La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Derivadas. Resaca de verano, ausencia de debate y appetizers sobre vivienda.

por Brijuni — Viernes, 17 de septiembre de 2010

(Primera imagen que aparece al buscar en google tras teclear “polución”)

Para leer este texto, por favor, pincha antes en el enlace para escuchar mientras lees:

 

Jeff Mills – Daylight

 

El declive de las humanidades va relacionado con la polución de la crítica, con la infinita redundancia de textos sobre textos que se produce especialmente en los medios universitarios. George Steiner, crítico literario.

En el Reino Unido tenemos tantos periódicos que publican críticas de arte extensas que la mayoría de las exposiciones se juntan con reacciones de lo más variopinto. Los críticos no importan demasiado, independientemente de sus credenciales. Mi preferido, Brian Sewell, no ha escrito en 20 años una palabra favorable sobre ninguna de mis exposiciones, pero las rechaza con tal grandiosidad y estilo que resulta casi halagador que te ponga a caldo. La época en la que los críticos podían crear un movimiento artístico declarando el nacimiento del “Expresionismo abstracto”, al estilo de Clement Greenberg, ha pasado a la historia.

Saatchi, Charles. Me llamo Charles Saatchi y soy un artehólico (sic).

Probablemente ya has terminado de escuchar el tema anterior. Para seguir leyendo, por favor, pincha  en el enlace para escuchar:

Jeff Mills – Roman Age

Ecuación espacio-temporal de la vivienda. v = s/t

Si vives en el centro, tu vivienda es pequeña y tus desplazamientos también:

A más tiempo disponible, menos espacio en tu vivienda.

Si vives en una urbanización, tu vivienda es más grande y tus desplazamientos más largos:

A más espacio disponible en tu vivienda, tu tiempo disminuye.

El tiempo disponible es inversamente proporcional al tamaño de tu vivienda.

Espacio / Tiempo = Constante (la velocidad?) Se confirma que la velocidad de tus acciones es proporcional al cociente espacio/tiempo, obviamente cuanto menos tiempo tienes más rápido vas pero también cuanto más espacio tienes, más rápido conduces con tu coche.

(en el business CD encastrado en el salpicadero del coche suena The Sheltering Sky de Ryuichi Sakamoto)

Extracto del debate del 20 de julio de 2010 en el curso de verano de La Carolina (recuerdo aproximado):

“…tengo que corregirte, Salvador Rueda habla de la ciudad compleja, no compacta…” Un profesor…

En la ciudad compacta (…) con la misma energía que se puede consumir en un área determinada de la ciudad difusa, se mantiene un grado de organización significativamente mayor.

Rueda, Salvador. La ciudad compacta y diversa frente a la conurbación difusa.

Y ahora, otra ecuación:

Si relacionamos la diversidad (H) con la energía consumida (E) a través del cociente E/H, su aumento o disminución, en el espacio referenciado, puede convertirse en una función que sirve para conocer la eficiencia energética del sistema, aparte de su grado de organización.

Rueda, Salvador. La ciudad compacta y diversa frente a la conurbación difusa.

El declive de la red va relacionado con la polución de los comentarios, con la infinita redundancia de posts sobre posts que se produce especialmente en Facebook, Twitter y Tuenti.

Brijuni Arquitectos, estudio de crisis arquitectónica y especulación literaria.

Feliz otoño.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

13 comentarios a “Derivadas. Resaca de verano, ausencia de debate y appetizers sobre vivienda.”

  1. Tweets that mention Derivadas. Resaca de verano, ausencia de debate y appetizers sobre vivienda. « La Ciudad Viva -- Topsy.com dice:

    [...] This post was mentioned on Twitter by Daniel Moyano and Laura Fernández, Paco Casas. Paco Casas said: Derivadas. Resaca de verano, ausencia de debate y appetizers sobre vivienda. – http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=6694 [...]

  2. Joseph Sczënczë dice:

    Saludos

    La ecuación v=s/t tiene su correlato de aplicación infalible siempre que se den como válidos -objetivamente- y duraderos los componentes espacio y tiempo.
    Sin embargo, éstos no son siempre iguales, aunque sí de forma objetiva, porque el tiempo no tiene igual valor o trascendencia para una persona que dispone de suficiente dinero y poder decisorio como para permitirse unos desplazamientos más largos. Pensemos en el conejito del cuento “Alice in Wonderland” para el que el tiempo jugaba como un factor hostil que, necesariamente, había de superar.
    En relación al espacio, ocurre como lo anteriormente mencionado, la percepción ponderada arroja unos resultados dispares y subjetivamente evaluables…pensemos en las personas que disponen de su segunda residencia o, incluso tercera o cuarta. Todos esas superficies no guardan una relación directa con las necesidades vitales del individuo. Aun así, esta ecuación sería perfectamente aplicable a aquellos segmentos poblacionales cuya relación con la supervivencia es muy estrecha y cuyo poder adquisitivo es reducido. Entonces, de esta manera, la ecuación adquiere su significado prístino y su simbolismo representativo de una forma de vida…
    Enhorabuena por los artículos que escriben, son sumamente interesantes y nos arrastran a la necesaria reflexión de nuestros actos.

  3. Miguel dice:

    Si pero no. Aparte de que mezcláis el tocino con la velocidad, bondades de la Red en la que todo cabe, me parece entender que os posicionáis en contra del sistema siendo parte del mismo. ¿Tienen más valor los artículos o los comentarios que estos generan? En nuestro caso la respuesta válida, evidentemente, es la segunda. ¿En el vuestro?

    Y por la redundancia… creo que es necesaria cuando la comunicación en la Red se está convirtiendo en un permanente stream de contenido que si parpadeas te lo pierdes… vuestro mensaje/toque de atención sobre este texto es equivalente a un twitt…

    Sobre el tema de la dimensión relativa de la ciudad y el espacio, me parece muy interesante pero algo generalista. Mi caso fue muy concreto, al salir del centro a la periferia gané 240 minutos por semana que cuando estaba en el centro invertía en aparcar al volver del trabajo, además del tiempo que recuperamos porque una vivienda/estudio pequeña nos requería mucha más atención y dedicación al necesitar de mucho orden para poder funcionar en un espacio reducido.

  4. Brijuni dice:

    Hola, Joseph. Muchas gracias por su amable felicitación y por el comentario, del cual nos quedamos con esta puntualización enormemente pertinente: “esta ecuación sería perfectamente aplicable a aquellos segmentos poblacionales cuya relación con la supervivencia es muy estrecha y cuyo poder adquisitivo es reducido”
    En cuanto a Miguel, muchas gracias también. Creemos que no has entendido bien el hecho de que este post no pretende ser académico -casi ninguno- sino como el título avanza, derivar (no en el sentido matemático) una ecuación como la de Salvador Rueda o la archiconocida espacio-temporal, a ámbitos domésticos imprecisos y desde luego inexactos, por supuesto mezclando el tocino con la velocidad, como dices, ya que ahí encontramos grandes momentos de fricción y pensamiento oblicuo, alejado del dogmatismo de tu caso particular y tus 240 minutos ganados a la vida que nos ha recordado la bella lección del Principito cuando declina la invitación para usar una pastilla que le ahorra 40 minutos al día porque quita la sed y dice “si tuviera 40 minutos, caminaría lentamente a una fuente”. O algo así.

  5. almalé dice:

    por cierto, mucho más interesantes los comentarios/debate que van surgiendo que el texto

  6. Brijuni dice:

    Como parece que Almalé quiere incidir en la pregunta que lanzaba Miguel sobre si tienen más valor los artículos o los comentarios que estos generan, los dos lleváis probablemente razón pero si leéis con atención lo que decimos al final:
    “El declive de la red va relacionado con la polución de los comentarios, con la infinita redundancia de posts sobre posts que se produce especialmente en Facebook, Twitter y Tuenti”, entonces veréis que nos referimos no sólo a los comentarios sino a los propios posts, o sea, no estamos diciendo que los comentarios no nos interesen sino que, paralelamente a lo que decía Steiner, existe una polución de posts, de textos sobre otros textos, de infinitas referencias a otras referencias que forman una maraña, urdimbre si queréis, que es más amable, difícil de evitar.
    Obviamente, Almalé, no pensamos que nuestros textos son interesantes y los comentarios no. Aunque fuéramos tan engreidos para pensarlo, que no lo somos, jamás lo confesaríamos públicamente aunque sí nos atrevemos a decir que en el caso de otras personas, casi siempre sucede así y lo posteado supera con creces lo comentado luego, no hace falta dejar de creer en la democracia para decir sin pudor que no cualquier opinión es interesante.

  7. Stepienybarno dice:

    Como siempre felicitar a Brijuni, por ir directos al grano de manera provocativa y concisa.

    Nosotros pensamos que este tipo de ecuaciones (como la de Salvador Rueda), son bastante claras, y de un solo plumazo transmiten mucho más que cientos de palabras. Por lo tanto, nos parece un buen camino para poder hacer llegar de una manera sencilla y clara nuestros mensajes.

    Respecto al exceso de información de internet y el solape de post y artículos, está claro que es parte intrínseca de la red, por eso publicaciones que desenmarañen esta sobredosis informativa son cada vez más necesarias.
    Sobre los comentarios, está claro que lo mejor que genera internet a día de hoy es una comunicación bidireccional, y eso es un hito en la historia de la humanidad del que seguramente todavía no somos conscientes de su importancia y de lo que puede llegar a suponer.

    Gracias por el texto y por el debate que se está produciendo!

  8. a pata dice:

    En un momento donde hacemos por esquivar todos los tipos de crisis que van surgiendo al paso vienen bien unas palabras que nos sacudan. La provocación nos recoloca, bien por protestar en su contra, bien por nadar con sus corrientes.
    Salí del centro, tan lejos me fui que marché a 400 km de allí. Mi vida mejoró de modo alarmante. Y si creció mi tiempo y mi espacio no fue porque os falte razón en esa teoría sino todo lo contrario. tanto me liberé que desaté mis tobillos de los pedales del coche y mis pupilas de tanta torre. ahora el verde y las necesidades reducidas a las imprescindibles son las que me ocupan los ojos y el tiempo.
    Se buscan más metros cuadrados, un gran plasma, el súper sofá, el comedor en el porche y la piscina si es posible… cuando para sostenerlo no podemos más que quedarnos en la silla con ruedas delante del mac (con suerte) más horas que cuando la tele enana y el dos plazas cabía a malas en el estar.
    Reivindico escapar de la matemática del que escapa y no usa la fórmula adecuada. el tiempo perdido en aparcar en el centro y ganado por vivir a las afueras se soluciona con buscar otro transporte o rotar chófer.
    Hago de mi salón un sitio donde tirarme en sofá o suelo para ver cómo puedo escoger dejar pasar el tiempo. Y tras sumas y restas me gusta el resultado.
    Gracias brijunis por sacudirnos!

  9. veredes dice:

    [...] + articulo publicado en laciudadviva.org etiquetas:artículo, vivienda [...]

  10. Brijuni dice:

    @a pata:
    Gracias por tu visión y por compartir tu particular e interesante experiencia “emigrando” del centro de la ciudad y enhorabuena por los nuevos placeres que disfrutas!
    @Stepienybarno:
    La difusión de la información -democrática, amplia, extensa,..- no coincide con la polución de la que hablamos, verdadero problema de la sobrecarga de información. Nosotros, como vosotros, desde luego preferimos y compartimos este interés con ese mal menor.
    @Miguel y al que pueda interesarle:
    “If the doors of perception were cleansed everything would appear to man as it is, infinite.
    For man has closed himself up, till he sees all things thro’ narow chinks of his cavern”;
    fragmento de texto “A memorable Fancy”, incluido en el libro “The marriage of Heaven and Hell” de William Blake, 1790-93

  11. SUJU dice:

    Vaya tema complicado… je, se ve en los comentarios.
    A todo lo dicho se une cuando vives en el centro y trabajas fuera, yo tengo vivienda pequeña y desplazamientos largos… todo mal…jeje

    Pero aquí es cuando llega en parte la tecnología, en parte el (buen) transporte público y una buena lectura que hacen que mis trayectos largos sean eficientes: ahora tengo casi tres horas extras al día para leer y/o escribir (notebook/libros/asiento asegurado) de las que de otra manera dificilmente dispondría en casa.
    Para mi esto supone casa pequeña + desplazamiento largo = eficiencia en el tiempo de trabajo.

    Pero si, coincido en gran parte en la repercusión física de esos dos extremos (vivienda en el centro/fuera de él versus desplazamientos) aunque cada vez esté mas desligada de la realidad en la que vivimos, por lo menos en Holanda.
    Igualmente da para escribir un post sobre ello que ya nos estaba rondando en la cabeza y que tiene que ver con el ordenamiento territorial y su planeamiento a largo plazo… qué pasa cuando las teorías no coinciden con la realidad?

    Gracias por la inspiración!

  12. javi dice:

    Esto de la ecuación es bastante interesante, pero a mi modo de ver me parece simplificar en exceso las cosas. Si se trata de Madrid, todo el mundo vive en el Centro y pueden llegar a tardar una hora en desplazarse de centro a centro. Al igual que información hay demasiados parámetros hoy en día.
    En algún comentario se dice que la ecuación es sólo aplicable a gente con poco dinero, si es que lo he entendido bien. Yo creo, que es aplicable a clases medias. La gente pobre o “segmentos poblacionales cuya relación con la supervivencia es muy estrecha y cuyo poder adquisitivo es reducido”, viven donde pueden y por lo general tienen poco espacio, poco tiempo y poco de todo. Es por eso que se les llama pobres

    En cuanto a la redundancia de comentarios, informaciones, etc. me gustaría comentar que efectivamente vivimos una época redundante y complicada. Por eso os tengo que confesar mi pereza en meterme en foros donde complicamos aún más las cosas.
    El otro día leía un texto de Coderch y lo entendía perfectamente. Hoy he leído vuestra recopilación de escritos y algunos comentarios y los tengo que releer para entenderlos. Y encima tengo que escuchar la música mientras leo, bajándome una aplicación que no tengo…uf. También puede ser que yo sea algo torpe, no lo descarto
    Creo que convendría simplificar nuestros discursos (digo nuestros porque creo que es un mal de todos, incluido yo mismo, claro) porque se puede llegar a pensar que el rey va desnudo.
    En cualquier caso, enhorabuena por suscitar el debate, que es lo importante. La cita de Steiner es tremenda y aplicable, hoy en día, a muchos ámbitos

  13. Brijuni dice:

    Javi, muchas gracias por compartir con nosotros tu opinión. Tu puntualización sobre los pobres nos parece muy oportuna y sí, el texto es una simplificación de muchas cosas, no es un tratado, una ecuación ni un memorandum sino un post in progress….
    Nosotros también compartimos esa preocupación sobre lo complejo (o complicado solo…) de muchas de las cosas que todos decimos y siempre opinamos que los discursos teóricos viajan mucho más rápido que la realidad de todas las cosas y por eso mueren en una praxis que no llega ni siquiera a aplicarse en muchas ocasiones.
    Sentimos que no hayas podido escuchar a Jeff Mills! Hombre, es sólo una sugerencia para hacer más entretenida la lectura, tampoco era una obligación ni dejaba de entenderse lo que queríamos decir por no escucharlo, pero tomamos nota de todo ello, muchas gracias.

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía