La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Las Ciudades Post-Kyoto y la Reducción del Calentamiento Global

por Abierto_ Ciudad Viva — Jueves, 17 de diciembre de 2009

Imagen3

Cada época elige su propio imaginario del futuro. En las primeras décadas del siglo XX la ciudad del mañana venía representada por los dibujos de Sant Elia y los poemas de Marinetti a través de unos edificios escalonados con grandes chimeneas que modelaron lo que se llamó el “futurismo”. Brasilia, a fines de los años 50, encarnó la imagen del futuro: edificios aislados en medio de áreas verdes surcados por grandes autopistas urbanas donde el hombre del siglo XX desafiaba el clima, el tiempo y la velocidad.

El grupo Archigram, con las estructuras espaciales de Plug-in City y Walking City,  pregnó la década del 60 y posteriores con nuevas imágenes del futuro. El Centro Pompidou de Piano y Rogers en Paris quedó como una postal de esa visión. También el norteamericano Richard Buckminster Fuller, visionario de la sostenibilidad con su casa Dymaxion y sus domos geodésicos que logró construir en Montreal el año 1967.

Imagen1

Sin embargo, recién comenzado el siglo XXI, la imagen del futuro de las ciudades se aleja de esa visión maquinista de rascacielos de cristal y taxis voladores. Las imágenes de ciudades futuristas de la actualidad están pobladas de edificios bajos, techos verdes, molinos de viento y paneles solares. Son las ciudades “Post-Kyoto”.

Dada la alta tasa de urbanización que ha llegado el planeta, especialmente en los países desarrollados, que son los que más contaminan, las ciudades son responsables en alto grado del calentamiento global. Mejorar la eficiencia energética, la gestión de residuos y la emisión de gases, se ha transformado en un objetivo estratégico de muchas ciudades para contribuir al cuidado del medioambiente. La búsqueda de ese objetivo está cambiando lenta pero sostenidamente los paradigmas urbanos y la imagen que se deriva de ellos.

El año 1997 la mayoría de los países del mundo firmaron en la ciudad de Kyoto, Japón un protocolo que implica reducir las emisiones de seis gases tóxicos que producen el efecto invernadero de modo de llegar hacia el 2012 a los niveles que había en 1990 para reducir el calentamiento global. Este protocolo entró en vigencia el año 2005 y solo falta que lo ratifiquen Estados Unidos y Australia quienes, se espera, lo suscriban o propongan una alternativa durante la reunión COP 15 en Copenhague.

Estocolmo es una de las ciudades que lidera en Europa la actitud proactiva hacia un planeta más limpio y más sano. Fue declarada capital verde de Europa el año 2010. Con fuerte impulso al transporte público y  vehículos limpios, Estocolmo está reduciendo 200 mil toneladas en emisiones de CO2 anualmente. Por si fuera poco se han propuesto eliminar el petróleo como fuente energética de aquí al año 2050. Suecia ha demostrado que aún aplicando medidas que implican fuertes reducciones de emisiones de gases invernadero se puede crecer económicamente. Las ciudades de Malmo y Linkoping también son pioneras en urbanismo y tecnología de innovación sobre sustentabilidad.

Por otra parte el presidente Sarkozy ha impulsado una serie de proyectos para Paris en el siglo XXI que buscan posicionar a Paris en el concierto de las grandes ciudades del mundo a través de mejorar su competitividad. Uno de los aspectos esenciales que tienen en común las diez propuestas de los equipos interdisciplinarios convocados consiste en hacer una ciudad que al menos reduzca en dos grados Celsius la temperatura ambiental mediante el manejo del agua, el verde y en dos horas diarias el tiempo de viajes intraurbanos mediante una mayor eficiencia de los sistemas de transporte.

Al presentar dichos proyectos Sarkozy dijo: “Estoy convencido que razonar a gran escala es  la única manera de responder al desafío del “Apres Kyoto”: la ciudad durable sólo  puede concebirse en esta amplia perspectiva donde es posible una verdadera revolución en los modos de producción y  de transporte. El Gran Paris, es la Francia de después de la crisis. Es la Francia que saldrá más aguerrida de la crisis, más bella, más competitiva y, lo espero, más feliz”.

Imagen2

La ciudad de Montreal lidera en Norteamérica las iniciativas urbanas que contribuyen a mejorar el comportamiento energético en su conjunto. Notable ha sido el desarrollo de  ”techos verdes” en casas y edificios, una acción de ecología urbana que está permitiendo disminuir significativamente el calentamiento ambiental y la contaminación atmosférica del entorno. En materia de transporte público la ciudad ha implementado un sistema integrado similar al de París que incluye el sistema Bixi, una mezcla de bicicleta y taxi que ya cuenta con 300 estaciones y 3.000 bicicletas para cubrir distancias cortas.

Londres ha asumido el compromiso de organizar los juegos olímpicos del 2012 para lo cual ya está en pleno proceso de construcción los barrios y las infraestructuras deportivas bajo los más altos estándares de calidad ambiental de uso de arquitectura bioclimática y eficiencia energética. Se está tratando de reducir al mínimo las emisiones de carbono asociadas al desarrollo urbano, optimizando, entre otros, el uso del recurso agua y las áreas verdes.We are creating 100 hectares of green Se proyecta crear 100 hectáreas de espacios verdes spaces, which are designed to reduce the risk of flooding in the river valley and enrich the biodiversity of the Lower Lea Valldiseñados de modo de reducir el riesgo de inundaciones en el área y enriquecer la biodiversidad de Lower Lea Valley.

También China, pese a su elevada contribución a la contaminación ambiental que ha producido su acelerado desarrollo económico está preocupada por el tema: la Expo Shanghái del 2010, bajo el lema “Better city, better life” es una apuesta por promover un futuro poblado de ciudades limpias y amigables con el medio ambiente. Cabe recordar que cuando se creó la República Popular China en 1949, solo había 58 ciudades, hoy existen más de 800 las cuales se siguen construyendo a una velocidad asombrosa con negativos impactos medioambientales que el gobierno chino ha decidido revertir como es el caso de Dongtan.

La iniciativa de Ciudad Viva, llevada adelante por la Conserjería de Vivienda y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía está trabajando en la misma dirección que la mayoría de los casos citados. Su objetivo específico apunta a promover la construcción de ciudades sostenibles en las urbes de la península ibérica, Marruecos y América Latina. Su concepto de sostenibilidad es más amplio que lo normal, ya que implica no solo la atención a los aspectos urbanos físicos y morfológicos sino sociales, económicos y culturales presentes en la coyuntura internacional, como lo demuestra el director Juan Espadas al señalar: “en un contexto de crisis mundial del sistema económico que ha obligado a un replantea­miento global de todas las premisas sobre la intervención del Estado en la economía y el mercado, cobra especial importancia el alcance de las decisiones que en materia de sostenibilidad social, económica y ambiental debemos tomar cuanto antes si, como hace tiempo venimos afirmando: el futuro del pla­neta se decidirá en las ciudades

Humberto Eliash
arquitecto, profesor Universidad de Chile
comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 4,67 sobre 5)
Loading ... Loading ...

11 comentarios a “Las Ciudades Post-Kyoto y la Reducción del Calentamiento Global”

  1. Daniela Monterrosa dice:

    Las Ciudades Post-Kyoto y la Reducción del Calentamiento Global – http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=3443

  2. Mauricio dice:

    Muy interesante como el articulo

    A pesar que cada epoca proyecta una vision de futuro basada en una exarcebación de sus presentes (ultra-industrializada, ultra-teconologizada, ultra-computarizada,.. ultra-ecologica).. usualmente los saltos en desarrollo han respondido a cambios bruscos (nadie se hubiera imaginado Internet en los 80, en esos años las ciudades del futuro tenian autos voladores).
    Entonces..¿sera realmente tan ecologica-sustentable la ciudad del futuro?… Quizas en 5, 10 años tendremos una revolución inesperada-inproyectable… y de golpe y porrazo borraremos esta vision y la sustituiremos por otra basada en algo que no podemos imaginar ahora. Siguiendo la experiencia de la historia, “lo mas probable” es que nunca veamos estas ciudades con techos verdes, molinos de viento y paneles solares… asi como nunca vimos las ciudades con aceras deslizantes y autos voladores.
    ¿Qué sentido tiene entonces proyectar ciudades que seguramente nunca existiran? Porque las proyecciones de futuro hablan del presente. Los planes a futuro sirven para saber que hacer en el ahora. Las ciudades con techos verdes, o mejor, la preocupacion por el medioambiente, no es el futuro, es el presente.

  3. stepienybarno dice:

    Buen artículo, donde se tocan temas claves para el futuro desarrollo sostenible de nuestras ciudades, y de total actualidad con el desastre de Copenhague.

    Al hilo de lo que se comenta en el texto, sobre las expectativas que se podía tener con lo acuerdos a tomar en Copenhague, parece que todo queda en agua de borrajas, y nuevamente perdemos una oportunidad para la esperanza. En vez de acuerdo histórico, hemos llegado a la vergüenza histórica.

    Respecto a lo que se apunta sobre Sarkozy, y sus proyectos “sostenibles”, comentar que para nosotros mientras se sigua apostando por energía nuclear, es muy fácil parecer que no se contamina e incluso reducir un par de grados la temperatura. Pero de los residuos tóxicos que les estamos dejando a nuestros nietos no se habla. Parece peor el remedio que la enfermedad.

    Y por ultimo, nosotros también aplaudimos el enfoque realmente sostenible de la Conserjería de Vivienda y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía, donde como bien se apunta Humberto Eliash, se valoran los aspectos sociales, económicos y culturales, además del medioambiental.

  4. Víctor Hernández dice:

    A mi me cuesta mucho creer que las ciudades puedan por si solas satisfacer todas nuestras necesidades. Aceptamos que el futuro del planeta se va a decidir en las ciudades sin darnos cuenta de lo que significa no habitar las áreas rurales. La verdad es que me preocupa que ya haya más gente viviendo en ciudades que en el campo. Pero parece que ese futuro si que va a ser cierto, porque desgraciadamente es muy dificil la marcha a atrás a no ser de que estas futuras ciudades se vuelvan invivibles y se invierta el fenómeno migratorio…

    Yo también me he preguntado a veces sobre el aspecto que tendrán las futuras ciudades sostenibles y la verdad es que es muy dificil imáginar mega-urbes sin la presencia del petroleo o la energía nuclear. Quizás debamos entonces mirar atrás, cuando comunidades de seres humanos mucho menos numerosas que las de ahora colocaban sus asentamientos junto a los recursos (río, mar, bosques, …) simplemente porque era un elemento clave para la supervivencia. Ahora en cambio, malgastamos y derrochamos todo bien que cae en nuestras manos, usando en un simple viaje al trabajo lo equivalente a la energía que se necesitaba para mover a una legión romana durante una semana.

    Pienso que para lograr algo en esta carrera contrarreloj, lo primero que debemos hacer es saber dónde estamos, detectar dónde y cómo hay que actuar en cada caso concreto creando una especie de hoja de ruta que será diferente no solo en cada país o ciudad, sino en cada barrio, edificio o vivienda. Pero para eso, hace falta un cambio de conciencia muy grande que facilite ir hacia un modelo en el que comencemos con pagar por las cosas lo que realmente cuestan atendienmdo a aspectos ecológicos, económicos y sociales. Y donde se tienda más a la libertad y la autogobernanza que a la normativa inquisitiva.

    La verdad es que no se exactamente que papel podemos desempeñar los arquitectos en este complejo juego… se me ocurre que un buen comienzo es el debate.

    Enhorabuena por el artículo y por los comentarios

  5. Raúl dice:

    Muy interesante el artículo.

    Pero me gustaría debatir algunos conceptos que empezamos a asimilar con demasiada facilidad. Especialmente el término “sostenible”, que considero más perjudicial que benigno, pues está ayudando con su yuxtaposición a la supervivencia del desarrollismo.
    Cuando Sarkozy dice: “[...] Es la Francia que saldrá más aguerrida de la crisis, más bella, más competitiva y, lo espero, más feliz”, antepone la competitividad económica a la felicidad de los ciudadanos…y ese es el problema. Es una cuestión de prioridades.

    No necesitamos un desarrollo más sostenible para ser felices, el desarrollo capitalista ha demostrado ser fuente de desigualdades e impotencia, lo que necesitamos es un nuevo modelo no-desarrollista o de decrecimiento si se prefiere.
    Y en esto los arquitectos creo que tienen mucho que decir, y creo que promover la vuelta a los territorios rurales es fundamental, como comentaba Victor en el post anterior. Una megalópolis verde será mejor que una megalópolis contaminante a nivel ecológico y social, pero nunca será mejor que toda una camarca rural.

    Creo que es fundamental volver a mirar hacia lo local, como forma de evitar el desastre ecológico, social y cultural.

    Enhorabuena por el blog y por incentivar debates tan necesarios como estos.

  6. stepienybarno dice:

    Nos gustó mucho, http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=3443

  7. Francisco Z. Lantos dice:

    Para evitar que la población del mundo, (que según las estimaciones de las Naciones unidas para el año 2050 puede alcanzar la cifra de 9.400 mil millones, y que para esta fecha el 70% de la población mundial vivirá en zonas urbanas,) se concentre en caoticos y deshumanizados “aglomeraciones”, de tipo Metro y Megaciudades e indefinidos conurbaciones, en las que se fusionaran 30-60 ciudades existentes con una extensión de 50-90 Km. y con 5-40 millones de habitantes, en las que por basarse el desarrollo de estos monstruosos “aglomeraciones” en erroneos enfoques y critrios urbanisticos, la vida ya es insoportable, tendremos que cambiar etos erroneo enfoques y criterios urbanisticos sobre el desarrollo de nuestras ciudades, y buscar la solución basada en las justas e intrinsecas necesidades de nuestra naturaleza psicosomatica.
    Ciudades que podrian satisfacer estas necesidades tendrian que ser ; definidas en sus tamaños, ordenadas en sus estructura, funccionales en sus distribuciones y expresivas de sus contenidos. Estos requisitos sólo podrian satisfacer ciudades de tipo autonomos, debajo de un millon de habitantes, eastando el tamaño ideal de 500.000, y valido todos debajo de estas cifras.

  8. Francisco Z. Lantos dice:

    Los asentamientos humanos son escenarios de la vida misma de sus ciudadanos, y como tales tienen una enorme influencia en la formación de la mentalidad de los hombres.No obstante el valor de cada ciudad depende del estado psicosomatico de los hombres mismos que construyen.Esta interrelación entre la ciudad y el hombre nos demuestra que, cuando las ciudades pierden la escala humana, y su tamaño. formay estructura definida se desintegran, acabando en un cierto tipo de laberinto y caos, como son las ciudades de nuestra época,que no ofrecen ni seguridad ni posibilidad de un intercambio sociocultural, necesario para el desarrollo perfecto de la naturaleza humana. El causante real de este mal no es el arquitecto ni el urbanista, quienes por sus profesiones aparentemente dirigen este proceso, sino la sociedad entera, cuyas demandas y necesidades son tan erróneas como su jerarquía de valores, que refleja su “Filisifía del mundo y de la vida”, consecuencia del degenerado estado psicosomatico de su naturaleza.

  9. Francisco Z. Lantos dice:

    Sólo aquellos asentamientos humanos que ofrecen un escenatio en el que el hombre puede desarrollar su existencia en plenitud, cumplen su papel.
    Todos los asentamientos humanos (ciudades y poblados)dentro de los que el hombre puede obtener su felicidad y satisfacer sus justas necesidades psicosomáticas, son definidos en tamaño, estructura y forma, y son construidos a escala humana; estas ciudades reflejan un orden parecido a un organismo vivo, con una jerarquía de valores distintos y reconocibles, según sus funciones, que sirven para la orientación dentro del conjunto, y ofrecen el fácil intercambbio sociosultural entre sus ciudadanos.

  10. Apuntes optimistas (y desordenados) sobre economía urbana « La Ciudad Viva dice:

    [...] a su fin, tarde o temprano, y deberíamos preparar con decisión una alternativa y, sobre todo, una transición decidida para frenar el cambio climático. Las ciudades o, mejor, el modo de vida urbano y todo lo [...]

  11. Francisco Z. Lantos dice:

    LAS CIUDADES QUE NECESITAMOS

    Sabiendo que en el Universo, cualquier organismo vivo, sea este un individuo o un conjunto del ecosistema de distintos tamaños, está concebido con un sistema orgánico, lo que significa que son definidas en su tamaño, ordenadas en su estructura y expresivas en su forma, reflejando sus contenidos siempre como Belleza, y como las construcciones que realizan los animales superiores reflejan estos mismos principios, así tienen que ser también las obras arquitectónicas y urbanísticas de nuestros futuros asentamientos humanos, significarían que éstos tenían que ser definidos en sus tamaños y dentro de una escala humana, tenían que tener una estructura clara y ordenada y una forma que refleje fielmente su contenido y que se adapten armoniosamente con su medio ambiente natural en que están ubicados.

    Para cumplir estos requisitos, en nuestras circunstancias, el tamaño máximo de una ciudad será de 1.000.000 de habitantes, el ideal de 500.000 y aceptable todos por debajo de estas cifras.

    Ahora, tomando en consideración el enorme volumen de construcción que debido a la antinatural y desenfrenada expansión demográfica, el aumento y la rápida expansión de la materialista demanda de nuestra sociedad consumista y la fiebre migratoria desde las zonas rurales hacia nuestras conurbaciones, tenemos que realizar en las próximas décadas, poner en práctica esta teoría significaría:

    1/ Evitar a toda costa el crecimiento de las ciudades por encima de un millón de habitantes, especialmente de nuestras Metro y Megápolis y las grandes conurbaciones.

    2/ Para absorber el desenfrenado aumento de la población mundial, donde esto surja, tenemos que construir nuevas ciudades orgánicas con los tamaños y estructuras arriba descritos.

    3/ Para evitar la tendencia migratoria de la población de las zonas rurales hacia los grandes núcleos urbanos, tenemos que promover las construcciones en estas zonas, rehabilitando los edificios físicamente sanos y con valores históricos y culturales de los poblados y pequeñas ciudades abandonadas equipándolas con edificios religiosos, sociales, deportivos, etc., llevando industria y negocio para mejorar el ambiente socio-cultural y posibilidades de trabajo, creando con ello nuevos focos de atracción que podrían recuperar la población emigrada y restablecer la industria agropecuaria.

    Estos asentamientos humanos, capaces de dar dos hogares a sus habitantes, uno en sus casas, para satisfacer diariamente sus necesidades íntimas y particulares y otro en sus calles, plazas, y lugares recreativos y deportivos, para satisfacer sus necesidades socio-culturales, que su naturaleza psico-somática exige, con su ambiente humano ayudarían mucho a restablecer este equilibrio perdido de su naturaleza psico-somática, que le permitirá vibrar al unísono con las Leyes de la Naturaleza, crear obras sin dificultar la perfecta armonía con su medio ambiente y encontrar allí el hombre su felicidad y alegría de vivir.

    Madrid, 3 de Mayo de 2007
    Ferenc Z. Lantos

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía