El espacio público neoliberal

La desaparición del espacio social « La Ciudad Viva( http://www.20minutos.es/noticia/1611112/0/ayuntamiento/reforma/puerta-sol/ )
El neoliberalismo y la privatización del espacio público.
Uno de los puntos fuerte del sistema económico neoliberal es la privatización de los servicios públicos, al considerar que los agentes privados tienden a ser más productivos y eficaces. El Estado reduce su papel para ser más eficiente y permitir que el sector privado sea el encargado de la generación de riqueza. Esta cuestión se ha traducido en la ciudad en una progresiva privatización del espacio público, al considerarse que el Estado ya no puede hacerse cargo del mantenimiento de estos lugares. El capital privado pasa a hacerse cargo del espacio público convirtiéndose en propiedad privada a pesar de estar abierto al uso de todos los ciudadanos. Es por ello que estos lugares están habitualmente incluidos dentro de proyectos de renovación urbana realizados por una promotora inmobiliaria privada que para obtener el mayor rendimiento de la parcela a utilizar cede cierto espacio libre de construcción para el uso público. A cambio la promotora obtiene posibilidades de diseño fuera de las normativas, como mayor altura del edificio y una mayor densidad de comercio en su base.
La coproducción de espacio público incorporando agentes privados en su construcción es un fenómeno que ha ido paralelo a la implantación de ideas neoliberales en la economía de los Estados. Es un fenómeno que ha ido estableciéndose en los centros urbanos de ciudades europeas, así como en otras ciudades en el resto del mundo, principalmente durante los años 80 y 90, con continuidad hasta nuestros días. Progresivamente los centros de las ciudades se van privatizando y homogeneizándose a medida que el estado va aceptando las actuaciones propias del neoliberalismo.
Londres, la ciudad neoliberal
Este fenómeno se ha podido observar claramente desde el gobierno de Margaret Thatcher (1979-1990) en varios espacios públicos de la ciudad de Londres. Normalmente estas nuevas plazas tiene en común una definición espacial determinada por la construcción de complejos privados de uso mixto diseñados bajo una arquitectura que podríamos denominar como “corporativa”,  no solo por los usos que mayormente dominan estos conjuntos que suelen estar relacionados con el mundo corporativo (oficinas, bancos, etc), sino también por las oficinas que los diseñan que tienden a un sistema de producción a gran escala no personalizada.
Canary Wharf cuyo plan urbano fue realizado por Skidmore, Owings and Merrill (1988-hoy)
Uno de los ejemplos más paradigmáticos del neoliberalismo en Londres fue la renovación urbana del antiguo puerto de Canary Wharf para ser el nuevo centro financiero de la ciudad. Planeado en 1988 por Skidmore, Owings and Merrill, el área de Canary Wharf ha ido progresivamente construyéndose a través de diferentes torres de oficinas y centros  comerciales que concentraban la actividad diaria dejando un espacio residual para el uso público altamente vigilado mediante cámaras de seguridad. El resultado es un espacio público muerto eclipsado por las grandes torres que la componen, sin actividad ninguna en el exterior y controlada por la propiedad privada, es por ello que a poca gente le gusta trabajar en esta zona apartada de la ciudad. ( http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/jun/16/retail-development-public-access-planning )
Paternoster Square diseñada por William Whitfield (1996-2003)
Mientras en el centro de Londres otros ejemplos de mayor escala siguen manteniendo problemas similares. Como primer ejemplo tenemos la plaza Paternoster Square situada en el barrio financiero de la City cercana a la Catedral de Saint Paul, lo que conformaba el centro de la ciudad hasta su expansión en el siglo XIX. En 1980, cuando la zona entró en decadencia, se decide hacer una renovación urbana a través de una promoción privada de la empresa inmobiliaria  Mitsubishi Estate Co. que finalmente encargó su planeamiento al estudio del arquitecto William Whitfield en 1996. La idea era crear un espacio central público al que se abrirían los diferentes edificios diseñados por arquitectos como Eric Parry o Allies and Morrison entre otros que tenían como destino ser propiedad del sector privado relacionado con el mundo corporativo. ( http://www.ericparryarchitects.co.uk/projects/working/paternoster-square-london.html )
Y asi fue, con el tiempo (1996-2003) los edificios de oficinas fueron ocupados por empresas corporativas como Goldman Sachs, Merrill Lynch and Nomura Securities Co., y la gestora Fidelity Investments, teniendo como centro la sede de la Bolsa de Londres (London Stock Exchange). Se convertía así el antiguo centro de la ciudad en una versión a menor escala de Canary Wharf que progresivamente era rechazado por los londinenses principalmente por  las construcciones  monolíticas que la rodean y su alto nivel de vigilancia que imposibilita cualquier actividad no planeada.  Por su carácter representativo del poder económico, esta plaza fue la elegida por los protestantes de Occupy London en 2011, pero el bloqueo del acceso y la gran presencia policial evitaron su ocupación limitándose a las escaleras de Saint Paul. Esta acción evidencia como una plaza que repetidamente se había presentado como un espacio público ha significado en realidad un permiso de acceso a la plaza con la posibilidad de ser restringido por su propietario en cualquier momento. ( http://www.theguardian.com/artanddesign/2004/may/24/wondersandblunders.architecture )
Bishops Square diseñada por Norman Foster and Partners (2002-2005)
A pesar del fracaso de esta Plaza en términos de urbanidad, Londres ha permitido que otros promotores inmobiliarios hayan tomado el espacio público. En los últimos diez años varios ejemplos de oficinas construidas han incluido es su desarrollo plazas y espacios públicos que les ha permitido aumentar su altura frente la normativa o situarse en zonas delicadas o bien por los programas existentes o la cercanía de patrimonio histórico. Como ejemplo está la plaza Bishops Square al lado del antiguo mercado de Spitafields en el barrio este de Tower Hamlets diseñada por el estudio Norman Foster and Partners entre 2002 y 2005. ( http://www.fosterandpartners.com/projects/allen-&-overy-hq-1-bishops-square/ ) Sobre la plaza se eleva un edificio de oficinas propiedad actual de  JP Morgan y a su alrededor, como en todos los casos de espacio público privatizado, multitud de franquicias de restauración que utilizan la plaza como extensión de su interior evita cualquier uso no programado. La plaza y sus calle aledañas, parte importante de la historia del este de Londres ya no son publicas sino que tiene un propietario privado detrás.
Central Saint Giles Square diseñada por Renzo Piano (2002-2010)
Otro ejemplo similar es la plaza Central Saint Giles Square en los límites del céntrico barrio de Camden dentro de un conjunto arquitectónico formado por un bloque fragmentado realizado por Renzo Piano entre 2002 y 2010 para la promoción privada impulsada por las inmobiliarias Legal & General Stanhope PLC , Mitsubishi Estate Co., Jones Lang LaSalle y Cushman & Wakefield. El bloque coloridos de 15 pisos de alto con uso mixto que circundaban la plaza pronto fueron ocupados por las compañías corporativas Burson-Marsteller, Google, Mindshare y NBC Universal, mientras que su planta baja abierta visualmente a través de grandes paños de vidrio de suelo a techo entre columnas de hormigón de unos siete metros de alto era ocupada por las más conocidas cadenas de restaurantes existentes en la ciudad. A pesar de las intenciones de su diseño que Piano resume en su página web, la plaza sigue hasta nuestros días siendo un espacio vacío a pesar de estar cerca de uno de los centros de actividad más importantes de la ciudad (la confluencia de Tottenham Court Road con Oxford Street).