La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Segregación social, configuración urbana y espacio público en el entorno de la ronda del Tamarguillo (Sevilla). Ángela Lara García. Arquitecta.

por Abierto_ Ciudad Viva — Martes, 26 de enero de 2010

imagen_post1

En el proceso secuencial de conformación de las ciudades se van generando cualidades diferenciadas en sus componentes territoriales que están en relación con las áreas sociales que las conforman, y que derivan en una desigual calidad del espacio público y del paisaje urbano.

Esta investigación parte del convencimiento de que existen en Sevilla áreas sociales diferenciadas que están siendo objeto de procesos de segregación. Esta diferenciación de áreas se va produciendo paralelamente a los procesos de generación de la ciudad, condicionados por su historia y la de su planeamiento, y se ve reforzada por la existencia de ciertas “grietas” dentro de la estructura urbana que funcionan como límites entre dichos territorios. Una de las características de estos espacios es su degradación urbanística y ambiental que refuerza su carácter fronterizo. El análisis cualitativo de los sistemas y estructuras que conforman urbanísticamente estas áreas y la caracterización social de su población nos ha permitido establecer las relaciones existentes entre estos parámetros.

Cartografías de población con/sin estudios, tasa de paro, índice de dependencia y ocupación.
Cartografías de población con/sin estudios, tasa de paro, índice de dependencia y ocupación.

Para desarrollar el trabajo se ha escogido un ámbito territorial de la ciudad de Sevilla que recoge una importante variedad de las situaciones urbanas que se dan en la ciudad postmoderna. Articulando este área encontramos la Ronda del Tamarguillo, ronda intermedia de conexión viaria que se ha configurado a lo largo del tiempo como elemento estructurante y límite geográfico entre distintas morfologías de crecimiento urbano. En la zona más central de la ronda, comprendida entre las vías del ferrocarril y la Avda. de La Paz, encontramos, de un lado, un área de ensanche con origen en la operación de urbanización y construcción de vivienda realizada con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 y, del otro lado, se sitúan dos polígonos industriales y una serie de áreas residenciales, en su mayoría de promoción pública, que responden a diferentes modos de crecimiento suburbial. En general, los habitantes de estas dos áreas se ven inmersos en circunstancias socio-económicas y culturales muy diferenciadas. Esta diversificación social se presenta en la actualidad con una tendencia a la polarización que se ve reforzada por la consolidación del carácter fronterizo de la Ronda del Tamarguillo.

La investigación ha partido del estudio de los procesos de conformación de la ciudad desde principios del siglo XX hasta la actualidad, insistiendo en cada uno de los planes urbanísticos sobre los que se ha desarrollado. Una vez contextualizada históricamente la situación actual, se ha llevado a cabo el estudio de dos tipos de parámetros: sociales y urbanísticos. Para los primeros se han realizado planimetrías en las que se han reflejado las variables de caracterización social en las que se reflejaba una mayor polarización como han sido la densidad poblacional, los índices de dependencia, el nivel de estudios y los índices de paro-ocupación. La caracterización urbanística se ha realizado a través del estudio de la trama urbana, los usos del suelo, las tipo-morfologías existentes, la distribución y superficie por habitante de las diferentes tipologías de equipamientos públicos, así como la distribución y cualificación de los espacios libres.

imagen_post2

Una vez realizado este análisis, podemos afirmar que existen importantes diferencias respecto a la cualificación urbana de los barrios que componen el área de estudio, a la asignación de usos productivos que incorporan y al perfil de la población que en ellos reside. Entendemos que esta situación, que se arrastra históricamente, no ha sido corregida en el pasado, a pesar de ser detectada, por el PGOU de 1987, y que tampoco parece vaya a solventarse con la proyección de futuro que se realiza en el PGOU de 2006, concentrándose las mayores carencias en aquellos barrios más vulnerables socialmente y que se encuentran más aislados físicamente.

Entendemos que esta realidad aparece como consecuencia de dinámicas urbanas cuyo motor ha sido lograr la proyectación de una imagen de ciudad hacia el exterior que atraiga flujos de capital a determinadas áreas, relegando a la masa poblacional hacia espacios ajenos y lejanos a estas nuevas centralidades urbanas, cuyo abandono se refleja en la degradación ambiental y paisajística de la que son objeto.

Podemos afirmar también que las relaciones descritas entre distribución social de la población y configuración urbana de la ciudad responden a procesos de ubicación en el territorio en los que es a través del modo de producción capitalista y de los mecanismos implícitos en él, cómo el espacio social adopta unas articulaciones determinadas. Esta conjunción de factores deriva inevitablemente en una segregación de la población responsable de lo procesos de polarización de la sociedad.

Se detectan además una serie de elementos que funcionan como barreras físicas de separación entre las áreas sociales, estando la existencia de estas barreras en el propio origen de la conformación de esta segregación social. La Ronda del Tamarguillo se constituye como elemento segregador fundamental dentro del Área Este Interior a partir de su configuración como No Lugar, en palabras de Augé (1998) como ámbito espacial desprovisto de identidad, arraigo histórico y estímulos para la sociabilidad, convirtiéndose así en un espacio público vacío como desierto emocional y relacional.

Se entiende, por tanto, que para revertir los procesos de segregación social existentes en este ámbito es condición necesaria, aunque no suficiente, intervenir en la reconfiguración espacial de este espacio a través de un proceso de construcción colectiva que le permita convertirse en un Lugar de convergencia de realidades diversas que refleje la heterogeneidad de identidades de los habitantes de su entorno.

Pra más información DESCARGAR AQUÍ.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 3,29 sobre 5)
Loading ... Loading ...

2 comentarios a “Segregación social, configuración urbana y espacio público en el entorno de la ronda del Tamarguillo (Sevilla). Ángela Lara García. Arquitecta.”

  1. El espacio público en los barrios, by [eP] « La Ciudad Viva dice:

    [...] queremos dejar de hacer alusión al trabajo de la arquitecta Ángela Lara “Segregación social, configuración urbana y espacio público en el entorno de la ronda del Tamar… (Sevilla), en el que afirma que “para revertir los procesos de segregación social existentes en [...]

  2. [espacio elevado al público] » [eP] en los barrios dice:

    [...] afirma la arquitecta Ángela Lara en el trabajo “Segregación social, configuración urbana y espacio público en el entorno de la ronda del Tamar… (Sevilla), “para revertir los procesos de segregación social existentes en este ámbito es [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía