La ciudad viva


Está en: Inicio > Blog


DE LA CIUDAD TRUMANIZADA A LA CIUDAD CONVIVENCIAL

por Stepienybarno — Miércoles, 23 de febrero de 2011


Hoy queremos seguir profundizando en la “trastienda” de lo que han sido nuestras ciudades, para ver si sacamos algo en claro y evitamos repetir los mismos errores que nos han conducido a la actual situación. A su vez, intentaremos poner encima de la mesa alguna de las iniciativas que últimamente hemos visto más interesantes y que, en nuestra opinión, pueden servir de referencia para tiempos venideros.

Pero, antes de entrar de lleno en el tema, nos parecía apropiado rescatar las palabras con las que  Miguel Fisac, hace más de cuarenta años, empezaba su fantástico libro la “Molécula urbana”:

Nuestras ciudades están enfermas. No funcionan. Fueron haciéndose durante siglos, para ser vividas y convivir en ellas de una forma distinta a la actual. El gigantesco crecimiento demográfico, el absentismo del campo y  la concentración industrial, han hipertrofiado algunas ciudades, que se encuentran al borde del colapso.

Otras están creciendo vertiginosamente y muchos pueblos quedándose desiertos…

Es urgente que se estructuren teorías urbanísticas, no utópicas y para un futuro lejano, sino posibles hoy y que puedan orientar, con bases reales y asequibles, los proyectos de remodelación, expansión e incluso creación de nuevas ciudades para el futuro próximo.

Dada la rapidez con que evoluciona la tecnología, todo planteamiento urbanístico basado en ella condenaría a las ciudades del futuro no sólo a envejecer rápidamente, sino incluso a nacer ya viejas.”

Moléculas urbanas de Miguel Ficac.

Y efectivamente, estas ciudades, como bien se anunciaba, nacieron ya viejas importando modos de vida surgidos al abrigo de la sociedad de consumo. Así que, el futuro ya llegó y de hecho, ya pasó. Como consecuencia de ello hemos sido espectadores de lujo de la  eclosión de una burbuja inmobiliaria de magnitud insospechada.

Con todo ello, poco a poco, nos fuimos habituando a un modelo de ciudad Trumanizada, que no reunía los parámetros básicos para que la vida en ella surgiera. De hecho, de enfermas que nacieron,  a unas se les llamó ciudades dormitorios, otras repitieron desafortunadamente la tipología de ensanche (café para todos) y otras muchas se encargaron de destrozar gran parte del litoral español.  Con la excusa del progreso, y entre chiste y chiste de Esteso y Pajares, se pensó que estas nuevas formas de habitar traerían la  prosperidad y el  progreso a una España que todavía estaba sacudiensose el peso de la dictadura.

Resort con la laguna artificial más grande del mundo.
Algarrobo, Chile.

Imagen procedente de http://foro.capitalsim.net/

Así que, rindiendo pleitesía a una incipiente globalización, hicimos que el nuevo rey de la ciudad (el vehículo privado) nos  hiciera olvidar nuestra condición de ciudadanos para convertirnos en peatones. Esta veneración convirtió  a nuestras urbes en lugares contaminados, donde los niños ya no podían salir a la calle con un mínimo de seguridad. Se planificaron  ciudades y crecimientos urbanos hechos enteramente por hombres. Hombres que no dieron su sitio a los más pequeños de la casa, ni a las mujeres, ni a los discapacitados ni, mucho menos, a las personas mayores. Y lo peor de todo, es que el nuevo modelo nacía viciado al amparo de una Ley del suelo que facilitaba la construcción indiscriminada y a cualquier precio (literalmente).

Hace poco, en una intensa conversación, nuestra amiga urbanista Susana García insistía en que uno de los males de nuestro tiempo, radicaba en la raíz misma del propio sistema: una ley que dejaba en manos de unos pocos la decisión de por dónde crecerían nuestras ciudades.

De repente, quien tenía suelo era millonario. ¿Y quienes eran estos afortunados? Evidentemente no era la gente más humilde ni quien tenía el suelo en terrenos más apropiados para el crecimiento urbano. No, no. Se trataba de la gente más adinerada (o con mejores contactos), que convencían a los alcaldes de turno para que sus pueblos y ciudades crecieran por donde “más interesaba”. Si el terreno estaba unos kilómetros alejado del casco urbano o si tenía una topografía más bien abrupta,  a quién le iba a importar. Lo que importaba es que se construyese mucho y rápido.

De esta forma, el P.I.B español se empezaba a cimentar en la propia esencia del sistema especulativo. En poco tiempo, el dinero generado por el sector inmobiliario llegaba a ser el 25 por ciento de este mágico índice que nos vendieron como uno único referente para saber si España iba bien.

 

Los Angeles / Autor: Edward Burtynsky

Por lo tanto, y sabiendo que en muchos casos la repercusión del suelo en  el precio de la vivienda ha llegado a ser casi de la mitad de su valor de venta, veremos como estos pocos propietarios se han forrado, sin la protesta de prácticamente nadie.  Como consecuencia inmediata de ello, todos los demás han tenido que asumir el nuevo sistema financiero que nacía para dar servicio a este desaguisado. Es decir, las hipotecas y las tarjetas de crédito, a una velocidad de vértigo se hicieron un hueco en el día a día de todos nosotros.  Era demasiado tentadora la idea de gastar tanto como se quería sabiendo que algún lejano día se terminaría de pagar.

Pero lo peor de todo era que únicamente las migajas de la operación inmobiliaria serían la recaudación del sector público. Un mísero diez por ciento de los aprovechamientos urbanísticos era (y es) para la administración. Mientras tanto los propietarios de esos dudosos suelos habían llenado sus arcas con la mitad del pastel. Para más inri, hay que recordar que aunque fuera poco, ese 10% era, en demasiadas ocasiones,  el único dinero que muchos ayuntamientos han tenido para poder hacer frente a sus pequeñas (o no tan pequeñas) intervenciones urbanas. Casas de cultura o polideportivos han dependido para su financiación de este porcentaje.  O sea, que sin ese dinero, no había edificios que construir (ni cinta que cortar). Un sistema perfecto que se completaba con unos arquitectos dispuestos a firmar lo que en muchos casos eran absurdos Planes Generales, en los que se dibujaban cuadraditos por donde decía el concejal de turno.

Y mientras todos nos acostumbrábamos a ver la vivienda como una inversión (por no hablar de especulación, que no queda bonito) en vez de entenderla cómo un bien de primera necesidad, se produce la explosión de la burbuja.  Aun así, y en vez de aprender de nuestros errores, nos seguimos empeñando en intentar resucitar los dos sectores que nos llevaron a la gran crisis: el inmobiliario y el automovilístico. Por lo que se ve, parece más sencillo seguir  inventando planes zapatero (para levantar aceras y volverlas a dejar como estaban), que apostar seriamente por la rehabilitación y la inversión en I+D+i.

Barrio de Sanchinarro

Pero mientras hay vida, hay esperanza, y cada vez son más frecuentes los ejemplos que nos hacen soñar con una ciudad sana y, verdaderamente, habitable. En esta misma publicación de la Ciudad Viva, llevamos ya muchos meses viendo actuaciones como “estonoesunsolar” en Zaragoza  o   “Cidade dos barrios” en La Coruña, por poner solo dos ejemplos, que van dando pequeños pero intensos fogonazos de luz.  Siguiendo esta misma línea, ahora, de la mano de José Maria Ezquiaga, aparece “Madrid centro”. Una apuesta urbanística por el triunvirato: arquitectos (en el papel de facilitadores), administración y ciudadanía informada.

Es fundamental buscar la manera de empoderar, como no se cansa de decir Juan Freire, a la ciudadanía, provocando un “urbanismo emergente” que ya no sea solamente de arriba hacía abajo, sino que se pueda producir (por lo menos en parte) de abajo arriba.  Y con estas mimas premisa se está desarrollando una interesante iniciativa comandada por un alumno de la Universidad de Málaga, Alejandro García, que aprovechando su propio fin de carrera lanzaba hace unos meses: Málaga propone. En ella  hace participe a los malagueños, a través de las redes sociales, del papel que pueden jugar a la hora de decidir cómo quieren que sea la ciudad que habitan.

- Una imagen vale más que mil palabras -

Imagen procedente de Patricia Gallardo Blog

Y para los que todavía crean que no se puede confiar en la ciudadanía para que comande el buque de su propio destino, la noticia de la caída de la  satrapía egipcia de Hosni Mubarak nos llena, nuevamente, de esperanza. En este caso la unión del pueblo, usando las redes sociales como un arma de construcción masiva, ha dado un gran ejemplo a un cobarde mundo occidental que todavía piensa en petrodólares.

Como bien se encargó de recalcar Alex de la Iglesia en la reciente ceremonia de los Goya,Internet no es el futuro como algunos creen, Internet es el presente”. Así que, si somos capaces de usar correctamente las nuevas tecnologías, quizás esa ciudad que Miguel Fisac tuvo a bien llamar “Ciudad Convivencial” no esté tan lejana como pudiera parecer.

Pasamos palabra y ya nos contareis cómo lo veis vosotros.

Autores del artículo: Stepienybarno

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

comparte:
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Twitter
  • Google Bookmarks
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 4,33 sobre 5)
Loading ... Loading ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

11 comentarios a “DE LA CIUDAD TRUMANIZADA A LA CIUDAD CONVIVENCIAL”

  1. MANOLO dice:

    Gracias por una radiografía tan clara del sistema en el que actualmente vivimos, es necesario hacer visibles las realidades para conseguir cambiarlas. Soy optimista y creo que se puede conseguir un modelo de ciudad más justo y respetuoso con el entorno, pero siempre es necesaria la participación ciudadana.

    Os sigo!!

  2. Ethel Baraona Pohl dice:

    Muy interesante post, amigos.

    No es casualidad que estos temas “están en el aire” cada vez más y el tema de la convivencialidad y de la ciudad relacional es recurrente y necesario.

    En nuestro último post aquí para LCV terminamos citando un libro de Ivan Illich llamado La Convivencialidad, cuya lectura recomendamos.

  3. Tweets that mention DE LA CIUDAD TRUMANIZADA A LA CIUDAD CONVIVENCIAL « La Ciudad Viva -- Topsy.com dice:

    [...] This post was mentioned on Twitter by La Ciudad Viva and nurban vll, cajadesastre. cajadesastre said: DE LA CIUDAD TRUMANIZADA A LA CIUDAD CONVIVENCIAL: Hoy queremos seguir profundizando en la “trasti… http://bit.ly/hTaxAy #arquitectura [...]

  4. Graciela Mariani (Argentina) dice:

    Sencillamente me encantó, comparto plenamente lo que dicen.

    En Latinoamérica nos está pasando lo mismo, pero ni siquiera tenemos la contención de ustedes de la CEE, sino que está plagado de corruptos que “trepan” en las alturas políticas, negocian con todo.

    La participación plena de la ciudadanía, que está un tanto “dormida”, en el “en esto yo no me meto” o en “quiero el último plasma y hago cualquier cosa por ello”, sin ella no vamos a salir y en este barco global estamos todos juntos como en el Arca de Noe en medio del diluvio universal.

    Los felicito gente, cariños desde el sur. GM

  5. Javier Ricardo Simón Niño dice:

    El artículo describe, claramente y a grandes trazos, como hemos llegado a esta situación y cuál puede ser la última salida posible.

    Yo añadiría que el proceso de a-creación de la ciudad no es solo propio de las últimas décadas. De hecho, el motor de desarrollo urbano de nuestras ciudades siempre ha sido la propiedad privada del suelo, y en el estudio de los planos históricos de las mismas todos vemos con claridad cuál ha sido la evolución de dicha propiedad. Desde el rey que repartía parcelas a quienes le ayudaban en la conquista de nuevos territorios hasta los recientes especuladores urbanos.

    Urge cambiar ese motor de desarrollo, propiciando procesos urbanos regenerativos que se inicien en los ciudadanos y que conjuguen la satisfacción de las necesidades vitales de las personas (vivienda, educación, cultura, salud y ocio) con trazados urbanos estéticamente atractivos y respetuosos con los entornos físicos.

    Quizás, es hora de que los arquitectos actuemos como agitadores sociales, labor mucho más interesante, y sin duda enriquecedora, que el cálculo de coeficientes de edificabilidad.

  6. daniel dice:

    El artículo describe claramente la situación que vivimos y de dónde viene. Mi enhorabuena por la capacidad de análisis y síntesis.

    Lo que no tengo claro es que aquellos que deciden en el ámbito de planeamiento urbanístico estén mentalizados de cambiar este modelo de crecimiento.
    Desde luego abogo por la rehabilitación y la cirugía urbana; y a la vez por un cambio de modelo de crecimiento, ya que con menor o mayor rapidez las ciudades seguirán creciendo a medio plazo.
    Hace unos pocos meses escribí sobre esto en mi blog, utilizando como centro de atención los PAUs desarrollados en la perfieria de Madrid. Lo adjunto por si alguien quiere echarle un vistazo. Gracias.

    http://built-idea.blogspot.com/2010/08/urbanismo-y-espacio-publico.html

  7. rinocredo dice:

    Esto me hace pensar si deberíamos diferenciar entre urbanismo y arquitectura.

    En la ciudad conviven todas las escalas desde las más lejanas hasta las escalas mas cercanas en aparente simbiosis con el pensamiento colectivo, esta desconexión con el pensamiento colectivo creo que ha sido unos de los detonantes de las enfermedades que sufren nuestras ciudades y por tanto nosotros, si estuviéramos sanos hablaríamos de otros temas.

    ciudad.
    (Del lat. civĭtas, -ātis).
    1. f. Conjunto de edificios y calles, regidos por un ayuntamiento, cuya población densa y numerosa se dedica por lo común a actividades no agrícolas.
    2. f. Lo urbano, en oposición a lo rural.
    3. f. Ayuntamiento o cabildo de cualquier ciudad.
    4. f. Título de algunas poblaciones que gozaban de mayores preeminencias que las villas.

    Enfermedades. Dignostico: moviendo moderno.(ensayo y error)

    ~ deportiva.
    1. f. Conjunto urbano formado por instalaciones deportivas y otras dependencias anejas.
    ~ dormitorio.
    1. f. Conjunto suburbano de una gran ciudad cuya población laboral se desplaza a diario a su lugar de trabajo.
    ~ jardín.
    1. f. Conjunto urbano formado por casas unifamiliares, provista cada una de jardín.
    2. ~ lineal.1. f. ciudad que ocupa una faja de terreno de varios kilómetros de longitud y de poca anchura, con una sola avenida central y calles transversales que van a dar al campo.
    ~ sanitaria.
    1. f. Conjunto urbano formado por un gran hospital y otras dependencias anejas.
    ~ satélite.
    1. f. Núcleo urbano dotado de cierta autonomía funcional, pero dependiente de otro mayor y más completo, del cual se halla en relativa cercanía.
    ~ universitaria.
    1. f. Conjunto de edificios situados en terreno acotado al efecto, destinados a la enseñanza superior, y más especialmente la que es propia de las universidades.

    Cuando hacemos una plaza publica estamos haciendo ciudad,cuando hacemos un edificio privado seguimos haciendo ciudad ,cuando plantamos un arbol estamos haciendo ciudad,cuando tiramos de aquí movemos de alla (http://arkitiriteros.blogspot.com/.)

    La definición que da la Rae, sobre ciudad creo que esta obsoleta, porque solo habla de conjunto de edificios pero no habla de las relaciones entre personas ni de las leyes implícitas que forman parte de esta compleja maraña.
    Ciudad y sociedad deberían ir de la mano en los tiempo que corren, siendo la definición de ciudad un código abierto.

    ¿Qué hemos estado haciendo durante todo este tiempo, donde estábamos?

    Gracias a propuestas ciudadanas de pequeña escala la sociedad esta volviendo a vibrar y a abrir los ojos ante lo que pasa. Todo esto es un problema heredado de nuestro padres por eso no debemos creer en toda esta “sabiduría heredada” sino conocerla para poder cuestionarla y actuar. Nuestra generación es la que tiene que actuar, pero esto no es un problema pues tiene solución. Gracias por habernos dejado este panorama, nunca tendremos tiempo para aburrirnos.

  8. Urbanismo Emergente o “Tactical Urbanism” « La Ciudad Viva dice:

    [...] interés, que ha motivado que incluso aquí mismo en La Ciudad Viva, en algunos post como el de De la Ciudad Trumanizada a la Ciudad Convivencial de Stepienybarno, se mencione el tema del urbanismo emergente y de la participación ciudadana [...]

  9. URBANISMO, BUEN URBANISMO O URBANISMO SOSTENIBLE. « La Ciudad Viva dice:

    [...] Lo bueno, en este caso, de la crisis es que ha servido para parar en seco esta locura y que la ciudad trumanizada quizás no vuelva nunca más. Ahora, aunque sea a la fuerza, aparece la rehabilitación de nuestros [...]

  10. STEPIEN Y BARNO » PRESENTACIÓN DE STEPIENYBARNO EN EL GLOSARIO DE RE:U dice:

    [...] DE LA CIUDAD TRUMANIZADA A LA CIUDAD CONVIVENCIAL, aquí. [...]

  11. Observer dice:

    Este post merece ser repensado a la luz de la evolución del caso egipcio. Para bien o para mal, la historia es tozuda en el reparto de owneds.

Deja un comentario


Los articulos publicados son responsabilidad del/os autor/es y no necesariamente refleja el pensamiento de la organización.

Logotipo de la Junta de Andalucía