La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


La ciudad tradicional árabe: Un pariente no tan lejano (Parte 1)

por Manuel Saga — Lunes, 13 de abril de 2015

Medina de Tetuán, fundación nazarí en el norte de Marruecos.

Tras un tiempo ya considerable trabajando junto a arquitectos y urbanistas colombianos y entrando en contacto con el contexto latinoamericano, puedo decir que hay un tema de conversación que nunca se deja de lado: Los españoles y nuestra conquista. En todo primer café, té o cerveza que se precie, siempre aparece algún chascarrillo o una broma sobre el tema, tanto por parte de los colonizados como de los colonizadores. Como buen granadino, a mi me gusta responder:

 

“En Granada fuimos reconquistados el mismo año que ustedes fueron descubiertos. Si llegaron oro, guaro y mujeres a Granada, lo debieron de esconder todo en el palacio de Carlos V.”

 

Esto suele causar bastante sorpresa (confieso que me encanta), y viene seguido de la clásica pregunta: “Pero oiga parcé, ¿ustedes no viven en ciudades en retícula española?”. Lo cierto es que la mayoría de los andaluces no lo hacemos… habitamos otro tipo de ciudad, de tradición árabe [1], de calles estrechas y laberínticas, completamente diferenciada de la retícula colonial. Supuestamente es otro mundo, algo completamente distinto, ajeno, la representación urbana del enemigo al cual los Reyes Católicos buscaban enseñar buenos modos al fundar frente a Granada el castro militar de Santa Fe, último estadío de una ciudad diseñada para occidentalizar y moldear lo ajeno.

Sin embargo, la ciudad árabe no es una ciudad caótica, no es desordenada. Posee de hecho una estructura fundacional totalmente relacionada con lo mediterráneo. No es una ciudad extraña, es un pariente.

Damasco y Alepo. Ilustración esquemática del proceso de transformación entre la avenida clásica y el barrio islámico medieval. Fuente: Sauvaget, “Le plan de Laoidicee-sur-mer”, Bulletin d’Etudes Orientales, (1934), p.100. [2]


Con
el objetivo de explicar esta relación, tanto a arquitectos y urbanistas ajenos a la herencia andalusí como a aquellos criados en ella, echaremos un vistazo a la investigación de Saleh Ali al-Hathloul, ex-ministro de urbanismo y planeamiento de Arabia Saudí. Al-Hathloul dedicó una parte de su tesis doctoral al estudio del urbanismo tradicional árabe, modelo al cual corresponden las ciudades hispano-árabes andaluzas. (M.I.T. 1981, dirigida por Stanford Anderson) [3]. Esta tesis puede leerse completa y descargarse en inglés aquí.

El primer elemento destacado por al-Hathloul es impactante: Los árabes musulmanes no crearon sus ciudades de la nada, es más, heredaron gran cantidad fundaciones más antiguas, muchas de ellas griegas o persas. Lo pre-islámico es grecorromano. Otros investigadores como Pavón Maldonado [4] también destacan este hecho en el ámbito de la Península Ibérica, pues las principales infraestructuras que debieron encontrarse los árabes en el año 711 d.c. serían seguramente romanas. El cardus y decumanus y el urbanismo de calles perpendiculares no es ajeno a lo árabe, algo que podemos constatar sobre todo en las fundaciones de ciudades palatinas o de importancia por su simbolismo espiritual y político.

Esta influencia clásica en cuanto a lo urbano no debería sorprendernos. Sabemos que los árabes son herederos de lo griego en cuanto a la matemática, la medicina y la filosofía entre otros temas. ¿Por qué no deberían ser también herederas sus ciudades?

Esquema fundacional de Bagdad, fundada en el año 762 d.c. por el califa abasí Al-Mansur. Fuente: Lassner, “The shaping of the Abbasid Rule, op. cit., pp. 190-191. [5]

Trazado de la ciudad de Samarra. Fuente: Tamari, “Aspetti principali Dell’urbanesimo Musulmano”, Palladio: Rivista di Storia Dell Architectura, XVI (1966) p. 55. [6]

 

Por otro lado, al-Hathloul recoge relatos fundacionales que bien podrían estar relacionados con el replanteo de un puerto griego o un castro romano. Tomemos como ejemplo el relato fundacional de Al-Kufah, ciudad militar, según el cronista Al-Tabari (923d.c.) [7]: En primer lugar se localizará la mezquita, en el centro de la ciudad. En el área circundante se establecerá una plaza cuadrada, con la mezquita en el centro, donde se realizará el mercado diario. Junto a la plaza, la casa del gobernador. Se trazarán calles paralelas hacia las cuadro direcciones cardinales, cinco hacia el norte, cuatro en la dirección de La Meca, tres hacia el este y tres hacia el oeste. En esta estructura de calles se definirán los espacios a ocupar por cada una de las tribus, cada uno de los cuales deberá disponer de su propia mezquita y mercado. Desde luego no es una estructura aleatoria.

Damasco: Plan original de la época clásica y sección de la medina correspondiente a dicho plan original, transformada durante la época árabe-islámica. Fuente: Sauvaget, “Le plan antique de Damas”, Siria, XXvi (1949), pp. 342-356. [8]

 

Sin embargo, la ciudad árabe que ha llegado hasta nuestros días no se parece nada a esta estructura original. Al-Hathloul se pregunta: ¿Qué es lo que ha pasado exactamente? ¿Se trata acaso de una desorganización? ¿De una involución? ¿O quizás de un ordenamiento que no adivinamos a desentrañar?

¿Cuáles son los factores que han hecho evolucionar la forma urbana árabe hasta su complejísima estructura contemporánea?

Saleh Ali al-Hathloul nos lo explica en su tesis doctoral, basándose en fuentes de Derecho Islámico. Cada esquina, cada callejuela, tiene su origen en una norma en una jurisprudencia muy concreta. En la próxima entrega de este post intentaremos explicar sintéticamente estas características diferenciadoras.

Más allá de ellas, somos todos hijos de los mismos padres, los pueblos del mar Mediterráneo.

————–

Manuel Saga
Administrador de blogURBS. Arquitecto egresado por la Universidad de Granada. Asistente de Investigación en la Universidad de Los Andes, Bogotá. Desarrolla un trabajo constante en investigación sobre teoría del arte, patrimonio hispano-musulmán, estudios urbanos y modos de divulgación. http://about.me/manuelsaga

————–
[1] En este post hemos utilizado la palabra árabe para referirnos a lo árabe-mulmán, término utilizado por al-Hathloul y que diferencia las ciudades aquí explicadas de otras fundaciones árabes anteriores al Islam.
[2] Saleh Ali Al-Hathloul. (1981). Tradition, continuity and change in the physical environment : the Arab-Muslim city (Thesis). Massachusetts Institute of Technology. Pág. 25.
[3] Saleh Ali Al-Hathloul. (1981). Tradition, continuity and change in the physical environment : the Arab-Muslim city (Thesis). Massachusetts Institute of Technology. Retrieved from http://dspace.mit.edu/handle/1721.1/46401
[4] Pavón Maldonado, B. (1992). Ciudades hispano-musulmanas. Madrid: Editorial Mapfre.
[5] Saleh Ali Al-Hathloul. (1981). Tradition, continuity and change in the physical environment : the Arab-Muslim city (Thesis). Massachusetts Institute of Technology. Pág. 45.
[6] Op. cit. Pág. 49.
[7] Op. cit. Pág. 36.
[8] Op. cit. Pág. 23.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,40 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

6 comentarios a “La ciudad tradicional árabe: Un pariente no tan lejano (Parte 1)”

  1. maría rivas dice:

    Interesante y bonito apunte sobre nuestras ciudades, Manuel Saga.
    Esperando al próximo artículo!

  2. Oliver dice:

    Interesante Manuel, espero por la segunda parte. Saludos

  3. Manuel Saga dice:

    Gracias María y Oliver! Si en lo que llevamos hasta ahora se explica en qué nos parecemos, en la siguiente explicaremos en qué nos diferenciamos y por qué. Estará listo lo antes posible!

  4. La ciudad tradicional árabe: Un pariente no tan lejano (Parte 1) | Reylay,el contenido es el Rey dice:

    [...] Ver ahora este artículo [...]

  5. Leticia dice:

    Realmente interesante, Manuel. Esperando la segunda parte con mucha expectación.
    Enhorabuena por tu trabajo.
    Un saludo.

  6. La ciudad tradicional árabe: Un pariente no tan lejano (Parte 1) | learning city dice:

    [...] Accede al artículo completo, AQUÍ [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía