La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Rehabilitación de corredores. Lectura e intervención en el centro de la ciudad de Mexicali

por Abierto_ Ciudad Viva — Lunes, 26 de julio de 2010

Área urbana Mexicali

La ciudad de Mexicali se caracteriza por ser una ciudad relativamente joven con respecto a otros centros de población en México; además, su ubicación fronteriza con los Estados Unidos de América le otorga características adicionales que influyen en la manera en que las actividades se desarrollan al interior de esta urbe. Es precisamente esta condición de frontera la que dio origen a la primera traza de la ciudad, realizada por ingenieros topógrafos estadounidenses, respondía a un trazo reticular que considerablemente difería tanto de la estructura de plato roto, como del trazado de damero, formas características de los asentamientos del virreinato en la entonces Nueva España. La zona centro de esta capital, la cual constituye el primer cuadro, se encuentra enclavada precisamente dentro de ese trazo; durante las primeras décadas del siglo XX se establecieron bares y cantinas que ofrecían bebidas a los residentes del Valle Imperial, cuyo gobierno había prohibido la venta de alcohol mediante la aplicación del Volstead Act (Ley Seca) en el año de 1919, en esas mismas fechas se erigieron algunos de los espacios públicos representativos de esta zona.

Los procesos de inmigración también fueron determinantes para el desarrollo de este barrio central y en general para el crecimiento de Mexicali, a merced de la Ley Seca norteamericana surgieron nuevas oportunidades de empleo. El crecimiento de la ciudad se hizo evidente, dando prioridad al desarrollo hacia el Este, en donde se construyeron principalmente viviendas, consolidando a la zona centro como un espacio de actividades meramente comerciales. A mediados del siglo XX la actividad turística se ve diezmada, aunque la inmigración de personas de otras regiones del país se incrementó a partir del inicio del Programa Bracero (acuerdo laboral transitorio iniciado en 1942 debido a un intercambio de notas diplomáticas entre los Estados Unidos y México), este aumento en la población –mismo que se extendió durante dos décadas- provocó una expansión territorial, alejando cada vez más a las zonas habitacionales de la concentración comercial y de gobierno, constituida por el centro de la ciudad; esto, aunado a la compleja decisión de construir un nuevo centro cívico y comercial en la entonces periferia urbana, provocó que a partir de mediados de los años ochenta fuera evidente el deterioro del centro de Mexicali.

Mapa mexicali centro

Actualmente, este barrio se mantiene como un espacio comercial con una serie de actividades económicas que lo mantienen latente, su propia estructura reticular ha definido franjas cuyo giro comercial coincide, identificándose dentro del entramado del sitio una serie de corredores; sin embargo existen algunas incompatibilidades de giros comerciales dentro de estas franjas, provocando lapsos dispersos de actividad intensa, alternados por intersticios inactivos o subutilizados. Así, mientras distintos trabajos de investigación que toman como caso de estudio la primera sección de esta ciudad han contribuido en hacer identificable al sector como la suma de diversas zonas homogéneas, es también la progresiva conformación -aparentemente espontánea- de corredores caracterizados por su actividad comercial o por el ofrecimiento de algún servicio notablemente especializado, algo que coadyuva de forma evidente a la identificación de las distintas sendas que estructuran la imagen del barrio.

Estas sendas se encuentran actualmente sometidas a una continua erosión; en este tenor, el abandono por parte de las autoridades se hace evidente con políticas tales como la concentración de recursos en la periferia urbana, provocando el desplazamiento -ya recurrente- de la población por la generación de flujos alternos de atracción comercial alejados del primer cuadro; por otra parte, no menos importante de considerar, están los temas de la inseguridad, el déficit de estacionamiento, el detrimento de la imagen urbana, entre otros.

Como ya se ha dicho, este barrio ha sido testigo del desarrollo histórico y político de Mexicali, sin embargo la indiferencia hacia este espacio, motivado por la ausencia de elementos suficientes para reconocer dicha singularidad y la falta de una oferta atractiva, ha derivado en un espacio subutilizado y deteriorado, comportándose como un contexto expectante del mérito de ser valorado y reconocido en virtud del funcionamiento integral de la ciudad. “El espacio físico no suscita la urbanidad, es el habitar, la vida colectiva la que significa al espacio; esto trasciende lo físico para instituirse en lo simbólico o cultural” (Deiana, 2000, p.180).

Cabe enfatizar que, a diferencia de la apreciación que se tiene de otros espacios de similar funcionamiento urbano en el país, la denominación “centro histórico” representa para esta ciudad un concepto relativamente ajeno. Sin embargo, el urbanista ecuatoriano Fernando Carrión nos comparte una idea que induce a la reflexión:

Toda ciudad y toda la ciudad son históricas, porque todo lo que ocurre en ella y ella misma son el resultado de la historia. Es la historia la que construye la ciudad. Ello significa que cada rincón, cada porción de la ciudad y la ciudad como un todo son históricas […] el centro histórico no es una entelequia, pues se trata de una relación social cambiante histórica contenida en un complejo de relaciones sociales más amplio: la ciudad. Esto significa que los centros históricos existen en el contexto urbano, en la ciudad que le da vida existencia y razón de ser. (Carrión, 2000: 182-188).

Vía a garita mexico eua

En ambos argumentos, se entiende que -sobre todo para casos como el ahora presentado- la mancuerna ciudad – centro histórico guarda una íntima relación, no puede comprenderse la una sin la otra. Esto es considerado como región socio-cultural, “es un territorio literalmente tatuado por la historia” (Giménez, 1999, p.41). Un espacio que  se encuentra relegado por la indiferencia y el propio crecimiento de la ciudad -independientemente de los sucesos de los que ha sido escenario, no será identificado como histórico tan sólo porque algún documento oficial así lo establezca; es preciso implantar la conexión espacio – usuario para que cualquier denominación asignada sea viable, tal y como en su momento fue reconocido este barrio, con designaciones tales como “el pueblo”, “el centro”, “el tango”, “primera sección” o “primer cuadro”, tonos coloquiales consensuados por la ciudadanía.

La percepción de la zona centro como un espacio degradado, contenido dentro de una estructura espacial singular, permite considerar la necesidad de rehabilitarlo y promover así su reactivación económica y social; es de vital importancia otorgar a este sitio una imagen que perdure en la memoria colectiva, independientemente de las diversas acepciones por las que ha llegado a ser conocido, además de aquellas que desean ser impuestas. El mejoramiento en la imagen urbana de lo que hemos denominado “corredores” permitiría el reconocimiento de la estructura que compone este barrio, una mayor identificación del ciudadano con el espacio y por lo tanto una valoración que permita conservarlo dentro de su esquema de actividades urbanas. De tal modo que, si su tejido urbano es interpretado como patrimonio y es, en buena medida, la conformación de corredores lo que harían legibles sus características, resulta insoslayable su recuperación.

El propósito primordial de este trabajo ha sido estudiar el centro de la ciudad de Mexicali a partir de los perímetros comerciales que definen muchos de los bloques que lo componen, de tal modo que sea posible la elaboración de una estrategia de rehabilitación progresiva y permanente que considere los aspectos urbanos, sociales y económicos. Esto coadyuvaría a la identificación de los corredores comerciales de mayor arraigo dentro de la dinámica del centro de la ciudad y su impacto en el funcionamiento urbano, al establecimiento de líneas de acción en diversos ámbitos disciplinares, así como en la implementación de mecanismos e instrumentos para la operación y supervisión de las actividades de rehabilitación de los corredores comerciales.

Para tal efecto, procedimos a esbozar un diagnóstico general del barrio; el área de estudio quedó inscrita en un polígono cuya superficie es de poco menos de 100.00 hectáreas. Dentro del área de estudio se identificaron los principales corredores comerciales que caracterizan las actividades fundamentales del barrio y para tal efecto se delimitaron franjas de 50 mts a partir del eje de la vialidad que define cada uno de los corredores, conformando ámbitos de influencia inmediata, en ella se analizaron los aspectos particulares.

Corredor dulcerías

Dentro de esta serie de corredores, es importante mencionar que algunos de ellos como los correspondientes al Bulevar Adolfo López Mateos, la Avenida Cristóbal Colón y el Bulevar Río Nuevo  (vías cuyo origen-destino es la garita con la vecina ciudad de Calexico, California) juegan un papel importante, pues son los que aportan los flujos de accesibilidad vial principalmente y posibilitan esta dinámica de oferta y demanda de servicios especializados -lo que sin embargo actualmente va a la baja. Como datos relevantes, podemos mencionar que dentro del área de estudio se localizaron 155 predios, un 50% corresponde a destinos comerciales, siendo los de mayor frecuencia bares, dulcerías, florerías, predios para el alquiler de espacios de aparcamiento, venta de artesanías y  venta de comida.

Dado que nuestro equipo de trabajo está conformado por diversos perfiles disciplinares, procuramos que el diagnóstico se mantuviera enfocado a indicadores que atañen a aspectos económicos, sociales, jurídicos y urbano-arquitectónicos. En resumen, este estudio previo subrayaba algunos factores críticos:

  1. Alto valor del suelo que impide el establecimiento de nuevos comercios o vivienda.
  2. Ausencia de instrumentos jurídicos y normativos aplicables exclusivamente al barrio.
  3. Indiferencia por parte de locatarios (arrendatarios) y propietarios  para la conservación de sus predios.
  4. Despoblamiento del barrio, el cual incide en la permanencia de los usos del suelo.
  5. Falta de identidad y pertenencia por parte de la ciudadanía.
  6. Incompatibilidad de usos del suelo y giros comerciales.
  7. Problemática generalizada de seguridad pública.
  8. Conflictos de movilidad y accesibilidad (ausencia de estacionamientos, circulación peatonal, transporte).

Corredor modistas

Posteriormente, siguiendo la pauta de la planeación estratégica y contando con la asesoría experimentada en el estudio y la ejecución de casos análogos, planteamos que la visión que sentara las bases para que se ejecutara exitosamente un proyecto para la rehabilitación de este barrio sería que en un mediano plazo los corredores comerciales del barrio habrían de convertirse en espacios con vigilancia continua, seguros para el tránsito peatonal, accesibles vehicularmente y respetuosos del medio. Es importante que, estas franjas comerciales a futuro le representen al barrio unas zonas consolidadas y rentables económicamente gracias a la oferta diversificada de productos y servicios; asimismo, el proyecto de rehabilitación tendría que enfocarse en la generación de áreas incluyentes, permitiendo la interacción de los diversos grupos generacionales.

Por ello, el ejercicio de intervención de esta zona se planteó como objetivos: incrementar el uso de suelo habitacional con la finalidad de mejorar condiciones tales como la seguridad de la zona, la pertenencia y la identidad; reestructurar el valor del suelo para favorecer la ocupación de los corazones de manzana; buscar los medios para reducir los índices delictivos de los corredores comerciales en un horizonte de corto plazo e incorporar el mobiliario y los elementos de paisaje adecuados a los requerimientos de diseño del barrio. En este sentido, argumentamos que las líneas estratégicas generales que perfilan este proyecto serían las siguientes:

  1. Mejorar la imagen urbana de corredores comerciales para reforzar la identidad.
  2. Incrementar la seguridad pública del barrio.
  3. Implementar instrumentos normativos aplicables en la demarcación del centro histórico.
  4. Redensificar el barrio mediante la promoción de vivienda en corredores comerciales.
  5. Favorecer la accesibilidad a los corredores comerciales mediante la reestructuración de los sistemas de movilidad.
  6. Generar la condiciones y servicios básicos para el establecimiento de uso de suelo habitacional.
  7. Elaborar estudios y programas aplicables a las particularidades de los corredores.
  8. Asegurar las condiciones favorables para la convivencia social.

Podemos plantear como conclusión que, más allá de la concreción del modelo estratégico esbozado en estas líneas, resultan ineludibles las tareas de gestión; el constante y estrecho acercamiento en el que se ejerza la participación entre la comunidad de usuarios, la administración urbana, la ciudadanía y quienes actúen como mediadores en el proyecto y en el cual se logre -en la medida de lo posible- la conciliación de necesidades, intereses e ideologías de dichas entidades participantes en este territorio, inducirá a que se logre una auténtica regeneración de este barrio.

Articulo realizado por Carolina Díaz Sánchez, Mariana López Fregoso, Adhir Hipólito Alvarez, Alejandro J. Peimbert Duarte.

Fuentes.

  • Campos, José Ángel, Para leer la ciudad. El texto urbano y el contexto de la arquitectura, Universidad Autónoma Metropolitana-Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2005.
  • Carrión, Fernando, “Centro Histórico: Relación Social, Globalización y Mitos” en Desarrollo Cultural y gestión en centros históricos. FLACSO-Ecuador, Ecuador, 2000.
  • Deiana, Susana M., “La ciudad intangible; reconstrucción virtual del imaginario urbano” en Construyendo el Espacio Digital, Buenos Aires, 2000.
  • Giménez, Gilberto, “Territorio, cultura e identidad. La región socio-cultural” en Estudios sobre las culturas contemporáneas, época II, vol. V, núm. 9, junio 1999, pp. 25-57.
  • Martínez, Jorge; Romero, Lourdes, Mexicali: una historia, Universidad Autónoma de Baja California – Instituto de Investigaciones Históricas, Mexicali, 1991.
  • Programa Parcial de Mejoramiento del Centro Histórico y Comercial de Mexicali, Baja California; Ayuntamiento de Mexicali, documento proporcionado por el Instituto de la Promoción de la Obra Urbana 2006.
comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , ,

2 comentarios a “Rehabilitación de corredores. Lectura e intervención en el centro de la ciudad de Mexicali”

  1. MAYA dice:

    Estimados, seguimos escuchando que la solucion para el centro de la ciudad esta sustentada en el mejoramiento urbano , vialidades y aumento de la seguridad, no obstante son alternativas incluyentes para el logro de tan importante objetivo , nadie platica sobre el desarrollo de una nueva plataforma de consumo , esto solo se lograra con la participacion conjunta de la Iniciativa privada , las diferentes entidades de gobierno y las instituciones educativas del estado y la ciudad. Senores hay que promover la cracion de fuentes de trabajo en el centro de la ciudad, existe la total intencion de los propietarios predios del centro del a ciudad de construir y mejorar sus edificios , siempre y cuando exista un resultado economico, por que no se promueven las dependencias de gobierno a establecerce en el centro de la ciudad y con esto traer a trabajar 100 , 200 gentes y estas consuman y desarrollen el nuevo comercio , ya existe un cluster medico regado en las diferentes calles del barrio como ustedes lo llaman, porque no promover el mejoramiento de edificios para la construccion de clinicas ambulatorias y traer a medicos , enfermeras y derechohabientes a el centro de la ciudad , las instituciones educativas estableceer escuelas de especialidades medicas …. Existen muchos anos de proyectos y proyectos, y la unica solucion que dicta la historia en otros barrios como el nuestro , es traer gente a trabajar y esta misma crae el nuevo consumo que atre la inversion y desarrollo .

  2. ERIKA KARINA RUIZ RANGEL dice:

    Por que esperar un inversionista extranjero, es nuestro hay edificios hermosos de muchos año que son parte de nuestra identidad y que podemos aprobechar, areas culturales, cafes, escuelas, museos, restaurantes mexicanos y promoción de nuestros servicios y productos mexicanos y tener un espacio digno para muchos visitantes nacionales e internacionales, son grandes corredores en el centro de la ciudad que se pueden aprovechar, que aunque es verdad que el clima no se presta mucho si hay maneras y una gran necesidad de los mexicalenses de dar una buena cara para nuestros visitantes y para nosotros mismos, claro que se pueden hacer cosas y si le corresponde en mucha parte al gobierno con estimulos fiscales, apoyos, financiamientos.

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía