decir, los puestos deben ofrecer productos frecos que no se encuentran en los supermercados, frutas exóticas, pescados de calidad y variados, despieces de carne y preparados específicos… competir con calidad y variedad, además de la presentación de los productos. Cuando estudíe mi carrera profesional en Madrid, iba a comprar al Mercado del barrio donde vivía, siempre me acordaré de la facisnación por ver los puestos de pescado (colorido, orden, vistosidad) y de los casquería: como era posible que un puesto de vísceras pueda ser algo tan especial y fantástico que incite a comprar por su presentación, limpieza y variedad…para mi era una experiencia única ir al Mercado a comprar lo que unido al caracter personal y de contacto con los tenderos en los que te llamaban por tu nombre, hacia que la compra fuera atractiva y divertida.

    Esto no ocurre en todos los Mercados, y por eso se explica algunas veces su decadencia, la gente busca singularidad y oferta, pero también flexibilidad en los horarios. Convirtamos los Mercados en espacios vivos de actividad, depende de los usuarios pero también de las políticas que se hagan en su gestión.

  3. Javier [EU] dice:

    Gracias por tu comentario Federico.
    Está claro que la competencia de los mercados de barrio son las grandes cadenas de supermercados, y que probablemente la clave de su éxito sea la flexibilidad de horarios [12h al día abiertos] y la posibilidad de hacer toda la compra en el mismo sitio… pero claro, a costa de sacrificar la calidad de los productos frescos, y como comentabas, de sacrificar la variedad y la cercanía en el trato…
    Además, no creo que esté bien por parte de los urbanistas el despreocuparse del servicio de 1ª necesidad que ofrecen los mercados y dejarlo al libre albedrío de los supermercados, que lógicamente no van a cubrir las necesidades de la población homogéneamente, dando como resultado áreas descubiertas en este servicio.
    En cuanto a la posibilidad de replantear la “red de mercados”, me parece que son unos espacios de oportunidad muy sugerentes y que pueden dar a cabida a situaciones urbanas sorprendentes en coexistencia aprovechando su intensa actividad.

  4. Cristina Garcia dice:

    Hola
    Actualmente estoy haciendo una consulta sobre las inovaciones que han relizado los mercados de abasto en diferentes parte del mundo y he leido tu articulo.
    Si me pudieras ayudar, me gustaria tener mas informacion sobre lo que han hecho algunos mercados a nivel de innovacion para responder a las diferentes exigencias de estos tiempos, manteniendo al mismo tiempo su identidad y su historia y que resultados han obtenido.
    Te agradeceria tu colaboracion.
    Espero una respuesta.
    Cristina Garcia

  5. Los rincones olvidados | [ecosistema urbano] blog dice:

    [...] HACER NADA, CON URGENCIA, ¿Deben protegerse los Mercados?, Tu ciudad, detrás de una tapia, Ciudades de código abierto. Estrategias urbanas participativas [...]

  6. Tammara Soma dice:

    I am sorry I don’t speak Spanish very well. I am studying the importance of food markets in supporting locally grown produce and local agriculture. This article is great. Are there more research on this topic? and how can I contact the author of this article?

    Thank you for any help

  7. Javier [EU] dice:

    Hola Cristina,
    Viendo como planteas la cuestión, yo lo primero que haría sería documentarme un poco sobre nuevos mercados de abastos, en especial claro está, buscaría los que sustituyen a los antiguos y son de nueva construcción porque seguro que es muy sencillo comparar el programa del edificio antes y después. Deduzco de antemano pensando en ejemplos concretos, que el cambio de programa entre el antes y el después estará muy influenciado por las necesidades del Ayuntamiento en cuestión incluyendo otros usos y dependerá de lo bueno que sea el nuevo proyecto para obtener resultados satisfactorios en lo que se refiere al plantaemiento de los puestos de 1ª necesidad y espacios de relación semi-públicos…
    No me quiero alargar mas sobre el tema… Te sugiero que mires los proyectos para los Mercados de:
    · Barceló [Jardines del Arquitecto Ribera, Madrid]
    http://www.elpais.com/articulo/espana/nuevo/Mercado/Barcelo/sera/grande/elpepuesp/20071218elpepunac_13/Tes

    · San Antón [C/Augusto Figueroa, Chueca, Madrid]
    http://www.elpais.com/articulo/madrid/super/come/mercado/Chueca/elpepuespmad/20060728elpmad_2/Tes

    Un saludo!

  8. Javier [EU] dice:

    Hi there Tammara,
    I’m not very sure about the specific topic you’re talking about ’cause it seems to be not directly related with architecture or social urbanism…
    …I can recommend you some nice local news websites that frequently talk about their food markets in the neighbourhoods:

    Mercado de San Ildefonso:
    http://www.somosmalasana.com/historia-madrid-malasana/historia-calle-madrid-malasana/plaza-de-san-ildefonso-paisaje-humano/

    Mercado de San Miguel:
    http://www.somoscentro.com/2009/09/historia-madrid-centro/el-mercado-de-san-miguel-historia-forjada-en-hierro/

    Mercado de la Cebada [Historia]
    http://www.madripedia.es/wiki/Mercado_de_la_Cebada

    Nuevo mercado de la Cebada:
    http://www.munimadrid.es/portal/site/munimadrid/menuitem.650ba10afbb0b0aa7d245f019fc08a0c/?vgnextoid=bfac5d81afa62110VgnVCM1000000b205a0aRCRD&vgnextchannel=6091317d3d2a7010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD

    If you have any doubt or question write me at:
    info@estudioballoon.es

    See you around!

  9. morelli dice:

    el caso del mercado de San Miguel es especialmente grave porque esa operación de gentrificación se apoyó en el uso de fondos públicos del Plan Urban para la realización de la obra.

    No sé donde estaba el interés social del proyecto.

  10. Fragmentación celular en el desarrollo urbano -un aspecto de Tokio- | ecosistema urbano dice:

    [...] en Red, Las ciudades y el petróleo, NO HACER NADA, CON URGENCIA, Los rincones olvidados, ¿Deben protegerse los Mercados?, Tu ciudad, detrás de una tapia, Ciudades de código abierto. Estrategias urbanas participativas [...]

  11. NO HACER NADA, CON URGENCIA | ecosistema urbano dice:

    [...] Arquitectura y Territorio: hacia un modelo de Investigación en Red, Los rincones olvidados, ¿Deben protegerse los Mercados?, Tu ciudad, detrás de una tapia, Ciudades de código abierto. Estrategias urbanas participativas [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía