La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Una smart city sin magia

por Manu Fernandez — Lunes, 19 de enero de 2015

Es fácil encontrar relatos de la ciudad inteligente formulados en un futuro que está por llegar y para el cuál harán falta desarrollar y desplegar tecnologías a caballo entre la magia y la épica. Infraestructuras, dispositivos, big data, redes móviles y centros de control se alinearán para crear entornos urbanos seguros, previsibles y estables en los que la tecnología, se dice, funcionará de manera disipada, automática y en tiempo real sin que la ciudadanía tenga que preocuparse. Al fin y al cabo, todo será eficiente y conveniente en un futuro próximo.

Thingful is a search engine for The Public Internet of Things

Sin embargo, tenemos que hacernos aún muchas más preguntas. Quizá el primer aspecto a tener en cuenta sea el de evitar la confusión de la smart city como una cuestión que afecta únicamente a los servicios públicos y a las instituciones locales. Aunque es evidente que toda la gama de servicios públicos que ofrece un ayuntamiento –y, por extensión, cualquier autoridad pública- encuentra en las soluciones de ciudad inteligente grandes márgenes de mejora hacia la personalización y la optimización de la prestación de los mismos, la ciudad y su funcionamiento no se agotan en el despliegue institucional. Sólo ampliando esta mirada podremos descubrir el potencial para la ciudadanía y el uso significativo que puede hacer de las nuevas herramientas digitales.

Evidentemente, el papel de los gobiernos locales es clave en esta cuestión, pero tiene más que ver con asumir un rol como facilitador que como único impulsor y desarrollador. Por supuesto, hay espacios de actuación relacionados con las smart cities en los que la Administración asume necesariamente un papel activo y líder, especialmente en el desarrollo de infraestructuras (de movilidad, de conectividad, de interoperabilidad, de información ciudadana,…), pero ni las ciudades inteligentes se limitan a estos desarrollos y ni siquiera en estos desarrollos los poderes públicos serían los únicos actores. Otro elemento importante es la necesidad de trascender la tentación de construir como objetivo último sistemas  de control como estadio de perfección de las smart cities. De hecho, estos sistemas ya existen de alguna forma, hasta ahora muy vinculados a las áreas de movilidad para el control del tráfico rodado o de los transportes públicos, o a las de seguridad ciudadana a través de la monitorización con cámaras en el espacio público. Proyectos tan aplaudidos como el centro de control de Río de Janeiro no dejan de ser, en el fondo, un catalogo ampliado de monitores y un sistema centralizado que añade información de otros servicios hasta ahora no controlados desde un centro de mandos de este tipo.

La verdadera inteligencia de la ciudad está en el casi milagroso orden inestable espontáneo en el que se da la vida en la ciudad. Son las relaciones sociales, las personas, las que generan la inteligencia del funcionamiento de las ciudades. Imperfectas, conflictivas, desastrosas a veces, mejorables siempre. La tecnología sólo facilitará ciertos procesos, y la lógica de la vida colectiva derrotará cualquier intento de implantar sistemas que sobrepasen el nivel necesario de sofisticación. La tecnología que da inteligencia a la ciudad y que hace que las cosas funcionen es invisible y tiene que ver con la diversidad, la confianza recíproca, el encuentro del otro o la capacidad de apropiarse y construir la ciudad de forma conjunta. El determinismo tecnológico chocará irremediablemente con la impredecibilidad y la complejidad de la vida urbana si se imponen las estrategias top-down de sofisticación tecnológica en un momento, además, de dificultades presupuestarias para las entidades locales.

El discurso más establecido a nivel institucional sobre las smart cities se basa fundamentalmente en promesas para un futuro de las ciudades a través del despliegue de tecnologías que están aún por llegar y generarán beneficios sociales en el futuro próximo, mientras la ciudadanía, en buena medida, sólo tiene la opción de esperar a verlos hacerse realidad. Sin embargo, el riesgo de esta lectura futurista estriba en olvidar y no reconocer las prácticas, soluciones y tecnologías que ya están sucediendo, aunque posiblemente fuera de las presentaciones comerciales de las corporaciones tecnológicas o de las planificaciones institucionales hacia la smart city. En realidad, el gran avance de la amplia esfera de tecnologías digitales y su intersección con la vida urbana estriba en que ya se están desarrollando proyectos de smart cities desde una perspectiva del ciudadano comprometido, sin necesidad de esperar a que otros (gobiernos o empresas) desarrollen esas soluciones.

Se trata de iniciativas difíciles de percibir desde las visiones y propuestas top-down que hemos analizado anteriormente, ya que se generan en un modelo distribuido, con menos recursos, de forma menos institucionalizada (con lo que quedan fuera de la espectacularización de las smart cities) y protagonizada por un ecosistema de agentes diferente en buena medida a los que participan de la visión más centrada en la smart city como administración eficiente. Estas prácticas y procesos de innovación socio-tecnológica tienen una clara vocación de aportación a los retos sociales y democráticos de nuestras sociedades y por ello encuentran en la ciudad su espacio más directo de intervención. En este contexto cobra sentido reconocer el papel de entornos como Medialab Prado en Madrid como ejemplo de laboratorio de innovación colectiva, pero también toma de forma de plataformas de trabajo como Code for America, los diferentes modelos de hackathons y otros procesos de acción colaborativa centrados en impulsar las tecnologías digitales como activos facilitadores de un nuevo rol de la ciudadanía en la ciudad. La smart city se convierte en algo tangible cuando comunidades de usuarios se reúnen para desarrollar con tecnologías abiertas sus propias redes de infraestructuras para el control ambiental (Air Quality Egg, Smart Citizen Kit) o para compartir redes abiertas de conexión compartida (Guifi.net). Las promesas de la smart city cobran sentido ciudadano cuando consiguen pasar del modelo “usuario generador pasivo de datos” que promueven ciertas visiones de la participación digital a un modelo de “usuario creador” de herramientas para resolver problemas y necesidades concretas. De la misma forma, cientos de ciudades en todo el mundo están liberando sus datos públicos posibilitando que desarrolladores y activistas trabajen en proyectos de reutilización del open data. La smart city se transforma entonces en un concepto abierto a la ciudadanía cuando reconocemos cómo se están desarrollando herramientas digitales de diferente tipo para favorecer formas de apropiación tecnológica y de democratización. Las smart cities también son lo que sucede en la intersección del urbanismo y la exploración artística a través de fachadas digitales (Connecting Cities) y otras formas de pensamiento crítico en el espacio público (Urban Prototyping, Etopia) en las que el ciudadano se compromete, crea, organiza y comparte una plataforma común, la ciudad.

Frente a la tentación de creer que las posibilidades de automatización del control y seguimiento de cualquier parámetro de la ciudad nos llevan a un escenario de objetivación de las decisiones sobre los diferentes aspectos de la vida urbana (decisiones sobre políticas de seguridad, de gestión del tráfico, de vivienda, de espacio público, etc.), la realidad es que nada de esto debería sustraer la necesidad del debate público sobre cuestiones cruciales. Porque más allá de las posibilidades y aplicaciones del urbanismo cuantitativo, el escenario de despolitización de la gestión urbana es un imposible. Sin entrar ni siquiera en las dimensiones más globales sobre el control de internet y todas las dinámicas derivadas (desde el control de la privacidad por parte de los grandes operadores y de los propios gobiernos hasta las resistencias de los diferentes sectores industriales impactados por el cambio en los modelos de negocio), las preguntas y los debates siguen siendo los mismos: ¿para quién son las smart cities?, ¿quién las protagoniza?, ¿quién se queda fuera?, ¿promueven o no la inclusión o son sólo formas sofisticadas de perpetuación de las relaciones de poder establecidas?, ¿cómo salvaguardar lo público?, ¿y cómo salvaguardar lo común?, ¿cómo pueden favorecer modelos estables de implicación y participación ciudadana?

Cuanto más se acerca el relato de la ciudad del futuro a una cuestión de tecnologías mágicas, inaccesibles, invisibles y complejas, más nos alejamos del control de esas tecnologías y de poder cuestionar y modelar su despliegue en la ciudad y su influencia en nuestra vida colectiva.

Manu Fernández (@manufernandez) es analista urbano y autor del blog Ciudades a Escala Humana.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 4,50 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: ,

2 comentarios a “Una smart city sin magia”

  1. Eduard X dice:

    Hola Manu,

    Muy buen artículo con una visión abierta sobre la Smart City.
    Parece que engloba demasiadas cosas el paraguas de Smart City (cosa similar le pasa a iOT o a Big Data).

    Para tu conocimiento existe una plataforma de gestión de datos llamada http://www.sentilo.io que es open-source, es un gestor transversal de datos independiente de los verticales de negocio (tráfico, polución, consumos energéticos, condiciones atmosféricas, cualquier cosa que se pueda medir y mejorar en la ciudad) que rompe los silos de conocimiento típicamente aislados. Es un facilitador de información, y una herramienta básica para implementar desde abajo una solución técnica de Smart City de sensores. Al ser código abierto no tiene barrera de entrada.

    En Barcelona lleva un año y medio funcionando.

    A partir de ahí, surgen preguntas como qué hacer con los datos que genera la ciudad, si deben ser abiertos y públicos, cuanto tiempo se almacenan, generación de ratios y centros de vigilancia o control, etc.

    En definitiva un sistema barato y de abajo a arriba, que puede crecer y ampliacrse conforme se vayan generando necesidades.

    Saludos.
    Eduard

  2. Manu Fernandez dice:

    Eduard,

    Gracia spor el comentario y por mencionar Sentilo. Conozco de referencia el proyecto y es un buen ejemplo de cómo implantar infraestructuras abiertas. Seguro que tiene que afrontar muchas incógnitas, pero es un planteamiento que tiene sentido si queremos abordar la datificación de la ciudad desde la interoperabilidad, la no dependencia de proveedores o servicios, la escalabilidad y la apertura.

    Un saludo,

    M.

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía