La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


¿contribuyen las nuevas herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida?

por Santiago de Molina — Martes, 16 de noviembre de 2010

La pregunta enfocada desde esa óptica resulta tan inútil como esta otra, ¿cómo ha mejorado en nuestras vidas la aparición de la llave inglesa?. No obstante, la arquitectura guarda buena memoria de cómo la aparición de instrumentos y materiales novedosos han sido capaces de introducir sorprendentes cambios de rumbo: el vínculo entre el Renacimiento y la aparición de la perspectiva, o el empleo del hormigón y el movimiento moderno son, junto a los signos de los tiempos, factores desencadenantes de sobra conocidos.

Bien es cierto que al principio de toda revolución, las herramientas solo se emplean por el lujo de que existen, sin que apenas importe lograr su uso óptimo; solo por el placer del juego. Con una motivación semejante a la que tienen el alpinista ante una montaña que debe ser escalada simplemente por el hecho de que “está ahí”.

Eso sí, quizás con algo de la torpeza propia del simio ante un objeto incomprendido.

Si bien la convivencia entre informática y arquitectura viene ya de lejos, nunca hasta hoy su potencia y capacidad instrumental se ha mostrado capaz de producir verdaderos saltos cualitativos en relación a su percepción y desarrollo disciplinar. A pesar de eso, no hace mucho, Bruno Latour exclamaba con desesperación: “cincuenta años después del desarrollo de programas informáticos de CAD, todavía continuamos siendo completamente incapaces de dibujar, simular, materializar, aproximar, hacer una maqueta de lo que una cosa es en toda su complejidad” (1)

Lo cierto es que el mismo año de ese lamento, Patrick Schumacher, socio de Zaha Hadid y adalid de estas nuevas herramientas, ponía en escena, de un modo algo voluntarista y bajo el despliegue de un potente aparato publicitario, lo “Paramétrico” como estilo.

El “diseño paramétrico” no se postula como un nuevo modo de dibujo, ni siquiera como una gran ayuda al proyectar, si no que despliega sus principales energías en la pura generación de la forma como altruista experiencia de investigación. Naturalmente para el “diseño paramétrico” la forma no es el resultado ya de decantar necesidades y requerimientos en un lento proceso de dibujo, sino de experimentar efectos, deformaciones y trasformaciones sobre ella para obtener lo inesperado y que será juzgado bajo criterios alternativos a los de la finiquitada modernidad. Criterios no de economía, función o construcción, sino por el contrario, de sorpresa, novedad o gusto.

Toda esta investigación formal se justifica sobre una base de la “continua diferenciación” como profundo leivmotiv teórico. Aunque para los no convencidos, existen razones de pura supervivencia profesional: “Hoy es imposible competir en la escena de vanguardia sin dominar esas técnicas” (2)
Resulta evidente que el diseño paramétrico impone un abandono de los documentos tradicionales de la arquitectura que pasan a ser descripciones geométricas secundarias, intrascendentes ya para la construcción. En realidad esa supone su primera y verdadera gran ventaja, puesto que el diseño obtenido de tales programas puede ser trasladado directamente a la industria sin intermediación de los mecanismos habituales.

Así las cosas, palabras como “investigación” y “algoritmo” son bien repetidas en este acotado pero premioso nuevo mundo. Igualmente otras relacionadas con marcas comerciales nacidas a la sombra de sus lenguajes informáticos especializados, como el Maya o el Visual Basic, y Grasshopper o  Rhinoceros, donde el arquitecto no se convierte solo en usuario sino que traslada su papel a ser desarrollador de éstos programas.

Tras años de presencia de estos instrumentos, en parte derivados de los supuestos teóricos de la deconstrucción, su influencia en los modos de vida diarios puede considerarse más bien escasa. La economía impone lógicas por encima de las voluntades de forma de algunos arquitectos, y más en los tiempos que corren.

Los ejemplos más cercanos a la sensibilidad paramétrica en el campo de las vivienda se concentran en pocos casos puntuales y como mucho alguna habitación de hotel. Aunque bien es cierto, que tal vez eso sea lo de menos.

Hoy su mayor difusión se da en los objetos de uso diario: “El diseño de muebles y objetos de consumo participa en plenitud del ideario parametricista. Consideramos el mobiliario no en términos de objetos aislados, sino como elementos principales en la creación espacial.”(2).

Muebles, zapatos, puentes y algún que otro museo comparten formas pero apenas aportan algo al maltrecho campo de la vivienda y ni que decir tiene, a los modos de vida de los usuarios.

Sin embargo el diseño paramétrico y en definitiva la potencia de la informática aplicada a la arquitectura, sí recoge una sensibilidad que trata de abolir los estándares que impiden a la industria ofertar soluciones específicas para cada usuario.

¿Es eso todo lo que la potencia de estas herramientas ha conseguido para el desarrollo de la arquitectura y de sus habitantes?. Seguramente no. De hecho es una pregunta que ha sido repetida sistemáticamente cada vez que afloraba la frustración de no encontrar gracias a ellas nuevas posibilidades para la arquitectura.

Sin embargo hay pequeños avances que permiten mirar el futuro inmediato con cierta esperanza. Por ejemplo, la eliminación de intermediarios entre diseño e industria y su optimización, unido a programas de “Modelado de la información para la Construcción” (BIN), hacen que sea posible calcular con precisión no solo los costes reales de producción sino los pasos entre geometría, forma y materia.

Una de las vertientes más poderosas de los desarrollos de la informática para la mejora de la vivienda se localiza en su capacidad de optimizar los procesos edificatorios. Es este conjunto de herramientas las que seguramente logren hacerse un verdadero hueco en el diseño de la vivienda colectiva, -más allá del diseño paramétrico-, habida cuenta de que el de la vivienda no es tan solo un problema de investigación formal.

Instrumentos que faciliten la personalización de soluciones para cada uno de los usuarios logran economizar la arquitectura final al evitar las duplicidades y sustituciones una vez recibida la obra. Pero no solo se trata de eso.

La capacidad de gestión integral de los nuevos programas informáticos, (Interfaces) permiten contar desde el inicio del proceso con la implicación directa y sin intermediarios de los mismos habitantes finales, dando cabida a sus específicas y particulares exigencias espaciales o de acabados. Y revolucionando de raíz el modo en que se gestiona la participación en el diseño de la vivienda colectiva.

De hecho ya es posible trabajar con plataformas capaces de optimizar soluciones individuales a varios niveles de diseño, hasta el punto de resultar rentables desde todo punto de vista, sin resultar doloso ni en plazos, costes, ni en sobreesfuerzos de gestión para los promotores ya sean estos públicos o privados.

Para ello solo parece existir una condición básica y elemental: la cadena de producción digital debe ser continua entre todos los participantes en el proceso. Incluyendo a los usuarios finales.

Hasta ahora las posibilidades de estos sistemas, se han explorado de modo parcial a sistemas no relacionados con la vivienda. Edificios y fachadas singulares, o proyectos cuyas estructuras se aprovechan de las nuevas y vigorosas posibilidades de cálculo, están recibiendo la mayor parte de la atención. Pero pronto una generación entera de ciudadanos podrán participar como hecho cierto en el diseño de su propio habitat.

Conocer de antemano cada uno de los futuros inquilinos y que estos sean capaces de autogestionar sus propias modificaciones es una tarea latente dentro de este sistema de gestión integral y flexible, capaz de organizar y medir las consecuencias de las sucesivas alteraciones introducidas durante el proceso. Igualmente, ya parece viable generar sentimientos de comunidad vecinal antes incluso de habitar físicamente el inmueble: participar en la configuración no solo de la propia vivienda sino también de otros aspectos comunes, dotar el proceso de diseño de trasparencia, o habilitar canales de participación e información a los habitantes de los edificios colindantes del barrio gracias a posibles desarrollos específicos de redes sociales ligados a estos procesos constructivos, son todos caminos aun torpemente estudiados.

Ante las puertas de un probable cambio de paradigma, hoy nos preguntamos si las herramientas informáticas disponibles gozan de una potencia semejante a la de la perspectiva en el Renacimiento o más bien se trata de un fiasco como lo fue la aparición del plástico, cuyas consecuencias para la arquitectura, a pesar de las innumerables expectativas creadas, apenas fue algo semejante a lo sucedido con el caso del hormigón.

Cargarlas de contenido o encontrar su verdadera utilidad dentro del campo de la vivienda es un reto que depende de los signos de los tiempos. Pero también de la voluntad real de hacer participar a los ciudadanos en el diseño de la vivienda colectiva.

Santiago de Molina

arquitecto y docente madrileño hace convivir la divulgación y enseñanza de la arquitectura, el trabajo en su oficina y el blog Múltiples estrategias de arquitectura

(1) LATOUR, Bruno, “A Cautious Phometheus? A Few Steps Toward a Philosophy of Design”. Keynote lecture: Networks of Design meeting , Design History Society Falmouth, Cornwall, 3.9.2008. ahora citado en MENGES Achim, “ Forma y Materialización arquitectónica en la transición del diseño asistido por ordenador al diseño computacional”. Detail, nº 6, 2010. pp.615
(2) si bien la carga teórica del parametricismo se envuelve en una jerga  teñida de vanguardia, lo cierto es que al plantearlo en términos de estilo se revela como un témino de corto alcance teórico dados los signos de los tiempos.

* la  imagen de portada es la primera que aparece, siguiendo el método Brijuni de localización de ilustraciones, al teclear “diseño paramétrico” en google.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votos, media: 4,78 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , ,

17 comentarios a “¿contribuyen las nuevas herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida?”

  1. Israel dice:

    Creo que este proyecto de investigación que se llevó a cabo en la Universidad Ramón Llul hace unos años,va en la línea de lo que se comenta.Se trata de un sistema de diseño asistido por ordenador que facilita la interacción de las partes implicadas en la construcción de viviendas. http://www.barcodehousing.net/

    Estoy de acuerdo que el potencial que puede tener la informática de cara a mejorar la gestión y eficacia de los procesos participativos en la vivienda colectiva puede ser brutal.De hecho, uno de los problemas que plantea la construcción de viviendas abiertas-personalizadas de cara a implantarse como práctica habitual,es la cantidad de tiempo y esfuerzo extra(dinero en definitiva)que supone el que el arquitecto tenga que reunirse uno por uno con cada usuario particular.

    En este sentido la informática puede ser de gran ayuda,seguramente no para eliminar por completo la relación directa usuario-arquitecto,pero sí como herramienta auxiliar de cara a mejorar la eficacia y rentabilidad del proceso.Habría que asegurarse también que esta herramienta pudiera ser accesible y manejable por todo tipo de usuarios.

    Desgraciadamente en España todo esto son utopías,ya que la participación en el proceso del alojamiento está años luz de ser una realidad en cualquier caso.

    Enhorabuena por el post,me ha servido para sacar alguna idea.
    Un saludo.

  2. Stepienybarno dice:

    Felicidades por el artículo y por poner el tema encima de la mesa.

    Las posibilidades que han dado los ordenadores en el campo de la arquitectura han sido tan beneficiosas como dañinas.
    Si siempre ha existido el “dibujismo” con las posibilidades informáticas todo ha ido a peor en este sentido. Es demasiado fácil que las cosas parezcan lo que no son y se de una imagen equivocada de la realidad.

    Todo esto lo pagamos todos, pues los estudiantes se convierten en especialistas en representación importando mucho más la forma que el fondo, para luego seguir la misma línea en los concursos de arquitectura. Aquí, nuevamente, o se llama la atención o se está perdido, así que se está tirando por la calle de en medio con grandes presentaciones que destaquen del resto.

    Es cierto, que esto solo es parte de la jugada, pero una parte importante, que por habitual, casi se pasa por alto, pensando que la arquitectura es lo que se representa en vez de lo que realmente es.
    Luego nos llevamos “sorpresas” al ver engendros construidos o proyectos eternos al ser su construcción muy complicada, cuando los renders no daban pie a imaginar esta triste realidad.

  3. Miguel Villegas dice:

    Un poco arriesgado el artículo pero al plantearlo como pregunta y no como afirmación directa salvas un posible desliz dogmático.
    Como dice el eslogan de una conocida marca de móviles “No es la tecnología, es el uso que se haga de ella”…

    En arquitextónica hace tiempo que estamos trabajando con este tipo de herramientas, y como bien dices, la autojustificación de Schumacher definiendo todo esto como un estilo suena a Excusatio non petita…

    Aun a riesgo de caer en el autobombo, dejo para el personal un proyecto que desarrollamos el año pasado. http://bit.ly/9OhW6W
    Se trata de un concurso de vivienda protegida. Como véis no tiene demasiados excesos formales, más allá de la forma cilíndrica, pero todo el planteamiento de optimización espacial, soleamiento, ocupación, distancias internas, alturas, número de viviendas, etc. está controlado con herramientas paramétricas en concreto con Grasshopper (que corre sobre Rhino y no sobre Maya).
    Trabajar con el proyecto como una gran definición nos permitió tener dictadas las reglas de generación de todo el conjunto como una gran ecuación que debía cumplirse si o si. La forma pasaba a ser intrascendente, que no irrelevante, porque si había resultado, este, por fuerza, debía cumplir todas las reglas establecidas y por tanto ser satisfactorio.
    Las posibilidades son muchas, y creo que antes de pasar por la intervención de los usuarios pasan por el control de los arquitectos sobre el proceso de proyecto.

    Definir, iterar, comprobar, ajustar, son fases del trabajo que siempre han supuesto un lastre temporal enorme y que con estas herramientas, y recordemos que son solo herramientas y no un fin en si mismos, han pasado a ser muchísimo más ligeras.

  4. Tweets that mention ¿contribuyen las nuevas herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida? « La Ciudad Viva -- Topsy.com dice:

    [...] This post was mentioned on Twitter by La Ciudad Viva, cajadesastre. cajadesastre said: ¿contribuyen las nuevas herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida?: La pregunta enfo… http://bit.ly/btWJwl #arquitectura [...]

  5. tifosoarchitecture dice:

    Sin duda estamos viviendo un cambio de paradigma. Cada día, el campo de la arquitectura trata de relacionarse más con otros campos como la economía (gestión de medios y de tiempo), la sociología, la política (transparencia), la energía… hasta con los medios físico donde se emplaza la propuesta y el virtual vinculado a la influencia que puede provocar esa “acción” a través de la red.

    ¿Contribuyen las nuevas herramientas a mejorar nuestra vida diaria? Pues clarísimamente que sí. Estamos rodeados de diseños que normalmente son derivados del petróleo y no de la arcilla o de las cenizas volantes (silicona>construcción en altura; PVC o Polímeros en instalaciones; nuestras sillas y mesas, los ordenadores, móviles, televisiones…) El problema de nuestros hogares es que los diseñadores han elegido unos materiales y se han autolimitado a sus propiedades y características. Han continuado con las técnicas constructivas tradicionales y poco más. Pero hoy en día, eso ya no es suficiente.

    Hay que estudiar a priori cuánto consume nuestro edificio, cuántos euros vamos a gastar para alcanzar el confort deseado (desde la transmitancia térmica de los cerramientos hasta la durabilidad del cubo de basura). Y los proyectistas no saben nada. Ese es el problema.

    Haciendo un símil con el mundo automovilístico, y respondiendo a varios frentes, el 95% de los arquitectos se dedican a elegir el diseño de la carrocería, los vidrios, el diseño del salpicadero y de los asientos, el RAL o similares códigos de colores. Un pequeño porcentaje se esfuerza en diseñar también el chasis puesto que domina las estructuras y la flexibilidad dentro del automóvil ya que le gusta la sociología, conocer al destinatario, a la familia que puede crecer. Sólo un reducido porcentaje se ha esforzado en estudiar cómo funciona su motor, en aportar ciertos avances ya que conoce cómo funcionan las instalaciones, y aunque queden tapadas por el capó, todo el mundo queda contento con la acústica, con el run-run que hace al accionar una llave de paso.

    Pero el problema está en que nadie o casi nadie ajeno sin intereses privados o económicos, se dedica a posteriori a controlar, a verificar lo que se ha proyectado. Sólo y exclusivamente el usuario final sufre las buenas o malas consecuencias. Falta la TELEMETRÍA EN ARQUITECTURA!!!Nadie analiza cuánto consume y cuánto duran y cuestan los neumáticos. El problema está en la credibilidad. Es necesario aportar datos objetivos contrastados entre economía del proyecto/resultados finales con números, no con literatura. Sin duda creo que el sistema BIM llega con mucha fuerza y es parte del futuro. Cuando esto se combine con estudios de las instalaciones y estructuras con software de elementos finitos como el ANSYS, y con el estudio paramétrico del Grasshopper todo nos irá mejor.

    Por ahora agradecer a Santiago, a Miguel, a Stepienybarno, a la Ciudad Viva por hablar del futuro con conocimiento de causa.

  6. Luis Moneo Elejabarrieta dice:

    ¿¿¿Acaso no son las casas cuadradas porque el ladrillo es mas facil de almacenar de esa forma????
    Como los cartones de leche.. Por qué son cuadrados???
    Los programas BIN están todavía muy embrionarios aunque van por buena senda… Yo como bien sabes llevo desde el 99 utilizandolos y les falta el salto definitivo a la realidad…
    Solo planteo una pregunta… Acaso no eran hace mucho tiempo los que mejor dibujaban a mano los mejores arquitectos, es solo otra herramienta…
    Los programas estos no viene de la tendencia deconstructivista sino más bien de justo lo contrario.. .
    http://www.momahomedelivery.org/
    Si no tienes este libro compralo… Un abrazo y buen articulo, te has mojado, pero no salpicado…

  7. Santiago de Molina dice:

    Los avances más visibles, -que quizás no más importantes-, de la informática se están produciendo en una sola dirección: la generación de la forma. Israel trae, con el interesante estudio de la Universidad Ramón Llul, una propuesta en que se da un esfuerzo de aproximación a los procesos de participación por medio de modelos informáticos unidos a la arquitectura.

    Desgraciadamente, y espero que se entienda, se trata de un proyecto cerrado a pesar de tener innegable valor en otros aspectos. Es decir, el proyecto ya tiene sus fichas y sus reglas de juego sobre las que no cabe la participación en sus mismas raíces. Quizás ese es el intante en que la cabida a la participación de los habitantes sería más sorprendente y novedosa. Aunque tal vez sería imposible producir un proyecto como tal de ese modo, independientemente de los medios informáticos utilizados. (De esto y de la arquitectura producida por comités, el mundo sajón sabe mucho).

    Stepienybarno ponen al descubierto el enfoque principal que hoy tiene la potencia de las herramientas informáticas en el mundo profesional y es su capacidad como instrumento de representación atractivo: la vertiente más puro-visual o formalista, como se prefiera.

    La capacidad “definitoria” de la forma, (por emplear la palabra de Miguel) es a la vez una grandísima virtud pero también un peligro evidente. Quizás, también como dice Miguel, “la intervención de los usuarios pasan por el control de los arquitectos” pero quién sabe si es la única opción. Otra, no necesariamente mejor, tal vez sea la de entender el arquitecto como un consejero o asesor (más que controlador) de esos procesos de definición del proyecto, siguiendo una tradición de diálogo propia de las culturas nórdicas.

    tifosoarchitecture me parece que pone un ejemplo estupendo. Su pregunta de para cuándo la telemetría en la arquitectura, no solo es pertinente, por que abre la informática a la verificación a posteriori de aspectos a testar del proyecto como algo vivo y en revisión a lo largo del tiempo.

    Luis, ¿que decir?. Buscaré el libro sobre la prefabricación que recomiendas… Sin embargo, desde mi punto de vista, la novedad no está en prefabricar, al menos entendido de la manera usual en que lo plantea el MOMA, sino en prefabricar sin tener que repetir ninguna pieza y sin que eso suponga aumentar el coste, y todo porque el conjunto de la obra sea producto de las necesidades de las particularidades de los habitantes. De sus diferencias. Y en el elogio a la diferencia, así entendido, es a lo que me refería, con el origen deconstructivista de esta teoría encubiera del parametricismo.

    Me tiro a la piscina como los buenos saltadores… que no salpican.

    Abrazos a todos y gracias por el interesante debate.

  8. VISTO EN LA WEB 01 | BIG & SUPER GREEN dice:

    [...] >>> enlace: la ciudad viva [...]

  9. Manuel Saga dice:

    No me voy a extender demasiado…
    Como experimento de diseño y línea de investigación, las herramientas paramétricas me parecen un campo maravilloso, seguramente con mucho futuro.

    El problema es jugar con ellas bajo el dogma de que todo puede contarse y medirse. “Conocer de antemano cada uno de los futuros inquilinos y que estos sean capaces de autogestionar sus propias modificaciones es una tarea latente” Es realmente esto posible? Es coherente querer conocer de antemano una serie de datos sobre un paradigma que es continuamente mutable? Es finito el número de parámetros a los que la arquitectura puede responder? Cuando muere tu perro, cuando florece un almendro, cuando en vez de un hijo tienes gemelos, que hace un algoritmo?

    Señores: Hay un fallo en matrix

    _Manuel Saga

  10. MOG dice:

    Cano Lasso aludió a la necesidad de un buen cliente para la consecución de una buena arquitectura. En este sentido, la tecnología BIM y aplicaciones adyacentes suponen una herramienta inestimable en la eliminación de barreras en la comunicación entre cliente y arquitecto. Este hecho sí me parece la verdadera revolución. El inicio de la reconquista de un territorio de intereses comunes en donde la estrategia inicial del proyecto pueda verificarse en relación con los objetivos marcados por el cliente, programa, etc.
    En cuanto a la perversión del producto por las herramientas empleadas en el proceso de producción habría mucho de qué hablar. No obstante, el artífice es previo al artefacto.

    Santi, seguro que tú precisas la cita de J. Cano Lasso, gracias.

  11. Tweets that mention ¿contribuyen las nuevas herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida? « La Ciudad Viva -- Topsy.com dice:

    [...] This post was mentioned on Twitter by Alejandro Barraza, stepienybarno. stepienybarno said: Estupenda reflexión de Santiago de Molina para LA CIUDAD VIVA. #ARQUITECTURA http://bit.ly/dznmb2 [...]

  12. Ellis Ricerman dice:

    Pero ¿no pensáis que las herramientas ya han entrado de lleno en la arquitectura de la vivienda?

    Naturalmente no a la manera formalista de Schumacher, donde no creo que lleguen nunca, sino más bien modificando la relación del usuario con su vivienda, distanciándola mucho de las que conocíamos.

    Pensemos en cómo ha variado el espacio de la vivienda, siempre por parámetros funcionales o sociales (higienismo, positivismo tecnológico, economías de subsistencia de las posguerras, sistematización y normativización de los usos, hedonismo fin-de-milenio, etc), pero sin resultar nunca en una solución geométrica unívoca: los usuario siempre se han adaptado a cualquier formalización espacio. Lo mismo sucede ahora, cuando las nuevas tecnologías (mucho más que el “diseño paramétrico”) configuran una vivienda: la termomix está sustituyendo a la estancia cocina y un portátil con internet cuestiona el sentido de la estancia salón.

    Las herramientas de diseño no mejorarán los modos de vida mientras se restrinjan al modelado de la materia de la casa, tienen que apuntar a su concepto. Estoy con Santiago en que el futuro de la aplicación de las nuevas herramientas estará enfocado a la gestión (optimización de procesos, definición constructiva mediante programas BIN, creación de comunidades, etc), mucho antes que a la propia geometría del espacio doméstico.

  13. Guido dice:

    desde mi experiencia personal (quizás me equivoque) confundes dibujo paramétrico con programas de modelado, y quieres meter todo, junto con el BIM en un saco.

    Los programas de modelado que citas serán utilizados por aquellos cuya arquitectura no sea facilmente representable a través de otros programas, igual que Gerhy, además de la ya mas que notoria utilización de Catia, tenie su propria empresa de software (http://www.gehrytechnologies.com/) para adaptar sus necesidades proyectuales. El querer utilizarlos para “ver lo que sale” me parece un disparate, aunque no niego que sea frecuente.

    Los verdaderos programas paramétricos o basados en algoritmos, no se si se están utilizando por aquí, lo que he visto utilizar en universidades de inglaterra son atractivos en cuanto a resultados, aunque no dejen de basarse en algoritmos introducidos por el utente. Me gustaría si alguien conoce mejor el tema nos cuente mas….

    Y por último el BIM, que dependiendo de las aplicaciones pueden considerarse verdaderamente paramétricos (p.ej. Revit), han hecho pasos de gigantes. Yo personalmente después de años utilizando uno de ellos, no volvería atras ni loco, y aunque es algo todavía incipiente, es el futuro de las herramientas de proyecto. En las escuelas (y en los estudios) se insiste con autocad, que es un programa nacido para el dibujo mecánico, y adaptado en lo posible a la arquitectura,sin embargo como ya se ha dicho no son que herramientas que nos permiten agilizar las tareas mas tediosas del hacer proyecto.

    Por otro lado no entiendo la vinculación que buscas con la vivienda, ya que como herramientas que son, las podemos aplicar a cualquier entorno. Lo que no quita el interés e importancia que mencionas con respecto a la parametrización y flexibilidad de la viviendas, que habrá de buscarse con otras fórmulas si queremos alcanzar algún resultado.

  14. Luis Moneo Elejabarrieta dice:

    Santi comprate el libro y verás que lo que buscas lo encuentras.. Este libro no habra de elementos repetitivos solamente… Greg Lynn, etc.. figuran en él como prefabricados…
    Guido, a Revit le faltan un par de años ya que tiene muchos campos a medias que faltan desarrollo, puedes encontrar lo mismo para Microstation etc… Acaso no necesitas un modelo para hacer unas mediciones?

  15. Open Building. Arabianranta Shore « La Ciudad Viva dice:

    [...] De Molina, Santiago. ¿Contribuyen las herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida?. La ciudad viva, Noviembre 16,2010. http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=7659 [...]

  16. Open Building. Arabianranta Shore « israelnagore dice:

    [...] De Molina, Santiago. ¿Contribuyen las herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida?. La ciudad viva, Noviembre 16,2010. http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=7659 [...]

  17. 3D by cubillismo - Pearltrees dice:

    [...] ¿contribuyen las nuevas herramientas de diseño a la mejora de los modos de vida? « La Ciudad Viva De hecho ya es posible trabajar con plataformas capaces de optimizar soluciones individuales a varios niveles de diseño, hasta el punto de resultar rentables desde todo punto de vista, sin resultar doloso ni en plazos, costes, ni en sobreesfuerzos de gestión para los promotores ya sean estos públicos o privados. Para ello solo parece existir una condición básica y elemental: la cadena de producción digital debe ser continua entre todos los participantes en el proceso. Incluyendo a los usuarios finales. La capacidad de gestión integral de los nuevos programas informáticos, (Interfaces) permiten contar desde el inicio del proceso con la implicación directa y sin intermediarios de los mismos habitantes finales, dando cabida a sus específicas y particulares exigencias espaciales o de acabados. Y revolucionando de raíz el modo en que se gestiona la participación en el diseño de la vivienda colectiva. [...]

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía