La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Fundamentos del Habitar – La Ciudad Viva como herramienta para el proyecto

por LU - FIS, JRMP, JMGM, ALG — Miércoles, 28 de octubre de 2009

Rótulo Presentación Fundamentos del Habitar, en el que han elegido la ficha-análisis de un alumno (Jose Eduardo Medina Murillo), sobre el Pachinko japonés como terapia de choque, para ofrecer la imagen inicial del curso.

Rótulo Presentación Fundamentos del Habitar, en el que han elegido la ficha-análisis de un alumno (Jose Eduardo Medina Murillo), sobre el Pachinko japonés como terapia de choque, para ofrecer la imagen inicial del curso.

El pasado martes día 20 de octubre La Ciudad Viva y Laboratorio Urbano fuimos invitados al taller “Fundamentos del Habitar”, que se realiza en la ETSAS durante este curso académico 2009-2010, y que está dirigido por la profesora Luz Fernández Valderrama (Dra. Arquitecta), y asistido por otros y otras invitado/as y colaboradore/a como Félix de la Iglesia Salgado (Dr. Arquitecto, profesor de la ETSAS), Alfredo Rubio Díaz (Dr. Geógrafo, profesor de la Facultad de Geografía de Málaga), Isabel Mariscal Crespo (Dra. Enfermera, profesora de la Universidad de Enfermería de Huelva), Juan José Merino Carrillo (Sociólogo y Máster en Salud Pública), Manuel Rodríguez Paradas (Arquitecto y Empresario), Salas Mendoza (Arquitecta e Investigadora), Amanda Martín Mariscal (Arquitecta e Investigadora), Pablo Millán Millán (Arquitecto y Filósofo) y Miguel Ángel Rojas Rodríguez (Arquitecto e Investigador).

Este grupo heterogéneo de profesore/as e intervinientes tienen este año como objeto la dirección, asistencia y coordinación del curso, compuesto por 24 alumnos que producirán una propuesta para el congreso SB10MAD (Sustainable Building Conference) que se celebrará en Madrid del 28 al 30 de abril de 2010, y que tendrá como temática general la edificación sostenible y la revitalización y rehabilitación de barrios, como prácticas con capacidad de generar alternativas sostenibles a los modelos de crecimiento expansivos sobre el territorio, y por tanto, capaces de aportar en contra de la actual crisis energética global.

En la presentación que nos hicieron los integrantes del taller, nos revelaron que habían seleccionado como ámbito de su propuesta el barrio de “El Tardón”, en Sevilla, y que su intención era reflexionar y proponer formas de rehabilitación y revitalización del barrio mediante la incorporación de un vector temático, el concepto de “Salud Urbana”, que por otro lado coincide con una de las líneas de investigación del proyecto de la ciudad viva.

Así pues, la propuesta de rehabilitación que deben concebir tiene que considerar, por un lado, las singulares características del Tardón. El Tardón es uno de los barrios de Triana. Fue construido durante la primera etapa del franquismo, en la zona más occidental hacia la que se extiende la ciudad actual, sobre terrenos inundables en los que existían asentamientos chabolistas. En su día, la implantación del barrio supuso una enorme inversión infraestructural para contener el río, al mismo tiempo en que se utilizó novedosa tecnología para la construcción de las tipologías edificatorias: bloques en doble crujía de Planta Baja + 4, con viviendas de doble orientación. Tiene también interés la ordenación por la secuencia de bloques y patios-plazas. Señal de buenas intenciones. En su día, fue un tradicional barrio obrero, incluso cuna de algunas figuras de la farándula. A día de hoy, la vida y las condiciones en el barrio están “normalizadas”, el Tardón es un barrio respetable y digno, con un particular y cuidado paisaje urbano. Por otro lado la población originaria ha envejecido, y van dejando el barrio de legado a sus familias, y a otras personas que lo han encontrado apetecible para vivir. Por ese motivo, y por el hecho de que no contiene vacíos urbanos, los precios de las viviendas han subido peligrosamente. Requiere actuaciones de rehabilitación, pero razonablemente son cuestiones de ajuste, de acupuntura urbana, de mejora de la habitabilidad, la accesibilidad, la movilidad, etc., en lugar de crecimientos significativos o ampulosas intervenciones.

Fotografía del Tardón tomada por Félix de la Iglesia Salgado

Fotografía del Tardón tomada por Félix de la Iglesia Salgado

Por otro lado, la introducción del vector salud como argumento para la proyectividad plantea consideraciones que merecen la pena ser apuntadas. A ese respecto, los representantes de la ciudad viva y de laboratorio urbano pudimos expresar algunas de nuestras ideas, obtenidas a partir del trabajo de investigación que la ciudad viva ha venido produciendo durante su año y medio de vida, y que se encuentra recogido en la línea “Salud Urbana”, y reforzada por la producción de algunos eventos propios como el de “Ciudad Viva – Ciudad Saludable – Una mirada compartida”, taller que se celebró en marzo del presente año. En relación a este tema, transmitimos a la clase la idea de que las medidas para proteger la Salud Urbana están o deberían estar hoy día muy alejadas de las medidas higienistas decimonónicas o de los dispositivos maquinistas modernos de control de la salud mediante equipamientos urbanos (hospitales, centros asistenciales, cementerios, etc,) basados en el concepto de tratamiento en contra de la enfermedad y/o la mortandad. Que a día de hoy los dispositivos de salud deben estar aplicados a nuestras geografías para la vida pero de una forma más distribuida, desde la escala de lo territorial hasta lo doméstico. Que en esa distribución el propio ciudadano debería tener al alcance más formas de procurar su salud, que incluyan una educación más orientada a las buenas prácticas y a la prevención. Y que finalmente esos requisitos sólo son posibles en entornos saludables, en los que se garantice el bienestar, y no cabe duda de que, a ese respecto, la salud urbana debe incorporar cuestiones transversales como la accesibilidad, la movilidad, la sostenibilidad, etc.

Imagen presentada por Aleksandra Bienia

Imagen presentada por Aleksandra Bienia

Con estas entradas que hemos mencionado están trabajando su propuesta que nos parece de enorme interés. El curso lleva tres semanas de desarrollo, con lo que escasamente han atravesado su momento de germinación. Por ahora han realizado una serie de ejercicios –aparte de charlas y coloquios sobre el tema-. El primer ejercicio consistió en profundizar en  los distintos imaginarios personales que los alumnos asociaban con sus entornos saludables. Nos contaba Miguel Rojas, uno de los profesores asistentes, que algunos de los ejercicios revelaban algunos conceptos todavía enquistados en nuestro imaginario, como el hecho de identificar un entorno saludable con un gran parque urbano, la sempiterna idea del entorno verde como pulmón del organismo de la ciudad. El segundo ejercicio requería mayor desarrollo: Se adjudicaron ámbitos de estudio para reconocer cómo se aborda la cuestión de la salud en diferentes regiones, localizaciones o ámbitos culturales. Citamos aquí el ejemplo de Japón como cultura llamativa en su hibridación entre el paisaje natural y el artificial en el que la idea de armonía y salud es motor continuo de su imaginario cultural, o el caso contrario de los EEUU en el que la salud es fundamentalmente privada y la población que no tiene acceso a ella debe encontrar resquicios desde donde conquistarla. En un tercer estadio, alumnos y profesores se lanzan a una deriva por el barrio del Tardón para conocerlo, interpretarlo y cartografiarlo. Su siguiente paso será comenzar a desarrollar propuestas, que esperamos.

En paralelo, el curso ha hecho acopio de bibliografía, centrada en las cuestiones de la salud aplicadas a los entornos urbanos. Con ella ilustran, fortalecen y apoyan los argumentos para su propuesta. Desde La Ciudad Viva les ofrecimos la nuestra, la documentación que tenemos dentro de la línea común de trabajo. Además, nos comprometimos a seguir el curso de su ejercicio en paralelo a un proceso de investigación nuestro dentro de la línea temática de la salud. Enriquecernos mutuamente, colaborar juntos, en definitiva. Por nuestra parte, estamos encantados de servir a una propuesta como ésta porque sentimos que las herramientas de la ciudad viva cobran sentido al hacerlo. Toda nuestra base documental en el archivo, y todo el debate suscitado desde la página mediante las aportaciones del blog, nos vienen ayudando durante este tiempo a visualizar un escenario teórico muy fértil sobre el que se acoge el análisis de nuestras ciudades. Un paso adelante, con experiencias como ésta tenemos la sensación de que la ciudad viva sirve como soporte o herramienta para el proyecto. Llega la hora de pasar a la acción.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , ,

Un comentario a “Fundamentos del Habitar – La Ciudad Viva como herramienta para el proyecto”

  1. La Ciudad Viva»Archivo del blog » La obsolescencia urbana dice:

    [...] El grupo de trabajo de la asignatura “Fundamentos del Habitar” de la E.T.S.A.,  tiene como objeto de estudio “La Ciudad Viva como herramienta para el [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía