La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


LA PLANIFICACIÓN “INTELIGENTE” Y LA INCORPORACIÓN DEL FACTOR TEMPORAL AL FUTURO DE NUESTRAS CIUDADES.

por infusionesurbanas — Viernes, 6 de febrero de 2015

Portada del libro Decoding the City: Urbanism in the Age of Big Data

Hace unos meses durante El Congreso World Sustantaible Building 14 en Barcelona coincidimos con la exposición sobre los BIG DATA “BIG BAN DATA” donde conseguimos el libro “DECODING THE CITY” del MIT SENSEable City Lab, desde entonces se ha convertido en recurrente y referencia, una ayuda imprescindible para profundizar y reflexionar los Big Data, las Smart Cities y la planificación urbana.

Esta reflexión, como suele ocurrir, también nos ha significado poner en crisis el camino exploratorio que ya habíamos iniciado sobre las “ciudades inteligentes”, dos palabras, un concepto, que ya hemos asociado a fines comerciales y empresariales tras el magnifico retrato de José Fariña en “Smart Cities, los inventos del TBO” una de sus entradas mas leídas después de dos años de su publicación y en el que, a las claras, plantea que no es este el camino para solucionar los males de nuestras ciudades.

Después de apoyarse en los contenidos de cada uno de los sitios web señalados, analiza objetivos y definiciones y concluye con ironía que “una Smart City es aquella que utiliza los servicios de Telefónica” o IBM o Microsoft, rematando con que “una ciudad es algo más que un nicho de negocio empresarial” y aunque da la “… bienvenida a la tecnología como ayuda para que nuestras ciudades funcionen mejor” marca distancias con las innovadoras propuestas que leemos tan frecuentemente y que “merecerían figurar como inventos del profesor Franz de Copenhague”, el del TBO.

Nadie duda, ni los mas críticos, que nuestras ciudades tendrán que replantearse su organización y funcionamientos como ha ocurrido cada vez que se producen avances rompedores, en nuestro caso, pensamos que los cambios han de llegar de la puesta en valor de los principios cívicos irrenunciables, de la innovación en el pensamiento y en nuestras relaciones en todas las esferas.

Frente a esta revolución que llega, y que traemos nosotros mismos día a día, con nuestros nuevos hábitos y comodidades, casi de modo inconsciente, en algunos casos hasta sin querer, adentrándonos en un nuevo escenario tecnológico, y que también afecta a la gestión y gobernanza de la ciudad, y que por supuesto llegará a los modos de producir la planificación urbana. Quizás ya lleguemos tarde, una vez más las carretas delante de los bueyes, pero seguro que hay algunos que se pueden estar equivocando por las prisas al poner en el mercado productos y servicios puntuales sin antes situarse en las coordenadas adecuadas, sin tener la visión global que todas estas iniciativas requieren.

 

Representación de información sobre cartografía. Elaboración propia

Esta ambientación, este caldo de cultivo, tiene sus filones y utilidades, aunque perdidos como una aguja en un pajar, o con el significado de una gota de agua en el océano, en nuestro caso en los Big Data.

En la introducción certera de Carlos Ratti en el libro señalado al inicio encontramos una reflexión sobre lo que supone un conocimiento preciso, pormenorizado y dinámico de una ciudad dinámica y lo que esto supone para la planificación y el diseño urbano. Acercándonos más, encontramos una serie de casos que trabajan en el laboratorio del MIT denominado SENSEable City, estudios, análisis y conclusiones, conocimiento y experiencia muy útil para nuestras inquietudes.

Como por ejemplo los abordados por Till Nagel, explicando algunos de esos proyectos mencionados anteriormente.

Como el vértigo que debieron sentir muchos profesionales que dejaban la plumilla, por el rotring, o aquellos que dejaron estos por los primeros ordenadores y los productos CAD, o los más recientes que producen planeamiento con plataformas SIG y hacen uso “útil” de la información alfanumérica oficial, información georeferenciada, población, usos…., esto hoy es así. Cómo no darles alas a las posibilidades de estas herramientas para mejorar, para acertar, para evitar errores, que por otra parte siempre serían de las personas, las máquinas solo servirían para advertirnos al instante por ejemplo de la inundabilidad de unos suelos, que antes resultaba imposible disponer tan oportunamente.

O los efectos de la incorporación del factor temporal al estudio, proyección y gestión de nuestras ciudades.

Esta revolución implica cambiar todas las metodologías de análisis y de intervención, hablamos de incorporar la vida urbana, no en el exclusivo sentido de la vida humana, sino de lo que significa una ciudad, un organismo vivo, para estudiarlo, comprenderlo, y saber intervenir con las consecuencias temporales que conlleva.

El tiempo pone en su sitio a los métodos y al instrumental para la producción, también en la planificación. Ahora ya incorporados en la continua renovación tecnológica que nos rodea comenzamos a contemplar las certezas de que vamos hacia una planificación urbana inteligente. Un espacio que debemos ocupar y ejercer antes de que este desaparezca por sobresaturación de intereses “inteligentes”.

Infusionesubanas.es

 

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 4,43 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía