La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


“Yo siempre mando lo que quiere hacer la gente”

por JMRomero — Miércoles, 9 de septiembre de 2009

Asamblea de vecindad en barriada Palma-Palmilla, Málaga (abril 2009)

Desde que transcribimos el decálogo de Tomás Villasante para observar en intervenciones de participación ciudadana en barrios “olvidados”, no hemos dejado de preguntarnos cuál es el lugar que los arquitectos podrían ocupar en él ¿Existen arquitectos y urbanistas que sean capaces de crear y proyectar arquitecturas y espacios urbanos con “lo que –auténticamente-, quiere la gente”? Y si es así, ¿cómo se hace? ¿Los puntos del decálogo que se cita a continuación podrían ser herramientas o parámetros de proyecto igual que lo es un material, un sistema constructivo o una disposición espacial?

DECÁLOGO PARA PROYECTOS DE PARTICIPACIÓN EN BARRIADAS (*)

1. Empezar el “trabajo sin plan, ni plazos fijos“: empezar equivocándonos para no condicionar, ni determinar los caminos a emprender. El empezar errático aleja la posible corrupción en el origen del proceso que se inicia. Es necesario que haya pronto pequeños resultados materiales e inmateriales, si no es difícil iniciar el cambio del malestar de fondo. Cortar la sensación de falta de futuro.

2.La riqueza de la vida cotidiana“. Existen redes pequeñas desaprovechadas. Las redes y microrredes establecidas, o que se puedan establecer, dentro de la barriada (o lugar), son las idóneas para formular los requisitos de convivencia y de intervención.

3. Cuando se transmite “información” se hace con la máxima fidelidad posible; cuando se transmiten “opiniones o sentimientos” se hace por medio de un mecanismo de contradicciones o medias verdades: se es creativo al exponer y transmitir. Existe una técnica de procedencia sociológica que consiste en devolver en distintas situaciones y tiempos lo contradictoriamente expuesto, de modo que el individuo debe seleccionar una de las opciones o integrarlas. Con ello, se consigue desencadenar un proceso de depuración de la idea o concepto. Propone la creación de talleres de devolución en el que de forma creativa se construyan pensamientos y palabras colectivos. Utilizar el sentido común.

4. Sistemas de decisiones ponderadas”: sin mayorías ni minorías (nunca sistemas defensivos). La democracia representativa ha generado un sistema de mayorías que se establece desde la defensa del sistema (el sistema de mayoría hace posible la alternancia y la desafectación del poder de cualquier grupo, asegurando con eso la pervivencia de la esencia de la democracia que consiste en la posibilidad de derribar al tirano por medios no violentos). En este tipo de acciones de emancipación, autonomía y apropiación de lo público, no es conveniente actuar de esta forma. Hay que ponderar los conflictos y llegar a situaciones de compromiso, de nada vale la mayoría como elemento tranquilizante.

5.Eco-organización“, aceptando la pluralidad biológica como un requisito indispensable que asegura la pervivencia del ecosistema. El sistema es aditivo, opera por suma, nunca por resta o censura. Toda propuesta es bienvenida, el problema sobre el qué trabajar será darle encaje viable dentro de lo colectivo (para describir la democracia colectiva sirve la metáfora de la riqueza y diversidad del bosque, en el que todo es necesario para que “viva” bien, lo grande y lo minúsculo: sus musgos, hierbas pequeñas, matorrales, árboles grandes, animales, bichos, piedras…).

6. La mayor parte del “tiempo de un técnico dedicado a las tareas de activación social ha de ser destinada a escuchar“. La anécdota (real?) del jefe indio: “Un poblado indio de la selva tiene gran prestigio por su funcionamiento democrático ejemplar desde hace muchísimos años, pero da la casualidad que siempre ha tenido al mismo jefe. Cuando se le pregunta a éste si eso puede ser una democracia, el jefe contesta que sí. Y a la nueva pregunta de cómo es posible, dice que es muy simple: ´Yo siempre mando lo que quiere hacer la gente´”. Y para esto sólo hace falta tiempo y saber escuchar muy bien.

7. Los planes de actuación han de ser inteligentes. Es decir, deberá ser posible “caminar preguntando”, replanteándose todo o parte del mecanismo en cada una de las encrucijadas. Un buen plan de actuación ha de contener un “sistema de adecuación y retroalimentación” que lo mantenga siempre actualizado.

Propuesta de arreglo de calle en Palma-Palmilla (Málaga) realizada por vecinos (2009)

¿Puede el arquitecto, y pueden los demás profesionales pensar nuevos modos de organización que se adapten a las realidades del lugar en donde se trabaja? ¿Somos capaces de producir una especie de nueva concentración de disciplinas en el desarrollo del proyecto que amplíe la perspectiva de la arquitectura para los espacios donde vive gente desfavorecida?

Realmente, la dificultad aparece en el momento en el que se entiende que la participación ciudadana se desarrolla como proceso, y que no es una “cosa” material. Es decir, que no es sólo una clave arquitectónica. Y como en todo proceso, el parámetro “tiempo” es más determinante que el parámetro “espacio”. ¿Somos capaces de proyectar en lugar de contra el tiempo intentando fijar el espacio, proyectar con el tiempo decidiendo junto con la gente?

En todo caso, parece necesario incluir dentro del desarrollo del proyecto de arquitectura y urbano (o territorial), la estrategia y la gestión que se deben seguir junto con la población afectada, no como algo previo o de acompañamiento, sino como la cuestión central del proyecto. Según da a entender el protocolo -siendo extensible a otros aspectos y lugares de la arquitectura y la ciudad-, lo que se debería ayudar es a formar, de alguna manera, de una comunidad existente una nueva comunidad habitante autónoma y consciente, que va a proyectar su espacio, gracias a esa forma particular de gestionar el proyecto.

Sin embargo, no hay que ser trascendentes, ni idealistas. Todo proceso está atravesado de acontecimientos imprevistos que ofrecen oportunidades a favor y en contra. Lo interesante y creativo es saber aprovechar las que favorecen que la gente se sienta “autora y propietaria” de lo que está haciendo. Y que dentro de nuestras posibilidades, les dejemos hacer lo que quieren y pueden hacer. Me refiero a la arquitectura.

(*)Decálogo expuesto por el sociólogo Tomás Rodríguez Villasante en la conferencia que pronunció en Sevilla el día 30 de marzo de 2006 con motivo del forobarriadas06 (texto de la trascripción de las notas que tomaron durante el acto Javier Fernández y José María Romero).

Jose María Romero

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , ,

4 comentarios a ““Yo siempre mando lo que quiere hacer la gente””

  1. Angustias dice:

    Yo creo que se está intentando, que cada vez son más los arquitectos que están por la labor de acercarse a decidir con la gente. En este blog está es una preocupación recurrente ya sea por los ejemplos que ustedes mismos pusieron anteriormente cuando nos contaban su experiencia en Palma Palmilla en “la barriada tiene condiciones”, ó “cuatro sillas en el taller de arquitectura de Palma-Palmilla por Rodrigo Batlles”, así como, la mayoría de las experiencias que se presentaron durante los días que tuvo lugar el congreso “La Ciudad como Urbs” en Quito y que aprovecho para enlazar algunas de ellas:
    http://www.laciudadviva.org/export/sites/laciudadviva/04_experiencias/Marruecos/0551_Consolidadcion_urbana_participativa_Larache_Marruecos.pdf
    http://www.laciudadviva.org/export/sites/laciudadviva/04_experiencias/cvot/poligono_sur/06CVOT_Plan_Integral_de_Polxgono_Sur.pdf
    http://www.laciudadviva.org/export/sites/laciudadviva/04_experiencias/CostaRica/barrios/0681_Costa_Rica_Proyecto_Barrios.pdf
    http://www.laciudadviva.org/export/sites/laciudadviva/04_experiencias/Ecuador/sanroque/0837_Ecuador_Quito_Balcon_de_San_Roque.pdf
    Experiencias facilitadas por incentivos del gobierno, iniciadas como tareas universitarias, y otras donde el equipo esta formado por distintos profesionales cuya respuesta abarcará todos o casi todos los campos de estudio.

  2. NIMBY EXPERTS dice:

    “Yo siempre mando lo que quiere hacer la gente”. Post de @laciudadviva http://bit.ly/14fYj

  3. La Ciudad Viva»Archivo del blog » Marketing urbano. Del cine a los extraterrestres dice:

    [...] de rediseño primero (saber en qué quiere transformarse la ciudad) y, sobre todo, en términos de implicación (el marketing implicativo), en el que la ciudadanía comparte y toma parte de esa transformación. [...]

  4. La Ciudad Viva»Archivo del blog » La obsolescencia urbana dice:

    [...] – JM Romero, intervenciones de participación ciudadana en barrios “olvidados”, presentándonos una Propuesta de arreglo de calle en Palma-Palmilla (Málaga) realizada por vecinos (2009) [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía