La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


las ciudades medias y la expansión territorial por Andrea Rojas (chile)

por Abierto_ Ciudad Viva — Viernes, 23 de octubre de 2009

Fotografías satelitales de 34 ciudades medias del planeta. Fuente: www. googleearth.com

Fotografías satelitales de 34 ciudades medias del planeta. Fuente: www. googleearth.com

Las ciudades medias articulan el territorio y funcionan como centros de referencia para un territorio más o menos inmediato. Esta relación, que los centros mantienen con su territorio es lo que ayuda a definir con más claridad el mismo concepto: identidad propia.

Dentro de los estudios realizados acerca de las ciudades medias, se reconocen dos definiciones del término de ciudad media:

1. Numérico: referido a la cantidad de habitantes.

2. Rango – tamaño: se refiere al tamaño de la ciudad en relación a la ciudad principal. [1]

“Es importante señalar que el término de ciudad media no se remite únicamente a la cantidad de habitantes que viven en ella. Según plantean los estudios realizados en México el año 1988”[2]
Las ciudades medias también se definen a partir de su relación con una región o nación. Esta última limita la comparación a una zona, mientras que los valores numéricos ofrecen una medida que puede aplicarse universalmente. En cualquier caso, la dimensión media puede determinarse únicamente en relación con las ciudades grandes, ya que la diferencia entre las pequeñas y los pueblos grandes es ambigua.

“Referirse al lado menor del continuo urbano para definir la talla media representa una dificultad similar por el poco acuerdo existente respecto de la población mínima para designar un sitio como urbano. Cada gobierno regional lo determina arbitrariamente. Estas cifras y los criterios que determinaron su decisión no pueden utilizarse para realizar comparaciones interculturales, ya que son inconsistentes al relacionarse con las particularidades regionales o nacionales.”[3]

Dado que las fórmulas para definir el tamaño medio de una ciudad no son absolutas, la manera más fácil según Leonard Plotnicov es a partir de la distribución rango – tamaño. A pesar de lo anterior, el autor señala que estas distribuciones no están presentes en todas partes, sino que tienden a aparecer en los países más grandes, así como en los que cuentan con una larga historia de urbanización.

“Algunos países pequeños, como Corea y El Salvador, tienen una distribución de rango – tamaño, mientras otros grandes, en población o extensión física como Gran Bretaña, Canadá y Australia, carecen de ciudades medias. Por otro lado, algunos países con una larga historia de urbanización como México, Irak y Egipto, exhiben un patrón de ciudad principal, en el que la ciudad mayor del país es varias veces mayor a las que quedan en segundo lugar.” [4]

A partir de las apreciaciones anteriores y según el último estudio de la UNESCO, se puede establecer que la delimitación de las ciudades intermedias debe de partir de los extremos superior e inferior de una jerarquía, es decir, se necesita una contextualización. A partir de lo anterior, la variable del tamaño o la talla de la población sirven para la definición del término según cada contexto.

En Europa por ejemplo, el rango se delimita entre 20 mil a 500 mil habitantes; en el contexto americano el rango se sitúa entre los 200 mil y 500 mil habitantes, en Pakistán entre los 25 mil y los 100 mil habitantes, donde las población total bordea el millón de habitantes; en Argentina entre 50 mil y 1 millón de habitantes, donde la población total bordea los 40 millones de habitantes.

Para la presente investigación se analizaron 15 ciudades chilenas con un rango entre 100 mil y 250 mil habitantes considerando que la población total de Chile es de 16 millones de habitantes aproximadamente. Los datos de población están basados en el último Censo realizado el año 2002. Asimismo, se estableció una superficie que estuviera entre los 15 y 35 km2.

A pesar de lo anterior, el informe acerca de las ciudades intermedias realizado por la UNESCO el año 1999 en Leida, señala que la ciudad media – intermedia no puede definirse sólo por el tamaño de la población. Más importante es el papel y la función que la ciudad juega en su territorio más o menos inmediato, la influencia y relación que ejerce y mantiene en éste y los flujos y relaciones que genera hacia el exterior.

Las ciudades medias articulan el territorio y funcionan como centros de referencia para un territorio más o menos inmediato. Esta relación, que los centros mantienen con su territorio es lo que ayuda a definir con más claridad el mismo concepto: identidad propia.

* No tienen los problemas medioambientales que presentan las megaciudades y ello las convierte en un claro potencial social y económico y proyección de la ciudad.

* Por su tamaño tienen una menor diversidad social y cultural, y se produce lo que se denomina endogamia social.

Ciudades medias chilenas

“Estrecho y desmesuradamente largo, el territorio chileno, cuyas fronteras unen la línea divisoria de las aguas entre el Atlántico y el Pacífico, aparece, por lo pronto, como una gigantesca vertiente montañosa: la vertiente occidental de la Cordillera de Los Andes.

Los paisajes, figuran como la mitad de un díptico cuyo otro elemento estará dado por la vertiente oriental de la Cordillera en territorio Argentino.

Los Andes de Santiago se cuentan tanto entre los más elevados, como también paradojalmente entre los más estrechos. Más aún: este estrecho, bastión de muy altas cimas que domina el Chile Central, no tiene otro equivalente en dirección Sur y puede ser considerado como uno de los límites meridionales del edificio andino.” [5]

Al observar el mapa de Chile, la fisionomía del país está configurada por una estrecha faja de tierra situada entre la Cordillera y el Pacífico. Esta faja está atravesada, además, por muchas cadenas de montañas, que en partes son paralelas a la Cordillera de los Andes. Entre estas cadenas montañosas se ubican planicies llanas donde se encuentran las principales ciudades: San Felipe, Santiago, San Fernando. Estas llanuras o valles transversales se unen con la costa como es el caso de Quillota y Viña del Mar.

Esta estructura de valle central rodeado por cadenas montañosas es una característica de las ciudadades chilenas, independiente de su tamaño y número de habitantes, el esqueleto es semejante.

“Los ríos secundarios, ellos forman parte de la unidad dentro de la diversidad. Son afluentes de los grandes. Raros afluentes. A veces ni siquiera acceden sus aguas al gran río. Simplemente porque no tienen agua. Pero basta una lluvia grande bajo los 2.000mts cordilleranos para que se transformen en verdaderas catapultas de agua que arrasan pueblos, inundan caminos y quizás lo más importante: como son variables, sus cauces son mucho más anchos que sus lechos y por tanto sus zonas aledañas pueden permanecer vacías durante varios años.” [6]

Es así, como estos ríos secundarios y esteros configuran la transversalidad de estos valles o llanuras que se extienden desde el Norte hasta el Sur de Chile.

Tomando como referencia el texto de Careri y la morfología de Chile, configurada a partir de cordones montañosos, ríos, lagos y el océano Pacífico como límite occidental del país.

“A pesar de su configuración informe, el dibujo de la ciudad que se obtiene separando los llenos de los vacíos puede leerse como una “forma” hecha a partir de geometrías complejas, aquellas que se utilizan precisamente para describir los sistemas que autodefinen su propia estructura y que presentan la apariencia de masas de materia “sin forma”. Si aceptamos que la ciudad se desarrolla mediante una dinámica natural parecida a las nubes o a la de las galaxias, entonces podremos comprender que resulte difícil programarla o preverla, debido a la gran cantidad de fuerzas y de variables que entran en juego. Sin embargo, observando su proceso de crecimiento , podemos constatar que las islas en expansión dejan en el interior unas áreas vacías, y dibujan unas figuras con bordes irregulares que se asemejan unas con otras.”[7]

Clasificación de las ciudades medias chilenas

Habiendo definido el término de ciudad media, se recoge, para la presente investigación la acepción utilizada para los países con menos de 20 millones de habitantes, es decir, las ciudades medias son aquellas que cuentan con una población entre los 100 mil y 250 mil habitantes. y con una superficie entre los 15 a 35 km2.

La definición no sólo tiene relación con su población y tamaño, sino también con una característica propia de las ciudades medias: la expansión territorial o conurbación como es el caso de las ciudades de Viña del Mar, Quilpué y Villa Alemana.

Las ciudades de La Serena y Coquimbo no fueron consideradas dentro de la presente investigación porque su condición de ciudades conurbadas contaban, según el Censo del 2002 con 320 mil habitantes.

A partir de las definiciones teóricas del vacío y su categorización definida según su morfología; se identificaron los vacíos de las siguientes ciudades medias chilenas:

Arica, Calama, Copiapó, Talca, Chillán, Quilpué, Curicó, Valdivia, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas.

Esquemas gráficos

Foto aérea de la ciudad de Copiapó y de la periferia de la ciudad. fuente: google earth y archivo propio

Foto aérea de la ciudad de Copiapó y de la periferia de la ciudad. fuente: google earth y archivo propio

Para la elaboración de los planos taxonómicos de las ciudades mencionadas se trabajó con imágenes aéreas de las ciudades, las cuales se complementaron con los Planes Reguladores vigentes de cada ciudad obtenidos de la Mapoteca del MINVU. Se graficó la estructura viaria de cada ciudad, su centro fundacional, áreas verdes y el límite urbano de cada una. El objetivo fue reconocer y categorizar los vacíos existentes y así, proponer una posibilidad para el crecimiento de estas ciudades desde el vacío como límite de crecimiento y expansión territorial.

Taxonomía de 11 ciudades medias chilenas

Taxonomía de 11 ciudades medias chilenas

El vacío como posibilidad

Las 11 ciudades medias chilenas analizadas desde su geografía, estructura y crecimiento urbano, presentan características comunes en relación a la característica espacial de sus vacíos. Si bien, algunas ciudades se caracterizan por el emplazamiento periférico de estos terrenos, como las ciudades de: Arica, Calama, Copiapó, Chillán, Talca, Curicó, Puerto Montt y Punta Arenas; hay casos, como la ciudad de Copiapó, Osorno y Valdivia, donde la ribera del río es un espacio residual y limítrofe dentro de la estructura urbana. Por otra parte, la ciudad de Quilpué, organizada a partir de la estructura vial de la Av Troncal Sur, ha ido formando terrenos vacíos al borde de esta gran avenida, la cual es un claro límite urbano.

Habiendo expuesto el tema de la geografía de Chile como componente fundamental respecto a la conformación de estos lugares residuales inscritos en el límite urbano de la ciudad, es importante desarrollar una primera observación:

El límite urbano de las ciudades chilenas está determinado por lo dispuesto en los Planes Reguladores de cada una. Pero esta frontera es intangible con respecto a la ciudad, es decir, imperceptible a escala urbana, es un trazado que se percibe únicamente en la planimetría de los Planes Reguladores.

En la mayoría de los casos estudiados, los vacíos están emplazados en la periferia, configurando el límite urbano de la ciudad. Su condición de ausencia por sobre lo edificado materializa la condición de término de la ciudad.

Entonces, surge la interrogante:

¿Cuál es el rol de estos espacios sin uso, residuales, inscritos dentro de la expansión territorial de las ciudades medias chilenas?

Hipótesis de intervención : agricultura urbana

Habiendo expuesto algunas estrategias de intervención en vacíos urbanos de ciudades grandes o metrópolis, y, a partir del análisis y definición de las ciudades medias chilenas, se plantea una hipótesis de intervención para uno de los casos estudiados.

Desde la perspectiva del acelerado crecimiento de las ciudades; los terrenos vacíos están ubicados en las zonas más periféricas de la ciudad, donde la expansión es inminente y las posibilidades de construir el vacío son una constante frente a la demanda existente de vivienda y equipamiento.

Para estos casos se plantea la hipótesis basada en el concepto de agricultura urbana. [8]

“La expresión “agricultura urbana” o “agricultura peri – urbana”, utilizada originalmente sólo por los académicos y los medios, ha sido adoptada en todos los planos. Esto hace aún más importante que se defina y especifique mejor el término. Sólo con una mayor coherencia interna y funcionalidad externa, se podrá convertir en una herramienta clara y útil para usar e intervenir en ella.” [9]

Agricultura peri – urbana en la ciudad de Calama

Los vacíos periféricos de Calama se presentan como un claro límite entre lo urbano y lo rural. Su condición de frontera los posiciona inaccesibles y complejos al momento de pensar una intervención.

Imagen satelital de la ciudad de Calama donde se grafican el límite urbano y los vacíos periféricos existentes. fuente: archivo propio

Imagen satelital de la ciudad de Calama donde se grafican el límite urbano y los vacíos periféricos existentes. fuente: archivo propio

La agricultura de los pueblos indígenas de la zona no son sustentables económicamente, por lo que sus habitantes han tenido que trasladarse a la ciudad a trabajar.

La posibilidad de abastecer a Calama a partir de huertos urbanos, sería una alternativa social y espacial frente a la ocupación de estos lugares limítrofes.

La agricultura urbana plantea la sustentabilidad de las ciudades a partir del uso del suelo fértil .

Si, durante décadas, los pueblos indígenas del norte se han dedicado al cultivo de la papa y el maíz, ¿por qué no aprovechar estos terrenos vacantes como una posibilidad de abastecimiento y, a la vez, generar un espacio de transición entre el crecimiento expansivo de la ciudad y la zona rural o campo?

La propuesta se basa en ampliar el límite urbano propuesto por el PRC del año 1999 y, a partir de la ocupación “verde” de los vacíos periféricos, crear un sistema de conexión entre el centro (lo urbano) y la zona limítrofe de la ciudad (lo rural). La prolongación de las vías principales, la relación vial entre lo urbano y lo rural, podrían conectar de manera más explícita y real estas dos zonas y lograr un vacío programado entre ambas.

Los reductos periféricos de la ciudad – el vacío como frontera de intervención

Hipótesis de intervención en los vacíos periféricos de la ciudad de calama. fuente: archivo propio

Hipótesis de intervención en los vacíos periféricos de la ciudad de calama. fuente: archivo propio

“Los reductos más salvajes del mundo occidental se encuentran en la periferia de las grandes ciudades. Los espacios marginales que se encuentran en los límites de lo urbanizado es donde más se puede experimentar la ausencia de orden y de las leyes sociales que lo regulan.” [10]

El análisis de Baltz acerca de los reductos de la periferia, son extrapolables a las ciudades de tamaño medio. En la mayoría de los casos estudiados, los vacíos urbanos de las ciudades medias chilenas están emplazados en la periferia de la ciudad, dentro del límite urbano establecido por los Planes Reguladores; cuestionable al momento de establecer una definición de límite o frontera.

“Más allá de los planos y las maquetas, la urbanidad es, sobre todo, la sociedad que los ciudadanos producen y las maneras como la forma urbana es gastada por ellos. Son los habitantes de la ciudad quienes, en un determinado momento, pueden desentenderse de las directrices urbanísticas oficiales y constelar sus propias formas de territorialización, modalidades siempre efímeras y transversales de pensar y utilizar los engranajes que hacen posible la ciudad. Se proclama que existe una forma urbana, resultado del planeamiento políticamente determinado, pero en realidad, lo urbano en sí, no tiene forma.” [11]

Considerando la afirmación de Luis Valenzuela y el análisis hecho acerca de la expansión territorial que han experimentado las ciudades medias chilenas, lo cual ha ido generando reductos en la periferia, se ha comprobado que estos vacíos han sido ocupados en algunos casos por asentamientos informales, carentes de equipamiento mínimo y desconectados de la ciudad.

Las posibilidades de intervención en estos remanentes urbanos están referidos a su categorización, es decir, las alternativas de ocupación de los vacíos funcionales, fenomenológicos y geográficos difieren no sólo teóricamente, sino también de las posibilidades que se plantean desde la arquitectura y el desarrollo urbano.

Andrea Rojas Coll es arquitecto de la UCEM y Magister en Arquitectura por la PUC (Chile)

Citas Bibliográficas

[1] Según Plotnicov, para definir una ciudad como media, debe establecerse si esta categoría es relativa o absoluta en relación a una nación, o si la determinación se hace con una escala numérica.

[2] SOLIS, Patricio.1981. Cambios en el crecimiento de la población urbana y de la población rural. México.

[3] PLOTNICOV, Leonard.1988. El atractivo de las ciudades medias. México. Estudios demográficos y Urbanos de México.

[4] IBID

[5] ASTABURAGA, Ricardo.2002. Morfología de Chile y sus ciudadesChile. Chile, RIL Editores.

[6] IBID

[7] CARERI, Francesco. 2002. Walkscapes, El andar como práctica estética. Barcelona, Editorial GG.

[8] Las definiciones más comunes de Agricultura Urbana se basan en las siguientes determinantes:

1. Tipos de actividades económicas

2. Categorías y subcategorías de productos alimentarios

3. Carácter intraurbano y periurbano de la ubicación.

4. Tipos de áreas donde se practica.

5. Tipos de sistemas productivos.

6. Destino del producto y escala de producción.

Fuente: CIID, Ottawa, Canadá, implementado en algunas ciudades europeas y latinoamericanas. El término, referido a la posibilidad de ocupación de aquéllas zonas que se ubican dentro de la ciudad o en la periferia, como zonas de cultivo o anillos verdes que, además de abastecer a la ciudad con productos naturales, activan estas zonas muertas produciendo una transición entre la ciudad y la zona rural del territorio.

[9] MOUGEOT, Luc. 2005. Programa de ciudades que alimentan a sus pobladores. Ottawa, Canadá, Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CIID).

[10] BALTZ, Lewis. 2008. La ciudad Jubilada. Disponible en. www.laciudadjubilada.net

[11] VALENZUELA, Luis.2008. El expectante presente del futuro urbano. Chile, Revista CA Nº 137

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 3,50 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , ,

Un comentario a “las ciudades medias y la expansión territorial por Andrea Rojas (chile)”

  1. Manuel Muñoz-Luza dice:

    Muy buena aproximación para abordar este objeto de estudio de asentamientos humanos a esta escala.
    ¿que roljuega aqui el análisis regional corematico?

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía