La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


Apuntes optimistas (y desordenados) sobre economía urbana

por Manu Fernandez — Lunes, 25 de octubre de 2010

Hace unas semanas la Universidad Internacional de Andalucía organizó el curso Sostenibilidad urbana creativa, que buscaba analizar el espacio público desde distintas perspectivas: diseño (tecnología, confort, juego); participación (plural, herramientas, acción); regeneración (integral, economía, solares) y branding y marketing (competitividad, creatividad, viral). En el curso se repasaron diversas experiencias de intervenciones que exploran nuevas formas de uso del espacio público y crear nuevos contextos para la acción cívica urbana. A mí me tocó, en realidad, revisar el contexto en el que muchas de estas exploraciones se producen, un contexto que no las favorece precisamente. Tocaba presentar el marco de las políticas económicas que tanto definen el modelo urbano actual.

Economy

¿Por dónde empezar con la que está cayendo? ¿Y dónde parar? ¿Dónde termina lo económico? ¿Y cómo aclarar que las dinámicas globales de la realidad económica afectan también al día a día cotidiano de cada ciudad? La  exposición,  titulada Tendencias de economía urbana en la configuración de las ciudades se convirtió en un recopilatorio de apuntes algo desordenados y se explica poco por sí misma, así que espero que ahora empiece a sonar un poco más lógica, dentro de todo lo lógico que puede ser un ejercicio bastante subjetivo de selección de algunos elementos que me parecen significativos para entender por qué suceden algunas cosas. Vuelve a ser un ejercicio incompleto que, quizá, algún día termine en un relato más estructurado.

1. Una introducción ya conocida. Un mundo urbano
Las cifras abruman y circulan por todos lados, casi es lo de menos. Ya sabemos desde hace unos pocos años que superamos la barrera psicológica del 50% de la población mundial viviendo en ciudades. Es indiscutible que no se puede entender el mundo sin pensar en que se está dando un proceso acelerado de urbanización del territorio, de urbanización de las formas de vida. Quizás más interesante es el tema del cambio de escala al que asistimos. La ciudad región aparece como una nueva realidad sin la que no se pueden entender los procesos de acumulación y el dinamismo de ciertas partes del mundo.

2. Tendencias estructurales. El poder económico local en una época global
El globo se llena de nuevos puntos que crecen en población residente y en acumulación de poder político y poder económico de las economías nacionales y la economía global. El escenario de la economía global está formado por economías locales que acumulan población, actividad económica, producción científica, atracción de inversiones, nuevas infraestructuras de transporte y movilidad, consumo de territorio, etc. y se convierten en poderes emergentes globales. Es la jerarquía global de las ciudades, ciudades alfa-beta-gamma, ciudades nexo-hub-nodo, etc. Es la liga de las ciudades.

3. Tendencias estructurales. El reto demográfico
A escala global, el formidable proceso de traslado de población desde las áreas rurales a los suburbios de las ciudades en algunos de los países más poblados y menos desarrollados del planeta representa un enorme cambio demográfico. Pero en los países de nuestro entorno, este proceso se dio hace años y los movimientos y el reto es otro, es el reto del envejecimiento de la pirámide de población. Tengo la impresión de que aún no somos muy conscientes, pero las proyecciones de población nos llevan a unas sociedades europeas muy envejecidas. Las ciudades aspiran a ser espacios vitales, dinámicos, y esto lo hemos vinculado tradicionalmente a personas jóvenes, laboralmente activas, con proyectos vitales de largo recorrido,… pero visto lo visto, quizá debamos repensar esto. Es algo que escapa del marco estricto de la gestión urbana y tiene que ver con las políticas laborales, con cómo se entiende la vida activa, con cómo entendemos la distribución entre los periodos vitales de formación, trabajo, ocio, retiro,…

4. Tendencias estructurales. El reto energético
La transformación del modelo energético basado en los combustibles fósiles ilimitados y baratos, dicen, toca a su fin, tarde o temprano, y deberíamos preparar con decisión una alternativa y, sobre todo, una transición decidida para frenar el cambio climático. Las ciudades o, mejor, el modo de vida urbano y todo lo que está ligado a ello en cuanto a estilos de consumo, formas de ocio y de zonificación de funciones y usos del territorio representan hoy el principal generador del crecimiento de las emisiones de CO2 y la reducción de estas emisiones pasa, necesariamente, por encontrar nuevas formas de organizar el funcionamiento energético de la ciudades como sistema.

5. Tendencias estructurales. La tecnología como vector de transformación de la vida urbana
Otra de las grandes tendencias que van a tener y están teniendo ya un gran impacto en la vida urbana es la extensión de las tecnologías móviles y los nuevos valores y prácticas vinculadas a ellas. El funcionamiento de la ciudad y la manera en la se gestionan los servicios públicos vendrá determinada por este cambio fundamental.

6. Historias inauditas
En los últimos años hemos asistido a un fenómeno de dimensiones no conocidas hasta ahora, al menos en dos partes del mundo, China y los países del Golfo Pérsico: un proceso expansivo de la velocidad de urbanización y la emergencia de nuevas ciudades con un peso específico en las economías nacionales y en la economía local sin procedentes. A otra escala, en nuestro país hemos vivido también una época de desarrollo inmobiliario también desconocida. En ambos casos, las causas de estas dinámicas tienen que ver con la configuración actual de la economía.

7. Competitividad urbana. La importancia de las conexiones
El desarrollo de las ciudades y las oportunidades de creación de bienestar, de actividad económica y oportunidades de creación de empleo son aspectos que ya no dependen necesariamente del tamaño de la ciudad. Frente a la acumulación de población, de empresas y de dimensiones territoriales, factor central en el desarrollo urbano tradicional, hoy una ciudad tiene mayor dinamismo económico si está bien conectada en las dinámicas y flujos de la economía global.

8. Competitividad urbana. La importancia de la densidad
Esa integración exige también que los agentes económicos y empresariales que actúan en el área de influencia de la ciudad también estén conectados entre ellos, en contextos densos de relación y de capital social. Los territorios más competitivos se especializan y concentran en barrios o áreas periféricas sus actividades.

9. Competitividad urbana. La levedad de los rankigs de ciudad
La enorme profusión de rankings y sistemas de comparación entre ciudades es, en realidad, algo puramente anecdótico en sí, pero refleja una manera de entender las ciudades y la lógica competitiva. El rankismo aplicado a las ciudades, el afán por medirse, compararse y conseguir ser el primero en algo, se hace irresistible y gobierna la agenda urbana y marca los deseos. La calidad de vida, la sostenibilidad, la innovación, el carácter global, el poder adquisitivo, la producción científica, el ambiente para los negocios, la creatividad, el ser centros de oportunidad, las más bellas, las que más tiempo te ahorran en movilidad, las más atractivas para los jóvenes, etc.

10. Competitividad urbana. El mito de Silicon Valley
¿Quién no quiere algo así? Es el gran mito de nuestro tiempo, contar con una historia de éxito de creación de riqueza vinculada a las oportunidades de las nuevas tecnologías. Pero no lo intente en casa, es una aspiración on poca probabilidad de éxito. Mejor dedíquese a construir su propia aventura. Pero es lo que toca: encontrar algo con lo que subirse al tren de la nueva economía, con lo que confiar en que dentro de diez años esta ciudad tendrá empresas competitivas. Porque el viejo tejido industrial, tarde o temprano, desaparecerá o se irá a otras ciudades del mundo.

11. Competitividad urbana. Renovación urbana vs. Gentrificación
Uno de los principales patrones de transformación de las ciudades en las dos últimas décadas ha estado relacionado con los procesos de regeneración urbanística en grandes áreas de pasado industrial. Algunos ejemplos han servido como referencia fundamental en los últimos años y han marcado una agenda urbana sobre la forma de renovar el tejido urbano. Pero estos proyectos no transforman sólo la base física y construida de la ciudad; al contrario, modifican sus funciones y crean movimientos sísmicos que afectan a la ciudadanía.

12. Competitividad urbana. Marketing urbano
Muestra lo que eres, dile al mundo quién eres y lo que haces. Que las cámaras y los titulares de la prensa mundial hablen de ti. Con logos, con lemas, con eventos internacionales, con una historia que contar que se quede grabada en el subconsciente colectivo y te de una identidad definida e identificable. Es el signo de los tiempos, porque si no lo haces, otros lo harán en tu lugar y serán ellos los que atraigan turistas, inversores, directores de cine,…

13. La ciudad como espectáculo
La ciudad es una celebración, un escenario para el mundo. Las ciudades despiertan admiración, crean mitos que todos quien imitar. Y construyen la celebración a través de eventos, cualquier< vale con tal de exponer la ciudad al juego de las vanidades. En la ciudad no se juega, la ciudad es un juguete.

14. Análisis de coyuntura. Se acabó la fiesta
Pero la fiesta que hemos vivido estos años se acabó. De forma abrupta y dolorosa. Aquí y en Dubai. Finalizó la época de los grandes fastos, las firmas de arquitectos de prestigio y los edificios emblemáticos. Toca cambiar de estrategia, o al menos de táctica. Vuelven la humildad, los recortes de presupuestos, y toca esconderse todos en los cuarteles de invierno.

Ahora es el momento. Entre la confusión y el caos económico. El momento en el que las propuestas más rupturistas o simplemente modestas en su ambición pueden encontrar salida. Porque son viables, porque ofrecen solución a problemas concretos. Tiempo de recuperar la ciudad, tras años de haberla abandonado a su suerte. Se acabó el tiempo del hardware, del pensamiento de hormigón. Recuperar la ciudad, aunque sea trozo a trozo, calle a calle, solar a solar. Aunque sea por un tiempo. Aunque sólo sea porque no queda dinero para otra cosa, que sea el momento de la regeneración integral de nuestros barrios y la activación de los espacios colectivos. Hace unos meses escribía con pesimismo en La Ciudad Viva, hoy me permito un poco de optimismo. Es el momento. Eso quiero pensar…

Manu Fernández es analista urbano en Naider y autor del blog Ciudades a Escala Humana.

Foto tomada de kekremsi bajo licencia Creative Commons-Reconocimiento 2.0 Genérica

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: ,

5 comentarios a “Apuntes optimistas (y desordenados) sobre economía urbana”

  1. Tweets that mention Apuntes optimistas (y desordenados) sobre economía urbana « La Ciudad Viva -- Topsy.com dice:

    [...] This post was mentioned on Twitter by elcheconventionburea and Citymarketing Elche, coavnss. coavnss said: http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=7447 http://fb.me/JwUlOMIo [...]

  2. Rodaimos dice:

    Me parece una reflexión acertada e inspiradora. Creo que durante los últimos años la ciudad solo se ha entendido como un tema de negocio más, o la excusa con la que conseguir sacar unos votos. No se ha entendido como un lugar donde se vive. Y como bien dices, ahora es el momento para abordar la habitabilidad de la ciudad.

  3. Rafael dice:

    Estimado Manu, un lujo tu participación. Acabo de dejar un post en la entrada de Josefina sobre la rehabilitación integral en el sudeste europeo que refleja un cierto pesimismo en esta cuestión de la intervención urbana integrada, sin embargo a continuación he leido tu entrada y ¡voilá! otra vez me encuentro recompuesto y en forma. Efectivamente quizás no sea el momento de las grandes intervenciones, por mucho que algunos nos regalen los oídos, quizás sea el momento de las intervenciones modestas, locales. Eso significa para muchos volver a los principios de los 90 y eso a nadie nos satisface pero, que le vamos ha hacer. Quizás esta nueva estrategia nos ayude a asentar nuestras reflexiones y estar preparados para el futuro aunque siga teniendo dudas de como se va a desarrollar ese futuro. En cualquier caso…siempre nos quedará Manu. Un abrazo fuerte.

  4. Manu Fernandez dice:

    Rodaimos, Rafael, yo encantado de poner un poco de optimismo :-)

    En los últimos años hemos visto cómo se ha transformado el papel de las ciudades y es lo que trato en explicar muy telegráficamente en el post y esquemáticamente en la presentación del curso. Son dinámicas que escapan del control de los gestores -siendo fatalistas, las cosas son así, diríamos- y mucho más de los individuos y los colectivos. Esto ha tenido sus cosas buenas y sus cosas malas, y en estas últimas solemos incidir más quienes tratamos de mirar las cosas con afán crítico. Y esto también tiene sus ganadores y sus perdedores. En fin….

    Pero creo que “gracias a la crisis”, hay cosas que no se van a poder seguir haciendo (véase el post de hoy de Brijuni: http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=7486) y ahí es donde está la oportunidad. Cuando las “grandes” respuestas ya no valen (la arquitectura milagrosa, por ejemplo), quienes toman decisiones sobre la ciudad, quienes gestionan, van a descubrir que existen otras respuestas. Sin triunfalismos, creo que se ha abierto un hueco…

  5. Geyser dice:

    Vale, la mona ya esta vestida de seda, ahora la cuestión es (…) se quedará de mona?
    Genial el post, aunque me temo que deben cambiar muchas cosas para que el presente se defina de esa forma…si puedo hacer algo…

    yes, we can?

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía